Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Trabajar desde casa siendo negro

El “profesionalismo” está codificado, incluso en zoom.
Trabajar desde casa siendo negro
Resumen.

A medida que los trabajadores tienen la tarea de trabajar desde casa para ayudar a aplanar la curva de los nuevos casos de coronavirus, millones de personas están tratando de sortear límites físicos inexistentes entre su vida personal y profesional. Esto plantea desafíos únicos para los negros en Estados Unidos. A menudo, con una representación numérica insuficiente en las ocupaciones profesionales, los empleados negros se enfrentan regularmente a cómo contrarrestar los estereotipos raciales negativos que socavan su imagen profesional en la oficina. Los escenarios actuales de trabajo desde casa plantean un enigma adicional: en lugar de darles la opción personal de sopesar los beneficios y las compensaciones de las expresiones de identidad racial, ahora están transmitiendo literalmente más de sus identidades desde sus espacios de vida personales. Entonces, ¿qué pueden hacer los gerentes y los compañeros de trabajo para promulgar prácticas inclusivas en apoyo de los trabajadores negros, sobre todo porque trabajar desde casa puede convertirse en la norma en el futuro previsible? Pueden dar la bienvenida y respetar los límites; monitorear los sesgos implícitos; y ajustar las expectativas de participación.


La mayoría de las empresas temen a la competencia de las innovaciones de productos de sus rivales y al riesgo de quedarse atrás en la frontera tecnológica de su industria. Las empresas afectadas por esta presión competitiva suelen reaccionar intentando reforzar sus capacidades de I+D y cerrar la brecha entre sus tecnologías y las de sus rivales lo antes posible. Pero, ¿cómo pueden ponerse al día exactamente las empresas? Nuestra investigación muestra que, en lugar de innovar desde cero internamente o asociarse con otros en alianzas estratégicas, la solución más eficaz puede ser comprar acceso a una tecnología ya existente e incorporarla a su I+D.

Cuando estudiamos cómo reaccionaron 206 empresas biofarmacéuticas que cotizan en bolsa a los lanzamientos de nuevos productos de sus rivales, vimos que las empresas se acercaban a la I+D de tres maneras diferentes. Algunos se basaron únicamente en el desarrollo interno, mientras que otros recurrieron al conocimiento externo al establecer alianzas estratégicas y colaborar con socios externos. Otras empresas utilizaron licencias de tecnología. De estas tres estrategias, constatamos que esta última era más eficaz para permitir a las empresas generar innovación en áreas en las que habían sido atacadas y cerrar la brecha de I+D que habían creado los competidores. El efecto fue especialmente notable en ámbitos tecnológicos en los que las empresas tenían inversiones y compromisos significativos. Dicho de otro modo, cuando las inversiones existentes estaban en juego, la concesión de licencias era la mejor manera para que las empresas conservaran su posición competitiva.

Licencias e innovación en la industria biofarmacéutica

Nuestro estudio examinó cómo la concesión de licencias ha sido una importante herramienta de obtención de conocimientos en el ámbito biofarmacéutico durante la última década. Esta industria ha experimentado un rápido cambio tecnológico basado en nuevas herramientas de investigación como inmunoensayo, secuenciación génica y cribado de alto rendimiento, así como nuevas terapias como anticuerpos monoclonales, células madre y oligonucleótidos. La industria también es altamente competitiva, ya que las empresas avanzan continuamente con nuevos tratamientos terapéuticos hacia la aprobación regulatoria. Como resultado, se enfrentan a una necesidad creciente de actualizar y mejorar sus capacidades de I+D si quieren mantener el desarrollo de su cartera y llevar continuamente nuevos medicamentos al mercado.

Descubrimos que las licencias ofrecen a las empresas la capacidad de adaptarse más rápidamente a este cambiante panorama competitivo. Las 206 empresas que muestreamos realizaron más de 4.500 transacciones de licencias durante un período de 15 años (1989-2004). Observamos que las licencias se intensificaron después de que los competidores lanzaran productos en áreas terapéuticas donde nuestras firmas focales realizaban actividades de I+D activamente. Por ejemplo, en 2003 y 2004 hubo un aumento en las licencias relacionadas con los anticuerpos monoclonales tras el exitoso desarrollo y lanzamiento de Humira por parte de Abbott, un anticuerpo monoclonal contra la artritis reumatoide. Muchos de los competidores directos de Abbott, como Genzyme y Boehringer Ingelheim, se licenciaron en tecnologías de anticuerpos monoclonales para la artritis reumatoide, mientras que competidores como AstraZeneca y Pfizer autorizaron la tecnología para desarrollar nuevas terapias en enfermedades autoinmunes en general. Ofertas de licencias relacionadas con anticuerpos monoclonales aumentó en más de un 25%.

Nuestro estudio también se centró en los resultados innovadores de las actividades de concesión de licencias. Examinamos las capacidades de las empresas para canalizar los conocimientos obtenidos a través de la concesión de licencias hacia áreas en las que se enfrentaban a la competencia. Descubrimos que esta estrategia se utilizaba principalmente para garantizar que la cartera de tecnologías de una empresa siguiera siendo competitiva y actual, lo que les permitía encajar sus esfuerzos de I+D para que coincidan con los movimientos de la competencia (es decir, un tipo de búsqueda problemística). En particular, descubrimos que, tras una licencia, las empresas aumentan su número de nuevas patentes en áreas específicas amenazadas por sus rivales (como las enfermedades autoinmunes). No observamos el mismo efecto para las alianzas, lo que sugiere que esta estrategia no debería ser la primera opción para una empresa que quería reforzar su I+D para alcanzar a un rival con las nuevas tecnologías.

Por qué funcionan las licencias

La concesión de licencias tiene tres características principales que la hacen especialmente útil:

  • Coordinación. En la concesión de licencias de tecnología, el licenciante (empresa que vende la tecnología) acepta transferir unilateralmente los conocimientos técnicos y la propiedad intelectual (PI) relacionados con una tecnología al licenciatario (empresa que compra la tecnología). Un contrato de licencia representa una transacción comercial en la que una empresa vende y la otra compra una tecnología. En comparación con las alianzas estratégicas, esto reduce significativamente la necesidad de coordinación entre las empresas involucradas.
  • Enfoque. Los licenciatarios pueden determinar el tipo y las características de la tecnología que desean adquirir antes de entrar en un acuerdo. Las empresas pueden definir las lagunas o deficiencias específicas de su tecnología de I+D en relación con sus competidores, lo que hace que la concesión de licencias sea especialmente adecuada para aquellos que intentan reaccionar ante los movimientos de la competencia.
  • velocidad. Con la concesión de licencias, las empresas pueden aprovechar y utilizar rápidamente soluciones externas de I+D ya preparadas. Este enfoque ahorra no solo tiempo sino también los recursos que de otro modo tendrían que comprometerse con el proceso de prueba y error de desarrollar soluciones desde cero. Las investigaciones demuestran que las empresas pueden reducir el tiempo de innovación mediante un hasta el 19% si las licencias de tecnología se utilizan como insumo para su I+D.

Cuándo elegir la licencia

Si bien descubrimos que la concesión de licencias es especialmente relevante cuando las empresas quieren competir directamente con sus rivales, también descubrimos que es mucho menos eficaz cuando las empresas están explorando nuevas vías tecnológicas para protegerse de las presiones rivales. Esto indica que no es probable que las empresas elijan la concesión de licencias cuando quieren trasladarse a áreas de I+D novedosas o relativamente inexploradas.

También hay riesgos en el uso de licencias tecnológicas. Por ejemplo, una vez que las empresas obtienen licencias periódicas de nuevas tecnologías, pueden volverse excesivamente dependientes del conocimiento generado externamente, lo que puede debilitar su capacidad de innovar internamente. Por lo tanto, las empresas que intentan crear capacidad interna de I+D en campos tecnológicos estratégicos deberían utilizarlo de forma más parsimoniosa.

Cuando los competidores desarrollan nuevas tecnologías, pueden desestabilizar el panorama de la industria. Los gerentes deben evaluar cuidadosamente las alternativas en las que confían para ajustar la I+D de su empresa. Nuestra investigación sugiere que la concesión de licencias podría ser la mejor manera de responder directa y rápidamente a las innovaciones de sus rivales y seguir siendo competitivos.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.