¿Sientes falta de sentido en el trabajo? Podrías estar languideciendo.

Estos pasos te ayudarán a avanzar.
¿Sientes falta de sentido en el trabajo? Podrías estar languideciendo.
Grey Whippet dog floating on a blue background, held up by a single yellow balloon.

Resumen:

Si acabas de empezar en tu carrera, lo más probable es que a veces sientas que languideces. Cuando languideces, sientes falta de sentido y el deseo de «encajar» emocionalmente. Estos tres pasos pueden ayudarte a dejar de languidecir y empezar a florecer en tu carrera.

  1. Establezca límites. Esto nos ayuda a mantener nuestro tiempo, energía y emociones, y nos da la oportunidad de reflexionar y planificar nuestro futuro. Pregúntate: ¿Dónde estoy sintiendo resentimiento y frustración con respecto a mi tiempo y mi energía?
  2. Reflexiona sobre tu camino, éxito y misión. Una vez que hayas establecido límites y hayas tomado tiempo para ti, el siguiente paso es reflexionar sobre tu camino actual. ¿Cómo has llegado hasta aquí? ¿Qué aspecto tiene el éxito para ti? ¿Cuáles son los valores que son más importantes para ti en este momento?
  3. Elabora tu trabajo. Durante tu reflexión, es posible que encuentres una desconexión entre lo que quieres y tu realidad. Eso podría ser lo que está causando tu languidez. Aunque podría cambiar de trabajo, hay pasos que puede tomar en su trabajo actual para dejar de languidecir y acercarse al camino que desea. La clave es crear trabajos o tomar medidas proactivas para mejorar tu felicidad en el trabajo.

Imagina que estás en un barco que se dirige a extranjero y el motor falla. De repente, estás flotando sin rumbo en el mar sin capacidad para llegar a tu destino. Así es como se siente languideciendo.

El sociólogo Corey Keyes utilizó por primera vez el término languideciendo para describir «la ausencia de sentirse bien con tu vida», y Adam Grant elevó su perfil en un reciente New York Times columna. El languidecimiento es el estado entre el florecimiento y el agotamiento. Cuando estás floreciendo, te sientes satisfecho, enérgico y ansioso por asumir desafíos en el trabajo. Cuando estás quemado, te sientes agotado, abrumado y drenado. Cuando languideces, sientes falta de sentido y el deseo de «encajar» emocionalmente.

El languidecido puede manifestarse en pensamientos como:

  • «Prefiero hacer otra cosa. Es que no sé qué es eso».
  • «Estoy cómodo pero no me entusiasma el trabajo.
  • «No es amor y no es odio. Estoy agradecido de tener un trabajo».
  • «Quiero que algo cambie pero nada lo es realmente. ¿Por qué no puedo hacer más cuando quiero más?»
  • «Sé que otros estarían felices en este papel, y no puedo poner un dedo sobre por qué no lo estoy».

Si acabas de empezar en tu carrera, lo más probable es que a veces sientas que languideces. Esto se debe a que sigues desarrollando tu sentido de ti mismo como profesional. Probablemente estés en una fase inicial de la exploración profesional. Es posible que solo tengas algunos ejemplos de lo que realmente se siente para ti el cumplimiento en el trabajo. ¿Cómo puede averiguar qué oportunidades de trabajo y entornos le ayudarán a prosperar si nunca los ha experimentado?

Estos tres pasos pueden ayudarte a pasar de languidecir a florecer.

1) Establezca límites.

La única forma de pasar del languidecimiento al florecimiento es dándote el tiempo y el espacio para reflexionar y planificar. Pero probablemente hayas percibido ese trabajo no siempre deja mucho tiempo y espacio para que lo hagas. Todos tenemos que establecer límites que nos den la oportunidad de pensar dónde estamos y adónde queremos ir. Establecer límites nos ayuda a mantener nuestro tiempo, energía y emociones. Pregúntate: ¿Dónde estoy sintiendo resentimiento y frustración con respecto a mi tiempo y mi energía?

Tu respuesta te mostrará por dónde tienes que empezar. Una vez que hayas identificado un límite que quieres crear, averigua con quién necesitas comunicarlo y hazlo claramente. Por ejemplo, tal vez te hayas dado cuenta de que necesitas di «no» a tu jefe aunque tengas miedo de que te etiqueten como no jugador de equipo. Comprométase a no enviar correos electrónicos de trabajo los fines de semana o reducir el número de reuniones que tiene en un día. Y asegúrate de comunicar tu compromiso con tu jefe y equipo. No te desanimes si, al principio, las cosas no salen de la manera que planeabas. Crear límites no es una práctica única y puede requerir varias conversaciones para crear el tiempo y el espacio que necesita.

2) Reflexiona sobre tu camino, éxito y misión.

Una vez que hayas establecido límites y hayas tomado tiempo para ti, el siguiente paso es reflexionar sobre tu camino actual. ¿Cómo has llegado hasta aquí? ¿Te propusiste intencionadamente seguir el trabajo que estás haciendo, o te has caído en él de alguna manera? Tal vez aceptó el primer trabajo que le ofrecieron, por ejemplo. Es fácil sentirse «bla» y como si estuvieras flotando sin rumbo cuando estás en un camino que en realidad no has elegido. Pregúntate: ¿Por qué inicialmente seguí este camino? ¿Realmente elegí este camino para mí?

A continuación, trata de entender mejor qué significa el éxito para ti. Hacerlo te ayudará a crear una imagen de por qué es posible que no sientas éxito en lo que estás haciendo actualmente.Éxito duradero normalmente tiene cuatro categorías:

  • Felicidad: Una sensación de satisfacción en tu vida
  • Logro: Las cosas que has logrado
  • Importancia: La sensación de tener un impacto positivo en las personas que te importan
  • Legado: Los valores y logros que establece para ayudar a otros que vienen tras o a su lado

Pregúntate: ¿Con qué de estas áreas de éxito me conecto más? ¿En qué soy más fuerte y débil?

Por último, revisa tus respuestas y deja que sirvan de guía en el futuro. Para crear una imagen más clara, puede ayudar hacer un seguimiento de preguntas como: ¿Cuáles son los tres valores de trabajo más importantes para mí en este momento? (Los ejemplos incluyen: rendición de cuentas y desempeño, DEI, alineación de la cultura corporativa, liderazgo, crecimiento profesional y personal, recompensas, aprecio y reconocimiento, bienestar.) ¿A quién quiero beneficiarme de mi trabajo y por qué? ¿Qué son 10 cosas que no quiero en mi próximo trabajo?

Es más probable que cultivemos buenos hábitos de crecimiento profesional y no sigamos adelante en nuestras carreras cuando hay sinergia entre nuestro camino, nuestra visión del éxito y nuestra misión. Después de crear el espacio de reflexión y explorar lo que quieres, es hora de actuar.

3) Elabora tu trabajo.

Durante tu reflexión, es posible que encuentres una desconexión entre lo que quieres y tu realidad. Eso podría ser lo que está causando tu languidez. Esto puede ser una señal de que es hora de que cambies de trabajo o incluso sigas una nueva carrera. Pero no tienes que revisar toda tu vida para pasar de languidecir a florecer.

Hay pasos que puedes seguir en tu trabajo actual para dejar de languidecir y acercarte al camino que deseas. La clave es elaboración de trabajos o tomar medidas proactivas para mejorar tu felicidad en el trabajo. Hay tres tipos de creación de trabajos: creación cognitiva, creación de tareas y creación relacional.

La artesanía cognitiva consiste en encontrar significado y significado en tu trabajo cambiando tu mentalidad. El objetivo es averiguar cómo tu trabajo te satisface personalmente, ayuda a los que te rodean o afecta a la comunidad en general. He aquí un ejemplo: En lugar de pensar «¿Qué tengo que hacer hoy?» replantea la pregunta en tu cabeza como: «¿Cuál es el impacto que estoy teniendo al hacer esta tarea?»

La creación de tareas puede ayudar a aliviar el aburrimiento y profundizar su participación en su trabajo. Implica buscar formas de hacer que su trabajo sea más interesante cambiando el tipo de tareas que realiza, su alcance, secuencia o número. Pruébalo después de que te hayan dado comentarios positivos. Supongamos que acabas de completar un proyecto que requiere que escribas creativas, algo que te encanta pero que no tienes muchas oportunidades de hacer en el trabajo. Tu jefe te felicita por un trabajo bien hecho con el proyecto. Puedes usar esa valoración positiva para abogar por añadir más tareas de escritura a tu trabajo.

Por último, hay artesanía relacional. La creación relacional consiste en crear una conexión emocional con las personas que te rodean e incluso fortalecer tus relaciones actuales. Básicamente, mejoras tu trabajo alterando con quién interactúas en el trabajo. Intenta ofrecerte voluntariamente en una iniciativa para orientar a los nuevos contratados, crear o participar en grupos y comités que se alineen con tus valores, o adquirir un mentor senior que sea fuerte en las áreas en las que eres más débil.

Es posible que descubra que su trabajo actual no permite mucho en la elaboración de trabajos. Si ese es el caso, pregúntese si es hora de seguir adelante. Es fácil sentirse indefenso o incapaz de actuar cuando languidece. Pero para florecer, tienes que encargarte de tu carrera y de tu futuro descubriendo lo que quieres y haciéndolo realidad. Nadie más puede dictar la felicidad de tu carrera. Es tuyo para crear.


  • Rachel Montañez is a career coach and international professional speaker. As a diverse voice, she’s lived and worked in the UK, South Korea, Japan, and the USA.
  • Related Posts

    Newsletter

    Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio