Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Se busca: Oficial Jefe de Ignorancia

La gestión de la ignorancia es posiblemente una habilidad más importante que la gestión del conocimiento. Dominarlo requiere aprender cuatro principios básicos.
Se busca: Oficial Jefe de Ignorancia
Resumen.

Reimpresión: F0311D

Podría decirse que la gestión de la ignorancia es una habilidad más importante que la gestión del conocimiento. Dominar la nesciencia requiere aprender cuatro principios básicos.


En los últimos años, el director de conocimientos ha encontrado un hogar en la suite ejecutiva, ya que las empresas se han dado cuenta de que, a menudo, su activo más importante es su capital intelectual. Sin embargo, puede que haya llegado el momento de que el director de operaciones se una al director de operaciones con el «CIO», un gerente no de información sino de ignorancia.

Se ha prestado poca atención a la ignorancia como recurso precioso. A diferencia del conocimiento, que es infinitamente reutilizable, la ignorancia es un problema único: una vez que el conocimiento lo ha desplazado, puede ser difícil recuperarlo. Y una vez que se ha ido, estamos más propuestos a seguir caminos desgastados para encontrar respuestas que a ejercer nuestro sentido de lo que no sabemos para sondear nuevas opciones. El conocimiento puede obstacar la innovación. Los problemas resueltos tienden a mantenerse resueltos, a veces de manera desastrosa.

A diferencia del conocimiento, que es infinitamente reutilizable, la ignorancia es un problema único: una vez que se ha ido, puede ser difícil recuperarlo.

La mayoría de nosotros reconoceremos alegremente nuestra ignorancia sobre muchas cosas. Pero pocos de nosotros nos atreveríamos a cultivar una sana ignorancia, o nesciencia, dentro de nuestros propios campos de actividad, donde a menudo nos enorgullecemos de lo que pretendemos saber. (La palabra «nesciencia», que simplemente significa falta de conocimiento o conciencia, puede ser un término más adecuado para nosotros, ya que no tiene las connotaciones peyorativas de «ignorancia»).

Muchos pensadores eminentes han comentado sobre la tiranía del conocimiento. La literatura sobre administración habla de desaprender las formas estándar de hacer negocios y muestra alegremente ejemplos de predicciones espectacularmente erróneas de científicos y líderes empresariales de renombre cuyos pronunciamientos se basaron estrechamente en la inteligencia aceptada. Eso no significa que sea mejor que seamos ignorantes, pero reconocer el valor de la nesciencia puede ayudarnos a manejarnos mejor. De hecho, el trabajo del astuto «gestor de la nesciencia» es desviar la atención de lo conocido por terra incognita. Cuatro principios que enfatizan la nesciencia sobre el conocimiento pueden guiar esta exploración.

El principio del aplazamiento.

La nesciencia es fructífera cuando los directivos quieren nuevas ideas. Sin embargo, el impulso siempre es llenar el vacío con conocimientos listos, lo que nos hace sentir que al menos estamos llegando a algún sitio. El truco consiste en retrasar este empuje hacia el conocimiento, para proteger la nesciencia el mayor tiempo posible. Incluso una hipótesis puede ser el principio del fin de la nesciencia. Una vez que las opciones están sobre la mesa o se ha dibujado la matriz de dos por dos, el pensamiento se vuelve limitado. De hecho, la exploración de la nesciencia a menudo ocurre, si es que lo hace, solo cuando todas las vías conocidas son poco atractivas. Tomemos el caso de un fabricante de productos de papel de alto costo que se enfrentaba a una variedad de alternativas desagradables. En lugar de analizar reflexivamente las opciones de cambio estándar (modernizar los equipos, vender, cerrar), los ejecutivos de la empresa mantuvieron la mente abierta. Esto les permitió sintonizar una señal débil que surgió de un cliente anómalamente rentable, una señal que finalmente llevó a la empresa a una nueva estrategia basada en la fabricación de productos de papel altamente especializados. Este nuevo enfoque convirtió el equipo anticuado y de alto costo de la planta en una fuente de ventaja. Al reconocer su nesciencia, los ejecutivos interrumpieron su deslizamiento natural hacia el análisis empresarial convencional.

El principio de la prematuridad.

Esta es una contrapartida necesaria del primer principio: Gestionar la nesciencia significa abandonar la idea de que debes tener un conocimiento completo antes de poder actuar. La adopción de la nueva estrategia significó que los ejecutivos de la empresa papelera tenían que implementar cambios revolucionarios en los procesos cuyas consecuencias no podían predecir con certeza. La niebla de incertidumbre en torno a estos cambios solo se vio atravesada por la acción de los ejecutivos. Cada salto que den los gestores de nesciencia parecerá inevitablemente prematuro, pero el aprendizaje crítico a menudo proviene de adaptarse a circunstancias imprevistas que ninguna planificación podría presuponer.

El principio de irrelevancia.

El conocimiento nuevo proviene del conocimiento antiguo, pero solo cuando se permite que las ideas familiares se cruzan e interactúen de formas inesperadas. Esta fructífera recombinación suele ocurrir a través de metáforas y analogías, y depende de la libertad de explorar lo aparentemente irrelevante. No podemos saber de antemano qué nos servirá de inspiración. El tambor copiador desechable de aluminio de Canon, que revolucionó el mercado de las fotocopiadoras personales, se inspiró en una lata de cerveza. El gerente de nesciencia calificado debe crear las condiciones para una infección feliz por lo irrelevante. El punto de vista inesperado puede ayudar a inducir una nesciencia beneficiosa que nos desarma de las herramientas y sistemas de pensamiento existentes.

El principio del desperdicio.

El despilfarro de la naturaleza es realmente asombroso. De los miles de millones de semillas dispersas, solo unas pocas crecen hasta la madurez. Del mismo modo, la única forma de tener una buena idea es conseguir muchas de ellas, incluso dejarlas proliferar de forma independiente y competir por la primacía. Esta redundancia es costosa pero puede ser crucial para la innovación. El emisor de tarjetas de crédito Capital One lleva a cabo miles de experimentos estructurados cada año para identificar nuevos productos y segmentos rentables, sabiendo que la mayoría resultarán ser inútiles. Sin embargo, algunos resultados pueden convertirse rápidamente en nuevas y enormes oportunidades. Los gerentes de Nescience están preparados para aceptar salidas en falso y callejones sin salida.

Estos principios surgen del reconocimiento fundamental de que nuestro stock de conocimiento se ve empequeñecido por la vasta extensión de nuestra ignorancia. Es fácil olvidar esta verdad cuando nos centramos en gestionar los conocimientos existentes. Pero limitar nuestros horizontes al estado actual de conciencia es destruir la posibilidad de una novedad inesperada. La cualidad principal del gestor de nesciencia es una humildad decidida. Requiere cierta sabiduría y coraje decir «no lo sé» y ver este vacío como un activo y una oportunidad más que como una deficiencia. Prestar atención a la nesciencia puede recordarnos que si queremos un conocimiento que vale la pena gestionar, tenemos que crearlo primero.


Escrito por
David Gray




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.