No pidas nuevas ideas si no estás listo para actuar en consecuencia

Sin un proceso claro, las personas se desaniman.
No pidas nuevas ideas si no estás listo para actuar en consecuencia

FEB15_02_73497293

Las empresas que se centran en la innovación suelen preocuparse por cómo animar a las personas a aportar ideas. Pero, ¿qué pasa cuando le pides a la gente que participe en un esfuerzo de innovación y luego te inundan demasiadas sugerencias?

Ese es el dilema que describió uno de mis clientes hace poco. Frente a un mercado en declive y a la necesidad de aumentar el crecimiento, la empresa decidió aprovechar la capacidad intelectual colectiva de los empleados. Uso de una intranet crowdsourcing , la dirección pidió a los empleados que sugirieran ideas para nuevos productos y servicios, cómo aumentar las ventas y cómo mejorar la satisfacción del cliente. Una campaña de comunicación también animó a las personas a utilizar la plataforma para comentar y dar «me gusta» a las aportaciones de otros. En pocos días llegaron cientos de ideas e hilos de discusión. Cuando finalizó el período de presentación, la empresa tenía más de mil ideas.

Desafortunadamente, nuestro cliente no esperaba este tipo de respuesta, y el pequeño equipo encargado de orquestar el evento de innovación se vio abrumado rápidamente. Les llevó más de una semana ordenar las ideas en categorías. El documento de resumen que redactaron para el comité ejecutivo superior tenía 30 páginas, con desgloses demográficos y funcionales de dónde habían surgido las ideas. Para cuando el comité lo revisó y discutió, había pasado casi un mes desde el final del evento de crowdsourcing. Luego, pasaron un par de semanas más antes de que la dirección finalmente agradeciera a todos y anunciara que los altos ejecutivos darían seguimiento a ideas específicas a seguir.

La buena noticia de este caso, por supuesto, es que los empleados estaban comprometidos. Personas de toda la empresa iniciaron sesión en el sitio y aportaron ideas. La mala noticia es que la alta dirección no estaba preparada para la embestida de sugerencias y, a falta de un seguimiento oportuno y eficaz, el evento no produjo resultados sustanciales. La falta de seguimiento también hizo que los empleados se sintieran más cínicos con respecto a los futuros esfuerzos de innovación.

Hay varias lecciones clave que se pueden derivar de esta historia. La primera es que la innovación requiere algo más que plantear ideas. De hecho, la ideación puede ser la parte más fácil del proceso, especialmente cuando las nuevas plataformas y herramientas facilitan la contribución de las personas. Filtrar y seleccionar el derecha ideas, y luego crear prototipos, pivotar, poner a prueba y, en última instancia, escalarlas, en medio de prioridades en competencia y recursos limitados, es mucho más difícil. Así que si vas a iniciar un esfuerzo de innovación, piensa en cómo orquestar el proceso después de tener ideas con las que trabajar. Otra lección clave es ser más específico sobre el enfoque y los criterios de las ideas enviadas. Si los parámetros son demasiado generales, se hace difícil separar el trigo de la paja.

En otra empresa, por ejemplo, la dirección sabía, basándose en la experiencia pasada, que un desafío de innovación podía generar muchas ideas que estaban por todas partes, por lo que necesitaban estar preparados. En primer lugar, centraron el desafío en varios procesos operativos específicos y dejaron claro lo que se necesitaría para una presentación exitosa. También seleccionaron a una docena de gerentes de alto potencial de toda la empresa para que fueran «campeones de ideas» y los capacitaron sobre cómo ayudar a los empleados a mejorar sus aportaciones, cómo clasificar las ideas en categorías, cómo clasificar las ideas en términos de impacto y viabilidad, y cómo proporcionar retroalimentación a colaboradores.

A lo largo del desafío, los cientos de ideas que surgieron se dividieron rápidamente entre los campeones, que utilizaron criterios comunes para clasificar y seleccionar aquellas que podían crear el mayor valor empresarial. Al final del período del desafío, los campeones habían identificado una pequeña cartera de ideas que valía la pena seguir. A continuación, cada campeón fue emparejado con un gerente más sénior para crear un plan para probar, crear prototipos e impulsar la idea (o fallar rápidamente). De esta manera, todos en la organización no solo supieron el resultado del desafío muy rápidamente, sino que también entendieron que la ideación era solo el comienzo de un proceso mucho más largo.

La última lección es que la verdadera innovación requiere una comunicación clara y una calibración cuidadosa de las expectativas de las personas. Con el estímulo adecuado, la gente enviará ideas. Pero querrán saber que sus ideas «brillantes» reciben plena consideración y, si no se eligen ni se implementan, querrán saber por qué. Gestionar estos mensajes de forma personalizada, cuando intervienen cientos de personas, puede ser un desafío logístico. Pero sin este tipo de retroalimentación, la ideación puede ser desmoralizante, como dejar caer una idea en un buzón de sugerencias y luego ser ignorada. Para contrarrestar esto, los campeones de ideas mencionados anteriormente también tenían la responsabilidad de dar un rápido «agradecimiento» y retroalimentación a las personas que enviaron ideas. Y para las ideas seleccionadas, los campeones animaron a los creadores a formar parte del equipo de implementación.

Obtener muchas ideas es una parte clave de la innovación y una excelente manera de involucrar a los empleados. Pero a menos que tengas un proceso para gestionar estas ideas, corres el riesgo de desperdiciar no solo el contenido, sino también la buena voluntad que conlleva.


Escrito por
Ron Ashkenas



Related Posts
¿Te diriges a un mercado fantasma?

¿Te diriges a un mercado fantasma?

Aquí hay un Quiz rápido para usted. ¿Es más fácil obtener un: 1% de un mercado enorme y establecido? o b: 100% de uno completamente nuevo? Si trabaja para Apple, es posible que haya escogido B. Pero con demasiada frecuencia cuando las empresas se embarcan en proyectos de innovación, eligen A: es decir, comienzan por creer que [...]
Leer más
La empresa creadora de conocimiento

La empresa creadora de conocimiento

Nota del editor: Este artículo de 1991 ayudó a popularizar la noción de conocimiento "tácito", las perspectivas e intuiciones valiosas y altamente subjetivas que son difíciles de capturar y compartir porque las personas las llevan en sus cabezas. Años más tarde, la pieza aún puede sobresalir a un lector con sus opiniones de organizaciones y de los tipos de conocimientos que informan [...]
Leer más
Para impulsar la creatividad, añade algo de conformidad

Para impulsar la creatividad, añade algo de conformidad

Cuando estás construyendo un equipo de innovación, es un hecho que necesitas personas creativas. Pero no son suficientes. Nuestra investigación muestra que los grupos con una variedad de tipos cognitivos producen niveles más altos de innovación. Y obtener el balance correcto de los tipos es clave. Estudiamos 41 equipos de innovación radical en I + D y unidades de fabricación de un [...]
Leer más
El ritmo del tiempo: Competir en mercados que no se detendrán

El ritmo del tiempo: Competir en mercados que no se detendrán

En 1965, Gordon Moore, cofundador de Intel Corporation, profetizó que la capacidad del chip de la computadora del microprocesador se duplicaría cada 18 meses. La ley de Moore, como se ha conocido desde entonces, puede parecer una ley de física, pero no lo es. En su lugar, es un objetivo de negocios que los ingenieros y gerentes de Intel han llevado a [...]
Leer más
Estudio de caso: ¿Debería escuchar al cliente?

Estudio de caso: ¿Debería escuchar al cliente?

Nota del editor: Este estudio de caso ficticio aparecerá en un próximo número de Harvard Business Review, junto con comentarios de expertos y lectores. Si desea que su comentario sea considerado para su publicación, asegúrese de incluir su nombre completo, compañía o afiliación universitaria y dirección de correo electrónico. Natalia Georgio llamó a la puerta de [...]
Leer más
Pathbooks

Lee un
bestseller en

10 minutos

Cada viernes, recibe un libro de negocios y carrera resumido en 10 minutos.

(puedes darte de baja cuando quieras)