Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Opciones irreales

Si va a administrar sus proyectos de negocios como una cartera de opciones, no pase por alto factores humanos.
Opciones irreales

Es una buena teoría: en un mundo incierto, las inversiones en proyectos empresariales crean opciones de acción futura que tienen valor al igual que las opciones financieras. Esta simple analogía es la base de un movimiento creciente en la estrategia y las finanzas que alienta a las empresas a evaluar los proyectos basándose no solo en el análisis de sus posibles flujos de caja futuros, sino en la evaluación del valor de sus opciones reales. Según el argumento, las inversiones que parecen demasiado arriesgadas desde un punto de vista puramente financiero pueden ser viables una vez que se tienen en cuenta las oportunidades de acción futura que ofrecen.

Pero hay un problema con la teoría, como cualquier gerente en activo reconocería. Para obtener una rentabilidad adecuada de una cartera de opciones, ya sea financiera o real, la cartera debe gestionarse con una racionalidad rigurosa. Tan pronto como una opción ya no prometa aportar valor futuro, debe abandonarse. Como lo expresó la profesora de Columbia Business School, Rita Gunther McGrath, en un artículo publicado en 1999 en el Revisión de la Academia de Administración, «Las opciones deben extinguirse sin piedad cuando ya no prometen un alto potencial alcista». Sin embargo, los proyectos empresariales no son puramente instrumentos financieros que se negocian fríamente en mercados abiertos. Son, en cambio, construcciones organizativas complejas que, una vez iniciadas, tienden a cobrar vida propia y se vuelven notoriamente difíciles de matar.

La tendencia de las empresas a permitir que los proyectos poco prometedores se prolonguen demasiado tiempo se pone de relieve en la investigación de Isabelle Royer, profesora de la Universidad Paris Dauphine. Estudió importantes iniciativas de desarrollo de productos lanzadas por dos empresas francesas, el fabricante de gafas Essilor y el productor de materiales de construcción Lafarge. Ambas empresas siguieron invirtiendo en los proyectos durante muchos años después de que se pusiera de manifiesto que tenían poco potencial de mercado.

Royer muestra cómo los miembros de los equipos de proyecto se impregnan de la creencia colectiva de que su proyecto tendrá éxito, una convicción que abruma cualquier escepticismo individual. En última instancia, los miembros del equipo entran en un estado de «ceguera cognitiva», como dice Royer, ignorando activamente las señales de que sus esfuerzos están condenados al fracaso.

Una dinámica social similar se reveló en un experimento reciente realizado por Russell W. Coff y Michael Sacks de la Escuela de Negocios Goizueta de la Universidad Emory en Atlanta y Kevin J. Laverty de la Universidad de Washington en Bothell, que demostró que el llamado capital social puede distorsionar las decisiones de financiación. Los profesores hicieron que los estudiantes de negocios tomaran decisiones sobre la asignación de fondos adicionales a tres proyectos hipotéticos. Desde una perspectiva puramente racional de opciones reales, la decisión debería haber sido clara: uno de los proyectos ofrecía mayores rendimientos que los otros dos. Sin embargo, los profesores encontraron que cuanto más contacto personal tenía un tomador de decisiones con el proponente de un proyecto en particular, más probabilidades tenía de invertir en él, a pesar de que claramente no justificaba la financiación a expensas del proyecto más prometedor. Aunque los investigadores señalan que estos hallazgos son preliminares, concluyen que «los lazos sociales pueden alentar a los gestores a intensificar su inversión… en proyectos desafortunados» y advierten que «las opciones reales podrían conducir a un menor rendimiento» si se anima a los gerentes a lanzar una serie de proyectos en el suposición de que será fácil matarlos en el futuro.

Por lo tanto, al tomar una decisión de financiación, ¿debería tener en cuenta el papel de una inversión para mantener abiertas sus opciones futuras? Claro que sí. No se debe excluir una gran oportunidad por no hacer un modesto desembolso adicional. Pero, por otro lado, no debes dejarte llevar por la analogía de las opciones, ya que tiene serias fallas. No hagas suposiciones irreales sobre tus opciones reales.


Escrito por
Nicholas G. Carr




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.