¿Qué pasa si los bancos centrales emiten moneda digital?

El Banco Central Chino ya ha comenzado a experimentar con efectivo digital que podría eliminar la necesidad de papel de papel.
¿Qué pasa si los bancos centrales emiten moneda digital?
¿Qué pasa si los bancos centrales emiten moneda digital?
Resumen.

La moneda ya es digital y lo ha sido durante años. Sin embargo, el modelo básico de banca no ha cambiado en gran medida. Esto se debe a que el sistema se basa en la noción de que la moneda digital emitida por los bancos comerciales es convertible en papel efectivo, que es un pasivo del banco central. Este documento explora lo que sucedería si los bancos centrales comenzaran a emitir moneda digital directamente, y la idea de que China y otros países están explorando actualmente el experto en tecnología financiera Ajay S. Mookerjee cree que esto cambiaría el sistema bancario tradicional. Argumenta que un cambio a la moneda digital del Banco Central (CBDC) sería más seguro para los depositantes (porque CBDC es un pasivo directo del banco central emisor, no de un banco comercial), eliminaría la necesidad de que los bancos comerciales tomen directamente depósitos de los consumidores y los hogares, la infraestructura física de la banca redundante, permite una supervisión y regulación más eficaces del sistema financiero y demuestra ser más inclusiva. El ahorro potencial de costos solo en los Estados Unidos asciende a 750 000 millones de dólares al año, tanto como los hogares del país gastan en alimentos.


Más del 97% del dinero en circulación en la actualidad proviene de depósitos de cheques: dólares depositados en línea y convertidos en una cadena de código digital por un banco comercial. La digitalización de las transacciones con tarjeta de crédito y débito y el desarrollo de aplicaciones bancarias han trasladado muchas transacciones tradicionales basadas en efectivo al espacio digital.

Hasta el momento, el cambio a lo digital ha dejado el negocio bancario relativamente indemne, al menos en Occidente, donde nuevos actores como Paypal todavía confían en que los clientes vinculen el servicio a sus tarjetas de débito y crédito bancarias. Algunos bancos solo en línea se han materializado, como Chime y Nubank, pero, una vez más, estos se montan sobre los rieles existentes. El sector financiero chino ha experimentado una mayor disrupción, como lo ilustra la aparición de Ant Financial de Alibaba y WeBank de Tencent, que han aprovechado una protección de la privacidad de datos más floja y un análisis de datos inteligente para dominar los pagos de los consumidores y también han entrado en la banca minorista y para pequeñas empresas. Sin embargo, en términos generales, los bancos tradicionales se han adaptado bien a la digitalización del dinero.

Eso podría estar a punto de cambiar.

El impulso para un cambio más radical viene de China, cuyo banco central ha estado funcionando un experimento con una forma de efectivo llamada moneda digital del banco central (CBDC), que prevé como el efectivo del futuro, eliminando en última instancia la necesidad de papel moneda.

En un mundo de CBDC, el código digital de cada unidad de moneda virtual se guardará en un monedero digital y el titular del monedero lo transferirá sin problemas a las billeteras digitales de otras personas, tal como vemos con las billeteras digitales de tecnología financiera y Big Tech actuales (como Venmo y ApplePay) y las billeteras que ofrece el bancos tradicionales (como Zelle, una cooperativa de seis bancos como Chase, Bank of America y Wells Fargo). En China, estos servicios se otorgarán licencias a cuatro bancos estatales y tres empresas de telecomunicaciones, que actuarán como distribuidores de billeteras en lugar de depositarios de efectivo. Los usuarios escanearán los códigos de barras de sus teléfonos para realizar pagos en la tienda o enviar dinero a otras billeteras móviles. El Banco Popular de China (PBOC) recibirá periódicamente copias de las transacciones de los clientes, almacenadas en una base de datos central y blockchain mixta.

El piloto chino comenzó con la distribución de 100 millones de yuanes digitales a través de loterías en nueve ciudades, incluidas Shenzhen, Suzhou, Chengdu, Xiong’an y el área de oficinas de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Pekín. A finales de septiembre de 2021, el piloto de moneda digital había registrado alrededor de 500 millones de transacciones con 140 millones de usuarios. El E-Yuan se implementará plenamente durante los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero de 2022, y si se alcanzan acuerdos bilaterales con autoridades monetarias extranjeras, los turistas y viajeros de negocios en China podrán obtener un monedero electrónico chino en sus propios teléfonos.

Parte de la motivación de China para introducir una CBDC es reducir la dependencia del país de Alipay y WeChat, que actualmente representan el 94% de las transacciones en línea, con un valor de 16 billones de dólares. También ayuda a reducir la amenaza de las monedas digitales independientes como Bitcoin, que podrían amenazar la capacidad de los gobiernos para gestionar sus economías, no una perspectiva que un gobierno chino vería con ecuanimidad.

Pero China no es el único país interesado en las CBDC: Suecia, Singapur y Corea del Sur se encuentran entre otros 13 países que realizan pruebas piloto. Es probable que los Estados Unidos sigan su ejemplo; el Banco de la Reserva Federal de Boston, en colaboración con el MIT, está diseñando un prototipo de CBDC. Posiblemente Estados Unidos esté preocupado por quedarse atrás y la amenaza potencial del yuan digital chino y su posible aparición como moneda de reserva mundial que suplanta al dólar estadounidense.

En última instancia, la tecnología subyacente a las CBDC será blockchain, la tecnología que permite Bitcoin. Consiste en bloques de registro con marca de tiempo con actividad de transacción cifrada, auditados continuamente por todos los participantes de la red verificados. La cadena de blockchain descentraliza el almacenamiento y la transmisión confiable de dinero. Aunque la cadena de blockchain sigue siendo lenta y aún no puede soportar aplicaciones a gran escala, se espera que la tecnología madure en los próximos tres a cinco años y es probable que supere sus limitaciones. En un momento dado, por lo tanto, se sustituirá la infraestructura digital existente, lo que eliminará la dependencia de los nuevos operadores de los recursos y capacidades controlados por las instituciones financieras existentes.

¿Cómo cambiarán las CBDC la banca?

En el modelo tradicional de banca, con unos dos siglos de antigüedad, las personas o instituciones reciben dinero (de inversiones o pagos) que depositan en los bancos, que luego lo utilizan para hacer préstamos, reservando (es decir, reservando) una proporción ordenada por los reguladores (típicamente el 10%) disponible para que los depositantes retirar y convertir en efectivo. Los bancos obtienen beneficios por la diferencia entre los intereses (en su mayoría a corto plazo) que pagan a los depositantes a los que comercializan y el interés (en gran medida a largo plazo) que reciben por préstamos a clientes empresariales o inversiones en valores financieros equivalentes (como bonos corporativos o gubernamentales).

Si bien la regulación garantiza que los bancos individuales no presten más que sus depósitos generales menos la reserva, ha aumentado el nivel de crédito en todo el sistema bancario. Cuando un banco hace un préstamo, el prestatario deposita el producto en su cuenta, que luego se trata como un depósito nuevo y, menos la reserva, se vuelve a prestar. Este proceso se repite varias veces y significa que los 16 billones de dólares de depósitos en EE. UU. dan lugar a que los bancos asignen 50 billones de dólares en fondos para préstamos directos y respaldo para emisiones de bonos. Este efecto multiplicador alimenta el crecimiento económico, pero la nueva oferta monetaria creada adopta la forma de crédito arriesgado. Los incumplimientos son elevados: en tiempos normales ascienden a 200.000 millones de dólares al año, pero pueden llegar a ser hasta tres veces mayores en tiempos de crisis. Y, como demostró el colapso de 2008, el costo de estos incumplimientos recae en última instancia en los hogares.

El negocio bancario conlleva varios riesgos: los prestatarios pueden dejar de pagar, las tasas de interés a corto plazo pueden ser más altas que las de largo plazo y los depositantes pueden intentar retirar más efectivo del que está disponible para retirar. Los riesgos se amortiguan mediante el capital social, la posibilidad de apoyo público (generalmente mediante préstamos de último recurso de un banco central) y planes de seguro de depósitos minoristas, todo ello a un precio.

Lo que diferencia a la CBDC y al efectivo digital regular emitido por los bancos comerciales es que cada unidad de efectivo de la CBDC tendrá una identidad digital única e inalterable. También será un pasivo directo del banco central, tal como lo son actualmente los dólares de papel o los yuanes. Esta es una diferenciación clave de la moneda digital actual, que es un pasivo del banco emisor, aunque en teoría se puede convertir en efectivo en papel a la carta, una característica que se basa en que el efectivo esté disponible para el banco en forma física. Es esta diferenciación la que explica en gran medida por qué es probable que la CBDC altere el modelo básico del sistema bancario, que siempre se ha basado en el papel efectivo (o en la convertibilidad en él).

Veamos las implicaciones clave de un modelo bancario basado en la CBDC:

  • El fin de las corridas bancarias

El papel efectivo es esencialmente un pagaré al portador emitido por un banco central, para que el portador lo gaste (o lo ponga debajo del colchón) en cualquier momento dado. Las monedas digitales actuales se basan en la convertibilidad de los códigos digitales emitidos por los bancos comerciales en papel, lo que depende a su vez de que el banco comercial tenga a mano papel moneda para utilizarlo en la conversión. Es ese vínculo con el dinero en papel lo que da valor a la moneda digital emitida por los bancos comerciales y hace que su uso sea seguro.

Pero las CBDC son pasivos directos del banco central, al igual que el papel en efectivo, lo que hace que las CBDC sean una forma más segura de dinero digital que el dinero digital emitido por bancos comerciales. La situación equivale a un escenario en el que cada ciudadano tiene, en esencia, una cuenta corriente en el Banco Central. Los pagos de sus pagos e inversiones llegan a sus cuentas del banco central y pueden guardar dinero en efectivo, en el que el banco central puede, si así lo desea, pagar intereses. Sin embargo, a diferencia de una cuenta corriente o de depósito tradicional de un banco comercial, el depositante no corre ningún riesgo, ya que un banco central es un crédito soberano, respaldado, al final del día, por la capacidad del gobierno para gravar, no sobre un colchón de reservas y capital social. No hay «corridas» en el banco central, lo que elimina la necesidad de proteger a los depositantes de las corridas bancarias a través de planes de seguro. Y a nivel del sistema bancario general, todo el riesgo de liquidez (y crédito) se reparte entre toda la población, no solo en la base de depositantes de cada banco.

  • Acabar con el papel en efectivo y los depósitos bancarios privados

Con el banco central convirtiéndose efectivamente en el único intermediario de las transacciones financieras, los bancos dejarían de competir por los depositantes de efectivo minoristas o comerciales, éxito en el que actualmente subyace gran parte de su valor de mercado. En cambio, básicamente, todos pedirán préstamos al por mayor del banco central para financiar sus actividades crediticias; de este modo, el banco central se convierte en el prestamista de primer y no último recurso. Con la financiación asegurada, la competencia interbancaria se basará enteramente en la capacidad de reconocer y fijar el precio de los préstamos buenos y de reducir eficazmente los tipos de interés a corto y largo plazo, lo que reducirá los márgenes de ese negocio en beneficio de los buenos prestatarios, participando en proyectos de creación de valor. La competencia por los depósitos de los clientes se sustituirá por la competencia para distribuir sus billeteras electrónicas con las soluciones más innovadoras y fáciles de usar.

La CBDC también facilitará la entrada de nuevos actores de fintech, porque la reputación de marca de los bancos establecidos como custodios seguros del dinero de las personas ya no será un obstáculo para la entrada, ni tampoco lo serán sus redes de sucursales y puntos de venta de efectivo en papel. El custodio del efectivo de todos y el más claro de todas las transacciones será ahora el banco central y no habrá necesidad de convertir en papel moneda para el dinero digital, ya que una unidad CBDC es en sí misma un pasivo directo del banco central y exactamente equivalente al papel moneda en lugar de ser meramente convertible en lo que hace que el papel efectivo sea redundante. La gente ya no necesitará puntos de venta de efectivo, así como menos lugares para depositar efectivo u otros objetos de valor.

  • Regulación y ejecución de políticas más sencillas

En un mundo de CBDC, todas las transacciones podrían, en teoría, supervisarse con la ayuda del análisis de datos y la IA para identificar más rápidamente a los bancos que tienen dificultades o participan en transacciones cuestionables. En la actualidad, los reguladores financieros deben basarse en los informes proporcionados por los bancos, lo que significa que las medidas correctivas llegan tarde y, a menudo, a un costo mayor. Además, en un mundo de CBDC en el que los códigos bancarios digitales son visibles para la institución de compensación, resulta mucho más fácil para las autoridades identificar a las partes en una transacción, lo que simplifica enormemente la detección de actividades delictivas y elimina la característica del mercado negro de los países que negocian principalmente en dinero físico. El costo del fraude para Se estima que las empresas de servicios financieros estadounidenses representan el 1,5% de sus ingresos, es decir, unos 15.000 millones de dólares anuales.

El cambio también simplifica la ejecución de la política monetaria: el banco central puede cambiar inmediatamente la oferta emitiendo o cancelando códigos en sus propias cuentas. Sin embargo, al pagar intereses sobre las tenencias de la CBDC, el banco central puede transmitir directamente la política monetaria a los hogares, en lugar de influir en los tipos de interés de los depósitos comerciales a través de los tipos que ofrece a los bancos en sus cuentas de reserva en el banco central. Hoy en día, con el dinero almacenado en los bancos comerciales, el responsable de la formulación de políticas solo puede influir indirectamente en los comportamientos de los consumidores y las empresas.

  • Mayor inclusividad

Las transacciones con CBDC no requieren una cuenta bancaria, lo que es importante en los países en desarrollo, donde normalmente un tercio de la población carece de acceso a la financiación tradicional y, sin embargo, tiene acceso a Internet móvil. (En EE. UU., aproximadamente 5% de las personas no están bancarizados). Un consumidor indio no bancarizado con Número de Aadhar y un smartphone podría realizar transacciones fácilmente a través de una aplicación móvil. Esto significa que los países del mundo desarrollado podrán integrar fácilmente a personas en el sistema financiero que tradicionalmente estaban fuera de él.

¿A qué se suma todo esto?

Estos cambios eliminarán muchos de los costos y riesgos implícitos en el sistema tradicional, que se creó en un momento en que los clientes necesitaban sucursales seguras para depositar bolsas de efectivo. Esto ha dado lugar a una infraestructura de pagos, operaciones y sucursales de 85.000 millones de dólares en Estados Unidos que emplea a 1,2 millones de personas, aproximadamente un tercio de todos los camioneros estadounidenses. Se supone que esta infraestructura, que cuesta unos 600.000 millones de dólares al año, es necesaria para gestionar todos los depósitos y pagos (esta cifra es de aproximadamente Relación coste/ingresos del 60% de los bancos estadounidenses aplicada a los ingresos conexos de alrededor de 1 billón de dólares, la mitad de los cuales procede de la banca comercial y el resto del procesamiento de pagos).

Pero si los clientes ya no necesitan depositar dinero físicamente, entonces el gasto anual de 600.000 millones de dólares en infraestructura física es una pérdida total de dinero, equivalente a pagar a uno de cada tres camioneros para que conduzca con un camión vacío durante un año. Más allá del despilfarro innecesario de la infraestructura física, el sistema es lento y costoso: los pagos tardan un promedio de 1 a 3 días en liquidar, y las tarifas de procesamiento de tarjetas consumen la mitad de los márgenes de beneficio del comercio minorista. Transferencias transfronterizas son extorsionadores — puede costar a un trabajador migrante hasta 50 dólares devolver a casa unos pocos cientos de dólares a través de un banco comercial.

Con la CBDC y los bancos centrales en posesión de depósitos, los bancos no pueden sobrecargar los depósitos de los clientes como lo hacen actualmente, lo que reducirá significativamente el riesgo del sistema bancario. Además, con las transacciones instantáneas de la CBDC, el dinero circula más rápido, lo que reduce la necesidad de crédito a corto plazo, lo que reduciría los niveles generales de deuda en un 25%, o en 13 billones de dólares. Un impacto aún mayor podría resultar de la reducción de las tasas de impago debido a la precisión de los datos de transacciones de la CBDC en el seguimiento del uso del crédito. Combinando los niveles de deuda más bajos con las tasas de incumplimiento crediticio más bajas que observamos en países que históricamente se han basado en datos de transacciones (dos tercios menos que en EE. UU.), calculo que el impago crediticio general de Estados Unidos podría caer de 200 000 millones de dólares a solo 50 000 millones de dólares.

En resumen, cambiar a un sistema bancario basado en la CBDC podría ahorrar a la economía estadounidense un total de 750 000 millones de dólares al año, aproximadamente lo que los hogares estadounidenses gastan en alimentos durante el mismo período.

¿Cuál es el truco?

La CBDC no está exenta de problemas. Un riesgo evidente es para la privacidad. Varios legisladores estadounidenses sostienen que China utilizará yuanes digitales para la vigilancia doméstica. «Los bancos centrales aumentan el control sobre la emisión de dinero y obtienen información sobre cómo las personas gastan su dinero pero privan a los usuarios de su privacidad», señala el congresista Tom Emmer (R-MN), y añade: «Las CBDC solo serían beneficiosas si son abiertas, sin permisos y privadas».

Otras preocupaciones giran en torno al papel de un banco central como prestamista mayorista de primer recurso. El crédito controlado por el Estado podría ser potencialmente susceptible a la presión política de los préstamos centrados en el sector. ¿Habría criterios formales para determinar qué bancos podrían optar a la financiación del banco central? ¿Qué tan fácil sería manipularlos de alguna manera?

Quizás la mayor preocupación sea la seguridad, especialmente la ciberseguridad. Se puede argumentar que el sistema existente, con varios bancos responsables de su propia seguridad, está expuesto a violaciones de seguridad más frecuentes pero posiblemente más localizadas. Según esta lógica, si el banco central es hackeado, todo el sistema podría verse fatalmente comprometido, aunque el riesgo de que se produzca una brecha de seguridad tal vez se reduzca, dado que un banco central tendría a su disposición la experiencia cibernética de su gobierno. Esencialmente, la compensación sería entre las infracciones recurrentes pero manejables y las muy poco frecuentes pero catastróficas. Un banco central sería demasiado grande para quebrar.

Dicho esto, la tecnología de la cadena de bloques es altamente segura y las transacciones están altamente compartimentadas, lo que significa que el banco central podría operar un sistema altamente distribuido y compartimentado, extendiendo así el riesgo y las consecuencias de cualquier posible violación de la ciberseguridad. De hecho, el uso futuro de la cadena de bloques para la ciberseguridad se espera que mejore con respecto a la situación actual.

En mi opinión, el paso a economías bajas o sin efectivo basadas en las CBDC, cuyos organismos monetarios soberanos compiten en características y costos similares a los del software, es inevitable. Sin duda, su advenimiento perturbará la industria bancaria, abriendo a los grandes y poderosos titulares de la industria a competidores fintech ágiles, ligeros y conocedores de la tecnología, centrados más precisamente en crear valor dentro de los ecosistemas que en construir imperios monopolísticos. El nuevo modelo bancario llegará a más personas con servicios mejores y más rápidos y entregará crédito a las empresas en mejores condiciones, preservando al mismo tiempo la liquidez y la eficiencia en los mercados de capitales. Es probable que la exposición general al riesgo se reduzca y, aunque se pierda cierto grado de privacidad, los beneficios de la protección contra el fraude y otros delitos compensarán con creces.


Escrito por
Ajay S. Mookerjee



Related Posts

Cómo averiguar cuánta influencia tiene en el trabajo

Su valor no debe definirse por su rol organizativo formal. El poder informal puede ayudarle a movilizar recursos, impulsar el cambio y crear valor tanto para la organización como para usted. Es cada vez más crucial en el lugar de trabajo moderno. Realice una auditoría de energía de usted mismo enumerando sus diez contactos de trabajo principales y anotando sus interdependencias. A continuación, busque banderas rojas, como asimetrías, concentración de contactos o puntuaciones bajas. Mejore su posición preguntando cómo puede ayudar a sus contactos, posicionándose en la intersección de los flujos de trabajo y conociendo mejor a las partes interesadas.

Leer más
¿Qué se necesita para rediseñar un sector?

¿Qué se necesita para rediseñar un sector?

Una estrella de Rock Genetics, un inversionista de redes sociales, un líder de I + D y un ministro de salud en español en un bar ... No, no es el comienzo de una broma, es lo que sucedió en el Ritz de Madrid recientemente, cuando Fundación de la Innovación Bankinter, Un think tank, reunido a William Haslline, Esther Dyson, Alpheus Bingham, Bernat Soria y [...]
Leer más
Las nuevas reglas del espíritu empresarial

Las nuevas reglas del espíritu empresarial

Este es un momento desafiante para ser un empresario. Muchos inversores están claramente asustados por el busto técnico de 2000, y el mercado de la OPI ha sido suave durante años. Viajé a Menlo Park para hablar sobre la industria de la puesta en marcha con Marc Andreessen, un cofundador y un compañero de la firma de capital de riesgo Andreessen Horowitz. [...]
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio