Volviendo a los conceptos básicos de la conexión humana

El regreso al trabajo en persona puede ser abrumador. Estas cuatro estrategias pueden ayudar.
Volviendo a los conceptos básicos de la conexión humana
Volviendo a los conceptos básicos de la conexión humana

Aunque algunos de nosotros estemos ansiosos por compartir nuestras experiencias con viejos y nuevos compañeros de trabajo cuando regresemos a la oficina, es posible que otros no estén listos para hablar sobre las experiencias emocionalmente abrasadoras que hemos vivido durante el último año y medio. Incluso podemos sentirnos como personas diferentes a las que éramos en febrero de 2020. Como mínimo, probablemente nos hayamos distanciado más el uno del otro y menos acostumbrados a los ritmos del otro. Para reiniciar nuestras relaciones de trabajo en persona, y tal vez hacerlas incluso mejores de lo que eran antes de la pandemia, es útil volver a los conceptos básicos de la conexión humana. Los autores exploran una de las habilidades sociales más fundamentales: la sintonía o la capacidad de ser consciente de tu propio estado mental y corporal mientras sintonizas y te conectas con otra persona. Presentan cuatro pasos para ayudarte a manejar los muchos sentimientos que puedas tener al volver al trabajo en persona para que tu comunicación sea más efectiva.


Volver al trabajo presencial puede ser un proceso complicado que conlleva una complicada mezcla de sentimientos. Ya sea que estés emocionado o ansioso por el reingreso, puedes esperar que estar cerca de otras personas requiera mucha energía que probablemente no hayas tenido que gastar en un tiempo. ¿Por qué la interacción en persona es tan agotadora y cómo puedes reunir energía para volver a conectar con tus colegas?

Si bien algunos de nosotros podemos estar ansiosos por compartir nuestras experiencias con viejos y nuevos compañeros de trabajo, otros pueden no estar listos para hablar sobre las experiencias emocionalmente abrasadoras que hemos vivido durante el último año y medio. Incluso podemos sentirnos como personas diferentes a las que éramos en febrero de 2020. Como mínimo, probablemente nos hayamos distanciado más el uno del otro y menos acostumbrados a los ritmos del otro. Para aquellos de nosotros que luchamos contra la ansiedad social, esto puede ser aún más desafiante. Agregue a eso la energía extra necesaria para conocer a nuevas personas que fueron contratadas durante la pandemia a las que solo conoce virtualmente, o tal vez estás esa nueva persona, ansiosa por cómo integrarte en tu equipo en la vida real.

Al igual que el inicio de la pandemia, la transición al trabajo presencial requerirá otro período de ajuste. Es posible que algunas personas no estén preparadas para un aumento tan abrupto del nivel de estimulación social que exige el trabajo presencial. Como resultado, no te sorprendas si es mucho más difícil mantener tu atención centrada en conversaciones o tareas que solían ser muy sencillas.

Para reiniciar nuestras relaciones de trabajo en persona, y tal vez hacerlas incluso mejores de lo que eran antes de la pandemia, es útil volver a los conceptos básicos de la conexión humana. En nuestro libro 2021 Perderse el uno al otro, exploramos una de las habilidades sociales más fundamentales: la sintonía o la capacidad de ser consciente de tu propio estado mental y corporal mientras te sintonizas y te conectas con otra persona. Es la capacidad de estar «en sintonía» y «en sincronía» con tus propios sentimientos y los sentimientos de los demás en el transcurso de los giros y vueltas, a veces impredecibles, de una interacción.

Esta es una habilidad infinitamente útil, tanto en el lugar de trabajo como en nuestras relaciones más personales. Así es como lo describimos en el libro: «La sintonía no debe considerarse simplemente como fomentar una conexión emocional sensible con los demás, sino como un poder único, un poder que nos permite percibir las comunicaciones de los demás, conectar y hacer comprender nuestro mensaje y gestionar los conflictos».

En nuestra propia investigación y experiencia clínica, apoyamos rutinariamente a adolescentes y adultos en el espectro autista para que formen y mantengan conexiones sociales. Al hacer este trabajo, hemos visto que centrarse en esta habilidad social fundamental de sintonía es muy útil para mejorar la calidad de las interacciones. Y hemos descubierto que no solo es útil para las personas del espectro, sino para prácticamente cualquier persona, incluidos nosotros mismos. Proponemos que la sintonía se puede dividir en cuatro componentes, cada uno de los cuales se puede desarrollar mediante la práctica regular.

Los cuatro pasos siguientes pueden ayudarte a manejar los muchos sentimientos que puedes tener al volver al trabajo en persona, que van desde la emoción hasta la ansiedad, y hacer que tu comunicación sea más efectiva al aumentar tus posibilidades de escuchar y entender lo que otros intentan comunicarte, y viceversa. También pueden fortalecer tu capacidad de mantenerte en sincronía con los demás, especialmente en conversaciones incómodas o difíciles.

Tómate el tiempo para preparar tu sistema nervioso.

Justo antes de que comience tu próxima reunión, haz una pausa por un momento, inclina la barbilla hacia abajo y siente como si tu cabeza estuviera suspendida suavemente desde arriba, lo que debería darte una sensación de alargamiento suave del cuello. Relaja los hombros hacia abajo. Siente cómo tu vientre se expande con la respiración y relájate con la respiración. Sintonízate con tu entorno. Estos pasos pueden calmar tu sistema nervioso y hacerte sentir más firme y centrado en el momento presente. Te ayudará a prestar toda tu atención a la otra persona, lo cual es un verdadero regalo en nuestro mundo de constantes distracciones digitales.

A menudo tomamos estos pasos nosotros mismos antes de ir a una reunión de alto riesgo, cultivando un estado de «conciencia relajada», que nos hace sentir mejor capaces de relacionarnos con la otra persona y menos atrapados en nuestras propias preocupaciones y tensiones. Lo ideal es que intentes practicar estos pasos por tu cuenta a diario. Al hacerlo, incluso en el transcurso de tus actividades habituales, podrás recurrir a ellas en el calor del momento en el trabajo.

Escucha a la otra persona y a ti mismo.

Presta atención a las señales de la otra persona. Durante al menos un minuto o dos, trata de pensar en lo que dicen y expresan como lo más importante para ti. Mientras los escuchas, consulta contigo mismo de vez en cuando, para ser consciente de tus propios sentimientos, que van desde las emociones hasta las sensaciones físicas. Si sientes tensión en ti mismo, vuelve al paso anterior: deja caer los hombros y relájate y toma una respiración consciente. Luego devuelve tu atención a la otra persona.

Escuchar bien puede ser sorprendentemente desafiante, especialmente cuando estás tenso o atrapado en tus propios pensamientos y distracciones. Sin embargo, cuando practiques estos pasos regularmente, podrás obtener claridad y escuchar lo que tu jefe o compañeros de trabajo te están diciendo en realidad, en lugar de malinterpretarlos debido a la ansiedad sobre lo que podrían decir o a la preocupación por los resultados de la conversación.

Practica empatía.

Intenta considerar cuál podría ser la experiencia o perspectiva de la otra persona. Todas nuestras experiencias vividas difieren de alguna manera, así que sé tolerante con la posibilidad de que tengas perspectivas diferentes. Considera qué barreras podrías enfrentar al tratar de entender a la otra persona, como las suposiciones que podrías estar haciendo sobre ella, qué necesitas de ella o tu propia reactividad.

Por otro lado, tal vez sus colegas estén navegando silenciosamente desafíos relacionados con la pandemia que son similares a sus propias luchas. Considera esas explicaciones alternativas o invisibles cuando tengas problemas para entender a alguien. Cultivar un nivel de compasión centrada en uno mismo y en los demás puede ayudar a navegar con más gracia los conflictos o desacuerdos.

Sigan expresando interés.

Si bien nuestra cultura nos anima a ser asertivos y a impulsar nuestra propia agenda, la comunicación suele ser más efectiva cuando comenzamos por conocer a la otra persona donde se encuentra mental y emocionalmente. Podrías dejar que la otra persona comience con sus temas de agenda o lo que tiene en mente. Al hacerlo con franqueza e interés, fomenta una mayor conexión y hace que sea más probable que, a su vez, le escuchen. Intenta mantenerte en el flujo de la interacción con ellos durante al menos unos minutos, sin quedarte demasiado atascado en tus propias preocupaciones, temas de agenda o distracciones digitales.

Si todo esto parece mucho que pedirte a ti mismo cuando empieces a ver a tus compañeros de trabajo por primera vez, comienza practicando estos pasos cuando hables con tus familiares o amigos de confianza. Con la práctica diaria, puedes desarrollar una «memoria muscular» para las habilidades, lo que hace que sea mucho más probable que las pongas en práctica en el calor del momento en el trabajo.

Por supuesto, sería ideal si sus compañeros de conversación o reunión también estuvieran trabajando en estas habilidades. Pero incluso si eres tú quien los inicia, tus compañeros de trabajo probablemente notarán y apreciarán tu nueva forma de relacionarte con ellos. Sentirse más escuchado y recibido por usted tendrá un efecto positivo y puede inspirarlos a ser más abiertos y receptivos a usted.

No te preocupes por ser perfecta en esto. Nadie lo es, y todos tenemos momentos de falta de comunicación y falta de sintonía. Pero con las habilidades que hemos descrito, sabrás que después de un lapso momentáneo, puedes empezar de nuevo y volver a conectarte. Incluso una pequeña mejora en estas habilidades puede tener un gran impacto positivo en tus relaciones laborales.


  • Edward S. Brodkin, MD, is associate professor of psychiatry with tenure and founder and director of the adult autism spectrum program at the Perelman School of Medicine at the University of Pennsylvania. His research lab and clinical program at the University of Pennsylvania focus on social neuroscience and the autism spectrum in adults. He is coauthor of the book Missing Each Other: How to Cultivate Meaningful Connections.

  • Ashley A. Pallathra, MA, is a clinical researcher, therapist, and PhD candidate in clinical psychology at The Catholic University of America in Washington, D.C. Her current research and clinical work center around strengthening social competence and building resilience in children and adolescents from diverse community settings. She is coauthor of the book Missing Each Other: How to Cultivate Meaningful Connections.
  • Related Posts