Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Para prepararse para la automatización, manténgase curioso y no deje de aprender

Ser proactivo mantendrá sus habilidades relevantes.
Para prepararse para la automatización, manténgase curioso y no deje de aprender
Resumen.

Para que la fuerza de trabajo estadounidense prospere a lo largo de la Cuarta Revolución Industrial, hay algunas cosas clave que deben suceder. Estados Unidos tendrá que invertir en nuevas vías de educación y adoptar el compromiso de abordar la educación de manera flexible. Como país, necesitaremos adoptar una cultura de aprendizaje continuo y permanente. Y los ejecutivos tendrán que ser mejores acerca de «caminar por la caminata» cuando se trata de rematar a los empleados existentes cuyos roles actuales están destinados a cambiar. La educación, desde los colegios tradicionales de cuatro años, hasta la formación técnica, hasta la rematanza, tendrá que ser tan fluida como las funciones para las que los estudiantes se están preparando. Los ejecutivos tendrán que seguir manteniendo conversaciones importantes sobre las diversas formas de educar a la fuerza de trabajo, incluyendo el establecimiento de oportunidades para la formación profesional y la priorización de iniciativas de reconversión basadas en una auténtica cultura de la curiosidad. Y los trabajadores estadounidenses tendrán que tomar la iniciativa de enseñarse a sí mismos acerca de las tecnologías que seguirán definiendo el futuro del trabajo.


A principios de este año, el presidente Trump firmó una orden ejecutiva para «Iniciativa Americana de AI» para orientar los desarrollos e inversiones de IA en las siguientes áreas: investigación y desarrollo, normas éticas, automatización y divulgación internacional. Esta iniciativa es indicativa de los tiempos cambiantes y cómo, como país, Estados Unidos está aprendiendo a explorar las implicaciones de la IA. Los líderes en el mundo empresarial, específicamente, se enfrentan a la responsabilidad de equipar a nuestros empleados con las habilidades necesarias para pavimentar trayectorias profesionales duraderas, y la fuerza de trabajo debe descubrir lo que se espera a medida que la tecnología siga alterando la norma y trabajando como la conocemos.

Como líder empresarial global, optimista de IA y padre, me pregunto: ¿Qué hará que una carrera sea sostenible en 2020 y más allá? ¿El futuro de la educación levantarse para cumplir las exigencias del futuro del trabajo? Apoyo el creciente movimiento para construir una fuerza de trabajo orientada hacia el futuro a nivel nacional, basada en carreras sostenibles, pero para que se logre este objetivo, hay que hacer más trabajo.

Para que la fuerza laboral estadounidense prospere a lo largo de la Cuarta Revolución Industrial, hay tres cosas clave que deben suceder:

  1. Los Estados Unidos tendrán que invertir en nuevas vías de educación y adoptar el compromiso de abordar la educación de manera flexible;
  2. Los ejecutivos tendrán que ser mejores acerca de «caminar por la marcha» cuando se trata de rematar a los empleados existentes cuyos roles actuales están destinados a cambiar;
  3. Como país, necesitamos invertir mejor en nuestro sistema educativo y, al mismo tiempo, adoptar una cultura de aprendizaje continuo y permanente.

Empatía frente a automatización: no se excluyen mutuamente

Con todo lo digital en aumento, muchos cursos universitarios se centran en perfeccionar las «habilidades de tecnología dura», pero en la era de la IA, los planes de estudio también deben expandirse para equipar mejor a los futuros empleados con el habilidades humanas sus carreras se basarán en. A medida que las tareas manuales se automatizan y los seres humanos cambian para asumir roles más dinámicos, tanto los educadores como los líderes empresariales deben preguntar constantemente: ¿qué habilidades —tanto «duras» como «blandas» — definirán el éxito en un lugar de trabajo cada vez más virtual y cada vez más impulsado por la tecnología?

Varias universidades han comenzado a incorporar AI en sus programas, desde asistentes digitales, a la IA centrada campos de estudio, e incluso asistentes de enseñanza automatizados. Sin embargo, los futuros empleos requerirán algo más que fluidez tecnológica. Considere una estudio producido por los expertos en negocios Nathan y Roberta Sawatzky que descubrieron que continuará existiendo una prima puesta en áreas de inteligencia emocional en el mercado laboral, como la comunicación, la autodirección, la confiabilidad, la disciplina, la iniciativa, la flexibilidad y la autoeficacia. La empatía es notablemente un área en la que falta IA, razón por la cual siempre necesitaremos trabajadores humanos con fuertes «habilidades blandas» para llevar el toque humano, la consideración y la conciencia al lugar de trabajo. ¿Cómo se pueden medir estas aptitudes y cómo ajustar las aulas para inculcar mejor estas sensibilidades en la próxima generación de trabajadores? Hacernos estas preguntas será esencial para impulsar las soluciones colaborativas necesarias para evolucionar la educación tradicional.

Ya no podemos acercarnos a la educación con un modelo de talle único

Como directores ejecutivos, nosotros también necesitamos reforzar un enfoque renovado de la educación, incluida la disponibilidad de oportunidades de formación profesional dentro de nuestras propias empresas. En marzo, el Junta Consultiva de Políticas de la Fuerza Laboral Americana se reunió en la Casa Blanca para determinar cómo «desarrollar e implementar una estrategia para modernizar la fuerza laboral estadounidense para enfrentar mejor los desafíos de la 21 st siglo». Me alegró especialmente ver que una de las soluciones propuestas incluía aumento de la financiación para escuelas de formación profesional y programas de aprendizaje. Teniendo en cuenta la número alto de los graduados universitarios en los últimos años, hay absolutamente una necesidad recíproca de formación profesional en áreas que contribuyen a las funciones básicas de la sociedad, como la mecánica, la electrónica, los sistemas de control de computadoras, el mecanizado y la neumática. Aunque la academia tradicional es sin duda un privilegio y un activo, los aprendices ofrecen experiencia práctica a aquellos que tal vez no se sientan atraídos por una carrera universitaria. El hecho es que hay varios grados de aprendizaje; un título universitario tradicional de cuatro años podría no ser para todos, y eso está bien. La formación técnica puede no sólo ser la adecuada para ciertas personas, sino que también es la alternativa inteligente para nuestra fuerza laboral macro, ya que los puestos de trabajo y las habilidades continúan cambiando.

La fuerza de trabajo del futuro dependerá de conjuntos de habilidades complementarias. Será absolutamente necesario tanto el aprendizaje universitario como la formación profesional. Sin embargo, mientras que la Educación Profesional y Técnica (CTE) está haciendo una reaparición, las escuelas de comercio y empleos de cuello azul a menudo vienen con injustificados estigmas. Esto es especialmente cierto para aquellos que crecieron con el mantra «permanecer en la escuela», creyendo que el camino hacia el éxito es fórmula, comenzando con un título de secundaria, seguido por la universidad, y a veces complementado con estudios de posgrado y títulos especializados para una ventaja más competitiva. Por otro lado, un modelo educativo de «formación dual», que combina cursos en el aula y experiencia práctica, puede ser tan satisfactorio y lucrativo como una carrera postgraduada.

En 2014, menos del 5% de los jóvenes estadounidenses se formaban como aprendices, en comparación con el 60% de los jóvenes en Alemania. Los líderes tanto a nivel de gobierno como de C-suite deben ser mejores para respaldar la educación técnica y no debemos perpetuar los estigmas que intentan devaluar este trabajo extremadamente valioso. La sociedad estadounidense debe subrayar y apoyar la importancia de las trayectorias profesionales divergentes, y los líderes empresariales deben considerar cómo crear oportunidades para la formación profesional dentro de sus empresas. En las sabias palabras de Nicholas Wyman, CEO del Institute for Workplace Skills & Innovation (IWSI America), «los aprendices adaptan la formación a las necesidades reales, aseguran una cartera de personas que pueden hacer, mantenerse al día con los cambios en la tecnología y proporcionar un retorno positivo de la inversión».

Los ejecutivos necesitan convertirse en educadores de rematar

Cambiar la cara de la educación ciertamente capacitará a los empleados de nivel de entrada para los roles flexibles del futuro, pero ¿qué significa «renovar» la fuerza laboral estadounidense para aquellos que han trabajado duro durante años? Además de ampliar las oportunidades de formación técnica a quienes ingresan a la fuerza laboral, los líderes de C-suite de hoy tienen que comprometerse con las oportunidades para los trabajadores desplazados como primera opción para fortalecer nuestras empresas.

Los ejecutivos corporativos también tienen que compartir la responsabilidad de ayudar a los trabajadores a adoptar nuevos conjuntos de habilidades que permitan una mayor retención de empleados a largo plazo. Muchos altos ejecutivos han expresado confianza en sus progresos en la provisión de programas de reasesinación, pero sigue habiendo un desconectar entre la forma en que los empleados sienten que están siendo asesinados y cómo los empleadores perciben la forma en que están rematando a sus empleados. Tenemos que cerrar esta brecha. Es tan simple como eso. Los empleadores deben ofrecer programas de reconversión y capacitación de tal manera y volumen que los empleados vean esos programas como reales y accesibles para ellos. Además, los empleados deben sentir y comprender que estos programas de capacitación les ofrecen una oportunidad de crecimiento profesional.

Aunque puede sonar desalentador de considerar, en realidad podemos generar un compromiso activo en torno a la rematación. Si, como ejecutivos, estamos invertidos en real reskilling — nuevos programas de educación interna que permiten a los empleados descubrir sus habilidades, identificar lagunas y perfeccionar su potencial a través de rutas y planes de conocimiento personalizados — los empleados estarán preparados de manera más eficaz y eficiente para ser colocados en nuevos puestos. En mi opinión, estas posiciones se centrarán en elevar a los trabajadores a puestos de mayor valor añadido. Creo que los ejecutivos encontrarán que los empleados están listos para esto; de hecho, lo están exigiendo, con estudio después estudio mostrando que las empresas no están a la altura de los deseos de los trabajadores de aprender, especialmente cuando se trata de IA.

Un llamado a la curiosidad: la empresa y el país

Como automatización inevitablemente elimina las manos humanas en procesos comerciales manuales y monótonos, creo que el papel de los empleados se definirá por un conjunto de habilidades evolucionado y una mentalidad abierta. Muchos están acostumbrados a perfeccionar habilidades que garantizarán una larga trayectoria profesional en un área determinada, pero esta ideología debe ser probada para el futuro. Es nuestra responsabilidad compartida el alejar a la fuerza de trabajo de la trayectoria profesional centrada en la estrecha trayectoria profesional y hacia una vida profesional más evolucionada.

La sociedad alemana celebra el «aprendizaje a lo largo de toda la vida», lo que yo llamo curiosidad continua. La educación no se detiene en un grado; las empresas construidas para la longevidad son aquellas que cultivan una cultura de aprendizaje continuo. Es instinto humano hacer preguntas —qué, cómo, porque— y aunque la edad adulta nos enseña a sofocar estas maravillas, la curiosidad es clave en un mundo innovador. Lo último que los ejecutivos quieren es que los empleados se conviertan en robóticos, por lo que es crucial que alimentemos este instinto para ser inquisitivos. Confío cuando digo que la rematación exitosa será impulsada ante todo por la curiosidad humana.

La Cuarta Revolución Industrial requerirá que reaprendamos las mejores prácticas para aprender. La educación, desde los colegios tradicionales de cuatro años, hasta los entrenamientos técnicos, hasta la rematanza, será tan fluida como los papeles para los que nos estamos preparando. Ejecutivos, tenemos que seguir manteniendo estas importantes conversaciones sobre las diversas formas de educar a la fuerza laboral, incluyendo el establecimiento de oportunidades para la formación profesional y la priorización de iniciativas de reconversión basadas en una auténtica cultura de la curiosidad. Y los trabajadores estadounidenses, no esperen a que los líderes le ayuden a aprender lo que está por venir: hay muchas maneras de enseñar a ti mismo sobre las tecnologías que seguirán definiendo el futuro del trabajo. Mantenerse curiosidad le ayudará a mantenerse por delante de la curva de aprendizaje y le permitirá tener acceso a nuevas oportunidades en el cambiante mundo empresarial. Priorizar su propia reeducación continua no solo le da una ventaja en el mundo de hoy, sino que asegura su relevancia en el mundo del mañana.


Escrito por
Tiger Tyagarajan




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.