Una meditación de 10 minutos para ayudarte a resolver conflictos en el trabajo

Comienza con compasión por ti mismo.
Una meditación de 10 minutos para ayudarte a resolver conflictos en el trabajo

APR15_27_147206906_b

Hay pocas cosas en el trabajo tan estresantes como sentir que no puedes comunicarte con alguien que tiene un impacto en lo bien que haces tu trabajo y en la calidad de tu experiencia en el trabajo. ¿Cuántas veces has pensado detenidamente en algo que quieres comunicarle a tu jefe, a un colega o a un subordinado, solo para salir de la conversación sintiéndote enojado o frustrado por cómo fue?

Karen (no es su nombre real), una oficial de programas de una organización sin fines de lucro, tuvo una experiencia como esta cuando intentó convencer por primera vez a su jefa, María, de que la dejara trabajar desde casa tres tardes a la semana. Ella había pensado detenidamente sobre cómo hacer el argumento más persuasivo. Estaba preparada con una justificación que abordaba sus propias necesidades, así como las de su empleador, detalles de cómo manejaría la comunicación estando físicamente ausente, y la compra de sus colegas.

A continuación se explica cómo se desarrolló la reunión:

Karen: María, tengo un hijo de 14 años que está luchando. Está causando mucho estrés en mi familia y me hace más difícil actuar en el trabajo. Al estar más por las tardes, podría proporcionar la estructura que necesita para centrarse en sus tareas escolares. Así que me gustaría teletrabajo tres tardes por semana. Estoy seguro de que puedo trabajar eficazmente desde casa. Me he comprobado con todas las personas con las que trabajo y nadie tiene objeciones. Tengo la tecnología que necesito implementada. Creo que seré más productivo sin las interrupciones que ocurren en la oficina. Podré escribir mis informes más rápidamente, lo que también debería ser de ayuda para usted.

María: No tengo hijos, pero me parece que ayudar a tu hijo con sus deberes sería una gran distracción durante la jornada laboral.

Karen: No voy a estar sentado junto a él ayudándolo a hacer sus deberes, solo digo que al estar presente en casa, podré redirigirlo a sus deberes si necesita estructura.

María: ¿No hay programas extracurriculares en los que puedas ponerlo?

Karen: No. Mira, mi hijo lo está pasando muy mal, social y académicamente. Sabes que estoy totalmente comprometido con mi trabajo. Trabajo muchas más horas de las que me pagan y estoy encantado de hacerlo. ¿No puedes dejarme esto, por favor? En realidad no es una gran cosa, pero significaría mucho para mí.

María: No me siento cómodo poniendo en marcha un acuerdo como este sobre una base tan ad-hoc. Es muy importante que los directivos sénior consideren que nuestra área de programas es sólidamente profesional. No quiero dar a nadie la impresión de que no estamos totalmente centrados en lograr nuestros objetivos. Ya sabes cómo habla la gente en esta organización.

Karen dejó la reunión sintiéndose derrotada. ¿Por qué, se preguntó, María tenía que ser tan rígida?

Karen cayó en la misma trampa que atrae a los líderes diariamente: pensar que un argumento sólido por sí solo es la clave para una comunicación eficaz. Igualmente importante es el agilidad relacional trabajar con lo que surja en el entorno dinámico de la interacción humana, especialmente todo lo que sienten pero no articulan las dos partes en la conversación. La trampa aparece en la defensividad de Karen cuando María retrocede en su argumento, así como en el malestar de María con la petición de Karen.

El primer paso para crear agilidad relacional es tomar más conciencia de cómo piensas e interactúas con los demás, especialmente con las personas que te resultan difíciles. El segundo paso es desarrollar la curiosidad y la compasión por sus perspectivas y experiencias. Una herramienta sencilla y eficaz para desarrollar estas capacidades es la práctica de metta («bondad amorosa») meditación.

Practicar la meditación de bondad amorosa produce dos beneficios sustanciales para aumentar la agilidad relacional. En primer lugar, te ayuda a ser mucho más consciente de ti mismo y de cómo te relacionas con la otra persona. Aprendes a reconocer pensamientos (como «No confío en él») cuando entran en tu mente y a dejarlos ir sin juzgarlos ni reaccionar ante ellos. Esto evita que te dejes atrapar por pensamientos que pueden hacerte tropezar cuando estás navegando por una conversación de alto riesgo.

En segundo lugar, el ejercicio de meditación ayuda a cultivar una mayor conciencia y compasión hacia la otra persona. Esto es especialmente crucial en las relaciones marcadas por la frustración o el resentimiento porque esas emociones reducen nuestras percepciones y hacen que nuestras interacciones sean más torpes, rígidas y propensas al fracaso. Al igual que los caricaturistas que exageran las características físicas más destacadas de sus sujetos, distorsionamos mentalmente a nuestros oponentes percibidos, reduciéndolos a una estrecha colección de rasgos y comportamientos. (Quizás trabajas con alguien que consideras un ogro, una bruja, un tonto o una serpiente). Luego interactuamos con esa caricatura en lugar de con toda la persona. La meditación abre nuestra visión para incluir las múltiples facetas, roles y experiencias de la persona que pueden haber moldeado sus patrones de pensamiento y comportamiento. La práctica también nos ayuda a ver cómo nos involucramos en formas que descomponen la comunicación. Con conciencia y compasión, es mucho más fácil encontrar puntos en común.

Leer este artículo por sí solo no desarrollará tu agilidad relacional. De hecho, el aprendizaje intelectual puede ser una muleta para la inacción. Lo veo una y otra vez en líderes que dicen: «Oh, sí, he leído sobre lo importante que es el mindfulness», pero que no tienen experiencia directa de ello por sí mismos. La práctica es esencial para desarrollar y mantener la agilidad relacional. Al igual que con el ejercicio físico, una sola sesión de meditación de bondad amorosa no lo hará en forma, aunque bien puede producir beneficios tangibles a corto plazo.

Antes de entrar en tu próxima reunión estresante, tómate diez minutos para aclarar tu mente y afinar tu cerebro para lograr la eficacia interpersonal. Esta es la práctica:

Encuentre un lugar tranquilo para sentarse o pararse cómodamente. Cierra los ojos si lo deseas. Respira, llena los pulmones de oxígeno. Exhale lentamente, liberando cualquier tensión que pueda estar sosteniendo. Deja que tu mente se asiente suavemente en tu respiración natural, prestando atención a la sensación de que el aire fluye dentro y fuera del cuerpo. Cuando tu mente se desvíe, vuelve a respirar suavemente. Levanta las comisuras de la boca para crear una leve sonrisa. Continúa con esta meditación mindfulness durante dos minutos.

La meditación de bondad amorosa comienza con un enfoque en el yo. Sin autocompasión, es difícil cultivar la compasión por los demás. Continuando con la respiración, repite lentamente las siguientes frases varias veces:

Que esté seguro, que sea feliz, que esté sano, que esté libre de sufrimiento.

Al repetir las frases, convierta en la intención de buena voluntad que transmiten. Conecta tu respiración a las intenciones positivas que estás dirigiendo hacia ti mismo. Sonríe si lo deseas.

Ahora recuerda a una persona que te ha preocupado profundamente, como un mentor o un amigo cercano. Centrándose en esa persona y continuando con la respiración, repita lentamente las siguientes frases varias veces, asentándose en las intenciones positivas que está dirigiendo a esta persona:

Que estés a salvo, que estés feliz, que estés sano, que estés libre de sufrir.

A continuación, repite las frases y las intenciones positivas mientras te enfocas en una persona con la que conoces en el trabajo, pero no lo sabes bien.

Por último, concéntrate en una persona con la que tienes dificultades. Observe qué tipo de pensamientos y emociones surgen. Si son negativos, puede ser útil repetir algunas frases como las siguientes:

Tienes esperanzas y sueños, igual que yo.

Tienes ansiedades y temores, igual que yo.

Has conocido el sufrimiento, igual que yo.

Deseas ser feliz, igual que yo.

Luego, continuando con la conciencia de tu respiración y centrándote en la persona, repite las frases varias veces:

Que estés a salvo, que estés feliz, que estés sano, que estés libre de sufrir.

Concluya su práctica de meditación y continúe con su día, llevando consigo las intenciones de buena voluntad para usted y para los demás.

Para entender por qué nos ponemos torpes en relaciones difíciles, tenga en cuenta que los patrones habituales de pensamiento y comportamiento son como los surcos profundos que se graban en un camino de tierra por el paso repetido de los neumáticos. Cuanto más profundos sean los surcos, más probabilidades tendremos de quedarnos atrapados en ellos. Es por eso que tendemos a tener el mismo argumento repetidamente con ciertas personas, y nos encontramos incapaces de liberarnos del guión familiar. La meditación de bondad amorosa mejora nuestra capacidad de ver esos surcos con más claridad, de levantarnos de ellos y de elegir intencionalmente un camino mejor y más eficaz.


Escrito por
Monique Valcour



Related Posts
¿La fabricación necesita una revolución de JIT?

¿La fabricación necesita una revolución de JIT?

Las empresas japonesas son muy, muy buenas en la fabricación. Hace una década, esto era nuevo e inquietante a los gerentes occidentales. Los japoneses habían capturado una parte sustancial del mercado de automóviles de los Estados Unidos, ofreciendo características, ajustes y acabados a precios nacionales, los productores nacionales no pudieron coincidir. Tendencias similares aparecieron en máquinas herramienta, copiadoras y numerosas otras industrias. [...]
Leer más
Arregle las utilidades antes de que necesiten un rescate

Arregle las utilidades antes de que necesiten un rescate

Algo está seriamente equivocado al supuesto básico detrás del modelo de negocio de los servicios públicos, y es probable que las empresas de todo tipo sientan las consecuencias. Los servicios públicos siempre han asumido que su producción continuaría creciendo, permitiendo economías de escala y precios más bajos. Pero los clientes de electricidad y gas, ayudados por las utilidades, están reduciendo el consumo. [...]
Leer más
Calidad robusta

Calidad robusta

Cuando un producto falla, debe reemplazarlo o solucionarlo. En cualquier caso, debe rastrearlo, transportarlo y disculparse por ello. Las pérdidas serán mucho mayores que los costos de fabricación, y ninguno de estos gastos necesariamente recuperará la pérdida a su reputación. Taiichi Ohno, el ex vicepresidente ejecutivo de renombre [...]
Leer más
¿Está planeando una puesta en marcha? Aprovecha el día...

¿Está planeando una puesta en marcha? Aprovecha el día…

Ejecutivos que dicen que les encantaría abandonar el acorazado corporativo a Skipper un arranque ágil en una variedad de fundamentos perfectamente legítimos por qué aún no es hora: necesito adquirir más credibilidad, para averiguar cómo funciona realmente la financiación, Para mantener la estabilidad en el hogar, mientras que mis hijos son jóvenes, y por lo tanto, [...]
Leer más
La felicidad de los empleados no es suficiente para satisfacer a los clientes

La felicidad de los empleados no es suficiente para satisfacer a los clientes

Para ganar los corazones de los clientes, un negocio de servicios necesita empleados comprometidos que transmiten activamente su entusiasmo a los clientes. La idea de que la satisfacción de los empleados simplemente se frota y beneficia a la compañía. La afirmación de que los trabajadores felices iguales a los clientes felices aparecen en las declaraciones de marketing y misión de muchos proveedores de servicios, a partir de [...]
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio