¿Necesitamos realmente bancos?

(Nota del editor: este post forma parte del debate HBR de mes-Largo, “Finanzas: el camino a seguir”. Es el primer puesto en el tema de esta semana: “¿Realmente necesitamos bancos, y qué podría tomar su lugar?”) Imagínese por un momento que no tenías una cuenta bancaria. No hay tarjeta de débito o crédito, sin […] acceso
¿Necesitamos realmente bancos?

(Nota del editor: Este artículo forma parte del debate de HBR de un mes de duración, «Finanzas: el camino a seguir». Es el primer post sobre el tema de esta semana: «¿Realmente necesitamos bancos y qué podría ocupar su lugar?»)

Imagina por un momento que no tienes una cuenta bancaria. Sin tarjeta de débito o crédito, sin acceso a cajeros automáticos. Sin cheques, sin préstamos, sin cuenta de ahorros. En otras palabras, no hay acceso a medios baratos, confiables, seguros y convenientes para ahorrar, pedir prestado, enviar y gastar dinero.

Esta situación, que puede parecer realmente aterradora para ti y para mí, es una realidad cotidiana para más de la mitad de la gente de la tierra. La mayoría de las personas de las economías emergentes, y una minoría significativa en las desarrolladas, no están bancarizadas o no tienen banca. Incluso Estados Unidos es el hogar de 106 millones de ciudadanos no bancarizados.

Sin embargo, estos mercados desatendidos ahora están aprovechando los servicios financieros ofrecidos por un ecosistema emergente y dinámico de instituciones no bancarias, que incluyen compañías de telefonía celular, pequeños proveedores de tecnología y organizaciones no gubernamentales. Ofreciendo básicos servicios financieros que ofrecen más valor a un menor costo para más usuarios, los actores de este ecosistema emergente amenazan el monopolio de los bancos sobre los servicios financieros y cuestionan su propia razón de ser.

En Kenia, por ejemplo, solo el 10% de la población tiene acceso a los servicios bancarios tradicionales. Sin embargo, la penetración móvil en el país supera el 50%. Al detectar una oportunidad, Safaricom, un proveedor local de servicios de telecomunicaciones que pertenece en un 40% a Vodafone, con sede en el Reino Unido, lanzó un servicio llamado M-Pesa en 2007 para permitir que las personas envíen, reciban y gasten pequeñas cantidades de dinero usando sus teléfonos celulares.

No se requiere ninguna cuenta bancaria para participar en estas transacciones y, en la actualidad, más de 8 millones de kenianos se han suscrito a M-Pesa (¡más del doble que hace un año!). Filipinas tiene un servicio de micropagos similar basado en teléfonos celulares que ha tenido un éxito similar. Mientras tanto, en Bangladesh, Sri Lanka e India, millones de mujeres rurales no bancarizados han formado desde hace varios años grupos de autoayuda para ayudarlas a ahorrar y pedir dinero prestado para generar ingresos.

Países en desarrollo como Kenia, Filipinas e India están aprovechando innovaciones tecnológicas como M-Pesa e innovaciones organizativas como grupos de autoayuda para impulsar la inclusión financiera sin involucrar a los bancos tradicionales.

Si fuera uno de los no bancarizados de Nairobi, Manila o Nueva Delhi, ¿qué le impediría aprovechar los servicios financieros de un banco tradicional tradicional? En primer lugar, puede ser analfabeto e intimidado por la formalidad de inscribirse en un banco. Segundo, es posible que tengas un salario diario y no encuentres que las cuotas mensuales del banco sean asequibles o que valgan la pena el gasto. En tercer lugar, puede que no haya un banco a poca distancia de tu pueblo o pueblo.

Ahora cambiemos la pregunta. ¿Qué impediría a los bancos tradicionales ponerse en contacto con usted? Después de todo, los no bancarizados representan una enorme oportunidad de crecimiento. En países como la India, donde más del 50% de la población no tiene servicios bancarios, el Banco Central y varios bancos estatales han tenido como misión lograr una mayor inclusión financiera. ¿Qué les ha impedido hacer mella en estas cifras?

La respuesta sencilla es el costo de llegar a consumidores remotos y relativamente empobrecidos. India, por ejemplo, tiene más de 600.000 aldeas. Establecer una sucursal bancaria en cada una de estas aldeas sería simplemente, bueno, quebrar el banco. Pero los servicios sin sucursales como M-Pesa podrían ayudar a sortear este problema fundamental de escalado que enfrentan los bancos tradicionales.

Ahora que las instituciones no financieras están invadiendo su territorio, ¿qué deberían hacer los bancos tradicionales?

Tienen dos opciones: luchar contra estos nuevos jugadores o asociarse con ellos. Si bien esperamos que muchos grandes bancos mantengan la cabeza enterrada en la arena, bancos ágiles liderados por CEOs creativos adoptará el principio de «si no puedes vencerlos, únete a ellos» y se conectará a ecosistemas de servicios bancarios alternativos. En la India, por ejemplo, YES Bank, un banco privado líder, se ha asociado con Nokia y Obopay, un proveedor de plataformas de pago móvil, para ofrecer servicios de banca móvil incluso en las zonas más remotas de la India. Más cerca de casa, aquí en los Estados Unidos, Obopay se ha asociado con Citi, AT&T y Verizon para ofrecer servicios de pago móvil a los 106 millones de estadounidenses que no cuentan con servicios bancarios.

A medida que se recuperan de la recesión, ¿pueden los bancos recuperar su relevancia a nivel mundial? O el mundo se preguntará cada vez más: ¿Podemos prescindir de los bancos? Creemos que el futuro de los bancos depende de su capacidad para adoptar y ampliar las innovaciones de contextos no bancarios y transformar su cultura y mentalidad parroquiales en el proceso. Solo entonces los bancos se asegurarán de que el aterrador escenario esbozado al principio de este post nunca se materialice (¡por su propio bien!).

Related Posts
Administrar riesgos significa administrar argumentos

Administrar riesgos significa administrar argumentos

¡Así que fue la enfermedad de Lyme que lo hizo! La enfermedad transmitida por garrapatas siguió siendo la ONA de JPMORGAN CHASE que salió de la oficina durante períodos prolongados en 2010 y 2011. Y fue durante las ausencias de Drew, según una cuenta ricamente detallada en el New York Times, que la oficina de inversión del Banco, que ella corrió, comenzó a [...]
Leer más
Para resolver esta crisis basada en datos, necesitamos mejores datos

Para resolver esta crisis basada en datos, necesitamos mejores datos

La crisis crediticia presenta una lección de objetos en la calidad de los datos. Datos incorrectos sobre las hipotecas, la solvencia crediticia de los prestatarios y las calificaciones de valores ... Faltan los datos sobre el maquillaje de los CDOS ... y los balances que no se les puede confiar contribuyó a la situación actual. Para empeorar las cosas, los líderes, los reguladores y los legisladores de la compañía que intentan resolver [...]
Leer más
Devoluciones anticipadas en LBO

Devoluciones anticipadas en LBO

Las compras apalancadas se han convertido en una parte prominente y quizás permanente del paisaje corporativo a ambos lados del Atlántico. En 1988, el valor combinado de LBOS en los Estados Unidos superó los $ 77 mil millones, más de cuatro veces el valor de todos los LB hicieron completados en 1983. LBOS son un fenómeno más reciente en Europa, pero [...]
Leer más
Lo que todo líder debe saber sobre bienes raíces

Lo que todo líder debe saber sobre bienes raíces

En este artículo, el negocio de bienes raíces incluye las industrias y profesiones que diseñan, financian, desarrollan, construyen, mercado y gestión de tierras, infraestructuras y edificios. En contraste, las inmobiliarias comerciales se refieren a los lugares de trabajo de una organización. La elección de las ubicaciones, las propiedades y los métodos de financiamiento puede ayudar o obstaculizar la estrategia de una empresa, aumentar o reducir sus costos y [...]
Leer más
Reducir el costo del VIH

Reducir el costo del VIH

Las empresas que realizan negocios en el mundo en desarrollo tienen que lidiar con los asombrosos costos humanos y financieros de la infección por el VIH, y la mayoría estaría de acuerdo en que los enfoques convencionales para controlar la epidemia no están funcionando. En nuestra experiencia en las industrias mineras intensivas en mano de obra de Rusia, Sudáfrica y Botswana, hemos visto tasas de infección entre los trabajadores que exceden el 90% en [...]
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio