Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Para liderar mejor bajo el estrés, comprenda a sus tres seres

Un marco para explorar por qué toma las decisiones que realiza y cómo hacer mejores.
Para liderar mejor bajo el estrés, comprenda a sus tres seres
Resumen.

A un año de una pandemia mundial que alteró la forma en que trabajamos y vivimos, la complejidad y la intensidad de los desafíos a los que se enfrentan muchas personas superan su capacidad de recuperación emocional. Y entender lo que sucede en tu cuerpo, mente y emociones es al menos tan importante para un rendimiento sostenible como las habilidades que aportas al trabajo que realizas. Los autores comenzaron a profundizar en cómo reaccionamos ante los diferentes niveles de estrés en nuestras vidas. Presentan aquí una hoja de ruta para una mejor gestión del estrés basada en la premisa de que los seres humanos no operan desde un solo yo estable. Más bien, nos movemos inconscientemente entre tres seres primarios: el yo del niño, el defensor y el yo adulto, que compiten por la atención y el control, dependiendo de las demandas a las que nos enfrentemos.


Alice es la CEO de 38 años de una startup de consultoría con sede en Nueva York que estaba creciendo rápidamente cuando empezamos a trabajar con ella a principios de 2020. Luego se produjo la pandemia. Alice se vio obligada a hacer girar rápidamente la empresa de prestar la mayoría de sus servicios cara a cara a crear un nivel comparable de atención personalizada para los clientes en línea.

Al mismo tiempo, Alice se hizo cargo de la escolarización virtual de sus hijos de 7 y 5 años. Su marido ayudó, pero como médico hospitalario, continuó trabajando, dedicando largas horas. Alice estaba aislada de amigos y vecinos que vivían cerca, y de su padre, que normalmente cuidaba a sus hijos cuando no estaban en la escuela.

Al principio, Alice consideró que era solo un desafío más por conquistar. Ella estaba segura de poder manejarlo, como lo había hecho con tantos contratiempos pasados. «Lo superaré», se dijo a sí misma, solo para descubrir después de muchos meses que no había un final a la vista. En el camino, la asistente de Alice, una madre soltera, decidió renunciar, abrumada por tratar de hacer malabares con el trabajo y la crianza de los hijos por sí misma.

A medida que el negocio de Alice luchaba, sintió una ansiedad creciente y desconexión de su equipo virtual. Ella comenzó a dudar de que estaban trabajando eficientemente, y se volvió más directiva. A su vez, se sentían microgestionados y desconfiados. Alice también se encontró peleando más con su marido y perdiendo los estribos con sus hijos.

Durante el año pasado, hemos escuchado innumerables variaciones sobre la historia de Alice. Con el tiempo, lo que quedó claro es que tratar los síntomas no era suficiente. La complejidad y la intensidad de los desafíos a los que se enfrentan nuestros clientes superan la complejidad de su pensamiento actual y su resiliencia emocional. Comenzamos a centrarnos no solo en el «qué», sino también en el «por qué», la causa subyacente.

De lo que nos dimos cuenta es que el yo que mayormente rige nuestras vidas puede protegernos de nuestros peores miedos, pero también se interpone en el camino de nuestro crecimiento, aprendizaje, adaptación y evolución. Además, nuestro instinto inconsciente, especialmente bajo presión, es buscar información que refuerza lo que ya creemos.

Si la demanda del equipo supera su capacidad, puede actualizar el sistema operativo. Pero, ¿qué se necesita para actualizar su sistema operativo interno? Comprender lo que sucede en tu cuerpo, mente y emociones es al menos tan importante para un rendimiento sostenible como las habilidades que aportas al trabajo que realizas.

Influenciado por neurociencia, atención informada sobre traumas, y teoría del apego, empezamos a profundizar en cómo reaccionan los seres humanos a diferentes niveles de estrés en nuestras vidas. Nuestra hoja de ruta de desarrollo se basa en la premisa de que ninguno de nosotros opera desde un solo yo estable. En cambio, nos movemos inconscientemente entre tres seres primarios: el yo del niño, el defensor y el yo adulto, que compiten por la atención y el control, dependiendo de las demandas a las que nos enfrentemos.

Comprender a los tres seres

El primer yo, que aparece tan pronto como nacemos, es nuestro yo hijo: es el más indefenso, con pocos recursos y fácilmente amenazado de nuestros tres seres. También es la más divertida, curiosa y llena de asombro.

De niños, a menudo somos impotentes y contamos con que otros nos cuiden. A medida que desarrollamos más conciencia, capacidad y autonomía, la experiencia de impotencia y vulnerabilidad de nuestro hijo se vuelve cada vez más intolerable para nosotros. Para hacer frente a las amenazas que enfrentamos, empezamos a formar un segundo yo: Nuestro defensor.

Lo que no vimos cuando escribimos por primera vez sobre los tres seres es que nuestro defensor se convierte en el jugador dominante de nuestras vidas. No aparece justo cuando nos sentimos amenazados y nos movemos a luchar o huir. Más bien, es el yo principal que habitamos durante la mayor parte de nuestras vidas. Piensa en ello como la persona que llevamos en el mundo. En ausencia de estrés, nuestro defensor puede estar concentrado y ser productivo, incluso compasivo y ganar. Pero también es hipervigilante y muy reactivo ante cualquier amenaza percibida a su valor.

A medida que la defensora de Alice se movió hacia la lucha o la huida, su capacidad de pensar racional y reflexivamente dio paso al miedo y a la defensiva. Piensa en la última vez que te sentiste desencadenado. ¿Cómo reaccionaste? Tal vez arremetiste con ira, juicio o culpa, como Alice se encontró haciendo. Tal vez pasaste a una dura autocrítica, o simplemente dejaste de lado tus sentimientos distrayéndote o adormeciéndote. Todas estas son las formas en que nuestro defensor busca protegernos de la experiencia de inseguridad, indignidad y miedo de nuestro hijo.

Nuestro yo más capaz y maduro es nuestro yo adulto. Aparezca en momentos en los que estamos en nuestro mejor momento. Solo nuestro ser adulto, por ejemplo, es capaz de observar cuando el miedo o la ira surgen en nosotros, pero en lugar de actuar sobre esas emociones, las trata con cuidado y compasión. El yo adulto también está a cargo cuando podemos sentarnos con un colega, un informe directo o un amigo que está luchando y tiene espacio para lo que siente sin juzgarlo.

Pero es sorprendentemente difícil acceder a nuestro yo adulto, especialmente en situaciones de mucho estrés, cuando más lo necesitamos.

El simple hecho de poder distinguir entre nosotros tres es un primer paso poderoso. Del mismo modo que un padre bien regulado puede calmar y crear un espacio seguro para un niño que se está derritiendo o actuando mal, nuestro ser adulto es capaz de calmar compasivamente la angustia de nuestro hijo, en lugar de sentirse amenazado o abrumado por ella.

Solo nuestro ser adulto tiene la capacidad de ver y aceptar a todo lo que somos. Al crear un entorno interno más seguro, nuestro ser adulto también puede liberar las mejores cualidades de nuestro hijo: espontaneidad, curiosidad, creatividad, asombro y alegría.

La noticia alentadora es que incluso pequeños cambios en la conciencia pueden tener un impacto desproporcionado en nuestro comportamiento. Con el tiempo, Alice se volvió más capaz de observarse a sí misma: primero la forma en que su defensora se levantó ante la amenaza, y más tarde la profunda experiencia de vulnerabilidad y miedo de su hija. Descubrió una experiencia de compasión tanto por su yo infantil como por su defensor, que nunca había sentido antes.

De la manera en que Alice fue capaz, en su mejor momento, de calmar y crear seguridad para sus dos hijos pequeños cuando tenían crisis, descubrió que podía hacer lo mismo por sí misma. Más tranquila y autorregulada, Alice también fue más empática al tratar con sus colegas, menos abrumada por sus desafíos en el trabajo, más creativa y más capaz de ser la madre que quería ser. Cuando empezamos a trabajar con su equipo y a fomentar un diálogo más abierto, se convirtieron en mejores fuentes de apoyo mutuo.

Aceptar y ser dueño de sus limitaciones

Numerosos líderes con los que hemos trabajado, hombres y mujeres, han descubierto que aceptar y asumir sus limitaciones y errores no ha provocado la experiencia de debilidad y humillación que temían. Por el contrario, los dejó menos defensivos, más auténticos y más fáciles de conectar con sus compañeros.

Cuatro pasos han demostrado ser clave en este viaje:

  1. Empieza a notar lo que sientes en tu cuerpo bajo estrés. Cada vez que te sientes «menos que» o «mejor que», por ejemplo, es una señal de que tu hijo se siente amenazado y que tu defensor ha pasado a pelear o huir. Las emociones negativas fuertes como el miedo, la frustración, la impaciencia y la ira son otra señal de que tu defensor está activado.
  2. Cuando sientas en tu cuerpo que estás desencadenado, disminuye la velocidad para autorregularte. Respira hondo. Nombra tus emociones en voz alta, lo que te ayuda a pasar de estar a su merced a observarlas con más objetividad. El movimiento, especialmente oscilante o pendulante, también puede ayudar. Piense en la forma en que sostiene y mece instintivamente a un niño para calmarlo.
  3. En lugar de juzgarte o criticarte a ti mismo, reconoce y acepta tus emociones y deficiencias negativas. Sí, son parte de lo que eres, pero no todos son lo que eres. Cuanto más te aceptes a ti mismo, menos tendrás que defenderte. A medida que autorregulas y llevas a tu ser adulto en línea, podrás pensar de manera más reflexiva, compasiva y sabia sobre cómo abordar cualquier desafío al que te enfrentes.
  4. Ponte más cómodo con tus molestias. El malestar es un requisito previo para el crecimiento y el cambio, pero se nos enseña a equipararlo con el peligro. Psicóloga Resmaa Menakem hace una distinción entre el «dolor sucio», el dolor crónico de tratar de reprimir, negar y culpar a los demás por nuestros miedos y vulnerabilidades, y el «dolor limpio», la incomodidad inevitable que resulta de cuestionar nuestras suposiciones, enfrentar nuestros miedos y asumir la responsabilidad de nuestros errores.

El mayor avance de Alice ocurrió cuando se sentía más abrumada e impotente. «De repente se me ocurrió», dijo «que las peores cosas que sentía de mí misma eran ciertas, pero eran solo una parte de lo que soy». Solo cuando podemos aceptar a todo lo que somos nos sentimos verdaderamente empoderados y capaces de empoderar a los demás.

Nota del editor, 13 de abril: Hemos actualizado los autores enumerados para este artículo para reflejar colaboradores adicionales.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.