¿Te sientes culpable todo el tiempo?

La investigación muestra que la culpa impacta a los perfeccionistas más.
¿Te sientes culpable todo el tiempo?

Resumen:

La culpa es una emoción generalizada pero poco constructiva que muchos de nosotros experimentamos. Si no se gestiona, puede hacer que desperdiciemos energía valiosa. Contrarrestarlo con este código morse: SOS.

  • Self: Cuídate antes de ayudar a otros. No puedes ser nada para nadie (ya sea jefe, amigo, cónyuge, padre, etc.) si eres un naufragio nervioso. Aprenda a priorizar. Si has elegido un camino, no te adivines a ti mismo.
  • Otros: Su perfeccionismo puede estar afectando también a otras personas. Por ejemplo, si te estás presionando constantemente para que actúes, tu equipo puede sentirse culpable por no cumplir tus mismos estándares.
  • Sistema: Está bien relajarse y no hacer nada de vez en cuando, sin culpa. No dejes que tu sistema educativo, cultural o familiar te lleve a sentirte culpable por no usar cada minuto de cada día para hacer algo productivo.

Nos sentimos culpables de no haber trabajado en este artículo antes, y ahora, después de haber hecho la investigación y saber lo que sabemos sobre la culpa y lo poco constructiva que es, nos sentimos doblemente culpables por sentirnos culpables en primer lugar (una emoción que denominamos «metaculpa»).

Lamentamos haberte perdido el tiempo con esa última frase. Sabemos que eres una persona ocupada que tiene poco interés en la autocompasión. Pero debemos admitir que, ahora que nos hemos disculpado, también nos sentimos un poco culpables por decir lo siento. Toda la investigación dice que buenos líderes, por ejemplo, deben ser fuertes, valientes y confiados en sus decisiones, no autocríticos ni disculpables.

¿Te imaginas si vivimos nuestras vidas así? O… tal vez no tengas que hacerlo.

La culpa, por sutil que sea, es una emoción generalizada que muchos de nosotros experimentamos a diario. Algunos argumentan que perfeccionismo está en el centro de la misma, pero incluso aquellos de nosotros que estamos lejos de ser perfeccionistas no somos inmunes a la culpa. Otros argumentan que la culpa es una pérdida total de tiempo, pero no debemos tirar al bebé con el agua del baño.

La culpa puede ser un signo de una brújula moral funcional. Por ejemplo, si, en un ataque de rabia, llamas inútil a tu colega goster snollygoster y poner sal en su mochaccino extragrande, sin grasa, doble descafeinado, sentirse culpable es probablemente una emoción bastante apropiada, y con suerte, le impedirá patear semejantes en el futuro.

En el caso anterior, el «crimen» es obvio e innegable, aunque en general, la culpa es mucho más insidiosa. Cuando estamos en el trabajo, nos sentimos culpables por no estar con nuestros hijos (o incluso con nuestras mascotas). Cuando estamos en casa, nos sentimos culpables por no haber lavado la ropa durante una semana o por no estar en el trabajo. Los fines de semana, nos sentimos culpables por no llamar a nuestros amigos o salir con nuestros amigos en lugar de con nuestras madres. Durante el cierre del Covid-19, nos sentimos culpables por no aprender tres nuevos idiomas y, en cambio, pasar tiempo en el sofá trabando nuestra serie de televisión favorita, que ni siquiera fueron agradables gracias a las rugosas voces que tenemos en la cabeza recordándonos que deberíamos estar aprendiendo mandarín.

El punto es que sentimos presión estar haciendo algo, siempre, especialmente cosas que muestran que estamos progresando. Cuando no lo estamos, nos sentimos culpables. Nos comparamos constantemente con las historias de éxito de otros. Creemos que nuestros éxitos y nuestros fracasos se deben completamente a nuestras propias acciones, o falta de ello. Por lo tanto, la razón por la que no tenemos éxito debe ser que no estamos trabajando lo suficiente (o todavía en nuestro sofá con nuestra serie favorita).

La presión para sobresalir en el trabajo está ACTIVADA, pero también esperamos cada vez más de nosotros mismos en otros frentes: nuestra vida social(#omgfriendshipgoals), nuestra vida familiar, nuestra salud, nuestra apariencia, todo.

La culpa no necesariamente te impide hacer cosas, pero puede desperdiciar energía valiosa. Puede desaparecer lentamente en nuestro autoestima, lo que hace más difícil perseguir metas o seguir adelante tras los contratiempos. Si se deja sin marcar, puede incluso dar lugar a un rango de manifestaciones físicas incluidos la ansiedad y el insomnio. La culpa que sentimos por no ser un empleado perfecto o un amigo perfecto o cualquier cosa perfecta la impone parcialmente la sociedad, pero la otra parte también se autoimpone muy claramente. Como parece que en su mayor parte, usted es su propio juez, también puede liberarse. Declaro al acusado inocente, señoría.

Como cuatro mujeres fuertes con interesantes trayectorias profesionales (entre ellas CEO y banquera senior), estuvimos plagadas de culpa durante muchos años, y somos perfectamente conscientes de que estaba agotando nuestra energía. Siempre es más fácil identificar un problema que resolverlo. Lo que nos ayudó fue crear nuestro propio código morse para la angustia (o en este caso, solo estrés): SOS.

Nuestro código nos ha ayudado a estructurar las formas en que podemos resolver un problema en tres niveles diferentes: ¿qué puedo? (auto) hacer, qué puede otros hacer, y qué puede sociedad hacer. Sugerimos que empieces a usarlo también.

Self

Ponte tu propia máscara de oxígeno antes de ayudar a otros: La culpa suele ser causada por un sensación de desempeño deficiente. Cuando está estresado, es más probable que caiga presa de tal pensamientos autosaboteantes. El primer paso para derrotar la culpa puede ser cuidarse mejor. No puedes ser nada para nadie (ya sea jefe, amigo, cónyuge, padre, etc.) si eres un naufragio nervioso. Duerme un poco. No te quedes despierto hasta tarde porque la medianoche a las 2 de la mañana es la única vez en que todos los que quieren algo de ti duermen y finalmente puedes tener un momento para ti mismo. Crea esos momentos durante el día, sin importar lo corto que sea.

Si los bloqueas en tu agenda y creas un hábito, en poco tiempo será de segunda naturaleza. Mucho investigación (y seamos sinceros, sentido común) muestra que las personas que son más felices, son más productivo, mejores parejas, tienen mejores matrimonios y, por lo tanto, es de esperar que sea menos probable que se pillen de culpabilidad.

Priorizar: Todas tus prioridades contradictorias están, por supuesto, en el centro de la culpa. Cuando hayas decidido un camino hacia adelante, no adivines en segundo lugar tu elección. Respeta a la persona que tomó esa decisión (es decir, tu yo pasado). Cuando decidas, mantente mentalmente de acuerdo con lo que has elegido. En el trabajo, por ejemplo, haz una lista de tus tareas actuales y mapéalas en una cuadrícula de importancia (eje x) y urgencia (eje y). Si puede (y la tecnología ayuda mucho con esto), estime cuánto tiempo pasa en cada una de sus tareas. Si descubre que hay tareas que no son importantes ni urgentes pero que llevan mucho tiempo, compruebe si puede delegarlas, hacerlas más eficientemente o simplemente dejar de realizarlas. 

Pide ayuda. A menudo somos reacios a pide ayuda porque creemos que podría socavar nuestra autoridad, disminuir nuestro estatus o simplemente porque tememos el rechazo. Investigación muestra que pedir a la gente que haga cosas por ti hace que les gustas más. (¡Nos parece una situación en la que todos ganan!) Tener menos en tu plato te ayudará a cumplir tus compromisos y a cuidar tus prioridades, y te dejará con menos voces molestas e inducidas a la culpa. 

Otros

No seas crítico: Tu perfeccionismo puede estar afectando también a otras personas. Apilar la presión para actuar puede hacer que tus compañeros de equipo se sientan culpables por no poder estar a la altura de tus estándares. Si te sientes frustrado por el desempeño de otra persona en el trabajo, recuérdate que no sabes qué está pasando en su vida privada en este momento. Como beneficio adicional, ser menos crítico hacia los demás por su percepción de «deficiencias» puede ayudarles a ser más suaves consigo mismos y, por lo tanto, a sentirse menos culpables. 

Sistema

Rediseñamos lo que enseñamos y aprendemos: Nuestros sistemas educativos, culturales y familiares (ecológicos) deberían dejar de enseñar» chicos para ser valientes y chicas para ser perfectas ». A todos se les debe enseñar desde muy joven cómo relajarse y (¡shock, horror!) no hagas nada de vez en cuando, y disfruta de un momento de quietud, sin culpa. Así que, si no has aprendido a hornear pan durante la pandemia, está bien. Si no has respondido a todos los mensajes de tu bandeja de entrada hoy, hay un mañana. Si olvidaste pedir los comestibles la semana pasada, ¡pídelo! Deja de sentirte culpable por no usar cada minuto de cada día para hacer algo productivo. No es posible y no es saludable.

La disminución de los sentimientos de culpabilidad se puede aprender (aunque puede llevar un tiempo) e incorporarse a nuestra vida cotidiana. Cuanto antes empecemos, más posibilidades tenemos de que las generaciones futuras estén más equilibradas que nosotros.


  • Marijn Wiersma is a corporate anthropologist and inspires people with her vision for a better world. She is the co-author of the book “Banking for a Better World,” and is a speaker on financial inclusion. As a visionary, multi-linguist, and free thinker, she is creative, curious, and innovative. She’s lived on three continents, worked in over 35 countries, and is a mother of four.  

  • Chantal Korteweg trained as a lawyer at Leiden Law School, and feels strongly about social justice. She currently works as a senior strategy consultant at ABN AMRO and she initiated the Fempower Your Growth partnership, a Dutch Financial Sector initiative, creating access to finance for female entrepreneurs. She is the mother of two children.

  • Lidewij Wiersma is a veterinary specialist with a PhD in emerging coronaviruses. She is the CEO of the European Board of Veterinary Specialisation and consults for the United Nations. She’s diplomatic and frequently finds herself mediating between parties with different interests; she comes out alive by inserting a healthy dose of humor. She’s a mother of one.

  • Tessel Van Willigen is a Master’s student of Human Geography, specialised in International Development Studies. She has worked at Close the Gap Int. as an M&E intern. As a connector, Tessel excels in bringing together different cultures, disciplines, and points of view.
  • Related Posts
    Pathbooks

    Lee un
    bestseller en

    10 minutos

    Cada viernes, recibe un libro de negocios y carrera resumido en 10 minutos.

    (puedes darte de baja cuando quieras)