Rebote de los contratiempos de la carrera

¿Qué tan bien rebotas de los contratiempos de carrera? Tome esta autoevaluación para averiguarlo. Brian era una estrella en ascenso en su compañía. Avanzó a través de varios roles de alta gerencia y pronto se hizo cargo de encabezar una unidad de negocios, informando directamente al CEO. Pero después de unos dos años en el trabajo, a pesar de su estelar […] financiera
Rebote de los contratiempos de la carrera
Resumen.

Reimpresión: R1410J

No es fácil recuperarse de una gran decepción profesional, como ser despedido o ser ignorado para un ascenso. Muchas personas se hunden en la ira o la negación, culpando a factores situacionales o a la política empresarial. Aunque es una respuesta natural, también puede evitar que se liberen de los comportamientos destructivos que pueden haberlos descarrilado en primer lugar.

Las personas que se recuperan con éxito de las pérdidas profesionales adoptan un enfoque diferente: hacen el trabajo duro de averiguar por qué perdieron, identificar qué nuevos caminos podrían tomar y luego aprovechar la oportunidad adecuada, ya sea un papel diferente en la misma organización, un cambio a una nueva empresa o un cambio a una nueva industria o carrera.

Basándose en una investigación exhaustiva y en la experiencia de consultoría de los autores, este artículo ofrece una guía práctica para transformar la ira y la duda sobre lo que parece un fracaso en una exploración enfocada y en entusiasmo por las nuevas posibilidades que presenta la situación.

Para evaluar tu capacidad de recuperarte de los contratiempos de tu carrera, realiza la autoevaluación en hbr.org/assessments/mirror-test.


¿Qué tan bien te recuperas de los contratiempos de tu carrera? Toma esto autoevaluación para averiguarlo.

Brian era una estrella en ascenso en su empresa. Avanzó a través de varios puestos de alta dirección y pronto fue aprovechado para dirigir una unidad de negocio, informando directamente al CEO. Pero después de unos dos años en el trabajo, a pesar de sus estelares resultados financieros, su jefe lo despidió repentinamente. A Brian le dijeron que la compañía estaba tratando de ser una empresa más abierta, comprometida y global y que su estilo de liderazgo agresivo no reflejaba esos valores.

Como la mayoría de los gerentes ambiciosos que sufren contratiempos en su carrera, Brian pasó por un período de conmoción, negación y dudas sobre sí mismo. Después de todo, nunca había fallado en una posición. Tuvo problemas para aceptar la realidad de que no era tan bueno como pensaba que era. También se sintió molesto y enojado porque su jefe no le había dado la oportunidad de probarse a sí mismo. Eventualmente, sin embargo, reconoció que no podía revertir la decisión y optó por centrarse en seguir adelante. Ninguna de las personas que trabajaban para él había objetado su despido, por lo que estaba particularmente interesado en averiguar cómo fomentar la lealtad en los futuros empleados.

En pocos meses, una gran empresa de repuestos industriales impresionada por la indiscutible capacidad de Brian para cumplir objetivos financieros lo reclutó para dirigir una división. El trabajo era un paso por debajo de su puesto anterior, pero decidió tomarlo para poder experimentar con diferentes formas de trabajar y liderar, aprender a controlar mejor sus emociones y unir a su equipo a su alrededor. Rindió sus frutos: Menos de tres años después, otra compañía, esta vez, una Fortuna 500 fabricante: lo contrató para ser su CEO. Durante sus siete años en ese puesto, duplicó los ingresos de la empresa y creó una cultura que equilibraba la innovación con un enfoque disciplinado en la productividad y el rendimiento.

Por supuesto, no todo el mundo puede pasar de estar sin trabajo a dirigir una gran empresa. Pero en más de 30 años de investigación y consultoría con clientes ejecutivos, hemos descubierto que una lección de la historia de Brian se aplica universalmente: incluso un fracaso profesional dramático puede convertirse en un trampolín hacia el éxito si respondes de la manera correcta. Para llevar a cabo un cambio de rumbo como el de Brian, te centras en algunas tareas clave: Determina por qué perdiste, identifica nuevos caminos y aprovecha la oportunidad adecuada cuando esté a tu alcance.

Descubre por qué perdiste

Hemos entrevistado a cientos de ejecutivos que han sido despedidos, despedidos o pasados por alto para ascensos (como resultado de fusiones, reestructuraciones, competencia por los mejores puestos de trabajo o fallos personales). A menudo, los encontramos trabajando a través del etapas clásicas de pérdida definido por la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross: Comienzan con conmoción y negación sobre los acontecimientos y pasan a enojarse con la empresa o el jefe, negociando sobre su destino, y luego un largo período de lamiéndose las heridas y preguntándose si alguna vez pueden recuperar el respeto de sus compañeros y equipo. Muchos de ellos nunca llegan a la etapa de «aceptación».

Esto se debe en parte a que, como los psicólogos sociales han descubierto en décadas de estudios, las personas de alto rendimiento suelen atribuirse demasiado crédito por sus éxitos y atribuir demasiada culpa externa por sus fracasos. Es un tipo de sesgo de atribución que protege la autoestima pero también impide el aprendizaje y el crecimiento. Las personas se centran en los factores situacionales o en la política de la empresa en lugar de examinar su propio papel en el problema.

Algunos piden a otros comentarios sinceros, pero la mayoría recurren a amigos, familiares y colegas comprensivos que refuerzan su imagen de sí mismos («Te mereces ese trabajo») y alimentan su sensación de injusticia («Tienes todo el derecho a estar enojado»). Esto les impide considerar su propia culpabilidad y liberarse del comportamiento destructivo que los descarriló en primer lugar. También puede llevarlos a hacer retroceder sus esfuerzos actuales y las expectativas futuras en el lugar de trabajo.

Aquellos que se recuperan de las pérdidas profesionales adoptan un enfoque decididamente diferente. En lugar de quedarse atrapados en el dolor o la culpa, exploran activamente cómo contribuyeron a lo que salió mal, evalúan si evaluaron la situación correctamente y reaccionaron adecuadamente, y consideran qué harían de manera diferente si se les diera la oportunidad. También recopilan comentarios de una amplia variedad de personas (incluidos superiores, compañeros y subordinados), dejando claro que quieren comentarios honestos, no consuelo.

Brian, por ejemplo, tuvo que entablar conversaciones francas y algo dolorosas con su jefe, varios informes directos y algunos colegas de confianza para descubrir que había desarrollado una reputación que limitaba su carrera por ser difícil y no siempre tener el control de sus emociones.

Considere también a Stan, socio senior de una firma boutique de servicios profesionales que está considerando expandirse a nivel mundial. Un defensor vocal del plan de crecimiento, había esperado dirigir la nueva oficina de la compañía en Londres. Cuando se seleccionó a otro socio, Stan se indignó. Guisó durante unas semanas pero luego resolvió tomar una tachuela más productiva. Estableció reuniones individuales con los miembros del comité ejecutivo de la firma. Al inicio de cada sesión, explicó que no estaba tratando de revertir la decisión; solo quería entender por qué se había tomado. Se encargó de no sonar amargado ni hablar mal del proceso o de las personas involucradas. Mantuvo un tono positivo y confiado, y expresó su voluntad de aprender de sus errores.

Como resultado, los miembros del comité ejecutivo le hicieron comentarios consistentes y útiles: Consideraban su agresividad como un activo en los Estados Unidos, pero les preocupaba que se interpusiera en el camino de asegurar nuevos clientes y dirigir una oficina en el Reino Unido. Su reacción inicial fue defensiva. («A nadie le importa mi agresividad cuando aterrizó contratos clave», pensó.) Pero mantuvo esos sentimientos bajo control y rápidamente se dio cuenta de la franqueza. «No era que me pidieran que cambiara», reflexionó Stan, «pero me dejaron claro que mi estilo se interponía en el camino de esta oportunidad».

Identificar nuevas rutas

El siguiente paso es ponderar objetivamente el potencial de convertir tu pérdida en una victoria, ya sea un rol diferente en tu organización, un cambio a una nueva empresa o un cambio a una industria o carrera diferente.

Replantear las pérdidas como oportunidades implica pensar mucho sobre quién eres y qué quieres. Investigación demuestra que el escapismo es una reacción común al descarrilamiento profesional: las personas pueden hacer viajes para alejarse de sus problemas, sumergirse en tareas ajetreadas, beber o comer en exceso, o evitar discutir sus pensamientos y planes con familiares y amigos. Si bien estos comportamientos pueden darte espacio mental para resolver las cosas, rara vez conducen a una transición productiva. Es más efectivo realizar una exploración enfocada de todas las opciones disponibles.

Replantear las pérdidas como oportunidades implica pensar mucho sobre quién eres y qué quieres.

Por supuesto, las nuevas oportunidades no suelen presentarse de inmediato, y puede ser difícil detectarlas a través de la niebla de la ira y la decepción en los primeros días después de un contratiempo. Estudios del experto en gestión del cambio William Bridges, destacan la tensión que sienten las personas cuando se debate entre aferrarse a sus identidades y expectativas actuales y dejarse llevar. Los líderes a los que hemos aconsejado describen entrar en una «zona desconocida»: El statu quo se ha visto perturbado fatalmente, pero aún no está claro cómo será el éxito en el futuro.

Por eso es útil tomarse el tiempo para probar algunas ideas sobre qué hacer a continuación. Una opción es hablar con un consejero profesional o participar en terapia, tanto para aclarar objetivos como para trabajar en el desarrollo personal. Otra es tomar una licencia temporal de su trabajo para volver a la escuela o probar un interés profesional en una start-up o en una organización sin fines de lucro. Pausar un poco puede permitirte encontrar un nuevo significado en tu revés.

Recordemos cómo reaccionó Brian cuando fue despedido de su trabajo de jefe de unidad: Comenzó a considerar puestos de nivel inferior que le darían espacio para jugar con su estilo de liderazgo. O mira a Paula, a quien conocimos mientras estudiábamos la resiliencia de los ejecutivos de publicidad online involucrados en reestructuraciones. Cuando el nuevo CEO de su empresa de alta tecnología lanzó un cambio de imagen corporativa, Paula se sintió relativamente segura porque la unidad de negocio europea que dirigía había cumplido o superado sus objetivos durante 11 trimestres seguidos, y había sido ascendida tres veces en cinco años. Pero luego descubrió que su posición sería eliminada.

Al principio Paula culpó de todo, desde la política de la empresa hasta el fracaso de su jefe para protegerla a ella y a su equipo. Luego, tres meses después del anuncio, llegó su último día. No tenía planes y no quería hacer ninguno de inmediato. En cambio, pasó tiempo examinando su vida y su carrera. Se acercó a amigos y socios de negocios: «no para establecer contactos» (sus palabras) sino para obtener perspectiva y consejos para pensar en sus objetivos. Reflexionó sobre cada conversación, tomó notas y, finalmente, desarrolló lo que ella bautizó como «cuatro temas para mi próximo trabajo»: Quería llevar nuevos productos al mercado (en lugar de relanzar las ofertas estadounidenses en otras regiones), interactuar más directamente con los clientes, trabajar para una empresa con un valor único proposición, y tener colegas que le gusten y en los que confíe. Luego, Paula adaptó su búsqueda de empleo para lograr esos objetivos.

Aproveche la oportunidad adecuada

Después de identificar los posibles pasos a seguir, es el momento de elegir uno. Es cierto que esto puede ser un poco aterrador, especialmente si te estás aventurando en un territorio profesional desconocido. Reimaginar tu identidad profesional es una cosa; darle vida es otra. Recuerda, sin embargo, que no has dejado atrás tus habilidades y experiencia en tu último trabajo, y también traerás contigo las lecciones aprendidas del revés. Es posible que también hayas revisado productivamente tu definición de éxito.

Investigación que hemos realizado, junto con el especialista en carrera Douglas (Tim) Hall, muestra que las necesidades y prioridades pueden cambiar drásticamente con el tiempo: a medida que los niños nacen o crecen y se mudan, después de un divorcio o la muerte de un padre, cuando los primeros sueños se desvanecen en la mediana edad y surgen otros nuevos, y cuando las perspectivas y las habilidades se vuelven obsoletas y surgen nuevos desafíos de crecimiento. Por lo tanto, elegir la oportunidad adecuada tiene mucho que ver con el momento en que estás buscando.

La historia de Paula es un buen ejemplo. Su lista de «must haves» la llevó a entrevistarse y aceptar un puesto más senior, como vicepresidente de ventas internacionales, en una firma más pequeña de la misma industria. El trabajo estaba ubicado en la ciudad europea donde ya vivía y quería quedarse.

Brian, por el contrario, dio un paso significativo hacia abajo, pero aprovechó la oportunidad para aprender a convertirse en un mejor mánager. Desarrolló una comprensión de los factores desencadenantes que le habían hecho comportarse de manera improductiva en el pasado e ideó estrategias de afrontamiento. Por ejemplo, en lugar de abalanzarse inmediatamente sobre los subordinados por «fallas» de rendimiento, aprendió a tener discusiones fuera de línea con los gerentes pertinentes. Después de un poco de práctica, el enfoque mesurado comenzó a sentirse más natural para él.

Bruce, gerente sénior de IT de un banco de Nueva York que se fusionó, es otro ejemplo. Mantuvo su trabajo después del acuerdo, pero quedó devastado al perder en su apuesta por convertirse en el director de tecnología de la empresa fusionada. Se mantuvo durante la integración, pero después de un año de replantearse sus objetivos personales y profesionales, y de considerar una variedad de trabajos, se mudó con su familia a Austin, Texas, y se unió a una pequeña empresa de tecnología que tuvo un gran éxito. Igual de importante, también encontró tiempo para entrenar a sus dos equipos de fútbol infantiles y perseguir su pasión por la música como guitarrista de una banda local.

Al igual que Paula y Brian, Bruce hizo un serio trabajo de descubrimiento después de su revés, y luego actuó con convicción. Se mudó a una nueva ciudad, industria y trabajo que le permitirían recuperarse y prosperar.

Para los ejecutivos que deciden quedarse con sus empleadores, el mayor cambio puede ser en la mentalidad o en el compromiso psicológico. Eso es lo que sucedió con Stan en la firma de servicios profesionales: Después de haber adquirido una idea más clara de cómo lo veían sus colegas, abrazó su papel como generador de lluvia, apreciando mejor los ingresos, el estatus y las ventajas que conllevaba. También encontró una nueva fuente de satisfacción y logro: asesorar a la próxima generación de talentos sobre cómo ganar nuevos negocios.

Cambiar de perspectiva como esta requiere tanta energía como cambiar de empresa o de trabajo. Si no eres capaz de profundizar en tu trabajo actual con renovado entusiasmo, como lo hizo Stan, podrías decidir poner más esfuerzo discrecional en la vida familiar, el voluntariado o los pasatiempos, reconociendo que tener una vida personal rica puede compensar el no ser el número uno en tu equipo o en tu organización. Todos sabemos la importancia de la resiliencia y la adaptabilidad cuando se trata del éxito profesional. Pero estas cualidades no son fáciles ni naturales para todo el mundo, por lo que es tan útil tener pasos claros a seguir después de un contratiempo. El enfoque aquí expuesto puede ayudar a transformar la ira y la duda personal asociadas con el fracaso en entusiasmo por nuevas posibilidades.

Related Posts

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio