Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


¿Sabes cuándo rendirte?

Hay momentos en que es mejor cortar sus pérdidas y seguir adelante.

Resumen:

A veces, tendemos a aferrarnos a las cosas incluso después de que hayan seguido su curso. Piensa en esa relación que no pudiste renunciar o en el trabajo en el que te quedaste a pesar de que tu jefe te hace miserable. Si te identificas con firmeza como no abandonado, es probable que tu tendencia se mantenga con las cosas durante un poco demasiado tiempo. Hay cinco estrategias que puedes usar para aprender a reducir tus pérdidas cuando llegue el momento de irte.

  • Reenfoca tu pensamiento. En lugar de centrarte en lo que perderás, piensa en lo que ganarás si reduces tus pérdidas.
  • Evalúe lo que está bajo su control. Tener claro lo que puedes controlar y lo que no puedes es esencial para tomar una decisión de calidad sobre si dejar de hacerlo o perseverar.
  • Amplíe su identidad propia. En lugar de identificarse un «no abandonador», recuerde sus otros rasgos positivos y características de personalidad que puede aprovechar para la toma de decisiones.
  • Busque otras perspectivas. Podría ser útil buscar fuentes externas de información, en lugar de confiar únicamente en sus pensamientos e instintos.
  • Ten autocompasión. Cuando algo que parecía tan prometedor al principio no cambia la forma en que imaginábamos, podemos volvernos demasiado autocríticos. En lugar de rumiarte y criticarte, concéntrate en lo que puedes aprender de esta situación.

Los proyectos, las relaciones y los trabajos no siempre funcionan según lo planeado, y no siempre está claro cuándo tirar la toalla. Todos hemos escuchado repetidas veces el adagio de que «los abandonados nunca ganan», pero  a veces la mejor decisión es reducir nuestras pérdidas.

Piensa en esa relación a la que mantuviste incluso después de haber seguido su curso o el trabajo en el que te quedaste a pesar de que tu jefe te hace miserable. Muchos de nosotros tratamos de aferrarnos al último rayo de esperanza, pensando que podemos hacerlo funcionar, sea lo que sea. Si te identificas con firmeza como no abandonado, es probable que tu tendencia se mantenga con las cosas durante un poco demasiado tiempo. Y si bien la tenacidad es generalmente de una calidad excelente, también puede inclinarlo a invertir en algo que ya no es una buena idea.

Como entrenador ejecutivo, trabajo con numerosos líderes apasionados y trabajadores que no quieren «renunciar». Pero los líderes más inteligentes aprenden a discernir la diferencia entre dejar demasiado pronto y aferrarse a algo que no deberían.

Estas son cinco estrategias que puedes usar para aprender a reducir tus pérdidas cuando llegue el momento de irte.

Reenfoca tu pensamiento.

Todos somos susceptibles a la falacia del costo hundido un sesgo inconsciente que nos lleva a persistir en un empeño en el que ya hemos invertido tiempo, esfuerzo o dinero, incluso cuando abandonarlo sería más beneficioso.

Nos damos cuenta de que no podemos recuperar los recursos que hemos dado, así que perseveramos: invirtiendo en un proyecto que debería detenerse, mantener una relación que debería haber terminado o terminar un libro que ya no disfrutamos y debemos dejar, pero no hacerlo, porque ya estamos a mitad de camino. Si renunciar «no es lo tuyo», puede que estés especialmente susceptible a este sesgo.

La falacia de los costos hundidos hace que nos preocupemos demasiado por lo que perderemos si seguimos adelante y no pienses lo suficiente sobre los costos de no seguir adelante.

Para compensar este sesgo, vuelva a enfocar deliberadamente su pensamiento en las ganancias para que pueda sopesar más objetivamente las alternativas. Pregúntate: ¿Qué puedo ganar reduciendo mis pérdidas ahora? ¿Estarás más feliz o tendrás tiempo para otra (mejor) oportunidad? Entonces pregúntate: ¿Qué me costará soldar? Por ejemplo, ¿es posible que estés lanzando más dinero bueno después de lo que ya has perdido? ¿O que no tendrás la energía y el espacio para capitalizar otras posibilidades prometedoras?

Evalúe lo que tiene bajo su control.

El ilusión de control también puede interferir con nuestro mejor juicio, lo que nos lleva a sobreestimar nuestra capacidad para controlar los acontecimientos y lograr un resultado positivo. Este sesgo nos da un sentido de agencia y puede promover la salud mental. Sin embargo, la alta autoeficacia también puede dar lugar a compromiso creciente a un curso de acción perdedor.

Especialmente cuando se combina con una mentalidad de «No soy un abandono», sentir que tenemos más control sobre un evento o una persona que nosotros nos pone en riesgo de duplicar cuando debemos retirarnos.

Para contrarrestar este sesgo, considera tu situación y haz una lista sencilla de dos columnas de lo que tienes bajo tu control y lo que no. Piensa rigurosamente. A menudo, solo puedes controlar verdaderamente tu esfuerzo y tu actitud. Si bien es posible que puedas influir en otras personas y en diversas circunstancias, no puedes obligarlas a cambiar ni a seguir tu camino. 

Tener claro lo que puedes controlar y lo que no puedes es esencial para tomar una decisión de calidad sobre si dejar de hacerlo o perseverar. Con una lista escrita en la mano, puede asegurarse de centrarse en lo que puede controlar y evaluar mejor si sus esfuerzos continuos merecen la pena. Gastar esfuerzo y emoción en cosas que no puedes controlar puede ser agotador y desempoderador.

Amplíe su identidad propia.

Investigación indica que las personas vinculan su identidad propia y su condición social con sus compromisos. Y dado que nos identificamos con nuestros compromisos, retirarnos de uno puede parecer una amenaza para nuestra identidad o condición.

Lleve a mi cliente Ryan, líder de una empresa tecnológica. Ryan había invertido dos años y mucho esfuerzo en un proyecto de diseño que no estaba entregando los resultados necesarios, pero la idea de abandonarlo después de todo lo que había puesto era difícil de soportar. Mientras Ryan y yo explorábamos si ella debía cancelar la iniciativa que había estado liderando o seguir perseverando, ella declaró: «La cosa es que no soy una renunciante». Este sentido singular y fijo de sí mismo estaba nublando su juicio y limitando sus opciones de acción.

Nuestro autoconcepto e identidad son conceptos mentales que influyen en nuestro comportamiento. Si te identificas fuertemente como no abandonado, puedes acabar quedándote atascado en un curso de acción debido a tu autoconcepto estrecho y rígido.

Para superar este tipo de obstáculo interno, recuerda tus otros rasgos positivos y características de personalidad. Pregúntese: ¿Qué fortalezas adicionales tengo (o aspiro a tener) que sería útil emplear aquí? Por ejemplo, cuando le pregunté a Ryan qué otras cualidades positivas de su personalidad necesitaba aprovechar para la toma de decisiones, ella respondió: «Discernimiento y valentía».

Ahora, examina tu situación a través de la lente de cada una de estas facetas de ti mismo. ¿Qué dice la parte exigente de ti? ¿La parte valiente? Teniendo en cuenta tu decisión a través de estas diferentes características te permitirá ver que tienes más opciones.

Busque otras perspectivas.

También es útil buscar fuentes externas de información, en lugar de confiar únicamente en sus ideas e instintos. Pero es importante pensar en qué opiniones solicitas.

Idealmente, busca personas que estén menos invertidas en tu decisión que tú. Si está considerando si desea cerrar su empresa empresarial, por ejemplo, comuníquese con otros fundadores en lugar de solo su socio comercial. Del mismo modo, si estás buscando consejos de amor, pídele a alguien que se retire de los altibajos de tu relación en lugar de confiar solo en tu mejor amigo.

En todos los casos, recomiendo describir su situación y hacer un seguimiento con una pregunta como: «¿Cómo manejaría esta situación?»

Alternativamente, también podría buscar datos sólidos que ilumine sus probabilidades reales de éxito en cualquier esfuerzo que esté contemplando. Al seguir el ejemplo de la empresa emprendedora, los números son tu mejor amigo. Úsalos para alejarte del amor que siente por esta idea y considera tu tasa de quema en relación con el plan de crecimiento, las tasas de crecimiento de la industria y otros factores que predicen el éxito de la start-up. Las fuentes externas de información pueden ayudarte a ver los ángulos y las posibilidades que quizás no hayas considerado.

Ten autocompasión.

Cuando algo que parecía tan prometedor al principio no cambia la forma en que imaginábamos, podemos volvernos demasiado autocríticos. A nadie le gusta sentir que ha tomado una mala decisión, especialmente si tomar decisiones inteligentes es una cualidad que usted tiene en gran estima.

La estrategia más efectiva aquí es darse un respiro. Practicando autocompasión aumenta tu resiliencia, inteligencia emocional, compasión hacia los demás y puede aumentar tu rendimiento así como ayudarle a desarrollar una mentalidad de crecimiento.

En lugar de rumiarte y criticarte, concéntrate en lo que puedes aprender de esta situación. Por ejemplo, Ryan reconoció que había desarrollado varias habilidades nuevas y capacidades de liderazgo al dirigir el proyecto de diseño. Y a pesar de finalmente decidir dejarlo caer, ella todavía estaba feliz de haber intentado y agradecida por lo que la experiencia le enseñó.

Sin lugar a dudas, la tenacidad puede ayudarnos a tener éxito. Pero para su bienestar, es importante aprender a distinguir el abandono demasiado pronto y aferrarse a un curso de acción perdedor. Al compensar los sesgos cognitivos, tener en cuenta sus fortalezas y perspectivas externas, y ser autocompasivo, puede superar su tendencia a seguir las cosas durante demasiado tiempo y reducir sus pérdidas cuando llegue el momento de hacerlo. Y si bien dejarlo ir puede ser difícil, liberará su tiempo, energía y espacio mental para imaginar nuevas posibilidades y buscar nuevas oportunidades.


  • Dina Smith is an executive coach and the owner of Cognitas, a boutique leadership development firm. Her clients include Adobe, Gilead, PwC, Netflix, and high-growth tech companies like Dropbox and Stripe.

  • Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

    Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.