Qué hacer cuando no le gustas a tu jefe

Primero, averiguar por qué.
Qué hacer cuando no le gustas a tu jefe

DEC14_4_174920343

Tu relación con tu jefe es un predictor significativo de tu experiencia en el trabajo. Las buenas relaciones aumentan la probabilidad de que obtengas asignaciones interesantes, comentarios significativos y reconocimiento por tus contribuciones. Las malas relaciones significan, bueno, todo lo contrario. Si tu relación con tu manager es espinosa, helada, distante o tensa, tu trabajo, y tu carrera, sin duda sufrirán. La buena noticia es que hay pasos que puedes tomar para cambiar las cosas para mejor.

Primero, considera la fuente de los sentimientos de tu manager. Para hacerlo bien, trata de ignorar el aguijón emocional de sentirte disgustado y, en cambio, concéntrate en entender desapasionadamente lo que está pasando. Antes de llegar a la conclusión de que no le agradas a tu jefe, explora la posibilidad de que estés atribuyendo falsamente lo que es un comportamiento hostil y estresado como desdén por ti personalmente. Confía en uno o dos compañeros de equipo para ver si validan tus inquietudes o si pueden asegurarte que todo está bien.

Si encuentras pruebas de que hay es algo incómodo en tu relación, busca la causa raíz. Escucha las palabras que tu jefa elige cuando te habla y observa su lenguaje corporal; ambas te darán pistas de lo que está pasando. Estas son algunas de las causas comunes y las mejores formas de afrontarlas:

1. Tu jefe cree que eres incompetente. Es probable que la ansiedad sobre tu capacidad para hacer el trabajo se manifieste como frustración y un comportamiento nervioso de microgestión. El lenguaje corporal de tu jefa devolverá su preocupación mientras se cierne sobre ti y se inquieta inquieta. También puede notar que las tareas importantes o de alto riesgo siempre se asignan a otra persona.

La solución a largo plazo es ofrecer resultados y crear un historial de trabajo de alta calidad. A corto plazo, ten en cuenta las señales que puedas estar enviando que te digan que no eres capaz. Por ejemplo, utilice las preguntas con moderación. Salpicar a tu jefe con preguntas podría sugerir que no sabes lo que estás haciendo. Una vez que tengas una idea del camino correcto, indica tu comprensión de la situación y el enfoque que vas a adoptar. Sea claro y asertivo. Complementa una mentalidad más segura con habilidades mejoradas: busca oportunidades de formación y entrenamiento y comparte lo que has aprendido. Si eso no funciona, siempre puedes preguntarle directamente a tu jefe: «¿Qué te daría más confianza de que puedo tener éxito aquí?»

2. A tu jefe no le gusta tu estilo. Es posible que tengas un alto rendimiento, pero que a tu jefe le disgustas porque tu estilo no encaja con el suyo. En este caso, te darás cuenta de que las correcciones y el coaching del jefe no se tratan tanto de lo que estás haciendo como de ellos. cómo lo estás haciendo. Puede parecer que no está de acuerdo contigo en las reuniones, pero en realidad solo replantea la misma idea en palabras diferentes. Si tus estilos chocan, lo sabrás porque incluso las interacciones más inocuas se sentirán tensas.

El secreto para abordar un choque de estilo es encontrar dos o tres pequeñas cosas que puedas cambiar y que marquen una gran diferencia. Si tu equipo ha utilizado una herramienta de evaluación de la personalidad (p. ej., Myers-Briggs o El método Birkman), saca tus notas y mira qué puedes obtener. Si no, presta atención y mira si puedes encontrar el problema. Uno de los puntos de fricción más comunes es cómo afrontas directamente los problemas. Intenta ajustar tu estilo de comunicación (ya sea para ser un poco más directo o un poco menos) y mira si el jefe responde. Prestar atención a tus compañeros de equipo que son los favoritos del jefe puede darte pistas. Otra fuente común de fricción es qué tan estructurado está tu pensamiento. Si tu jefa es muy estructurada, trata de satisfacer sus necesidades con mucho detalle y precisión. O, si la estructura arruina su encanto, vuelve a marcar los detalles y mantén tus interacciones a un nivel más conceptual.

3. Tu jefe no se relaciona contigo. Mucho se ha escrito en el cinco generaciones actualmente en el lugar de trabajo y sus diferentes valores y expectativas. Por supuesto, algunos enfrentamientos entre gerentes y empleados pueden atribuirse a diferencias generacionales, pero algunos simplemente corresponden a estar en diferentes edades y etapas de tu carrera. Tal vez tu jefe sea significativamente mayor que tú y no pueda comprender que puedes trabajar mientras escuchas música. O eres un Gen-X informando a un jefe veinteañero que no entiende las responsabilidades familiares que requieren que salgas del edificio a las 5 de la tarde. La desconexión también podría deberse a diferencias de género o simplemente a intereses diferentes. Las señales reveladoras de que tu jefe no se relaciona contigo incluyen: el uso de ejemplos y metáforas que no significan nada para ti; sarcasmo y frases que son de naturaleza más personal; y una falta de conexión informal en los pasillos o fuera de horas.

Si sientes que tu jefe no puede conectar contigo personalmente, empieza a formar incluso los eslabones más pequeños para unirte. Abre un diálogo con preguntas como: «¿Cómo verías esta situación?» «¿Qué experiencias has tenido que moldean tu forma de pensar aquí?» «¿En qué no estoy pensando?» Escucha y aprende de tu jefe y reflexiona sobre lo que estás escuchando. También es valioso compartir tu perspectiva para darle a tu jefe una ventana de cómo piensas. «Es muy interesante porque he tenido experiencias diferentes. Mis experiencias han sido…» Eventualmente, ambos llegarán a apreciar mejor las perspectivas del otro. Cuando sientas que la relación comienza a desarrollarse, intenta introducir algunas preguntas sobre actividades e intereses fuera del trabajo. En algún momento encontrarás algo en común que te ayudará a conectarte.

4. Tu jefe es inseguro. La situación más difícil es cuando a tu jefe no le gustas porque eres exitoso, inteligente y confiado, y él es inseguro y se siente amenazado. Uno de los signos reveladores de un jefe inseguro es un comportamiento errático. Cuando todo está bien y el jefe se siente seguro, es posible que tengas una relación perfectamente amistosa; pero en el momento en que algo que haces o dices golpea un nervio crudo, ves enojo, hostilidad y actitud defensiva. Por ejemplo, una conversación aparentemente productiva sobre un nuevo proyecto podría ir mal si inadvertidamente le haces sentir a tu jefa que sabes algo que ella no sabe, lo que podría resultar en una actitud defensiva («¡Lo sabía!») o resistencia a tu idea («No creo que debamos seguir ese camino»).

Existen muy pocos remedios satisfactorios para construir una relación con este tipo de jefes. Actuar con menos capacidad no es un camino viable. Fingir ser menos inteligente podría funcionar con tu jefe, pero podría dañar tu reputación en la organización. La táctica más exitosa suele ser darle a tu manager una parte de tu éxito y tu confianza. Busque oportunidades para preguntarle cómo abordaría un problema determinado y luego dé crédito por su contribución. «Parece que esa solución va a funcionar. Gracias por tus ideas; me ayudaron a aclarar el tema». En el momento en que veas que el comportamiento defensivo se arrastra, relájate. Cambie a preguntas más deferentes como «ayúdame a entender…» y «¿cómo debería pensar en esto?» Sobre todo, prepárate para que te ladren periódicamente y recuerda que no se trata de ti.

Es desmoralizador pensar que no le gustas a tu jefe. Deja de pensar en ello como una aversión universal y en cambio piensa «no es que no le guste a ella, es que ella simplemente no confía en mí todavía». Y no importa cuál sea la situación o la causa del problema, haz las cosas, comparte el crédito y pregunta de qué otra manera puedes ayudar; esas son estrategias probadas y verdaderas para construir una relación sólida con tu jefe.


Escrito por
Liane Davey



Related Posts
Cómo sacar lo mejor de tu jefe

Cómo sacar lo mejor de tu jefe

¿Por qué algunos líderes drenan la inteligencia y la capacidad de sus equipos, mientras que otros líderes lo amplifican? Esa pregunta me hizo pasar a pasar años investigando los dos tipos de jefes que ahora clasifico como "Diminutos", que obtienen menos del 50% de la capacidad de las personas que los rodean y los "multiplicadores" que reciben prácticamente el 100%, como se describe en [... ]
Leer más
Gestión de gerentes mayores: una guía para los jefes más jóvenes

Gestión de gerentes mayores: una guía para los jefes más jóvenes

Ya sabes que ganar depende en ninguna parte de la contratación de personas mejor que tú. Si usted es un empresario o jefe joven, que conllevará la contratación de personas mayores y más experimentadas, especialmente en los mejores roles para su organización. Gestionar a un colega con diez o quince años más de experiencia de lo que puede presentar [...]
Leer más
Los sesgos que no sabes que tienes

Los sesgos que no sabes que tienes

Siempre pensaste que era un buen chico. Ha conversado con Jack, su gerente superior, en las Partes de la Compañía, asistió a numerosas reuniones con él, y habló de forma privada en su oficina en las últimas semanas para discutir una nueva iniciativa en la que ha sido la partida de lanza. Hoy realizó el anuncio: la compañía está tirando del enchufe de su proyecto. Naturalmente, [...]
Leer más
Pathbooks

Lee un
bestseller en

10 minutos

Cada viernes, recibe un libro de negocios y carrera resumido en 10 minutos.

(puedes darte de baja cuando quieras)