Señales de que careces de inteligencia emocional

Y cuatro formas de mejorarlo.
Señales de que careces de inteligencia emocional
Resumen.

A menudo, la inteligencia emocional es el diferenciador clave entre un artista estrella y el resto de la manada, pero muchos nunca adoptan la habilidad por sí mismos. ¿Crees que te gusta en el trabajo está sobrevalorado? ¿Te sorprende cuando otros se sienten ofendidos por tus comentarios y sientes que están exagerando? Puede que te falte inteligencia emocional, pero existen estrategias para ayudarte a mejorar. Un componente crítico de la inteligencia emocional es la autoconciencia, así que obtén retroalimentación para ayudarte a entender cuáles son tus comportamientos problemáticos. Antes de decir algo, piensa en cómo van a impactar tus palabras en los demás y considera si quieres que se sientan así. Independientemente de tu significado, la gente puede oír algo más en lo que dices. El siguiente paso es tomar decisiones conscientes sobre cómo responder a las situaciones, en lugar de tener una reacción arrodillada. Por último, «ponte ambos zapatos»: considera la perspectiva de otra persona sobre una situación y reconoce tus propios sentimientos.


dec14_31_186365786

En mis diez años como coach ejecutivo, nunca he tenido a alguien levantar la mano y declarar que necesita trabajar en su inteligencia emocional. Sin embargo, no puedo contar el número de veces que he escuchado de personas que lo único en lo que su colega necesita trabajar es en la inteligencia emocional. Este es el problema: los que más necesitan desarrollarlo son los que menos se dan cuenta. El dato demostrar que la inteligencia emocional es un diferenciador clave entre los artistas estrella y el resto de la manada es irrefutable. Sin embargo, hay algunos que nunca adoptan la habilidad por sí mismos, o que esperan hasta que sea demasiado tarde.

Tomemos a Craig (no es su nombre real), un cliente de coaching mío, que mostró un enorme potencial y una gran capacidad para impulsar resultados para su empresa. El problema con Craig fue la forma en que obtuvo esos resultados. Cuando se les pidió que lo describieran, sus colegas decían cosas como: «es un toro en una tienda de porcelana»; «tiene codos afilados»; y «deja cadáveres en su camino». Su enfoque de ejecución de proyectos no era sostenible, ya que no era capaz de motivar, atraer y retener un buen talento. Sus informes directos señalaban con qué frecuencia Craig parecía ajeno a cómo degradaba a los demás. Su jefe comentó sobre la impaciencia de Craig y su propensión a castigar a sus compañeros. Cuando compartí este comentario con Craig, parecía sorprendido y estaba convencido de que había oído mal. No tenía la conciencia de sí mismo ni la empatía que son distintivos de la inteligencia emocional.

Estas son algunas de las señales reveladoras de que necesitas trabajar en tu inteligencia emocional:

  • A menudo sientes que los demás no entienden el punto y te impacienta y te frustra.
  • Te sorprendes cuando los demás son sensibles a tus comentarios o chistes y crees que están exagerando.
  • Crees que te gusta en el trabajo está sobrevalorado.
  • Sopesas temprano tus afirmaciones y las defiendes con rigor.
  • Sostén a los demás con las mismas altas expectativas que tienes para ti mismo.
  • Descubres que otros son los culpables de la mayoría de los problemas de tu equipo.
  • Te resulta molesto cuando otros esperan que sepas cómo se sienten.

Entonces, ¿qué haces si te reconozcas en esta lista? He aquí cuatro estrategias:

1. Recibe comentarios. No puedes resolver un problema que no entiendes. Un componente crítico de la inteligencia emocional es la autoconciencia, es decir, la capacidad de reconocer y estar al tanto de los comportamientos en el momento. Ya sea que participes en una evaluación 360 o simplemente preguntes a algunas personas qué observan, este paso es fundamental para mejorar tu sentido de lo que haces o no haces. Y no busques excusas para tu comportamiento. Eso frustra el propósito. Más bien, escucha los comentarios, trata de entenderlos y hazlos dueños. Cuando Craig escuchó inicialmente lo que otros pensaban de él, rápidamente se puso a la defensiva. Pero cuando aceptó la retroalimentación, pasó a ser dueño de ella y se decidió a cambiar.

2. Cuidado con la brecha entre la intención y el impacto . Las personas con inteligencia emocional débil a menudo subestiman el impacto negativo que sus palabras y acciones tienen en los demás. Ignoran la brecha entre lo que quieren decir y lo que otros escuchan realmente. Estos son algunos ejemplos comunes de lo que pueden decir las personas con poca inteligencia emocional y cómo se escucha realmente:

Lo que dices: «Al final del día, todo se trata de hacer el trabajo».

Lo que oyen los demás: «Lo único que me importa son los resultados y si algunos se ofenden en el camino, que así sea».

Lo que dices: «Si puedo entenderlo, cualquiera puede».

Lo que oyen los demás: «No eres lo suficientemente inteligente para conseguirlo».

Lo que dices: «No veo cuál es el problema».

Lo que oyen los demás: «No me importa cómo te sientas».

Independientemente de lo que pretendas significar, piensa en cómo van a impactar tus palabras en los demás y si quieres que se sientan así. Craig era conocido por decir cosas que hacían que otros se cerdizaran, pero comenzó a considerar el impacto de sus palabras. Antes de cada reunión, pasaba unos minutos preguntándose: ¿Cuál es la impresión que quiero causar? ¿Cómo quiero que la gente se sienta por mí al final? ¿Cómo debo enmarcar mi mensaje para alcanzar ese objetivo?

3. Pulse el botón de pausa: Tener una inteligencia emocional alta significa tomar decisiones sobre cómo responder a las situaciones, en lugar de tener una reacción arrodillada. Por ejemplo, Craig tendía a interrumpir y derribar las ideas de otras personas antes de que pudieran completar sus pensamientos. Este comportamiento fue una reacción a su miedo a perder el control de la discusión y perder el tiempo. Así que empezó a hacer pausas antes de reaccionar. Hay dos pausas importantes que hacer:

Haz una pausa para escucharte. Cuando Craig se impacientaba y se frustraba en las discusiones, a menudo sentía que se le apretaba la mandíbula y se le tensaba el pecho. Al reconocer estos signos físicos, pudo hacer una pausa y recordarse a sí mismo que temía perder el control. Como resultado, Craig fue mejor capaz de determinar cómo quería responder, en lugar de confiar en su defecto de arremetiendo.

Haz una pausa para escuchar a los demás. Escuchar significa ayudar a los demás a sentir que los has entendido (incluso si no estás de acuerdo con ellos). No es lo mismo que no decir nada. Es simplemente dar a otros la oportunidad de transmitir sus ideas antes de que te lanzas.

4. Use ambos zapatos. La gente suele sugerir que «te pongas en el lugar de la otra persona» para desarrollar empatía, un componente clave de la inteligencia emocional, pero no debes descartar cómo te sientes. Necesitas usar ambos zapatos, entendiendo tanto tu agenda y la suya y ver cualquier situación desde ambos lados. Craig cambió su enfoque de «Aquí están mis preocupaciones» a «Estos son mis problemas, y escucho sus preocupaciones. Determinemos un camino a seguir que tenga en cuenta ambas cosas».

Fortalecer tu inteligencia emocional requiere compromiso, disciplina y una creencia genuina en su valor. Sin embargo, con el tiempo y la práctica, descubrirás que los resultados que obtienes superan con creces el esfuerzo necesario para lograrlo.


Escrito por
Muriel Maignan Wilkins



Related Posts
Cómo Netflix está perdiendo a sus evangelistas

Cómo Netflix está perdiendo a sus evangelistas

Soy un cliente de Netflix. Más importante aún, como muchos, he sido un evangelista de Netflix durante años. Me encantó el servicio y el precio, he encarcelado a innumerables personas al respecto, e incluso he comprado una suscripción de regalos para mis padres. Como consultor, también sé que esta ha sido una de las mejores compañías de marketing [...]
Leer más
Lo que estamos viendo en la brecha salarial de género

Lo que estamos viendo en la brecha salarial de género

Este mes estamos viendo algunas perspectivas sobre el diferencial entre los hombres y la paga de las mujeres. Todos saben que hay una brecha, pero no todos se molestan con ella, y las mujeres jóvenes que entran en la fuerza laboral parecen ajenos a lo que está a punto de golpearlos. Pagado menos y recompensado menos en el Reino Unido, los ejecutivos femeninos tienden a no cosechar [...]
Leer más
Vaya, no importa...

Vaya, no importa…

Las retrasiones de los documentos científicos se están disparando: en 2011, la base de datos de publicaciones científicas de Thomson Reuters en línea contenía más de 400 avisos de retiro, un aumento de más de 1,000% desde principios de la década de 2000, cuando el recuento anual fue de alrededor de 30. (El número de documentos publicados Se levantó solo un 44%). Los científicos atribuyen la tendencia, informados en la naturaleza, a [...]
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio