Million Dollar Micro Business Tina Tower

Microempresa del millón de dólares, Tina Tower

Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Cómo convertir tu experiencia en un curso digital online

 

Microempresa del Millón de Dólares (2021) es una guía práctica para crear tu primer curso online, y ganar mucho dinero en el proceso. Desde la concepción de una idea que alimente tus pasiones hasta el perfeccionamiento de tu marketing, proporciona orientación sobre cómo reclamar tu lugar en esta innovadora y floreciente industria del aprendizaje online.

Sobre la autora

Tina Tower es empresaria y autora. Ha ganado el Premio Telstra a la Joven Empresaria del Año y a la Campeona Empresarial Australiana. Sus cursos online han enseñado a cientos de personas a crear sus propios negocios online, y su programa Her Empire Builder está especialmente diseñado para ayudar a las mujeres a alcanzar sus sueños empresariales.

•••

Transforma tu carrera convirtiéndote en empresaria de cursos online.

Tina Tower estaba en una playa de Tailandia cuando tuvo el “momento aha” que transformaría su carrera.

Tower ya tenía años de experiencia como empresaria. De hecho, había creado su propio y exitoso negocio de clases particulares, que llegó a tener 30 franquicias en toda Australia.

Su negocio iba muy bien, pero Tower se sentía miserable. Tenía que trabajar muchas horas y gestionar un gran equipo de personas. Además, tenía que invertir cada vez más dinero en el negocio debido a gastos inesperados.

Tower anhelaba poder pasar más tiempo con su familia; tener ese esquivo equilibrio entre la vida laboral y la personal del que todo el mundo habla siempre. Pero no sabía cómo conseguirlo: obtener unos ingresos decentes sin tener que trabajar todas las horas del día. Decidió vender su negocio de clases particulares e intentar algo nuevo: convertirse en empresaria digital.

Durante unas vacaciones en Tailandia, Tower se dio diez días para crear un curso online, en el que compartiría su experiencia empresarial con los suscriptores. Diez personas se apuntaron, por casi 1.000 dólares cada una. Tower acababa de ganar 10.000 dólares en diez días. Y, lo mejor de todo, había creado un producto que podría seguir generando esa cantidad de dinero muchas veces.

En ese momento, la relación de Tower con el trabajo cambió fundamentalmente. Había encontrado una forma de trabajar menos horas mientras creaba el negocio de sus sueños.

El lanzamiento de Tower fue a principios de 2018. Desde entonces, el aprendizaje en línea ha tenido un auge aún mayor, ya que la gente adoptó el aprendizaje en línea durante la pandemia de COVID. ¿Quieres aprender jardinería orgánica? ¿O a codificar? ¿O cómo dar forma a tus cejas de forma experta? Puedes estar seguro de que hay un curso para eso.

Este informe te da la oportunidad de unirte a esta revolución online. ¿Siempre has soñado con compartir tus habilidades y conocimientos con otras personas, y además ganar un buen dinero? Entonces estás en el lugar adecuado. En este informe, aprenderás a crear tu primera oferta de cursos en línea y a atraer a tu público ideal.

En este informe, descubrirás

  • por qué el perfeccionismo es una receta para el fracaso
  • cómo elegir el tema adecuado para tu primer curso; y
  • por qué construir una comunidad es tan vital para el éxito de tu negocio.

Encuentra el tema adecuado para tu primer curso online.

El primer curso que creó Tina Tower no era ni mucho menos perfecto. De hecho, si tuviera que editarlo ahora, hay muchas cosas que cambiaría. ¿Significa eso que se arrepiente de haberlo lanzado en su momento? Por supuesto que no. Se había encomendado a sí misma la tarea de crear un curso en diez días, y eso es lo que hizo. El lanzamiento le enseñó todas las habilidades que necesitaba para hacer el siguiente curso aún mejor. Y demostró que estos cursos podían proporcionar una forma viable de ingresos.

A la hora de crear un curso online, tienes que canalizar un poco de las agallas de Tower. No te pases meses discutiendo, reescribiendo y retocando. Da un salto de fe y lánzate.

Y el punto de partida es elegir una idea concreta que quieras enseñar a otras personas. Es posible que en este mismo momento tengas millones de ideas agolpadas en tu cerebro. Pero tienes que elegir sólo una. Y tiene que ser la que más te ilumine.

¿Cómo puedes encontrar esa idea? Mediante la herramienta probada de la lluvia de ideas. Coge un bolígrafo y un papel, y permítete apuntar rápidamente algunas frases en respuesta a las siguientes preguntas:

En primer lugar, ¿en qué eres bueno? Esto no es necesariamente lo mismo que lo que has estudiado, o en lo que has trabajado durante 20 años. ¿Qué es lo que te sale naturalmente y que a otras personas les puede resultar muy difícil? ¿Eres un genio en la planificación de fiestas? ¿Puedes resolver sumas en un abrir y cerrar de ojos? Apunta en una lista todo lo que se te ocurra, y no lo pienses demasiado.

A continuación, hazte otra pregunta: ¿De qué puedes hablar todo el día? Es otra forma de preguntar: ¿Qué te apasiona? Desgraciadamente, algunas de las cosas que te gustan también pueden aburrirte mucho. Cuando desarrolles tu curso online tendrás que vivir y respirar el tema, así que asegúrate de que es algo que te gusta de verdad. Tómate unos minutos para anotar algunas de las cosas que te resultan infinitamente fascinantes.

La tercera pregunta es: ¿en qué te pide siempre la gente tu experiencia? ¿Siempre te piden ayuda para mediar en los conflictos de tu grupo de amigos? ¿La gente siempre te pide tu opinión sobre la política mundial? La respuesta a esta pregunta te dará pistas importantes sobre la pericia que necesitas poner en el mundo.

Ahora deberías tener tres listas: cosas en las que eres bueno, cosas de las que podrías hablar todo el día y cosas sobre las que la gente siempre te pregunta. El primer curso que crees debe estar en el punto óptimo: ocupar un lugar en todas esas listas.

Visualiza a tu cliente ideal.

Ahora que tienes una idea de los temas que te entusiasman, es el momento de empezar a desarrollar una visión para tu primer curso. ¿Quién es tu público objetivo ideal? ¿Y cómo va a influir tu curso en su mundo?

Cuando pienses en desarrollar tu propio curso, puedes tener la tentación de hacer que el tema sea lo más amplio posible. Pero eso es un error. En realidad, tendrás más éxito siendo lo más específico posible. No tengas miedo de crear un curso sobre algo de nicho, siempre que te ilumine.

Una mujer ha ganado medio millón de dólares creando un tutorial sobre cómo conseguir unas cejas perfectas. Otra ha creado un lucrativo negocio mostrando a los padres cómo crear nutritivas fiambreras escolares. Sea cual sea tu habilidad, habrá un público para ella.

Para desarrollar tu primer curso, es el momento de profundizar en la siguiente ronda de lluvia de ideas. En primer lugar, garabatea algunas ideas sobre estas preguntas ¿Cuál es el objetivo de mi curso? ¿Cómo va a transformar la vida de mis clientes? Una vez que hayas garabateado algunas ideas, pregúntate ¿Quién es mi cliente ideal? ¿Para quién estoy creando este curso?

Tina Tower imaginó a su cliente ideal como una mujer ficticia a la que llamó Alice Carrington. Creó un personaje completo para ella, pensando en preguntas como ¿En qué etapa de la vida se encuentra Alice? ¿Qué hace para trabajar? ¿Y para divertirse? ¿Cuáles son sus principales prioridades en su vida? Mediante este ejercicio, Alice se ha convertido en algo muy real para ella. Towers se asegura de que cada post que crea y cada curso que desarrolla están diseñados para atraer a Alice.

Tómate un tiempo para crear tu propia audiencia ideal. Asegúrate de que lo basas en una sola persona, y haz una descripción lo más rica y detallada posible. Luego pregúntate: ¿Qué objetivo les estoy ayudando a resolver a través de mi curso?

Estructura tu curso para mantener a tu audiencia comprometida y obteniendo resultados desde el principio.

Cuando hayas desarrollado un tema específico para el curso y hayas conceptualizado a tu público objetivo, es el momento de la tercera fase: crear y estructurar tu curso.

El primer paso es elegir un nombre. Aquí también necesitas un nombre que sea lo más específico posible, para que la gente sepa lo que puede esperar aprender sólo con el título.

Imagina que eres un cliente que quiere aprender a hacer un huerto ecológico. ¿Es más probable que se apunte a un curso llamado “Ensuciarse las manos: la felicidad de estar en la naturaleza” o “Guía de la A a la Z para plantar huertos ecológicos en espacios pequeños”? El primer título es mucho más poético, pero no te dice realmente lo que vas a aprender. El segundo es un poco aburrido, pero será mucho más atractivo. Ofrece a los estudiantes potenciales claridad desde el principio.

Tu siguiente pregunta es: ¿Qué quieres enseñar a los alumnos en tu curso y cómo vas a estructurar ese conocimiento? En primer lugar, haz un ejercicio de lluvia de ideas sobre todo lo que quieres que cubra tu curso. Si, por ejemplo, estás planificando un curso sobre horticultura ecológica, es posible que quieras hablar sobre el compostaje y la obtención de las mejores semillas, el diseño de tu huerto, la cosecha, el equipamiento y un montón de temas más. Haz un volcado de ideas y pon todo eso por escrito.

A continuación, piensa en la estructura y la secuencia. ¿Cuáles son los módulos clave de tu curso? ¿Y cuáles son los capítulos más pequeños dentro de cada módulo? Asegúrate de que cada módulo esté orientado a la acción. Al fin y al cabo, la gente hace el curso porque quiere alcanzar un objetivo: convertirse en expertos hortelanos orgánicos. ¿Cuáles son las acciones más pequeñas y tangibles que deben llevar a cabo cada semana para alcanzar ese objetivo?

Lo bueno de crear cursos online es que puedes elegir la rapidez o la lentitud con la que quieres publicar la información. Puedes hacer que todo el curso sea accesible en cuanto la gente se inscriba. O puedes publicar nuevos segmentos cada semana. Tina Tower trabaja principalmente con personas de negocios que tienen poco tiempo y quieren ir a su propio ritmo, por lo que opta por publicar toda la información a la vez. Pero otra profesora que tiene un programa de pérdida de peso sabe que es importante crear un sentimiento de solidaridad y comunidad entre los participantes. Así que publica los contenidos semana a semana, lo que garantiza que todos los participantes los completen al mismo tiempo y puedan celebrar sus victorias juntos.

Esto nos lleva a un punto muy importante. Sea cual sea la estructura de tu curso, tienes que dedicar tiempo a pensar en cómo vas a crear compromiso y un sentido de comunidad entre tus seguidores. Los cursos online tienen unos índices de finalización pésimos. Para construir realmente tu negocio y tener éxito, tienes que asegurarte de que estás proporcionando valor a tus clientes. Y eso significa asegurarte de que terminan el curso y cumplen sus objetivos. Una de las mejores formas de hacerlo es aprovechar el poder de la comunidad.

Muchos creadores de cursos crean grupos privados de Facebook para los miembros y animan a los estudiantes a publicar actualizaciones y responder a las preguntas cada semana. Otros organizan sesiones de preguntas y respuestas en directo o incentivan a los miembros con premios cuando cumplen los objetivos semanales. Tú sabrás mejor qué estrategia funciona para tu curso y tu público ideal.

Utiliza equipo sencillo para grabar tu primer curso.

Está muy bien soñar con un curso, estarás pensando, pero ¿cómo grabarlo realmente y darlo a conocer al mundo? No te preocupes, con la tecnología actual el proceso puede ser sencillo, y no tiene por qué costar un ojo de la cara.

El equipo esencial que necesitarás para filmar tu curso es un teléfono y un ordenador portátil. Sí, eso es todo. Hoy en día, las cámaras de los teléfonos son tan sofisticadas que pueden crear vídeos de buena calidad. Y tu Mac estándar tiene incorporado el software de edición y todo lo demás que necesitarás.

Así que, si te dices que sólo podrás grabar tu curso cuando hayas ahorrado miles de dólares, detente ahí. Por supuesto, a medida que vayas generando beneficios, podrás invertir en equipos más sofisticados, como micrófonos de solapa y cámaras especiales. Pero realmente, tu vídeo no tiene que ser perfecto para crear un contenido valioso para tus alumnos.

Del mismo modo, tu actuación en los vídeos no tiene por qué ser impecable. Puede que te sientas incómodo cuando empieces a grabarte, pero no dejes que eso te detenga. Recuerda que la gente se ha apuntado a tu curso porque hay algo de tu estilo que les resulta familiar. Así que sé tú misma. Si siempre llevas el pelo liso y un maquillaje perfecto, entonces no dudes en hacerlo también ante la cámara. Pero si eres un poco desaliñado por naturaleza, lleva esa realidad a tus alumnos. Te querrán por tu autenticidad, o no. El objetivo no es ser la taza de té de todo el mundo. El objetivo es atraer a tu gente.

Aquí tienes un ejercicio para hacer ahora mismo: saca tu teléfono y graba un vídeo de bienvenida. Este es el vídeo que la gente recibirá en cuanto se suscriba al curso. Preséntate y cuenta a tus alumnos lo que pueden esperar en las próximas semanas. No te preocupes por el guión ni por encontrar la iluminación perfecta. Simplemente empieza.

Enhorabuena, acabas de grabar el primer componente de tu curso.

Comercializa tu curso a través de un buen sitio web y de las redes sociales.

Así que ya has ideado un curso y has preparado tu equipo de grabación. Las siguientes preguntas son: ¿cómo vas a alojar tu curso en Internet? Y, ¿cómo se supone que la gente lo va a encontrar y va a saber quién eres?

Empecemos por la parte del alojamiento. Hoy en día, hay varias plataformas excelentes que ofrecen un servicio de alojamiento de cursos completo. El autor utiliza Kajabi, que te permite crear fácilmente tu sitio web, alojar sesiones exclusivas para miembros y subir tu curso.

Sea cual sea la plataforma que elijas, tienes que crear un sitio web para tu curso. Es donde la gente vendrá a saber más sobre ti y lo que haces, a leer sobre el curso y a inspirarse para inscribirse. Asegúrate de incluir una sección de páginas de preguntas frecuentes, y de incluir una sección “Acerca de” donde compartas tu historia personal y tus credenciales.

Además, es muy importante tener un imán de clientes potenciales en el sitio web. Se trata de un regalo al que la gente puede apuntarse, como un seminario o una clase magistral. A cambio, te dan su dirección de correo electrónico y consienten en formar parte de tu lista de correo.

Además de tener un sitio web convencional, es esencial participar a través de las redes sociales, creando páginas en plataformas como Facebook, Instagram, Twitter y LinkedIn. Las páginas darán a tus seguidores la oportunidad de saber más sobre el curso, así como sobre tu marca personal única. Si te asusta la idea de tener una marca personal, es comprensible. Pero si quieres ser un jugador serio en el juego de los cursos online, es inevitable. La gente elige participar en el curso porque cree en ti. Así que tienes que utilizar los canales de las redes sociales para construir esa credibilidad.

Eso no significa que tengas que tener un canal que lo cuente todo y que infrinja tu vida privada. No tienes que compartir fotos de tus hijos si no quieres, y nadie te va a preguntar por tus peleas matrimoniales. Comparte el material que sea apropiado para tus valores y el curso que has creado. E identifica la diferencia entre compartir demasiado y ser auténtico.

Además de tener un sitio web y presencia en las redes sociales, hay otras formas de comercializar tu curso. Puedes invertir en anuncios de Facebook, escribir entradas de blog utilizando palabras clave para asegurarte de que sales más rápido en los resultados de los motores de búsqueda (SEO) o comercializarte a través de eventos en directo, artículos o entrevistas en podcast. De nuevo, no hay una única forma correcta de hacerlo. Tu estrategia de marketing dependerá de tus valores fundamentales y de a quién quieras llegar.

Piensa de nuevo en tu cliente ideal. ¿Cuál es la mejor manera de llegar a ellos? ¿A qué tipo de lenguaje serían receptivos? ¿Qué necesitan saber sobre ti y tu curso antes de comprometerse a inscribirse? Sea cual sea el camino que tomes, asegúrate de no gastar más del 10% de tus ingresos en marketing. Sí, es importante. Pero no debería comerse tus beneficios.

Hablando de beneficios, ha llegado el momento de analizar el último aspecto, y el más importante, de la creación de una microempresa de un millón de dólares: tratarla como un negocio.

Abraza el éxito.

El curso que has empezado a crear no es un negocio en sí mismo. Es el producto de tu negocio. Para crear tu microempresa del millón de dólares, vas a tener que tomarte tan en serio la creación de un negocio en torno a tu curso como la creación de buenos contenidos.

Porque no eres sólo un educador. Eres un empresario. Y una de las características más importantes de un emprendedor es que no le asusta ganar dinero. ¿Miedo a ganar dinero? Puede parecer absurdo. Pero en realidad es muy común. ¿No te has encontrado nunca infravalorando tu propio trabajo? ¿O dudando en perseguir a un cliente para que pague una factura?

La verdad es que muchas personas -y especialmente las mujeres- han interiorizado la idea de que querer tener éxito económico es codicioso. Y que sus contribuciones no son valiosas. Si piensas así, este es el momento de abandonar esa mentalidad, para siempre. Visualízate arrojándola a un cubo de basura y cerrando la tapa de golpe.

Ahora, piensa en cuánto dinero quieres ganar en un año. Divide esa cifra en cantidades mensuales. Eso te ayudará a establecer los objetivos del precio de tu curso. Por ejemplo, si tu objetivo es ganar 10.000 dólares al mes, tendrás que inscribir a diez clientes que paguen 1.000 dólares cada uno por el curso. Si sólo cobras 99 dólares por el curso, tendrás que atraer a 101 participantes. Tu objetivo es ofrecer a tus clientes un producto excepcional que transforme sus vidas. La calidad es mucho más importante que la cantidad. Si tú valoras lo que haces, los demás también lo harán.

Tienes importantes contribuciones que hacer al mundo, y mereces ser bien compensado por ellas. Es más, te mereces tener una carrera que te llene de energía y te dé la libertad de disfrutar de tu vida al máximo. Todo eso está a tu disposición. Así que respira hondo, súbete las mangas y ponte en marcha.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.