Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Investigación: Por qué los líderes deben ser abiertos sobre sus defectos

La gente aprecia más la autenticidad que la ilusión de perfección.
Research: Why Leaders Should Be Open About Their Flaws
Research: Why Leaders Should Be Open About Their Flaws

por Li Jiang, Maryam Kouchaki, y Leslie K. John

Los líderes a menudo tienen dificultades para dar la impresión de auténticos. Una nueva investigación revela que una de las razones es que con frecuencia eligen presentar sus puntos fuertes y evitan intencionalmente revelar sus puntos débiles. Un equipo de investigadores pidió a los líderes de varias organizaciones que escribieran cómo se presentarían a los posibles trabajadores. La mayoría de los líderes solo revelaron sus puntos fuertes. Esto es un error. Revelar las debilidades personales —siempre y cuando no se trate de defectos personales graves— hace que los líderes parezcan auténticos y genere buena voluntad y confianza.

•••

A finales de la década de 1980, Canon publicó un comercial con el tenista profesional Andre Agassi que decía lanzó un eslogan infame: La imagen lo es todo. Durante muchos años, los líderes de todos los sentidos han abrazado ese sentimiento y han hecho todo lo posible para que parezcan poderosos, fuertes e impecables. Sin embargo, reciente investigación ha descubierto que el liderazgo eficaz no consiste en ser siempre perfecto, sino en ser genuino. Cuando los seguidores creen que sus líderes actúan como ellos mismos, experimentan un mayor bienestar, confían más en la organización, se desempeñan mejor, se esfuerzan más y toman decisiones más éticas.

Sin embargo, salir de la mentalidad de «la imagen lo es todo» es difícil y los líderes suelen esforzarse por dar la impresión de auténticos. Nuestra investigación considera que una de las razones por las que los líderes tienen dificultades es porque con frecuencia eligen presentar sus puntos fuertes y evitan intencionalmente revelar sus debilidades. Lo vimos reflejado en un estudio piloto en el que pedimos a los líderes de varias organizaciones que escribieran cómo se presentarían a los posibles trabajadores. La mayoría de los líderes solo revelaron sus puntos fuertes. Rara vez alguien mencionaba sus puntos débiles, lo más probable es que le preocupara que compartir puntos débiles dañara su imagen.

Por el contrario, nuestras investigaciones muestran que la autorrevelación de las debilidades por parte de los líderes puede fomentar la percepción de autenticidad, lo que significa que muchos líderes pierden la oportunidad de desarrollar una buena relación con sus trabajadores cuando eligen hablar exclusivamente de sus puntos fuertes. Descubrimos que revelar las debilidades aumentaba la percepción de autenticidad por parte de los líderes masculinos y femeninos, y generaba beneficios independientemente del género. Además, cuanto más alto fuera el estado del divulgador, más sólidos eran los resultados positivos. No solo importa que comparta su verdadero yo, sino que lo haga cuando hay mucho en juego.

Como prueba inicial de esta idea, realizamos una serie de estudios con viñetas en los que variamos experimentalmente si el líder revelaba o no una debilidad, como ser malo para hablar en público o tener dificultades para mantenerse al día con las tecnologías actuales. De manera consistente, nuestros resultados mostraron que cuando los líderes revelaban sus debilidades, se les percibía como más auténticos, pero no por ello menos competentes o cálidos. Compartir defectos, por lo tanto, se tradujo en beneficios sin inconvenientes aparentes. Sin embargo, es importante destacar que no estamos diciendo que los líderes debansiempre compartir sus secretos más profundos y oscuros. Descubrimos que estos beneficios de la autorrevelación de las debilidades estaban restringidos a las debilidades humanas identificables, no eran válidos para revelar defectos graves, como sufrir un ataque de pánico en un discurso. Y probablemente no aguanten las transgresiones, como ser grosero con un empleado o comportarse de manera poco ética.

Para ver cómo compartir puntos débiles funciona para los líderes en un entorno más realista, pedimos a un ejecutivo de Google que pronunciara un discurso y revelara una debilidad a los posibles empleados. Grabamos su discurso y, a continuación, editamos el vídeo para generar dos clips: en el experimental condición incluimos la debilidad autorevelada y en el controlar condición de que lo omitiéramos. Luego, asignamos al azar a profesionales en activo para que vieran uno de los dos vídeos y evaluaran la autenticidad del ejecutivo. Cuando el ejecutivo reveló su debilidad, los trabajadores creyeron que era más auténtico, incluso después de controlar su percepción de competencia y calidez.

Luego, en un estudio posterior, preguntamos qué piensa la gente sobre los motivos del divulgador para pronunciar el discurso, la gente que vio el discurso que no lo hizo incluir una debilidad personal, pensaba que el líder estaba motivado por una autopresentación estratégica; quería salir del discurso con buen aspecto. Los que encontraron el discurso que hizorevelar una debilidad personal, sin embargo, dedujo que el ejecutivo no filtró la información, no actuó de forma estratégica y, por lo tanto, era auténtico.

Es importante destacar que el simple hecho de exponer una debilidad no basta para que un líder parezca auténtico: debe revelar esa debilidadvoluntariamente. Al hacer inferencias sobre una persona, los observadores tienen en cuenta las intenciones. Así que, si un líder comparte una debilidad porque está obligado a hacerlo o lo «atrapan», la intención es confusa.

Desde trabajo previo, sabemos que la gente con frecuencia adivina lo que motiva el comportamiento de los demás y hace juicios basándose en esas conjeturas. Y en estudios posteriores, nos enteramos de que los posibles empleados estaban más interesados en seguir trabajando con su gerente y transferían más dinero al gerente en un juego de confianzacuando ese gerente reveló una debilidad, diciéndonos que la autenticidad gana la cooperación.

De ahora en adelante, esperamos que los líderes se den cuenta de que a veces puede ser beneficioso cambiar su forma de pensar de «la imagen lo es todo» a «la autenticidad es el rey». Intentar mantener una imagen perfecta y sólida puede hacer que los demás crean que solo está mostrando una «muestra» limitada de su verdadero yo. Abrirse a la vulnerabilidad de compartir defectos humanos con los que se pueda identificar hace que la gente lo vea como un líder honesto y confiable.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.