Para alentar a los pacientes a surtir recetas, fijar los copagos

Para alentar a los pacientes a surtir recetas, fije los copagos

Insurers can take three steps to retain the benefits of copayments and avoid their downside.

Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


por Tal Gross

Los beneficios de los copagos son que pueden generar menos despilfarro y precios más bajos de los medicamentos. Pero también están haciendo que los estadounidenses de edad avanzada pospongan el surtido de recetas hasta que lleguen sus cheques del Seguro Social, según una nueva investigación. Y eso puede provocar más pacientes y costes de atención más altos. Tres pasos pueden permitir a las aseguradoras conservar los beneficios de los copagos y reducir sus desventajas: hacer que algunos medicamentos recetados sean totalmente gratuitos e identificar y, luego, ayudar a los pacientes con más probabilidades de retrasar el surtido de sus recetas.

•••

Los copagos hacen que muchos estadounidenses de edad avanzada pospongan el surtido de recetas hasta que lleguen sus cheques del Seguro Social. Ese es el hallazgo central de la investigación Timothy J. Layton Daniel Prinz, y recientemente dirigí. Incluso un copago de tan solo cinco dólares puede hacer que algunas personas retrasen la adquisición de medicamentos importantes, como antidepresivos, insulina, estatinas y anticoagulantes. Con eso en mente, las aseguradoras deberían estructurar los copagos a los que se enfrentan sus beneficiarios para no provocar retrasos en los cuidados importantes.

Estudiamos a los beneficiarios de Medicare en el programa de la Parte D, la principal forma en que los estadounidenses mayores pagan los medicamentos recetados. Nuestro análisis sugiere que cada año se retrasan aproximadamente 1,3 millones de medicamentos recetados cubiertos por Medicare. Los días en que las personas reciben sus cheques del Seguro Social, los surtidos de medicamentos recetados en las farmacias aumentan entre un 6 y un 14%.

Los retrasos en la venta de medicamentos recetados se deben exclusivamente a los copagos en la farmacia. Algunos beneficiarios de Medicare están en programas de subsidios y, por lo tanto, no se enfrentan a copagos en la farmacia. No es más probable que esos destinatarios surtan sus recetas después de recibir sus cheques del Seguro Social que antes. Pero, como descubrimos, muchos estadounidenses de bajos ingresos se ven disuadidos por los copagos y, por lo tanto, esperan a tener el dinero en efectivo.

Aunque nuestra investigación se centró únicamente en los beneficiarios de Medicare que reciben cheques del Seguro Social, muchas otras personas de bajos ingresos inscritas en otras formas de seguro probablemente muestren un comportamiento similar. Y es probable que no se limite a los Estados Unidos. En Dinamarca, por ejemplo, un estudio sobre los beneficiarios de la asistencia social daneses descubrí que varios de ellos esperan a que lleguen sus cheques antes de recoger sus medicamentos.

Ese comportamiento crea un dilema para los líderes de la industria de los seguros de salud. Por un lado, los copagos son una herramienta importante para prevenir el despilfarro. Los copagos pequeños pueden llevar a los consumidores a utilizar la atención médica de forma juiciosa y cuidadosa. Los copagos también son fundamentales para fijar los precios de los medicamentos. Por ejemplo, cuando haya dos medicamentos de marca de la competencia, los gestores de beneficios farmacéuticos ofrecerán cobrar copagos más bajos a la empresa farmacéutica que ofrezca el mayor descuento. Pero, por otro lado, los copagos que llevan a las personas a retrasar una atención médica importante no redundan en beneficio de nadie.

El reto para las aseguradoras es hacer frente a esa compensación: los beneficios de los copagos frente a sus costes finales cuando desalientan el surtido puntual de los medicamentos recetados. Las aseguradoras pueden tomar tres medidas para conservar los beneficios de los copagos (menos despilfarro y precios más bajos de los medicamentos) y, al mismo tiempo, evitar los costes de retraso de una atención importante.

1. Haga que algunos medicamentos sean totalmente gratuitos.

Por ejemplo, las aseguradoras pueden eliminar los copagos de los medicamentos recetados de anticoagulantes o anticonvulsivos. Los economistas de la salud llaman a esa práctica diseño de seguro basado en el valor: reducir los copagos de la atención médica que es especialmente valiosa.

Un estudio evaluó la experiencia de un gran empleador privado que redujo los copagos de cinco clases de medicamentos importantes. Los investigadores descubrieron que la reducción de los copagos conducía a una mejor adherencia a la medicación. Las personas que se enfrentaron a esos copagos más bajos no tomaron menos dosis de los medicamentos importantes que les habían recetado.

2. Sea flexible en cuanto a la hora de hacer los copagos.

Incluso cuando las aseguradoras no reducen los copagos, pueden dar cabida a los beneficiarios que temporalmente no tienen suficiente efectivo para el copago.

La mayoría de las farmacias exigen que se paguen los copagos antes de dispensar la receta. En cambio, las farmacias podrían facturar a los pacientes como lo hacen muchos hospitales: después de la prestación de los cuidados. Esa práctica permitiría a las personas que tienen poco dinero temporalmente recoger sus medicamentos a tiempo y pagarlos más tarde.

3. Ayudar a las personas con más probabilidades de retrasar la atención.

Los ejecutivos de seguros pueden evitar que las personas retrasen la obtención de una atención valiosa si buscan a los que tienen más probabilidades de retrasarlos y ayudarlos.

Las aseguradoras mantienen los datos de las reclamaciones que incluyen un registro de cada servicio de atención médica que compran sus beneficiarios. Pueden usar esos datos para identificar a las personas que tienden a surtir recetas solo después de recibir su pago del Seguro Social o sus cheques de pago. Descubrimos que, entre los beneficiarios de Medicare con bajos ingresos, puede ser hasta una de cada cinco personas.

Los algoritmos de aprendizaje automático actuales pueden utilizar fácilmente esas declaraciones de atención médica para determinar si alguien está retrasando el surtido de recetas hasta que tenga el dinero en efectivo. Además, los algoritmos de aprendizaje automático podrían identificar otros signos de problemas financieros. Por ejemplo, cuando alguien compra un suministro de un medicamento para 30 días y no vuelve a surtir la receta durante 60 días, eso significa que no sigue las órdenes del médico. Los algoritmos de aprendizaje automático pueden identificar ese comportamiento antes de que conduzca a hospitalizaciones costosas y evitables.

Una vez que se identifique a las personas que muestran ese comportamiento, sus aseguradoras pueden intervenir. Para estos beneficiarios, tienen sentido copagos más bajos, o incluso cero copagos. Mientras tanto, para todos los demás, todo sigue igual. Este enfoque lograría un compromiso entre los peligros y los beneficios de los copagos: retrasos en la atención de algunas personas frente a menos despilfarro en el sistema de salud.

Tomar estas medidas relativamente simples puede beneficiar a todos. Los pacientes no tendrán que posponer la toma de medicamentos que podrían salvarles la vida. Las aseguradoras pueden hacer su parte para ayudar a corregir las desigualdades en la asistencia sanitaria. Y el público que paga impuestos no tiene que pagar las facturas mucho más altas que eventualmente vencen cuando se retrasa la atención médica necesaria.

•••

Tal Gross es profesor asociado de mercados, políticas públicas y derecho en la Escuela de Negocios Questrom de la Universidad de Boston.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.