¿Qué sentido tiene una marca personal?

Para diferenciar claramente su valor y lo que trae a la mesa.
¿Qué sentido tiene una marca personal?
¿Qué sentido tiene una marca personal?
Resumen.   

A menudo confundimos nuestra reputación como nuestra marca personal. Pero eso no es cierto. Todos tienen una reputación. Las primeras impresiones que haces, las relaciones que estableces con los gerentes y compañeros, y la forma en que te comunicas, todas estas cosas afectan la forma en que te ven los demás. Su marca personal, por otro lado, es mucho más intencional. Es la forma en que quiero que la gente te vea.

  • Para empezar a construir tu marca personal, descubre qué es lo que te impulsa. ¿Qué te motiva a levantarte por la mañana e ir a trabajar? ¿Qué habilidades te interesan pero aún tienes que desarrollar? ¿Qué temas despiertan tu interés?
  • A continuación, alinee sus valores con los objetivos de su organización. Supongamos que su organización lleva regularmente los nuevos productos más vanguardistas al mercado y valora a los líderes que desafían el statu quo y piensan de manera innovadora. ¿Cómo se alinean sus puntos fuertes actuales con los objetivos de la empresa? Te ves a ti mismo como una persona creativa, a la que le encanta resolver problemas complejos. Teniendo en cuenta eso, puede decidir que el «innovador» es el atributo clave de su marca personal.
  • Al igual que en el mundo comercial, una marca no tiene valor a menos que la gente lo sepa. Para aumentar su visibilidad, cree un mapa de stakeholder. Puede ser una lista simple de personas que desea conocer o personas que pueden ayudarlo a progresar en la organización o un documento complejo que destaque cómo otros podrían abogar por usted.
  • Por último, contacta a las personas con las que quieres conectarte. Cuando los conozca, aproveche la oportunidad para resaltar sus habilidades e intereses y cómo esas competencias podrían beneficiarlos a ellos y a su trabajo.


Uno de los nuevos clientes de mi entrenamiento, Mike, un joven gerente en la industria financiera con un prestigioso MBA, fue rechazado para un ascenso. Cuando le preguntó a su supervisor sobre la decisión, su jefe respondió: «Porque nadie te conoce».

Eso fue una sorpresa para Mike, que había recibido elogios regulares por su sólida ética de trabajo y sus buenos resultados. Pensó que todos lo conocían en la pequeña empresa. Lo que encontró fue que los altos directivos en la mesa de toma de decisiones no tenían ni idea de lo que representaba y quién era como persona.

Mike cometió un error que muchos de nosotros experimentamos al principio de nuestras carreras. Creemos que nuestros esfuerzos, educación o desempeño son suficientes para superar a nuestros colegas y garantizar oportunidades de avance. Pasamos por alto (o simplemente no se nos enseña) el valor de construir una marca personal.

¿Qué es una marca personal?

Los gerentes de la empresa de Mike sabían que tenía un buen desempeño. ¿Por qué no fue suficiente para conseguirle un ascenso?

En las organizaciones de alto rendimiento, en ciertos niveles, todos son excepcionales. Para diferenciar claramente su valor y lo que aporta, necesita hacer más que tener una buena reputación. Necesitas tener una marca personal excepcional.

A menudo, confundimos nuestra reputación con nuestra marca personal. Pero los dos no son lo mismo.

Todos tienen una reputación. Las primeras impresiones que haces, las relaciones que estableces con los gerentes y compañeros, y la forma en que te comunicas, todas estas cosas afectan la forma en que te ven los demás. Por ejemplo, si le pides a tus colegas que te describan, es posible que digan que eres una persona cálida con la que es fácil colaborar. Algunos dirán que ocasionalmente llegas tarde a las reuniones, pero eres muy bueno para priorizar las tareas. Su reputación se compone de las opiniones y creencias que las personas forman sobre usted en función de sus acciones y comportamientos colectivos.

Su marca personal, por otro lado, es mucho más intencional. Es la forma en que quiero que la gente te vea. Considerando que la reputación se basa en la credibilidad, tu marca personal tiene que ver con la visibilidad y los valores que representas externamente.

Tienes el poder de definir tu marca alineando tus intenciones con las acciones. Es decir, cambiar sus decisiones y comportamientos para influir en la forma en que los demás lo ven y para ayudarlos a conectarse tanto emocional como intelectualmente con la imagen que espera retratar. Si esa imagen se alinea con las oportunidades que desea, es más probable que las proteja.

Ahora que sabemos qué es una marca personal y por qué es importante, veamos cómo puedes empezar a crear la tuya propia.

Cómo crear una marca personal

Paso 1: Descubre qué es lo que te impulsa.

Empieza por hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué te motiva a levantarte por la mañana e ir a trabajar?
  • ¿De qué habilidades o talentos estás más orgulloso?
  • ¿Qué habilidades te interesan pero aún tienes que desarrollar?
  • ¿Qué tipo de tareas o proyectos te dan energía?
  • ¿Qué temas despiertan más tu interés?
  • Dentro de diez años, ¿qué quieres haber aportado al mundo?
  • ¿Qué tienen en común las personas que más admiras?

Escribe tus respuestas a estas preguntas y presta atención a cualquier superposición o alineación que descubras. Este ejercicio puede ayudarlo a identificar algunos de los valores, creencias u objetivos que lo impulsan actualmente.

Por ejemplo, tal vez te des cuenta de que eres excelente para gestionar conflictos de manera productiva, te encanta hacer una lluvia de ideas nuevas y te gusta colaborar con los demás. Quizás aprendas que las personas que más admiras muestran curiosidad, compasión y creatividad.

Identificar y reflexionar sobre lo que te impulsa, así como lo que quieres lograr, te ayudará a aprovechar tus habilidades y competencias existentes para demostrar deliberadamente comportamientos que hagan visibles tus mayores fortalezas y pasiones. También puede utilizar este conocimiento para reflexionar sobre las nuevas habilidades que puede necesitar desarrollar para llegar a donde quiere ir.

Paso 2: Alinee sus valores con los objetivos de la organización.

Ha tenido un buen comienzo, pero si quiere crecer dentro de su puesto actual, es importante que encuentre formas de conectar su marca con los objetivos de su organización. Comience por observar a las personas que tienen éxito y son admiradas dentro de su empresa. Observe los comportamientos y rasgos que exhiben constantemente. ¿Cuáles son sus fortalezas más valoradas? ¿Cómo ayuda su comportamiento a que el negocio avance?

Ahora, regrese al paso uno y reflexione sobre las metas y los valores que identificó. ¿Ve alguna alineación entre sus habilidades actuales y las cualidades que recompensa su organización? Si es así, concéntrese en desarrollar esas áreas. De lo contrario, es posible que deba ampliar sus competencias. De cualquier manera, este ejercicio lo ayudará a imaginar una marca personal que se alinee tanto con sus aspiraciones como con los objetivos estratégicos de su empresa.

A veces puede resultar útil elegir una palabra clave o un atributo para ayudar a impulsar su marca, por ejemplo: líder, innovador, creativo o experto en tecnología.

Para continuar con nuestro ejemplo original, supongamos que se une a un equipo de Investigación y Desarrollo (I+D) en una empresa de bienes de consumo. Tal vez observe que su organización trae regularmente los nuevos productos más vanguardistas al mercado y valora a los líderes que desafían el statu quo y piensan de manera innovadora. ¿Cómo se alinean sus puntos fuertes actuales con los objetivos de la empresa? Te ves a ti mismo como una persona creativa, a la que le encanta resolver problemas complejos. Teniendo en cuenta eso, puede decidir que el «innovador» es el atributo clave de su marca personal.

El siguiente paso, entonces, sería identificar los rasgos y comportamientos específicos que necesita desarrollar y demostrar consistentemente para ser visto como un innovador. Estos pueden incluir características observables, como generar soluciones creativas e ingeniosas a los problemas, integrar ideas y aportes de diferentes fuentes y aprovechar las sugerencias de otras personas durante las reuniones.

En última instancia, su objetivo es alinear lo que le apasiona con los valores fundamentales de su organización y utilizar esa pasión para impulsar su crecimiento profesional y reforzar su marca personal.

Paso 3: Mapee sus partes interesadas.

Al igual que en el mundo comercial, una marca no puede tener éxito si nadie lo sabe. Al igual que mi cliente Mike, si no exhibes tu marca a un público amplio, especialmente a los que toman las decisiones clave, es poco probable que consigas esas oportunidades más grandes y mejores.

Para aumentar su visibilidad en la organización, intente crear un mapa de stakeholder. Esta es una herramienta que le ayuda a identificar a las personas influyentes en su organización y a elaborar estrategias sobre formas de conectarse con ellos, tanto formal como informalmente.

No existe una forma «correcta» de crear un mapa de stakeholder. Puede ser una lista simple de personas que desea conocer o personas que pueden ayudarlo a progresar en la organización. Incluso podría ser un documento más complejo con los nombres de líderes organizacionales influyentes, sus roles y responsabilidades, y cómo podrían ser capaces de abogar por usted.

Independientemente de cómo elijas recopilar esta información, el aspecto más importante es entender a quién quieres contactar y por qué. A menudo, el éxito de su equipo de liderazgo depende directamente de que los colaboradores individuales, como usted, hagan un trabajo excelente. Esto significa que tiene una oportunidad natural de comunicarse con ellos y aprender más sobre ellos: sus intereses, desafíos profesionales, problemas que están tratando de resolver, participación en redes de exalumnos, organizaciones benéficas y afiliaciones personales y profesionales. Puede utilizar el conocimiento que adquiere sobre estas partes interesadas para posicionarse como alguien que agrega valor a sus vidas y que tiene la capacidad de tener un mayor impacto en la organización.

Paso 4: hazte visible.

Una vez que tengas tu mapa de stakeholder, el siguiente paso es llegar a las personas que aparecen en él. Cuando eres nuevo, esto puede resultar un poco incómodo, así que no temas pedir ayuda. Ponte en contacto con tu jefe, un colega sénior o un compañero de equipo que haya trabajado en la organización durante un tiempo para que te ayude a hacer algunas presentaciones.

Cuando se conecte con ellos, vea si están dispuestos a reunirse para tomar un café o un almuerzo rápido (virtual). Puede enmarcar su pregunta en torno a buscar su consejo sobre un tema dentro de su área de especialización, o tal vez incluso señalar alguna similitud dentro de sus antecedentes: un pasatiempo compartido, aspiración o afiliación de exalumnos.

Mejor aún, si tiene ideas sobre cómo pueden abordar un desafío al que se enfrentan, no dude en mencionarlo en su mensaje. Resalte sus habilidades e intereses y cómo esas competencias pueden beneficiarlos a ellos y a su trabajo. Piense en este mensaje como una primera oportunidad para mostrar su marca personal. Explica lo que defiendes y, lo que es más importante, cómo se relaciona con marcar la diferencia para la organización.

Supongamos, por ejemplo, que le gustaría ponerse en contacto con el vicepresidente de marketing de su empresa. Su mensaje puede tener un aspecto similar a esto:

¡Hola Jennifer! En una reunión reciente en el ayuntamiento, habló sobre la importancia de obtener mejores perspectivas de los clientes para ayudarnos a desarrollar y ejecutar nuestra estrategia empresarial de manera más efectiva. Me apasiona el análisis de datos y he trabajado como analista durante los últimos tres años. Me encantaría compartir algunas ideas sobre el uso de la visualización de datos interactiva para traducir conjuntos de datos en información procesable para nuestras campañas de marketing digital existentes. ¿Podemos programar un café virtual de 20 minutos para hablar?

La clave es demostrar un interés sincero en sus colegas: qué les importa y qué problemas intentan resolver. Esto le permite resaltar y enmarcar sus propias fortalezas de una manera que pueda ayudarlas, sin que parezca que está interesado principalmente en su propio avance.

Construir una marca personal puede parecer promocional a primera vista, pero no lo es. Tu marca personal es cómo define el valor distintivo que aportas a tu carrera. Tiene el potencial de fortalecer sus conexiones y comprometerse más profundamente con sus colegas. Ser capaz de articular tu marca ayudará a otros a entender quién eres realmente, lo que defiendes, a construir relaciones auténticas y, en última instancia, a alcanzar tus objetivos.


Por Harrison Monarth

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio