¿Su organización incluye a los empleados sordos?

¿Su organización incluye a los empleados sordos?

Las diferencias sensoriales y lingüísticas no son una pérdida, sino una oportunidad para la exploración y la innovación.

Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


por Roberta J. Cordano

Hay sordos con talento en todas partes. Son directores ejecutivos, médicos, Fortuna 500 ejecutivos, ingenieros de la NASA, alcaldes, abogados, científicos, campeones de los videojuegos, atletas y personas nombradas por la presidencia. Aun así, la mayoría de los empleadores siguen ignorando en gran medida esta minoría en la actualidad Las experiencias de la comunidad sorda desarrollan una gran cantidad de habilidades innatas que tienen un valor incalculable en todos los lugares de trabajo.

Mejoran la comunicación y también pueden ofrecer una ventaja competitiva al entender mejor el mercado y los clientes. Los empleados sordos de su equipo, si son aceptados, apoyados y empoderados, pueden mejorar la calidad de sus productos, servicios y la experiencia general de los clientes y los usuarios. La equidad y la pertenencia son las piedras angulares para lograr la excelencia inclusiva.

Estos valores fomentan entornos en los que las diferencias se adoptan como catalizadores del crecimiento, el aprendizaje, la innovación y la ventaja competitiva. Para contratar y retener talentos sordos y diversos, las organizaciones deben comprometerse con una cultura de pertenencia y excelencia inclusiva. Los empleadores que abran puertas e interactúen con esta población considerable descubrirán una enorme reserva de talento que mejorará y hará avanzar sus organizaciones.

•••

La experiencia de «oír» y usar el lenguaje hablado para comunicar es lo que representa la mayor parte de nuestro mundo y lugares de trabajo en la actualidad. Las reuniones se llevan a cabo en idiomas hablados, los colegas y los clientes hacen llamadas telefónicas para compartir conocimientos o expresar sus inquietudes, la mayoría de los servicios profesionales se llevan a cabo a través de personas que hablan audiblemente entre sí y muchas personas dependen del vídeo, la radio, los podcasts y la televisión para obtener información, aprender y entretenimiento. Esta experiencia casi omnipresente influye en la creencia común de que las personas sordas, los empleados sordos y, especialmente, los niños sordos deben aprender a hablar y utilizar la tecnología adaptativa para tener éxito en el mundo «real», y que la solución está en curar las diferencias auditivas o en conseguir adaptaciones para hacer puente comunicación entre personas sordas y oyentes.

Puede ser difícil imaginar una forma diferente en la que la gente interactúe principalmente con el mundo, no a través del lenguaje hablado, sino a través de la comunicación visual y el lenguaje visual. Igual de difícil puede ser entender cómo esta forma diferente de ser puede ser ventajosa, alegre y satisfactoria. Para entender es necesario cambiar nuestra forma de pensar y estar dispuestos a entrar en un espacio liminal para explorar este territorio desconocido, donde ser sordo y usar la lengua de signos crea dinamismo y belleza en nuestro propio idioma y cultura, y ver cómo esas experiencias se traducen en un valor y un talento significativos en nuestra el mundo y nuestros lugares de trabajo.

El concepto de Ganancia para sordos ofrece una reformulación radical que ve la sordera no como una «pérdida» sino como una ventaja, una forma de ser diferente y notable. Las personas sordas aportan un beneficio positivo al lugar de trabajo a través de la innovación generada por las experiencias vividas. Desde la creación de lenguajes de signos hasta desarrollando mensajes de texto hace casi 60 años a construir uneconomía multimillonaria de la lengua de signos, las personas sordas han sido el motor de innumerables innovaciones y de una importante creación de riqueza. (En este artículo, «sordo» incluye personas diversas que viven con diferencias auditivas significativas, incluidas las personas sordas, con problemas de audición y las personas sordociegas que utilizan el lenguaje de signos, como el ASL, el lenguaje de señas negro y el lenguaje de señas nativo americano, y los que no lo hacen).

Hay sordos con talento en todas partes. Somos directores ejecutivos, médicos, Fortuna 500 ejecutivos, ingenieros de la NASA, alcaldes, abogados, científicos, campeones de los videojuegos, atletas, nombrados por la presidencia y, en mi caso, el presidente de un universidad. Aun así, esta minoría, y especialmente la minoría lingüística de las personas sordas que utilizan el lenguaje de signos, siguen siendo ignoradas de manera generalizada e imprudente por la mayoría de los empleadores en la actualidad. Los Informes del Centro Nacional de Sordos que alrededor del 53% de las personas sordas tenían empleo en 2017. Aproximadamente, el 11,5% de la población estadounidense tiene pérdida de audición y esta cifra aumentará a una de cada cuatro personas en todo el mundo, 2500 millones de personas para 2050. Los empleadores que abran puertas e interactúen con esta población considerable descubrirán una enorme reserva de talento que mejorará y hará avanzar sus organizaciones.

Las experiencias de la comunidad sorda desarrollan una gran cantidad de habilidades innatas que tienen un valor incalculable en todos los lugares de trabajo, desde promover una mayor diversidad humana hasta impulsar los resultados finales. Todos los días, las personas sordas navegan por el mundo y los sistemas no están diseñados para ellas. Se adaptan, resuelven problemas e innovan constantemente, y a menudo reinventan la tecnología y descubren nuevos recursos con un atractivo universal. Por ejemplo, poco después de la aparición de la Covid-19, las personas sordas llamaron la atención sobre los principales defectos de las principales plataformas de videoconferencias, lo que provocó importantes modificaciones en el diseño que beneficiaron a todos los usuarios. Y, como Diario de Wall Street artículo ilustra, los subtítulos en los medios de vídeo, que antes se consideraban únicamente un beneficio para los espectadores sordos, ahora son imprescindibles para las generaciones más jóvenes.

Las personas sordas también mejoran la comunicación. Navegar por una sociedad dominante en el lenguaje oral requiere que las personas sordas perfeccionen constantemente sus habilidades de comunicación y se adapten de manera persistente en una variedad de entornos. La presencia de una persona sorda puede requerir que las personas oyentesajustar la cadencia de comunicación, lo que puede ser ventajoso para todo el mundo. Cuando el grupo se ralentiza y se asegura de tomar el turno, el cambio de ritmo suele crear una mayor claridad, lo que da como resultado una comunicación y un trabajo en equipo más eficaces. Además, el aumento de los niveles de paciencia y compasión fortalece el compromiso del equipo y el éxito colectivo. Como un alto ejecutivo de tecnología compartió conmigo una vez, las personas sordas pueden impulsar de forma única una cultura de comunicación eficaz, tanto en beneficio del talento multilingüe de la sala como en el fortalecimiento de los equipos globales.

Las personas sordas no son un monolito, son una comunidad con una profunda diversidad e interseccionalidad que amplía las perspectivas y experiencias en el lugar de trabajo. Más diverso y los lugares de trabajo inclusivos son más productivos e innovadores. Tener personas sordas en su organización también puede ofrecer una ventaja competitiva al entender mejor su mercado y sus clientes. Los empleados sordos de su equipo, si son aceptados, apoyados y empoderados, pueden mejorar la calidad de sus productos, servicios y la experiencia general de los clientes y los usuarios. Las empresas que ofrecen entornos de trabajo inclusivos para los empleados con discapacidades logran una media de un 28% más de ingresos, un 30% más de márgenes de beneficio económico y el doble de los ingresos netos de sus pares del sector.

La equidad y la pertenencia son las piedras angulares para lograr la excelencia inclusiva. Estos valores fomentan entornos en los que las diferencias se adoptan como catalizadores del crecimiento, el aprendizaje, la innovación y la ventaja competitiva. Para contratar y retener talentos sordos y diversos, las organizaciones deben comprometerse con una cultura de pertenencia y excelencia inclusiva. He aquí cómo:

Evalúe su cultura:

Examine rigurosamente el impacto de las barreras físicas, sensoriales y sociales en los distintos entornos de la empresa. Por ejemplo, ¿su organización practica y valora la diversidad lingüística, incluidos los lenguajes visuales? ¿Aborda activamente los desafíos de las actitudes negativas y el estigma hacia las personas sordas con identidades múltiples e interseccionales (por ejemplo, un hombre sordo negro o una mujer LGBTQ sorda blanca)? ¿Está creando conciencia para ayudar a los empleados que están perdiendo la audición y que probablemente tienen dificultades para adaptarse a sus lugares de trabajo en constante cambio? Evaluar su entorno actual le permite ver dónde puede mejorar.

Cree una cultura acogedora:

Utilice lo que ha aprendido en su evaluación para hacer mejoras. Vaya más allá de los requisitos mínimos de cumplimiento en leyes como la Ley de Estadounidenses con Discapacidades, la Ley de Derechos Civiles de 1964 y el Título IX. Las decisiones sobre las adaptaciones deben basarse en los requisitos técnicos, a menudo de los abogados y los funcionarios de cumplimiento, pero no deben detenerse ahí. Cuando hable de alojamientos específicos, utilice un lenguaje centrado en los valores de la organización, como la creación de un entorno en el que todos pertenezcan, que transmita un mensaje más impactante a los empleados. Asegúrese de que las personas sordas se sientan cómodas con sus solicitudes de alojamiento y de que las reciben de manera oportuna y eficaz.

A nivel individual, anime a los empleados a profundizar en su aprendizaje unos de otros, incluido lo que cada persona necesita para prosperar. Inste a los directivos y supervisores a que hagan preguntas a los empleados sordos sobre sus experiencias y a que les den ideas y sugerencias sobre cómo pueden contribuir a la organización y a sus objetivos con regularidad.

Contrate a miembros del equipo sordos:

Hay mucho trabajo por hacer para eliminar eficazmente los prejuicios, los conceptos erróneos y las falsedades relacionados con la contratación de personas sordas, incluido el hecho de que las personas sordas son demasiado caras de contratar o no son capaces. Mire sus sistemas de contratación y la formación de directivos para ver si está abordando estos problemas. ¿Su organización incluye formación y sensibilización específicas sobre las personas sordas y la diversidad lingüística y cultural de este grupo? Contratar formadores de DEI para sordos para que lo ayuden en esta tarea puede reforzar la capacidad organizativa y de

Cuando busque candidatos sordos, comience la búsqueda mirandoescuelas, universidades, y organizaciones sirviendo a la comunidad sorda en su región y a nivel nacional. Muchas de estas instituciones tienen información sobre los canales adecuados para compartir oportunidades, incluso a través de conexiones con personas influyentes en las redes sociales. Indique claramente en su sitio web y en los materiales de solicitud que hay intérpretes de lengua de signos o subtítulos disponibles previa solicitud para las entrevistas, y considere la posibilidad de contratar grupos de personas sordas para que no sean las «únicas» de la organización. Además, piense en centralizar intérpretelos costes forman parte de los gastos generales de la organización, y no en unidades individuales, por lo que los equipos de contratación no están incentivados a gestionar los gastos a costa de contratar talentos diversos.

Demuestre su voluntad de aprender y foméntela:

La posibilidad creativa se abre cuando usted dice: «No hemos tenido muchos empleados sordos que usen el lenguaje de signos. Tenemos mucho que aprender y nos comprometemos a crear un entorno en el que pueda tener éxito». Ofrezca cursos de lengua de signos a sus empleados, invite a oradores invitados sordos a compartir sus experiencias en el lugar de trabajo y dé a conocer las experiencias de los clientes. Para las personas sordas que no usan el lenguaje de señas y dependen de otras estrategias para acceder a la comunicación oral, pregunte qué funciona mejor. Considere soluciones bien pensadas para tomar turnos, de modo que la gente tenga que hablar secuencialmente, lo que crea un ritmo más manejable y menos interrupciones unas de otras, lo que beneficia a todos.

Evite las suposiciones y haga preguntas:

Compruebe sus suposiciones sobre los desafíos de las personas sordas. En cambio, esfuércese por ver los puntos fuertes visuales, experienciales y lingüísticos de lo que aporta cada persona y concéntrese en crear entornos en los que diferentes personas puedan prosperar. Póngase en contacto con regularidad y pregunte si usted o el grupo se están moviendo de una manera que les dé apoyo. No pregunte simplemente si les va bien. Esto puede crear presión para determinar si deben ser honestos o indicar que deben evitar o aplazar una conversación.

Cuando surjan momentos difíciles, tómese un tiempo para sentarse y analizar el pensamiento y las suposiciones de la persona que llevaron a sus acciones. No se centre en su propia experiencia. Cuando experimente momentos incómodos en la comunicación o piense que un intérprete de lengua de signos o un subtitulado puede no haber interpretado algo correctamente, haga una pausa y pida una aclaración. Sea específico acerca de lo que ha notado, puede haber sido incómodo. Esto le dará la oportunidad de entablar un diálogo reflexivo para diseñar mutuamente soluciones futuras, algunas de las cuales pueden acabar teniendo un impacto transformador para todos.

La presencia de diferencias, especialmente las diferencias sensoriales y lingüísticas, crea un rico espacio liminal para la exploración y la creación de valor. Presenta una oportunidad de conectar y aprender juntos para lograr un éxito mayor juntos como equipo. Este espacio tiene un enorme potencial de crecimiento, creatividad e innovación dentro de su organización. No se pierda la ventaja competitiva: entre en este espacio liminal, acéptelo, aunque se sienta incómodo e incómodo. Invertir en este esfuerzo creará conexiones y valor de formas inimaginables.

•••

Roberta J. Cordano es presidenta de la Universidad de Gallaudet, la principal institución del mundo para estudiantes sordos y con problemas de audición. Criada por padres sordos, es una de las primeras mujeres sordas de Estados Unidos que se licenció en Derecho y fue fiscal general adjunta de Minnesota.

 


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.