Necesitamos tiempo para rehabilitarnos del trauma de la pandemia

Al igual que con una lesión física, apresurarse a la recuperación, solo podría empeorar las cosas.

Necesitamos tiempo para rehabilitarnos del trauma de la pandemia

Más de 50,000 líderes se mantienen al día con el futuro de los negocios.

Reportes radicalmente breves que ahorran 2,000+ horas de investigación

Estás aprendiendo en buena compañía

logo amazon
logo salesforce
logo mercadolibre
logo google
logo femsa
logo aeromexico
Resumen.   

Los primeros días de la pandemia fueron un shock, que provocó un aumento de la adrenalina, lo que nos impide sentir dolor, por lo que podemos salir del peligro y estimula un estado de alerta intenso para ayudarnos a tomar mejores decisiones en una fracción de segundo. El siguiente fue un período de dolor psíquico prolongado, que vino de tres necesidades psicológicas profundas que no se satisfacían: nuestras necesidades de certeza, control y conexión. Ahora estamos en la fase de rehabilitación, que puede ser la más dolorosa de todas, porque necesitamos profundizar un poco más para reconstruir, reparar y volver a crecer. El autor, cofundador del Instituto de Neuroliderazgo, ofrece tres consejos: 1) No te muevas demasiado rápido. Cuanto más te acerques a la línea de meta, más probabilidades hay de que te apresures y tengas otro revés. 2) Valora el progreso. Nombra qué habilidades se han atrofiado y recuerda que el progreso gradual es la clave para la recuperación. 3) Recuerda que todos somos heridos que trabajan. Ten compasión de ti mismo y de los demás.


Llevaba unos minutos corriendo cuando ocurrió. Avanzando rápido por el borde cubierto de hierba de una carretera rural, mi pie izquierdo encontró el borde de un bache y mi tobillo se dobló.

El dolor intenso me puso en shock, una secuencia de fenómenos metabólicos que comienza con un estallido de adrenalina. Como remanente de nuestro pasado evolutivo, cuando un estallido de energía puede habernos ayudado a superar a un depredador, la adrenalina tiene muchos otros efectos. Nos impide sentir dolor, para que podamos salir del peligro en el momento. También estimula un estado de alerta intenso para ayudarnos a tomar mejores decisiones en una fracción de segundo.

Por supuesto, este tipo de choques pueden ser causados por trauma psicológico, así como lesiones físicas. Piense en los primeros días de la pandemia, cuando el mundo tal como lo conocíamos cambió en lo que pareció un instante.

Estar en shock con los demás tiene el efecto intrigante de unirlos. «El comienzo de esto fue la parte fácil», me dijo recientemente un CEO, haciéndose eco de lo que he escuchado de cientos de ejecutivos más. «Todos nos entusiasmó compartir esta increíble experiencia, con una misión intensa que nos mantuvo concentrados. Necesitábamos salvar a la empresa, proteger a nuestros clientes y mantener el barco a flote. En comparación con ahora, esos primeros días fueron muy fáciles».

Durante la fase de choque, el cerebro hace lo que tiene que hacer para que superes el momento. Cuando la conmoción disminuye y el dolor comienza a aparecer cuando las cosas empiezan a ser problemáticas.

La segunda fase de nuestro trauma global colectivo, la etapa del dolor, comenzó alrededor de abril de 2020, una vez que nos dimos cuenta de que la pandemia no iba a terminar en uno o dos meses.

Este período prolongado de dolor psíquico provino de tres necesidades psicológicas profundas no se cumplen. En primer lugar, nuestra necesidad de certeza se descarriló. Nuestras vidas se basan en patrones con los que podemos contar, como dónde cuelga la ropa, cuando desayunamos, la forma en que llegamos a la oficina. Los estudios demuestran que incluso certezas banales activar redes de recompensa en el cerebro, mientras que las ambigüedades leves pueden activar fuertes respuestas a las amenazas, utilizando redes similares a las desencadenadas por el dolor físico. La ausencia de patrones confiables significa que literalmente duele cuando no podemos pensar con más de unos días de anticipación.

La segunda necesidad psicológica que no se satisfacía es nuestro deseo de control o autonomía, que se ha desplomado con cada nueva información confusa sobre el virus. Durante mucho tiempo, no sabíamos si las máscaras marcaban la diferencia, si dejar reposar nuestro correo durante 48 horas antes de abrirlo o si ir a comprar comestibles era banal o potencialmente mortal. Como humanos, anhelamos el control, por lo que esta sensación reducida de tener voz en el resultado nos desencadenó aún más.

Por último, estaba nuestro deseo de conexión con los demás, nuestra opción habitual cuando las cosas se ponen difíciles, que se acabó con los bloqueos. Atrás quedaron los abrazos consoladores, la calidez del toque de un amigo, la capacidad de estar cerca de los demás. En cambio, tuvimos el dolor del aislamiento, que según los estudios puede ser aún más debilitante para nuestra salud que fumando.

El dolor comenzó a disminuir este verano, a medida que se lanzaron las vacunas y pensamos que tal vez estábamos fuera de lo peor. Estábamos listos para volver a la oficina o irnos de vacaciones. Luego, por supuesto, llegó Delta, y ahora Omicron.

Lo que nos lleva a nuestra etapa actual: la rehabilitación, que puede ser la más dolorosa de todas. Es cuando necesitamos reconstruir, reparar y volver a crecer. Y, sin embargo, en este punto, podemos estar tan sobre esa bota para caminar, o esa oficina en casa, que apenas podemos soportarlo. Y, como hemos aprendido en los últimos meses, es muy fácil que nuestras esperanzas se desvanezcan y caigan en la desesperación si sentimos que tenemos un revés.

Para esta última fase difícil, tenemos que profundizar para que este tiempo sea un poco más fácil, especialmente cuando nos enfocamos en volver a las rutinas normales en el trabajo. Estas son tres ideas a tener en cuenta durante la recuperación.

No te muevas demasiado rápido.

Después de un mes de hielo y descanso, mis músculos se habían atrofiado, pero no lo sabía. Unos días después de empezar a correr de nuevo, justo un poco antes de lo que me recomendó el médico, sentí una punzada dolorosa en el tobillo y colgué mis zapatillas para correr durante otro mes frustrante.

Cuanto más te acerques a la visión de la rehabilitación completa, es más probable que te apresures y tengas otro contratiempo. Esto se debe a que tendemos a acelerar el ritmo cuanto más nos acercamos a completar algo. Ver una línea de meta nos hace correr más rápido en todos los sentidos, además de sentirnos más desesperados por el final.

Muchas empresas se apresuraron a hacer planes de regreso a la oficina para el otoño, pero la pandemia tuvo otras ideas. Algunas empresas agotaron sus equipos de proyecto al mover los postes de la meta varias veces, antes de reconocer que esta fase de rehabilitación llevará el tiempo que lleve. Otros reabrieron oficinas, solo para descubrir que un pequeño porcentaje de empleados como mucho se sentían lo suficientemente seguros como para regresar.

¿La lección? Espere hasta que su tobillo, o sus empleados, estén realmente listos para la acción antes de hacer grandes cambios. Y cuando hagas esos planes, tómatelo con calma y dale a todos mucho tiempo para digerir y procesar esos planes. Todos estamos un poco tiernos.

Valora el progreso.

Hablando de ternura, nuestros casi dos años de trabajo desde casa han provocado que muchas habilidades sociales se atrofien. Algunos de nosotros hemos olvidado cómo ser civiles en público, cómo estar en una reunión en la misma sala o cómo manejar el estrés normal en el lugar de trabajo además de todas nuestras otras emociones.

Hay poder en etiquetar las habilidades que se han atrofiado, y tensiones estamos experimentando a su alrededor. Estudios demuestran que poner palabras sobre las emociones difíciles ayuda a amortiguarlas, porque etiquetar pone distancia entre nuestra experiencia y la sensación.

Algunos líderes se sentirán frustrados cuando las cosas no avancen a buen ritmo. Sin embargo, el progreso incremental es clave para la recuperación. Para que nuestros cerebros alcancen los objetivos a largo plazo, deben recibir marcadores de progreso más pequeños, gratificantes y liberadores de dopamina. Así que sigue celebrando las victorias, sin importar lo pequeño que sea.

Recuerda que todos trabajamos heridos.

Quizás lo más importante en la etapa de rehabilitación es tener paciencia. Autocompasión a través de la adversidad está vinculado a una resiliencia más estable y es un predictor del bienestar. En tiempos de recuperación y aislamiento, es fácil volverse tan introspectivo que nos olvidamos de que otros también están luchando con la recuperación. Investigación demuestra que la compasión no solo nos ayuda a ser pacientes con nosotros mismos, sino que también aumenta nuestra capacidad de ser pacientes con otras personas que también pueden tener dificultades.

Con ese fin, es importante tener en cuenta que estudios sobre el tiempo necesario para la recuperación del trauma muestran una amplia variabilidad. Algunas personas se recuperan en meses y otras necesitan años. No hay dos rehabilitaciones, ya sea a nivel individual o organizacional, que se vean iguales, por lo que tener compasión con el lugar en el que se encuentran las personas será primordial para salir de la rehabilitación con fuerza.

En estos días, sigo corriendo, pero lo hago con menos frecuencia. Mi tobillo se ha curado pero no ha vuelto a tener toda su fuerza, así que solo estoy corriendo en la playa. Echo de menos esas carreras, pero reconozco que yo también estoy en rehabilitación.


Por David Rock