Reactivar su propósito tras la pandemia

¿Cuál es la historia de San Ignacio de Loyola, el fundador de la orden jesuita, puede ofrecer acerca de encontrar un próximo capítulo significativo?
Reactivar su propósito tras la pandemia
Reactivar su propósito tras la pandemia

La pandemia, y sus ramificaciones personales, nos han brindado a todos la oportunidad de encontrar nuevas identidades, roles y puestos de trabajo más adecuados a nuestros talentos, ambiciones y propósitos. Para aquellos que quieren una vida de excelencia e impacto, puede que sea el momento de forjar un nuevo camino. Al estudiar la vida de Ignacio de Loyola y trabajar durante dos décadas para ayudar a los ejecutivos a pensar en los cambios personales y profesionales, el autor ha descubierto que quienes lograron pivotar hacia vidas más ricas y significativas lo hicieron prestando atención y alineando seis áreas críticas, o seis C: capacidad (los talentos que aportas a la mesa), conectividad (las relaciones que tienes), credibilidad (tu reputación), contemplación (la capacidad de dar un paso atrás y mirar el panorama general), compasión (por ti mismo y por los demás) y compañeros (personas que te hacen más feliz y fuerte).


Mientras contemplamos una desaceleración o el fin de la pandemia de Covid-19, muchos de nosotros estamos hablando de «volver a la normalidad». Pero otros, sabiamente, están aprovechando este momento para recalibrar, restablecer y reinventar.

La crisis global, y sus ramificaciones personales, nos han brindado a todos una oportunidad única de encontrar nuevas identidades, roles y puestos de trabajo más adecuados a nuestros talentos, ambiciones y propósitos. Para aquellos que quieren una vida de excelencia e impacto, puede que sea el momento de forjar un nuevo camino, y me gustaría ofrecer algunos consejos sobre cómo hacerlo.

Al trazar un mapa del futuro, a menudo ayuda mirar hacia atrás al pasado. Una de mis historias favoritas de trauma para triunfar, que he estudiado detenidamente, se refiere a Ignacio de Loyola, fundador de La Compañía de Jesús, comúnmente conocido como los jesuitas. En 1521, sin embargo, ese legado aún no se había establecido.

Puntos de pivote

El 20 de mayo de ese año, Ignacio, un huérfano que se había convertido en militar activo en la vida social de la corte española, fue literalmente derribado por una bala de cañón. Con una pierna rota y la otra herida, convaleció sólo para descubrir que su hueso fracturado no había sanado adecuadamente por lo que requeriría volver a romperse y restablecerse en un procedimiento sin anestesia que lo dejó gravemente enfermo. Al mismo tiempo, el padre y maestro suplente de Ignacio, el tesorero principal de la corona, perdió su posición privilegiada.

Hedido, enfermo, sin trabajo, y sin un mentor, Ignacio podría haber rebajado sus ambiciones. Pero, en cambio, los amplió. Desde su lecho de recuperación, se comprometió a recuperarse de nuevo y a marcar la diferencia en el mundo.

Durante los años siguientes trabajó por primera vez en aclarar su propósito, pasando casi un año de búsqueda en una cueva, tras lo cual escribió el ejercicios espirituales, un texto religioso que subraya la importancia de la autorreflexión y de elegir el camino del mayor bien. Habiendo decidido ser sacerdote, pero sin ningún conocimiento del latín preliminar requerido, regresó a la escuela a los 33 años, primero estudió gramática con chicos pequeños en Barcelona y luego buscó la mejor formación académica en Alcalá, Salamanca y la Universidad de París, donde también se centró en reclutando y entrenando a un grupo asombroso de alto potencial para su misión. Luego, en 1540, con poco capital start-up, fundó a los jesuitas, una orden religiosa con el voto especial de viajar a cualquier parte del mundo en que más se necesitaran.

En una década, él y sus compañeros lograron poner en marcha más de 30 universidades, creando la red de educación superior más grande del mundo. Los jesuitas se convirtieron en confidentes de los monarcas europeos, del emperador Ming de China, del shogun japonés y del emperador mogol en la India. Y la obra continuó mucho más allá de la muerte de Ignacio en 1556. A finales de los 18 th , las instituciones jesuitas sumaron más de 700, se extendieron por los cinco continentes y, aún hoy, siguen teniendo un gran impacto en todo el mundo.

Durante mis más de tres décadas como consultor de búsqueda de ejecutivos, a menudo asesoré a personas en puntos de pivote como el que enfrentó Ignacio después de su accidente: situaciones en las que la gente común (tal como lo era el fundador jesuita antes de dejar su huella) debe decidir qué hacer a continuación. Cada día, me proponía complementar mis deberes laborales oficiales (asesorar a las empresas en la adquisición de talento y el desarrollo del liderazgo) para reunirme con alguien que estaba sin trabajo, frustrado por el actual o ansioso por comenzar una fase completamente nueva.

Tuve el privilegio de entablar conversaciones profundas con más de 4.000 personas con el objetivo de redefinir su futuro, y aprendí de cada uno de sus viajes. He descubierto que aquellos que, como Ignacio, utilizaron esos pivotes para progresar hacia vidas más ricas y significativas, llenas de éxito personal sostenido, excelencia y felicidad, lo hicieron prestando atención y alineando seis dimensiones críticas, lo que he llegado a llamar las seis Cs.

Las seis C

Los tres primeros son capacidad, credibilidad y conectividad.

Capacidad.

Esto se refiere no solo a su capacidad para desempeñar determinados trabajos o funciones, sino también a sus competencias. Algunas de ellas dependerán de su campo o preferencias específicas, como conocimientos especializados en operaciones, marketing o finanzas. Para las nuevas ambiciones y carrera de Ignacio, por ejemplo, aprender latín y teología se convirtió en imprescindible, y se comprometió a hacerlo con estudiantes de la mitad de su edad. Estas son competencias «umbral»: las habilidades «duras» necesarias para jugar y permanecer en el juego, como saber dar cuenta de cualquier persona que siga una carrera empresarial.

Existen otras capacidades generales que son cada vez más valiosas para cualquier rol de liderazgo, como la autoconciencia profunda, el autocontrol emocional, el impulso, la empatía, la conciencia social y política, el liderazgo inspirador, el trabajo en equipo, las habilidades de influencia y la resolución de conflictos. Se trata principalmente de competencias basadas en la inteligencia emocional y social relacionadas con nuestra capacidad de gestionarnos adecuadamente a nosotros mismos y a nuestras relaciones con los demás.

El propio Ignacio, mientras trabajaba duro con sus compañeros para estudiar el plan de estudios inicial requerido, no tenía ninguna duda de que la clave de su éxito a largo plazo era dominar estas habilidades «blandas». De hecho, el Ejercicios (que todavía se practica masivamente en todo el mundo) son un esfuerzo por «conquistarse a sí mismo y regular la vida de tal manera que no se tome ninguna decisión bajo la influencia de un apego desmesurado».

Como demostró Daniel Goleman en su bestseller de 1995 Inteligencia emocional, la investigación ha demostrado de manera concluyente que estas capacidades importan más que el IQ y que, con mucho, las competencias diferenciadoras más importantes de los altos directivos.

Credibilidad.

Una buena reputación (es decir, lo que la gente dice de ti después de salir de la sala o de Zoom) también es importante. Primero necesitas un sólido historial de logros.

Ignacio aprendió esto de la manera difícil cuando fue encarcelado dos veces por entregar el Ejercicios sin ser sacerdote. Después de eso, decidió no solo realizar los estudios formales sino también perseguir los más altos niveles de excelencia académica con sus seguidores, trasladándose de Salamanca a la Universidad de París, en aquellos días una de las instituciones de educación superior más prestigiosas que atraía a los mejores y más brillantes de todo el mundo mundo. La experiencia educativa y profesional refuerzan nuestra credibilidad y deberíamos trabajar muy duro en estas áreas.

También lo hace la excelencia, que según el académico de gestión Peter Drucker, llega a aquellos que centrarse en sus fortalezas y pasiones. En el mundo hiperconectado de hoy, donde los nuevos empleadores, clientes y clientes están a solo un clic o a una solicitud de amistad y todos se sienten más cómodos con las relaciones y el trabajo remotos, ahora es aún más fácil hacer lo que se te da bien, lo que te gusta y por lo que la gente te pagará porque no lo eres limitado por tu círculo social o geografía inmediatos. En mis primeros días trabajé en Argentina para una corporación local. Después trabajé en Europa. Luego, con una comunicación moderna, regresé a mi país de origen mientras trabajaba globalmente para una empresa de servicios profesionales, combinada con viajes frecuentes. Hoy trabajo felizmente por mi cuenta sobre todo desde casa (ahorrando algunos viajes esporádicos) con clientes repartidos por todo el mundo en proyectos que me importan profundamente.

Otro pilar de credibilidad es la independencia: mantener la honestidad intelectual y eliminar todos los posibles conflictos de intereses, ya sean reales o percibidos. Hace años, un buen amigo me dijo que nunca me verían como un líder de pensamiento totalmente creíble sobre talento mientras seguía sirviendo como socio en una firma de búsqueda de ejecutivos. Me di cuenta de que tenía que reducir gradualmente mi participación en una empresa que amaba antes de terminar con ella. Fue una decisión difícil, pero al final me dio mucha más libertad, independencia y credibilidad.

Conectividad.

Esto implica generar nuevas oportunidades, difundir tu trabajo y aprender de los mejores.

Por supuesto, hay momentos en los que podemos querer expandir drásticamente nuestras redes, por ejemplo, cuando estamos desempleados o infelices y estamos buscando un nuevo trabajo. Mi consejo es que lo hagas de forma sistemática: haz una lista de 100 contactos estratégicos (tanto de posibles empleadores como de fuentes) y planifica tu alcance. Este artículo explica cómo hacerlo con más detalle.

En tiempos normales, sin embargo, recomiendo un enfoque mucho más específico, centrándose en una o dos redes como máximo para difundir nuestro trabajo y generar nuevas oportunidades. En mi caso, durante décadas trabajé principalmente a través de las 69 oficinas de Egon Zehnder repartidas en 42 países. Luego, gradualmente pero decididamente, pasé a cultivar mi red de contactos en Harvard Business School, revisando periódicamente mis contactos clave y asegurándome de mantenerme cerca de ellos.

Y estas relaciones deberían ir más allá de los mensajes en las redes sociales. En una era en la que podemos conectarnos electrónicamente al instante con casi cualquier persona, es fácil perder el tiempo en Facebook, Twitter, Instagram y otras actividades en línea. Pero, aparte del uso estratégico de LinkedIn, esas plataformas rara vez te ayudan a construir relaciones profesionales duraderas y significativas. Los mejores líderes que he conocido pasan una gran cantidad de tiempo escribiendo y hablando con sus conexiones más importantes, dondequiera que estén.

Hace casi 500 años, Ignacio era un maestro en esto. Aunque sus cartas manuscritas tardarían meses en llegar a sus destinatarios previstos, los historiadores han recuperado casi 7.000 de ellas, desde Asia hasta Sudamérica.

Estas tres primeras C se refuerzan fuertemente entre sí, creando un poderoso círculo virtuoso: la conectividad genera oportunidades que desarrollan aún más nuestra capacidad, lo que a su vez mejora nuestra credibilidad y abre nuevas posibilidades a través de una mejor conectividad,.

Incluso a medida que alineamos y desarrollamos estas tres C, lo que a su vez debería conducir a más éxito profesional e incluso financiero, existe el riesgo de que sigamos luchando por encontrar sentido y pasión en el trabajo. Una y otra vez me doy cuenta de que tantos aparentemente de alto rendimiento no son realmente felices. Por lo tanto, tres C adicionales —contemplación, compasión y compañeros— rodean las tres que ya he mencionado.

Contemplación.

Dado el ritmo frenético al que operamos hoy en día, es más importante que nunca tomarse el tiempo para pensar profundamente en la vida, la carrera, las relaciones y el mundo en general. Pero también era importante en tiempos de Ignacio. El 25 de marzo de 1522, llegó a la ciudad de Manresa, cerca de Barcelona, en su peregrinación hacia Tierra Santa, con la intención de quedarse solo unos días. Sin embargo, terminó pasando 11 meses completos y transformadores. Trabajando en un hospicio, pasaba varias horas al día en soledad, orando y meditando, reflexionando sobre las mejores prácticas para encontrar y seguir la brújula moral interior. Estos incluían conceptos revolucionarios de entonces, como no prescribir momentos específicos del día para la oración y la meditación (como la mayoría de las órdenes religiosas importantes todavía lo hacen), mientras practicamos la atención plena en todo lo que hacemos, dondequiera que estemos.

Nosotros también necesitamos detenernos y escuchar nuestra profunda voz interior, en medio del ajetreado y ruidoso mundo que nos rodea, pero diferentes prácticas funcionan para diferentes personas. Por ejemplo, me he comprometido a no mirar mi smartphone a primera hora de la mañana; no es fácil, pero es muy eficaz para reducir el estrés y mejorar la concentración. He configurado mi reloj inteligente para que me prompt a la meditación respiratoria unos minutos varias veces al día, lo que me ayuda a volver a entrar y, como católico devoto, también medito en el Evangelio para obtener inspiración adicional. Finalmente, hago caminatas enérgicas al menos una vez al día para mantenerme enérgico y optimista. Cualquier tipo de contemplación, ya sea espiritual o secular, puede beneficiar tu estado de ánimo, energía, rendimiento e incluso tu sistema inmunológico.

Compasión.

Un reciente estudio el análisis de más de 3.500 unidades de negocio con más de 50.000 empleados demostró que las altas tasas de comportamientos compasivos predicían la productividad, la eficiencia y las tasas de rotación más bajas.

Como se ha mencionado, aunque Ignacio había sido un soldado, que incluso de camino a Manresa se metió en una acalorada discusión con un musulmán y consideró matarlo, pronto se encontró en el hospicio, cuidando amorosamente a los enfermos y desarrollando sus músculos de compasión. Cuidar profundamente de los demás es un verdadero sello distintivo de la grandeza personal.

Sin embargo, es igualmente importante entender y practicar la disciplina de la autocompasión. Al principio, Ignacio era terrible en esto. Se obsesionaba obsesivamente con errores menores antes de la confesión y no dudaba en disciplinarse físicamente, hasta el límite, con cadenas. Pero con el tiempo se dio cuenta de que, en lugar de buscar cuidadosamente las fallas, él y los demás deberían buscar lo bueno. Y una vez que te sientas positivo y te cuides, estarás mejor equipado para ayudar a los que te rodean.

Aunque soy estudiante de la vida de Ignacio, me llevó más de 50 años, y la ayuda de un gran terapeuta, abrazar finalmente la autocompasión. Si no te amas adecuadamente, no dudes en buscar la mejor ayuda profesional, ya sea terapeuta, entrenador o, como en el caso de Ignacio, su confesor.

Compañeros.

Me refiero a esas pocas personas especiales que hemos elegido como socios cercanos (personales y profesionales, románticos y platónicos) en nuestros viajes de vida. Nunca lo hacemos solos, y los mejores líderes que he conocido son obsesivamente disciplinados para rodearse de los mejores y ayudarlos a mejorar cada día. También mantienen un círculo cercano de confidentes que los mantienen honestos y los presionan cuando es necesario.

Ignacio sobresalió rodeándose de compañeros fuertes y solidarios. Por ejemplo, pasó años persiguiendo sin descanso a reclutas estelares, como Francis Xavier, a quien más tarde enviaría para difundir la fe cristiana a la India, China y Japón. Después de buscar intencionadamente altos potenciales, invirtió masivamente en su desarrollo. Otro ejemplo es Juan Polanco, a quien envió a París a los 13 años para estudiar literatura y filosofía. Nueve años después, habiendo obtenido una educación excepcional, Polanco se fue a Roma, donde se convirtió en secretario apostólico y, después de solo dos años a los 24 años, fue nombrado notario de la Santa Sede. En ese momento, Ignacio pasó un año entero entrenándolo y entrenándolo personalmente, y luego lo sumergió en una formación de mejores prácticas y rotación laboral que incluía estudiar teología en Padua y dirigir una escuela de start-up en la Toscana. Después de cinco años, Polanco se convirtió en secretario de la Compañía de Jesús, donde fue un importante miembro del personal durante 25 años, sirviendo a los tres primeros líderes mundiales de la orden.

El perfil de Ignacio de «superior general», descrito en el Constituciones de la Compañía de Jesús, incluía cuatro características clave que he adaptado para utilizarlas en mi trabajo de gestión y desarrollo del talento, como se describe en este artículo. Escribió sobre «un gran intelecto y juicio, tanto para asuntos especulativos como prácticos, un maestro en discernir y decidir». Estas son las señas de identidad del potencial que llamo curiosidad y perspicacia. También quería ver fuerte noviazgo «tanto interna como externamente, equilibrando la severidad con el amor y la compasión» y sin inmutarse determinación — es decir, «perseverar constantemente sin perder el alma en contradicciones, incluida la más poderosa, hasta el punto de dar la propia vida si es necesario».

Si bien invertimos dos décadas completas en nuestra educación inicial, pocos de nosotros emprendemos una búsqueda deliberada y decidida de aquellas personas sabias que, a través de su inspiración y consejo, literalmente pueden hacernos nuevos. Como he señalado en este artículo, ocho prácticas específicas ayudarán, entre ellas encontrar de forma proactiva a estos asesores clave, ayudarlos de verdad y, como Ignacio, no tener miedo de preguntarles qué hacer. Gran parte de las cartas de Ignacio a amigos, familiares y colegas terminan con diferentes variantes de su pregunta candente de toda la vida» Agendum Quid,» o «¿Qué debo hacer?» Sí, Ignacio se hizo esta pregunta y dio consejos a los demás. Pero también buscó consejo de sus amigos y colegas de mayor confianza.

Aprovechando este momento

La Compañía de Jesús se lanzó en un mundo cada vez más complejo y cambiante que parece análogo al nuestro. Así como estamos forjando nuevas conexiones globales a través de Internet, en la época de Ignacio, la imprenta de Gutenberg revolucionó la difusión de ideas, mientras que los viajes de descubrimiento establecieron vínculos permanentes entre Europa, América y Asia. Al igual que hoy se cuestiona nuestra visión tradicional del papel de las empresas y los gobiernos en la sociedad, en tiempos de Ignacio, los sistemas de creencias establecidos también estaban siendo desafiados, sobre todo por los reformistas protestantes que criticaban a la Iglesia Católica Romana.

En medio de toda esta turbulencia, Ignacio no fue golpeado por el Covid-19, sino por una bala de cañón y la pérdida de su trabajo, mentor y carrera. Sin embargo, este hombre, cuyo nombre deriva de la palabra latina ignis, que significa fuego, convirtió la incertidumbre en oportunidad al reencendiendo su propósito, convertirse en una mejor versión de sí mismo y marcar la diferencia.

A medida que continúa la pandemia, les insto a que aprovechen este momento para profundizar también en su propósito cultivando las seis C. Siguiendo algunos de los más conocidos de Ignacio consejo, «actúa como si todo dependiera de ti; confía como si todo dependiera de Dios», «ríete y hazte fuerte» y «ve y prende fuego al mundo».


  • Claudio Fernández-Aráoz is an executive fellow for executive education at Harvard Business School and the author of It’s Not the How or the What but the Who (Harvard Business Review Press, 2014).
  • Related Posts