¿Quién suministró el lado de la oferta?

El poder de la prensa financiera: periodismo y opinión económica en Gran Bretaña y América, Wayne Parsons (New Brunswick, N.J.: Rutgers University Press, 1990), 300 páginas, $ 24.95. El experimento de crecimiento: cómo la nueva política fiscal está transformando la economía de los Estados Unidos, Lawrence B. Lindsey (New York: Basic Books, 1990), 288 páginas, $ 21.95. En 1944, un taxi australiano […]
¿Quién suministró el lado de la oferta?

El poder de la prensa financiera: periodismo y opinión económica en Gran Bretaña y América, Wayne Parsons (New Brunswick, Nueva Jersey: Rutgers University Press, 1990), 300 páginas,$24.95.

El experimento del crecimiento: cómo la nueva política fiscal está transformando la economía estadounidense, Lawrence B. Lindsey (Nueva York: Basic Books, 1990), 288 páginas,$21.95.

En 1944, un taxista australiano entabló una conversación con Colin Clark, un inglés que entonces era uno de los principales economistas del desarrollo del mundo, solo un paso o dos detrás del propio John Maynard Keynes. El taxista, como suele ocurrir en historias como esta, un economista, historiador y filósofo, especuló que las potencias aliadas que pronto saldrían victoriosas acabarían por caer en la ruina, al igual que los grandes imperios globales del pasado. La conversación desencadenó un tren de pensamiento algo más preciso en Clark, que escribió con considerable entusiasmo y publicó en Revista económica en 1945.

El argumento de Clark fue algo así: la gente siempre se pregunta qué causa la inflación en las últimas etapas de los imperios; quizás las finanzas públicas sean un factor dominante. Una imposición excesiva —impuesta de forma repentina o desigual o para el pago de intereses sobre la deuda pública y, por lo tanto, capaz de aliviarse (en términos de su carga real) mediante un aumento general de los precios— podría provocar «una transferencia temporal de lealtad del lado deflacionario al lado inflacionario por parte de una serie de políticos, banqueros, economistas y otros, suficientes para alterar el equilibrio de poder». En otras palabras, la inflación se usaría como una marea para hacer flotar la carga del gobierno sobre las espaldas de los contribuyentes.

Una vez que la inflación hubiera disminuido el valor del dinero lo suficiente como para volver a tolerar la carga, la misma coalición administrativa, política y bancaria que había ideado la inflación en primer lugar volvería a formarse, oponiéndose a todos los nuevos actos que percibiera como una amenaza para el poder adquisitivo del dinero. Clark calculó que este límite informal a la fracción del ingreso nacional que podría dedicarse de forma segura al gasto público antes de que se cayera la tapa era de alrededor del 25%.%, con variaciones según las circunstancias.

Durante poco tiempo, la idea de Clark de un control natural informal sobre el tamaño del gobierno fue objeto de un acalorado debate. Luego se descartó por estar completamente equivocado. Pasó al limbo con reglas generales similares formuladas por historiadores desde Edward Gibbon hasta Fernand Braudel.

Durante los próximos 40 años, las economías de los estados de bienestar socialdemócratas del Occidente industrial crecieron más rápidamente que nunca en la historia, al igual que el tamaño de sus gobiernos. Los economistas narraron este crecimiento con la confianza desacostumbrada de que de alguna manera habían irrumpido en una nueva dispensación. Desestimaron como maniobras a los disidentes que criticaban programas como el Seguro Social, el seguro de desempleo o los gastos de defensa. De hecho, respaldaron una ley de la predicción del economista alemán del siglo XIX Alfred Wagner de que la proporción de la renta nacional dedicada al gasto público aumentaría continuamente. La mayoría daba por sentado la convergencia gradual de las economías mixtas occidentales con las economías socialistas. Mientras tanto, la inflación en el mundo industrial se aceleró gradualmente.

A mediados de la década de 1960, los primeros destellos tenues de reacción violenta eran visibles; a mediados de la década de 1970, eran inconfundibles. Los editoriales de los periódicos se quejaron de los efectos de los altos impuestos; se produjeron revueltas fiscales en las urnas de Suecia, Dinamarca, Inglaterra, Nueva York, Massachusetts y California; los legisladores comenzaron a preparar y aprobar proyectos de ley de reducción de impuestos. A veces, los inversionistas elaboraban sus análisis en términos de los efectos desincentivadores de los tipos impositivos marginales, a veces en términos de la brecha que creaban los impuestos entre los precios antes y después de impuestos, a veces en términos de cuánto control debería o, mejor dicho, no debería ejercer el gobierno.

Todo el mundo sabe qué pasó después. Margaret Thatcher fue elegida en Inglaterra, Ronald Reagan en Estados Unidos. Deng Xiaoping puso a China en un «camino capitalista». En Francia, François Mitterrand dio un giro de sentido abrupto, privatizando industrias que había nacionalizado pocos años antes. Los líderes del tercer mundo estudiaron a los «Cuatro Tigres» (Singapur, Hong Kong, Taiwán y Corea) para aprender sobre desarrollo económico. Dirigido por Polonia, Europa del Este y, finalmente, incluso la Unión Soviética pareció girar drásticamente en la dirección de la democracia y de un papel más importante para los sistemas de mercado. Mientras tanto, sin embargo, la inflación se estabilizó de nuevo y los ingresos reales del gobierno se estabilizaron en lo que aparentemente eran niveles permanentemente más bajos.

¿Qué fue lo que había pasado? ¿Colin Clark tenía razón? Ahora, por fin, han empezado a aparecer libros que tratan este largo episodio de nuestra historia económica como un todo sistemático. Estos dos están entre los primeros y, no es de extrañar, que sean una bendición mixta. Si dejan algo claro, es lo misteriosa que fue la evolución, sobre todo cuando se ve, como todos la vimos, de cerca.

Sin duda, lo más llamativo del «giro a la derecha» de las últimas dos décadas fue la cualidad mayoritariamente popular de sus orígenes. Donde la revolución keynesiana de los años cuarenta y cincuenta comenzó en las universidades, extendiéndose desde la sala de seminarios hasta la prensa, el movimiento de la oferta fue principalmente al revés. Lo iniciaron personas ajenas a la profesión económica, y varios intereses monetarios, no necesariamente corporativos, finalmente los apoyaron. Pero las barbas grises del establishment económico, tanto conservador como liberal, se resistieron fuertemente al evangelio de la reducción de impuestos. La excepción, por supuesto, fue el departamento de economía ampliado de la Universidad de Chicago. Pero, bueno, más de eso en un momento.

El profesor de la Universidad de Londres, Wayne Parsons, cuenta la historia del papel clave que desempeñó la prensa en la inversión de la política económica de 50 años en El poder de la prensa financiera. Parece extraño que nadie haya intentado contar esta historia antes, pero Parsons es el primero en exponer con detalle la saga de cómo un pequeño grupo de escritores se agruparía en torno al Wall Street Journal en Nueva York, Arthur Laffer, Jude Wanniski, Paul Craig Roberts, George Gilder y Jack Kemp, entre ellos, fueron capaces de despertar el entusiasmo por los recortes del impuesto sobre la renta personal de 1981.

Parsons también cuenta hábilmente cómo, al otro lado del Atlántico, Sam Brittan del Financial Times y Peter Jay de la Times de Londres, entre otros, fueron fundamentales para poner las opiniones de Milton Friedman en primer plano en Gran Bretaña. Que Robert Bacon y Walter Eltis de Oxford escribieron una serie de artículos sumamente influyentes en el Sunday Times que no tenía casi nada que ver con los escritos de Brittan, Jay, el Wall Street Journal, y el resto subraya el carácter espontáneo de la combustión de mediados de decenio y el hecho de que incluso a los académicos más respetables les resultó más fácil exponer sus puntos de vista en la prensa popular que en las revistas académicas. Tres capítulos clave que describen esta «época dorada de la controversia económica» de mediados de la década de 1970 se encuentran enclavados en una historia narrativa del periodismo financiero que se remonta al Economista, el legendario Walter Bagehot a mediados del siglo XIX, los intercambios de cafeterías de principios del siglo XVIII y anteriores.

Lo que Parsons deja fuera de su relato casi en su totalidad es la evolución correspondiente de las opiniones de los economistas técnicos durante el mismo período. Robert Mundell de la Universidad de Columbia no aparece en esta crónica, aunque fue él quien en 1971 sugirió por primera vez los recortes de impuestos y el dinero ajustado que se convirtió en el régimen preferido de los proveedores. Tampoco el premio Nobel Lawrence Klein, cuyas credenciales como liberal son insuperables, pero cuyo discurso presidencial de 1978 ante la Asociación Económica Americana se tituló «El lado de la oferta» y pidió una «revolución» en la forma en que los economistas modelaron la oferta agregada.

Parsons ignora el trabajo de Martin Feldstein, que sentó las bases para el recorte del impuesto sobre las ganancias de capital de 1978 que luego sirvió de modelo para el acto de 1981, y no menciona a Mervyn King, el profesor de la London School of Economics que contribuyó en gran medida al debate. La escuela de expectativas racionales, con su sombrío mensaje sobre la dificultad de ajustar la economía; el movimiento de elección pública, con su profundo escepticismo hacia los objetivos del gobierno; el análisis de cómo los empresarios tienden a participar en actividades de «búsqueda de rentas» o directamente improductivas, que constituyeron la base de desregulación: Parsons omite todo esto también. Ni siquiera H.A. Turner, Dudley Jackson y Frank Wilkinson aparecen aquí, aunque fueron ellos quienes plantearon por primera vez la posibilidad de que los impuestos para la clase obrera inglesa aumentaran rápidamente a finales de la década de 1960 lo que estaba detrás del aumento de la militancia sindical.

Este descuido de la influencia de la teoría académica en la prensa y en los responsables políticos no es sorprendente, ya que la tesis de Parsons es que la economía ya no importa. Se ha quedado obsoleto. Los experimentos del monetarismo y la economía del lado de la oferta han dejado al público tímido, dice, y el cambio tecnológico está marando el comienzo de una nueva era con fuentes de autoridad muy diferentes de todos modos. Los nuevos chicos de la cuadra son los omnipresentes economistas domésticos de firmas financieras y asociaciones comerciales que se ponen a disposición de expertos y programas de entrevistas de negocios en un santiamén. El advenimiento de la máquina Telerate y Quotron y otras formas de electrónica financiera han hecho superfluos a los economistas universitarios. Cita con aprobación el comentario de Patrick Sergeant de que la macroeconomía es juego limpio para los periodistas porque «nadie sabe nada al respecto», mientras que «hay que tener cuidado con el precio del pescado y las patatas fritas». Parsons continúa: «En este mundo nuevo y valiente, las ideas cuestan mucho menos que saber qué está pasando en este momento… Al despedirnos de Gutenberg, también podemos despedirnos de gurús y filósofos mundanos».

Bueno, quizá. Pero me parece que los gurús son más comunes que nunca. Es cierto que nadie se ha presentado para reemplazar al trío bien diferenciado de celebridades económicas que eran Paul Samuelson, Milton Friedman y John Kenneth Galbraith. Pero eso no significa que la economía esté en eclipse. La discusión del ahorro nacional en los Estados Unidos, que es en lo que se ha convertido el debate sobre el déficit, se plantea de manera convincente solo en términos de modelos de ciclo de vida del tipo que prefiere la generación más joven de economistas. La forma en que tratamos nuestros problemas comerciales más espinosos depende de la teoría del comercio estratégico. La desregulación del mercado, el sistema monetario internacional, el análisis cotidiano de los instrumentos derivados, las cuestiones de control corporativo, todo ello tiene sus inicios en la teoría económica actual. Los niños que comentan sobre el informe empresarial nocturno adquieren la base de sus puntos de vista en la London School of Economics, el Sistema de la Reserva Federal y otros centros de tecnología financiera, pero eso no significa que sean inmunes a las modas intelectuales que emanan de los departamentos de economía de la gran universidades. Al examinar el campo a corta distancia, se podría llegar a la conclusión de que, precisamente porque de la explosión de las comunicaciones, la economía es más importante que nunca.

En El experimento de crecimiento, El economista Lawrence Lindsey toma la dirección opuesta. En lugar de decir que la economía no importa, Lindsey afirma con mayor énfasis que sí, y que sus recientes aplicaciones por parte de la Casa Blanca han ido por buen camino. Afirma que el programa del presidente Reagan de dinero ajustado y recortes de impuestos funcionó más o menos como se anuncia, que en la mayoría de los temas los keynesianos estaban equivocados y sus críticos del lado de la oferta tenían razón, y que todo el episodio de recorte de impuestos tuvo la claridad de un experimento controlado.

Los puntos de vista de Lindsey tienen fuerza porque tiene el privilegio de ser economista, y uno bastante bueno en eso. Se formó en Harvard con Martin Feldstein, y durante varios años fue el asistente principal de enseñanza de Feldstein, inculcando el nuevo conservadurismo en cientos de felices estudiantes de primer año de la universidad anualmente. Es típico de un gran número cada vez mayor de jóvenes economistas que llegaron a la mayoría de edad durante las décadas de 1970 y 1980 y que ven a John Maynard Keynes como una especie de vergüenza, un teórico de la época de la depresión cuyas preocupaciones apuntaban en una dirección: hacia el exceso de ahorro y el desempleo, aunque son peligros igualmente graves. inflación y subinversión, se asomaban precisamente en el horizonte opuesto. Según Lindsey, la historia de la economía de los últimos años es de «una ortodoxia económica en declive y un retador desde el margen del pensamiento económico». Con esto se refiere a la intrusión gradual en la corriente económica principal de la dinámica de las finanzas públicas de su profesor, el profesor Feldstein, no al triunfo de los periodistas que lideraron el desfile en los primeros años de la administración Reagan.

Algo de lo que Lindsey tiene que decir es lo que los profesores de geometría a veces describen como intuitivamente obvio. Por ejemplo, existe lo que él llama la forma suave de la doctrina del lado de la oferta, la proposición de que «los impuestos importan». ¿Quién dirá ahora que no lo hacen? O considere su estimación de la situación política, que «la reaganomía ha tenido tanto éxito en la práctica que solo un puñado de ideólogos abogan por un retorno a tasas impositivas dramáticamente más altas». A pesar del hecho de que a muchos miembros del Congreso les gustaría añadir un tercer y más alto tramo de impuestos sobre la renta para los muy acomodados, probablemente tenga razón. Es difícil creer que las altas tasas marginales del pasado (70)%, 91%, incluso 98% en Gran Bretaña, nunca se volverá a ver. A los ocho años (en contraste con los tres habituales), la expansión que comenzó a finales de 1982 tiene una fuerza retórica propia. Y la mayoría de la gente siente, al menos en el fondo de sus huesos, que la ola de perestroika que comenzó en los Estados Unidos e Inglaterra a principios de la década de 1980 tuvo al menos algo que ver con la relajación más extensa que siguió en el resto del mundo.

Por otro lado, gran parte de lo que no es obvio en el análisis de Lindsey es fascinante, incluso asombroso, pero quiere ser probado. Las tasas de inflación cayeron tanto por los recortes de impuestos que promovieron la inversión como por el escaso dinero, dice. La proporción de todos los impuestos pagados por los ricos ha aumentado, no bajado, dice. Los recortes de impuestos no se autofinanciaron del todo, como predijeron los defensores de la oferta más bulliciosos, pero sí generaron dos tercios de los ingresos que se perdieron. Todo esto está escrito cuidadosamente, bien mapeado e integrado en el resto de lo que piensa el gran cuerpo de otros economistas. Su discusión sobre la naturaleza de las previsiones de ingresos «dinámicas» es la más lúcida que he leído en mi vida. (Las estimaciones estáticas que dominan los titulares asumen, sobre todo para evitar argumentos, que no habrá cambios de comportamiento, caída de los tipos de interés, ni aceleración del crecimiento económico, mientras que Lindsey espera los tres).

Lindsey me parece ir demasiado lejos en al menos un par de aspectos. Cuelga su análisis en una única y novedosa simulación por computadora basada en un modelo económico de última generación y en declaraciones de impuestos de 34.000 contribuyentes a lo largo de seis años. Su análisis está lleno de contra-factuales habituales: supongamos que hicimos A y no hicimos B, o C y no D. Este aparato retórico puede ser suficiente para persuadir a otros economistas, o al menos llevarlos a los tribunales, pero no hace mucho para mí. La dependencia de los economistas de unas cuantas mediciones grandes y altamente indiferenciadas es bien conocida y, como resultado, sus análisis parecen a veces flotar en la superficie de la tierra. He aquí un ejemplo sorprendente que Lindsey desprende casualmente en medio de un capítulo sobre la deuda: «En promedio, los hogares estadounidenses de finales de la década de 1980 podían pagar todas sus deudas, incluidas las deudas de tarjetas de crédito, préstamos para automóviles e hipotecas de sus casas con su efectivo listo. No habrían tenido que tocar sus casas, automóviles, carteras de acciones, fondos de pensiones, seguros de vida, participaciones de pequeñas empresas u otros activos».

¿Crees eso? No creo que dé una imagen de la liquidez de los hogares estadounidenses que sea útil para los encargados de formular políticas o para cualquier otra persona. Debilita, casi se disuelve, mi confianza en el resto de los números de Lindsey. Lo mismo ocurre con su análisis de Inglaterra, que según él ha disfrutado de una «asombrosa recuperación» de su estancamiento en la década de 1970. De hecho, habla como si los retornos estuvieran. Pero la última vez que miré, Gran Bretaña —con una inflación grave, un problema de balanza de pagos y un lento crecimiento económico— había quedado decididamente a la zaga de la mayoría de los demás líderes del mundo industrial. Cuando Lindsey me dice que Estados Unidos es un modelo de salud económica resplandeciente, que se encamina hacia un gran superávit en la década de 1990, y que todo lo que necesita son algunos recortes de impuestos más para que sea casi perfecto, me inclino a contar la plata.

Lo que me parece realmente inapropiado es el recurso de Lindsey al lenguaje y a la postura filosófica del aula. Hacia el final del libro, escribe.

«Ahora, un breve examen cívico. Responda «verdadero» o «falso». Para equilibrar el presupuesto de la década de 1990, el Congreso debe aumentar los impuestos o reducir el gasto de los niveles actuales. La respuesta correcta es «falsa». Si respondiste «cierto», no voy a sacar demasiados puntos. Probablemente no exista un mito más extendido sobre el sistema presupuestario estadounidense que la supuesta necesidad de aumentar los impuestos o reducir el gasto».

Pero, ¿de dónde cree Lindsey que obtiene su autoridad como calificador de la sociedad? Tiene derecho a su opinión de que la respuesta correcta a su pregunta es recortar los impuestos una vez más y dejar el gasto más o menos donde está. Y supongo que locuciones como estas son en cierto sentido comprensibles; fue maestro durante muchos años. Pero, después de todo, enseñaba al final del pasillo de Benjamin Friedman, cuyo libro Día del juicio final está justo al lado de Lindsey en mi estantería. Nadie que creyera que las nefastas predicciones de Friedman sobre las consecuencias económicas de la década de 1980 obtendrían un puntaje alto en el cuestionario de Lindsey, y los acólitos de Lindsey nunca aprobarían el curso de Friedman.

Es más, muchos economistas de la generación de Lindsey creen que un presupuesto equilibrado por sí solo no es suficiente: para aumentar la tasa de ahorro nacional, o la gente debe cambiar sus hábitos drásticamente o el presupuesto debe mostrar un superávit considerable. Tendría más confianza en que Lindsey «pone fin al keynesianismo con una minuciosidad que es… impresionante» o «muestra de manera concluyente por qué los recortes de impuestos [funcionaron]» si lo escuchara de economistas menos comprometidos ideológicamente que los hombres de dinero que financian el Instituto de Manhattan (donde Lindsey escribió el libro) y el lado de la oferta El congresista Newt Gingrich, respectivamente. Tendría más confianza si Lindsey, que ahora trabaja como ayudante de la Casa Blanca, dirigiera su caso a sus compañeros, al menos implícitamente, en lugar de pasar por encima de sus cabezas al público en general 15 años después de que comenzara el debate sobre los impuestos.

Esta no es forma de dirigir una ciencia, ni siquiera una ciencia social. Probablemente haya son respuestas correctas a las preguntas que todos tenemos sobre los cambios abruptos de la política económica que hemos visto en todo el mundo en la década de 1980, pero en este libro no se pueden encontrar más que sus inicios. Otros economistas los encontrarán en los próximos años —reduciendo los problemas, separando los pelos, cortando los asuntos cada vez más delgados— hasta que surja el tipo de consenso confiable entre los profesionales conocedores que es el sello distintivo de una ciencia exitosa.

Al pensar en el estado de la economía técnica, especialmente ahora en uno de sus ataques periódicos de extrema relevancia para la política y la política, puede ser útil buscar paralelismos en otras ciencias jóvenes. Las analogías fáciles son peligrosas, por supuesto, pero la biología del siglo XIX ofrece un espejo tentador para ver las circunstancias que rodean estos dos libros.

Durante muchos años, la publicación de la obra de Charles Darwin Origen de las especies se enseñó como una especie de revelación maravillosa de alta ciencia. Un erudito solitario navegó alrededor del mundo en su juventud, reflexionó sobre sus experiencias en un aislamiento problemático, luego, a regañadientes, en la vejez, reveló la verdad del Parnaso que era la Universidad de Cambridge. Pero recientemente ha surgido un gran interés por lo que la gente creía y enseñaba en los estratos turbulentos «por debajo» de los reinos empíreo de Oxford y Cambridge durante los 30 años anteriores a la publicación de Darwin, es decir, precisamente en el tipo de subcultura intelectual activista de la que procede la política económica de la última Han surgido 20 años.

Resulta que durante 30 años antes de Darwin, la biología estaba revuelta con teorías evolutivas. En un nuevo libro realmente extraordinario, La política de la evolución: morfología, medicina y reforma en el Londres radical, Adrian Desmond, historiador inglés de la ciencia, relata cómo estos puntos de vista de la «anatomía comparativa» se enseñaron en escuelas de anatomía a bajo precio, en la Universidad laica de Londres y entre los médicos generales pobres que luchan por ganarse la vida en la industrialización de Londres. Desmond ofrece una visión completamente política de cómo se desarrolló esta ciencia entre los aspirantes a reformadores. El impulso de plantear la hipótesis de una «marcha de la naturaleza» constante —en lugar de una creación estática actualizada periódicamente por Dios— vino de Cuvier y Lamarck en Francia, hogar de la odiada Revolución.

En la desesperada década de 1830, el período de la Ley Pobre y de mucha violencia y represión incipientes, Londres estaba llena de gente de todo tipo que saltaba a conclusiones sobre el ancestro común de la vida, algunos incluso ofrecieron la conocida metáfora del «árbol» evolutivo. Entre ellos había chiflados, neófitos, aficionados, malos científicos y buenos; todos fueron fuertemente resistidos por hospitales y universidades elegantes debido al bagaje ideológico que los acompañaba. Los nuevos puntos de vista tendían a ser republicanos, ateos, furiosamente democráticos, muy interesados en las perspectivas de reformar la sociedad e incluso en nivelarla. Desmond escribe que «los eruditos y cirujanos de clase alta temían a su vez que hablar de que la vida estaba impulsada por la naturaleza básica y no por la divinidad destruyera el sistema paternalista del que dependían sus privilegios». Cree que fue la pura desprestigiabilidad política del punto de vista evolutivo, no sus implicaciones teológicas (como se supone comúnmente), lo que impidió que Darwin publicara hasta que Alfred Russel Wallace forzó su mano en 1858.

¿Podría ser que algo parecido a este proceso infinitamente complicado se haya venido desarrollando estos últimos 30 años en economía? Después de todo, lo sorprendente de la mayor parte de la revuelta fiscal de las últimas décadas ha sido la calidad amateur de gran parte de sus teorías, mientras que el cuerpo principal de la economía universitaria ha dicho muy poco sobre la relación entre la economía y el gobierno, al menos hasta hace poco. Incluso la noción de un énfasis persistente en el «lado de la oferta» es repugnante para un campo que durante un siglo ha enseñado que la oferta y la demanda son como las dos hojas de una tijera, sin sentido cuando están separadas.

Mientras tanto, por supuesto, está la política, el flujo constante de decisiones, grandes y pequeñas, que deben tomar los hombres y mujeres a los que va dirigido el libro de Lindsey. A principios de 1990, con la economía estadounidense tambaleándose al borde de la recesión, los partidarios de la oferta volvieron a estar en la furgoneta del debate, instando a su prescripción preferida de dinero ajustado y recortes de impuestos como medicina para lo que consideraban un caso de estanflación en desarrollo. No tenía nada de académico; el gobernador de la Reserva Federal, Wayne Angell, lideró una facción grupal dentro de la Reserva Federal, argumentando en contra de una mayor flexibilización en el lado monetario. George Bush siguió adelante, buscando recortes en los impuestos sobre las ganancias de capital. El senador Daniel Patrick Moynihan respondió con una propuesta de reducción del impuesto a la nómina del Seguro Social. Los defensores de la oferta dijeron que los recortes de impuestos extenderían la expansión del negocio hasta bien entrados los años noventa y darían a Estados Unidos un impulso repentino entre sus competidores. ¿Tienen razón? Los lectores del libro de Lindsey se inclinarán a pensar que lo son. Pero para el resto de nosotros, incluidos, sospecho, la mayoría de los economistas, huele a «afinación fina» tan despreciada por los antikeynesianos. Estados Unidos tiene que hacer algo con respecto a su tasa de ahorro e inversión, y un gran compromiso de recortes de gastos y aumentos de impuestos es el punto de partida.

Así que los empresarios sabios seguirán el debate sobre «los experimentos de crecimiento» de la década de 1980 en los medios de comunicación y, por supuesto, en consulta con los expertos cercanos a casa que prefieran. Pero evitarán invertir demasiada fe en libros como este (o, para el caso, en los mejor escritos Día del juicio final).

Quizá estemos esperando un nuevo Keynes, que pueda ratificar los diversos avances teóricos de los últimos años, reunirlos en una única imagen unificada del fundamento político y económico, y persuadir a otros economistas de que Es y solo Es La Verdad. Quizás simplemente un libro de texto con la autoridad de toda la profesión que lo respalda sea suficiente. Lo que parece bastante claro hoy es que Colin Clark y su taxista estaban, de hecho, en algo y que las intimaciones que hemos estado escuchando desde entonces eventualmente se sumarán a una comprensión más completa de cómo funciona el mundo. Puede ser que para una apreciación completa de cómo podría producirse este feliz estado de acuerdo general, tengamos que mirar no solo a la economía técnica de la variedad educada y responsable, sino también a puntos de vista enojados, disidentes, reprimidos, a veces incluso comprados y pagados. Mientras tanto, me consuela mi aforismo favorito sobre el tema, del físico Richard Feynman. Dijo: «Se pueden saber muchas más cosas de las que se pueden probar».


Escrito por
David Warsh



Related Posts
Elinor Ostrom y el futuro de la economía

Elinor Ostrom y el futuro de la economía

Salida, crisis. Entra, sorpresa: es el nobel económico más inesperado, el bar Ninguno. Oliver Williamson y Elinor ASTROM son los académicos en primer lugar, y son más importantes de las instrucciones, y como ha señalado Paul Krugman, este es un "institucional" Nobel. El quid de Williamson y el trabajo de Ostrom es que las instituciones son lo que hacen que la economía suceda. Diferentes [...] institucionales
Leer más
Cuando los incentivos económicos son contraproducentes

Cuando los incentivos económicos son contraproducentes

Las organizaciones y las sociedades confían en las multas y las recompensas para aprovechar el interés propio de las personas al servicio del bien común. La amenaza de un boleto mantiene al conductor en línea, y la promesa de una bonificación inspira alto rendimiento. Pero los incentivos también pueden ser contraproducentes, disminuyendo el comportamiento mismo que están destinados a alentar. Hace una generación, Richard Titmuss [...]
Leer más
Por qué a la «generación por qué molestarse» no le importa

Por qué a la «generación por qué molestarse» no le importa

He estado guisando toda la semana sobre un op-ed lógicamente descuidado en el New York Times del domingo. Cada domingo por la mañana, salto de la cama y el patrón por las escaleras de las escaleras para arrebatar el papel de la inclinación, pero la semana pasada me traicionó. Todd y Victoria Buchholz's "The Go-Nowhere Generation" realiza un conjunto dispares de puntos de datos y [...]
Leer más

Investigación: Cuando anuncios de Airbnb en un aumento de la ciudad, así que los precios de alquiler

Airbnb tiene listados de millones de propiedades en todo el mundo, pero ¿qué significa su popularidad para las ciudades en las que opera? Según un nuevo estudio, esto conduce a un aumento de los alquileres. Los autores examinaron datos a nivel de código postal sobre precios de alquiler y datos demográficos en los Estados Unidos. Controlando varios factores, encontraron que a medida que aumenta el número de anuncios de Airbnb en una ciudad, los precios locales de alquiler también lo hacen.

Leer más
Por qué el proteccionismo no paga

Por qué el proteccionismo no paga

A lo largo de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos han sido el firme simpático del mundo del comercio abierto. Sin embargo, con nuestro déficit comercial rematando $ 170 mil millones en 1986, no es sorprendente que este apoyo al comercio abierto haya disminuido y, de hecho, se convierta en llamadas directivamente a las medidas proteccionistas. Uno necesita mirar más lejos que [...]
Leer más
Los desafíos estratégicos en los servicios financieros

Los desafíos estratégicos en los servicios financieros

Esta publicación es una respuesta al artículo de Pankaj Ghemawat "Encontrar su estrategia en el nuevo paisaje" en su artículo "Encontrar su estrategia en el nuevo paisaje", Pankaj Ghemawat nos ofrece un marco excelente para abordar los principales desafíos estratégicos del futuro. Déjame elaborar algunos de sus puntos de un [...] financiero
Leer más
Estados Unidos de Charlie Sheen

Estados Unidos de Charlie Sheen

Perdóname, pero me gustaría hacerle una pregunta posiblemente estúpida. ¿Está Charlie Sheen, además de ser un actor favorable, una metáfora apta para la economía estadounidense? Ahora, no te asustes. Vamos a hablar esto a través. Desde una perspectiva económica, Charlie es solo un vehículo para vender anuncios, anuncios principalmente para la producción de masa [...]
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio