Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Una manera simple de ser más asertivo (sin ser agresivo)

Prueba este método de tres pasos.
aug17-31-660558175

En el lugar de trabajo, todos nos encontramos con conflictos. A muchos de nosotros nos encantaría hablar y afirmarnos para corregirlo. Y, en un mundo perfecto, sería fácil. Por fin podrías decirle a ese colega que te interrumpe exactamente cómo te sientes. Podrías darle un pedazo de tu mente, liberando la frustración y la ira que te ha estado royendo durante meses. Finalmente podrías expresar esa parte de ti que se siente tan poco apreciada y marginada.

Pero hablar puede ser difícil — y a veces abrumador — especialmente si usted es tímido, falta de confianza o viene de una cultura donde no es apropiado hablar. Puede sentirse agresivo y demasiado agresivo ser asertivo, especialmente si eres tímido o odias el conflicto. También puede sentirse incómodo y antinatural, sobre todo si estás más inclinado a expresar tus frustraciones y descontento de una manera indirecta o pasiva.

Serie de tu equipo y tú

Comunicación

Pero hay esperanza para los crónicamente poco asertivos entre nosotros. Los temores de hablar son difíciles, pero no imposibles de superar. Expresar su frustración con una «fórmula de asertividad» puede ayudar.

Aprendí por primera vez sobre la idea de una fórmula de asertividad hace muchos años, leyendo el libro Habilidades de la gente, de Robert Bolton. Aunque Bolton aplicó su fórmula a casos de la vida cotidiana (por ejemplo, discutiendo las tareas domésticas), me pareció igualmente apropiada para el lugar de trabajo. Con el tiempo, he desarrollado mi propia versión en tres partes de la misma en mi enseñanza y entrenamiento.

  1. Comience con una declaración breve, simple y objetiva sobre el comportamiento de la otra persona: lo que le gustaría ver cambiado. Por ejemplo: «Cuando me interrumpes durante las reuniones» o «Cuando te tomas el crédito único por el trabajo que hemos realizado en colaboración». Su objetivo aquí es llamar la atención de la otra persona y, al hacerlo, minimizar su defensividad. La declaración debe ser breve, hasta el punto, y lo suficientemente imparcial y poco emocional como para que puedan escuchar su mensaje y no estar de acuerdo o desacoplarse inmediatamente.
  2. Describa el efecto negativo que este comportamiento ha tenido en usted. Explique por qué el comportamiento de la persona está causando un problema. Por ejemplo, si la primera parte de la fórmula es «Cuando me interrumpes continuamente durante las reuniones», puedes agregar: «No tengo la oportunidad de expresar mi opinión». O bien, para «Cuando se toma el crédito único por el trabajo que hemos hecho en colaboración», se añade: «No tengo la oportunidad de resaltar mi papel y contribución». El objetivo aquí es construir una lógica de causa y efecto, vinculando una declaración objetiva de su comportamiento con el impacto que el comportamiento ha tenido en usted.
  3. Terminar con una declaración de sentimientos. Aquí, desea indicar cómo su comportamiento ofensivo no solo ha impactado negativamente sus acciones, sino que también ha herido sus sentimientos. Un ejemplo de una declaración de sentimientos podría ser «me siento marginado» o «me siento infravalorado». Mientras que la otra persona puede sentirse sorprendida, e incluso incómoda, al escuchar esto, es difícil refutar los sentimientos de una persona. Agregar este elemento hace que el mensaje de asertividad en su conjunto sea mucho más poderoso.

Al juntarlo todo, tienes algo como esto: «Cuando me interrumpes continuamente durante las reuniones, no tengo la oportunidad de expresar mi opinión, y me siento marginado».

Un mensaje de asertividad bien elaborado puede ser efectivo en el acto, si usted tiene los medios emocionales para entregarlo. Pero también puede ser algo que perfecciones y elabores en preparación para una próxima conversación, especialmente si no te sientes particularmente practicado en la nave o si estás anticipando una reacción defensiva de la otra persona.

Por supuesto, incluso con una fórmula en mano, la asertividad no siempre es fácil. Es muy posible que el destinatario de tu mensaje reaccione negativamente, por lo que querrás conocer cualquier respuesta con una presencia tranquila, constante y segura. También querrá acumular tanta evidencia como sea posible para apoyar la primera parte de su mensaje: la declaración sobre el comportamiento ofensivo de la otra persona. Su objetivo es proporcionar suficiente claridad y especificidad sobre este comportamiento que su declaración imposible de refutar. Lo que también ayuda es demostrar un patrón de comportamiento a lo largo del tiempo, lo que podría requerir que lleve un diario de casos en los que se haya sentido herido, socavado u ofendido por las acciones de la persona. No utilice este registro como una oportunidad para insistir en su colega por las muchas veces que sintió que eran culpables; úselo sólo como material de respaldo si su contraparte lo refuta y necesita ser convincente. Esta evidencia será clave para aumentar la probabilidad de que su mensaje sea escuchado y, en última instancia, tenga el efecto deseado en el destinatario.

Tenga en cuenta que no hay una versión única del mensaje. Puedes ajustarlo a tu propio estilo para que el mensaje se sienta lo más auténtico posible. Por ejemplo, he entrevistado a un gerente que le gustaba caminar por el pasillo varias veces, con lo que ella llamó una caminata de «estilo ejecutivo», para tener el valor de enfrentarse a su colega. Alguien más se aseguró de no usar «calificadores» en su discurso («Lo siento mucho, pero…» o «Tal vez sea sólo yo, pero…»), y en su lugar apuntó a ir al grano («No estoy cómodo con…»). Otros se basaron en sus convicciones, las razones por las que se pronunciaban, para darles valor. Por ejemplo, alguien que quiere enseñar a sus hijos a enfrentarse a los demás usó esa convicción como un propósito rector para expresarse. El punto es que tienes más poder del que crees para crear una forma personalizada de hablar, una que funcione para ti.

Al final, hablar es realmente difícil para muchos de nosotros. Y los resultados están lejos de estar garantizados. La otra persona puede responder de manera positiva inmediatamente; puede responder positiva y productiva, pero con un retraso significativo; o puede que no cambie en absoluto. Pero para ti, obtener el valor de expresar tus frustraciones en primer lugar puede ser una victoria significativa.


Andy Molinsky
Via HBR.org


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.