Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


¿Su cadena de suministro está lista para una revisión del TLCAN?

Hay tres tipos de empresas pueden tomar acciones.
¿Su cadena de suministro está lista para una revisión del TLCAN?
¿Su cadena de suministro está lista para una revisión del TLCAN?
jun17-30-158318436

El TLCAN es se dirigió a una renegociación. Los cambios podrían ir desde ajustes a las normas de origen para el contenido de los productos, y normas laborales más estrictas, hasta el extremo de la retirada y el retorno a los aranceles de la nación más favorecida de la Organización Mundial del Comercio. Estos cambios tendrán importantes implicaciones para la cadena de suministro y la rentabilidad de las empresas con sede en Estados Unidos. Sin embargo, existe un alto nivel de incertidumbre sobre el resultado final y las consecuencias para las empresas, en parte porque el efecto podría verse compensado o agravado por el ajuste de los tipos de cambio.

En particular, la propuesta « ajuste de borde» que es parte de un paquete de reforma tributaria que el Congreso está debatiendo podría causar que el dólar estadounidense se aprecie en relación con otras monedas. Según el plan, las empresas no serían capaces de deducir de sus ingresos el coste de las importaciones, medida que hoy les permite reducir su carga fiscal general. Al mismo tiempo, las exportaciones y otras ventas al extranjero estarían libres de impuestos.

El carácter incierto de la política comercial ha dejado a muchos equipos directivos reacios a actuar. Pero esperar un sentido más claro del futuro es la opción más arriesgada. Las empresas exitosas prosperan en la incertidumbre al incorporar cambios en su estrategia. Los equipos de liderazgo pueden limitar las consecuencias negativas de una posible retirada del TLCAN y movimientos de divisas adoptando un enfoque que anticipe varios escenarios futuros. Este enfoque también se aplica a empresas con sede en México y Canadá, así como a otros países, como China, con acuerdos comerciales que pueden ser vulnerables a la agitación política estadounidense.

Los líderes de alto nivel que han aprendido a manejar en la incertidumbre se centran en los pocos riesgos que más importan. Evalúan cada escenario potencial e identifican los puntos críticos de activación, los llamamos postes de señalización? que indican un balanceo de un resultado a otro. Este enfoque ayuda a determinar una cartera clara de acciones que equilibran el compromiso y la flexibilidad. En lugar de basar una estrategia en las condiciones en un momento específico, los líderes participan en un ciclo continuo de ejecutar, supervisar y adaptar, reorientando a la empresa hacia las mejores oportunidades a lo largo del tiempo.

Cómo podrían ser diferentes industrias

Bain & Company ha analizado los posibles escenarios del TLCAN, incluyendo ningún cambio, ajustes menores y retiro total. Bajo el escenario de retirada, estimamos que podría reducir los ingresos netos de las mayores empresas estadounidenses en las industrias automotriz, agrícola y textil hasta en un punto porcentual (suponiendo que no se produzcan mayores costos para los consumidores). Las empresas de estas industrias tienden a depender en gran medida de piezas y materias primas importadas de México o Canadá comercializadas en condiciones del TLCAN. Por ejemplo, el productor de bayas con sede en California Driscoll’s ha invertido ampliamente en operaciones de bayas mexicanas debido a la disponibilidad de frutas de alta calidad durante todo el año, menores costos de mano de obra y know-how local.

Si se produce la retirada del TLCAN y el ajuste fronterizo, el efecto combinado pesaría sobre todo en los sectores del petróleo y el gas, el automóvil y el aeroespacial. En el caso de las empresas petroleras y de gas y aeroespaciales, la mayor parte de la desventaja se debe al ajuste fronterizo. Aunque estas industrias tienen un alto nivel de importaciones, una proporción relativamente baja de ellas fluye a través del TLCAN. Las empresas automotrices, por el contrario, sufrirían principalmente la salida del TLCAN, ya que gran parte de sus importaciones fluyen a través del TLCAN y incurren en un alto arancel de la nación más favorecida.

El aumento previsto del dólar estadounidense frente a las divisas extranjeras podría compensar gran parte del impacto de ambos cambios, debido a una mayor demanda del dólar. Cuando los estadounidenses exigen menos importaciones, también proporcionan a los extranjeros menos dólares estadounidenses. Esto reduce la oferta de dólares, los hace más difíciles de conseguir y aumenta su valor relativo. Cualquier subvención a la exportación permitiría a los productores estadounidenses bajar sus precios en los mercados extranjeros, aumentando la demanda de exportaciones estadounidenses, lo que estimula aún más la demanda de dólares para comprar esas exportaciones.

Sin embargo, los efectos monetarios podrían tardar años en materializarse en ciertas industrias. Eso se debe a que muchos proveedores firman contratos de cinco años en dólares, no en pesos. No importa cuando se firme un nuevo acuerdo comercial y los efectos de la moneda comienzan a entrar en vigor, esos proveedores sólo podrían ajustar sus precios después de que expiraran los contratos.

Tres tipos de medidas a considerar

Las empresas que desarrollen una estrategia para estas incertidumbres podrán pivotar más rápido que la competencia cuando se aclaren los detalles sobre un nuevo acuerdo comercial. El tiempo es clave, independientemente del escenario que se desarrolle. Mientras planifican acciones para cada posible resultado, las empresas deben emparejar cada acción con una señal que la desencadena. Las empresas pueden elegir entre tres tipos de acción:

  • No te arrepientas. Algunas acciones aumentarán la ventaja competitiva de una empresa, independientemente del escenario que se produzca. Entre ellas se incluyen la mejora de la gestión de costos o la eficacia operacional en aprovisionamiento, la cadena de suministro y la gestión de inventarios. Las renegociaciones del TLCAN aumentan la urgencia de buscar nuevas eficiencias operativas, ya que brindan a las empresas una mayor flexibilidad para enfrentar nuevas restricciones del tratado. Por ejemplo, un minorista que se vuelva más eficiente tendrá la opción de no transmitir aumentos de costos a los consumidores, sin perjudicar sus márgenes de beneficio.
  • Opciones y coberturas. Los equipos de liderazgo que desarrollan opciones estratégicas y coberturas para una variedad de escenarios futuros navegan mejor cuando se desarrollan nuevos desarrollos. Ello podría incluir la ampliación de las opciones de adquisición o el aumento del volumen obtenido de proveedores locales competitivos. Por ejemplo, cuando se negociaba el TLCAN, varias empresas mexicanas, como el proveedor de repuestos de automóviles Rassini, aprovecharon la oportunidad para invertir en modernizar sus operaciones para que pudieran expandirse más allá de su base de clientes local para competir a nivel mundial. Una opción hoy en día es automatizar las operaciones hasta cierto punto. Si se deroga el TLCAN, sería más fácil trasladar una línea de producción parcialmente automatizada a los Estados Unidos que una línea altamente manual. El valor de la opción radica en el costo de la mudanza, en relación con el pago del ajuste fronterizo y el aumento de los aranceles de importación de la Organización Mundial del Comercio que se introduciría en el escenario de retirada.
  • Grandes apuestas. El acto de equilibrio más desafiante consiste en inversiones a gran escala que tienen diferentes beneficios dependiendo de cómo se produzcan las incertidumbres futuras. Cualquier compañía que mantenga su cadena de suministro y planes de huella de fabricación para América del Norte puede estar haciendo una gran apuesta, y los equipos de gestión deben evaluar sus planes de inversión desde esta perspectiva. Las empresas podrían ir aún más lejos ampliando la capacidad de producción o cambiando de proveedores de empresas extranjeras a empresas con sede en Estados Unidos. O podrían hacer una apuesta audaz contraria, como está siendo contemplado por Ammex, un distribuidor de guantes desechables con sede en Estados Unidos que vende a laboratorios, hospitales y otras empresas de todo el mundo. Ammex busca invertir en comercio electrónico y duplicar su inversión en México, un mercado clave en desarrollo para la firma, mientras que competidores nerviosos retroceden del país. Si una apuesta grande parece demasiado arriesgada para tomarla inmediatamente, las empresas pueden esperar una mayor claridad y moverse rápidamente una vez que los cambios parezcan probables.

Las empresas pueden monitorear una amplia gama de señales y mapear posibles movimientos estratégicos con sus cadenas de suministro. Los movimientos sin remordimientos se pueden lanzar independientemente de las señales, pero una comprobación periódica de la información relevante precederá a la implementación de opciones y coberturas o grandes apuestas. Por ejemplo, si se retiran o firman otros acuerdos de libre comercio, esto podría incitar a algunas empresas a aumentar el volumen de piezas o materiales procedentes de proveedores locales competitivos que previamente han sido objeto de verificación y puestos en reserva. Una vez que comiencen las negociaciones del TLCAN, una señal importante sería una hoja de términos anunciada que establece los límites de las negociaciones, por ejemplo, un acuerdo para revisar las normas de contenido regional e incluir nuevos sectores, pero no considerar cuotas o retirada de ningún sector. Bajo esos límites, la expansión de la oferta local pasaría de ser una cobertura a un movimiento sin remordimientos para algunas industrias.

Puede tomar un par de años saber qué cambios traerán las negociaciones del TLCAN y cómo afectarán la velocidad de la cadena de suministro, los costos y los inventarios. El desarrollo de una estrategia para la incertidumbre proporciona a los equipos de liderazgo las herramientas para anticipar múltiples resultados antes de la competencia y antes de que los gobiernos pertinentes tomen sus decisiones. Al incorporar el cambio en el proceso estratégico, las empresas pueden corregir el rumbo rápidamente a medida que se desarrollan nuevos acuerdos comerciales.


Joe Terino
Via HBR.org


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.