Mi agotamiento casi me cuesta todo. Ahora ayudo a otros médicos a superarlo.

El setenta y seis por ciento de los médicos reportan agotamiento moderado a severo, con el riesgo significativamente mayor entre las mujeres.
Mi agotamiento casi me cuesta todo. Ahora ayudo a otros médicos a superarlo.

El setenta y seis por ciento de los médicos informan de agotamiento de moderado a grave, con un riesgo significativamente mayor entre las mujeres que entre los hombres. Si bien las razones detrás de estos hallazgos pueden variar según la persona afectada, muchas son arraigado en el hecho de que la cultura de la medicina sigue dominada por los hombres y aún no se ha adaptado para satisfacer las necesidades de mujeres que también asumen de manera desproporcionada las responsabilidades de cuidar en casa. Si está pensando en entrar en este campo, ¿qué puede hacer para evitar el agotamiento?

  • Sepa que no todo es su responsabilidad. Los médicos deben presentarse por sí mismos antes de poder hacer lo correcto para los demás. Establecer límites saludables en torno al trabajo, la vida y el bienestar es lo que le permitirá ofrecer la mejor atención a sus pacientes.
  • Priorice el sueño. Una gran cantidad de investigaciones refuerza el papel fundamental que desempeña el sueño del médico en la seguridad del paciente y los resultados de los pacientes. La falta de sueño adecuado también está fuertemente asociada con un mayor riesgo de depresión, ansiedad e ideación suicida del médico.
  • Invierta en su bienestar total. Su bienestar se mide en cinco áreas clave: emocional, físico, social, laboral y social. Preste atención a cada una de estas áreas de su vida, no solo a las asociadas con su trabajo.

Para mucha gente en mi campo, convertirse en médico ha sido un sueño desde la infancia.

Todavía recuerdo el momento en mi último año del instituto cuando mi llamado a servir y sanar se hizo evidente. Profundamente conmovido por mi conexión con un paciente de un hogar de ancianos que tenía la enfermedad de Alzheimer, me atrajo retribuir, a través de la empatía y la compasión, cuidar a quienes más lo necesitaban.

Quince años después, tras completar la ardua educación y formación requeridas, me convertí en oncólogo pediátrico y me dediqué a cuidar a niños con cánceres de la sangre y que ponen en peligro la vida. Era un trabajo que me daba un verdadero propósito y había saltado por todos los aros imaginables para prepararme para él. Por último, me dije a mí mismo que lo había conseguido.

Pero mi viaje estaba lejos de haber terminado.

Avance rápido otros cinco años y estaba en el lugar más oscuro de mi vida. Estaba tan agotado que me encontré soñando con formas de acabar con ello. Mi trabajo se había convertido en todo y quería detener el dolor que me causaba. Mi punto de quiebre llegó el día en que hablé con una familia que tomó la difícil decisión de retirar el cuidado de su hijo con cáncer en etapa terminal. Tras ese encuentro largo y emocionalmente desafiante, había terminado. Mientras conducía a casa, experimenté el fuerte y escalofriante impulso de conducir mi coche por un acantilado.

Ese momento se convirtió en el catalizador de la vida tal como la vivo hoy. Fue el momento en que supe que tenía que pedir ayuda. Me tomé una excedencia de mi trabajo como médico e invertí en terapeuta y entrenador.

Desde entonces, me he enterado de que muchos otros médicos, especialmente los que son mujeres, comparten mi historia. Los datos son inquietantes:76%  de los médicos informan de agotamiento de moderado a grave, con riesgo de agotamiento significativamente más alto entre las mujeres que los médicos varones. Los médicos tienen la la tasa más alta de suicidios de cualquier profesión — uno de cada cinco lo ha considerado, y las médicas están en un Riesgo un 400% mayor de morir por suicidio que las mujeres en la población general. Si bien las razones detrás de estos hallazgos pueden variar según la persona afectada, muchas tienen su origen en el hecho de que la cultura de la medicina todavía está dominada por los hombres y aún no se ha adaptado para satisfacer las necesidades de las mujeres que también asumir desproporcionadamente el cuidado, el hogar y el cuidado de los niños cargar en casa.

¿Por qué me llevó tanto tiempo descubrir estas estadísticas?

En mi experiencia, esta información no se comparte ampliamente porque nuestra cultura médica está encubierta en la percepción de que los médicos lo saben todo e invencibles. Los trabajadores sobre el terreno están formados para no quejarse ni mostrar emociones, y para seguir adelante. La cultura es de silencio y autosacrificio que glorifica el exceso de trabajo. No es de extrañar que hoy en día los profesionales de la salud estén experimentando una crisis de salud mental.

La terapia y el entrenamiento son dos herramientas que me ayudaron a sobrellevarlo cuando estaba en mi punto más bajo. Encontré una comunidad de apoyo y, finalmente, me formé como entrenador. Hoy mi trabajo se centra en ayudar a otros médicos no solo a sobrevivir, sino a prosperar en sus vidas y en sus carreras. A través de este trabajo, he aprendido muchas lecciones que son fundamentales para los alumnos y los médicos jóvenes que estén pensando en dedicarse a este campo, cosas que desearía haber sabido mucho antes.

Aquí hay tres aprendizajes importantes que han cambiado mi carrera.

No todo es su responsabilidad.

Como médicos, estamos capacitados para asumir todo lo relacionado con la atención al paciente y más allá como nuestra propia responsabilidad. Nos han enseñado a creer que el paciente siempre debe ser lo primero, antes que todo. Por último, estamos entrenados para nunca decir que no, incluso si hacerlo sería la acción más amable y segura.

La verdad es que estas reglas son defectuosas. Debemos presentarnos antes de poder hacer lo correcto para los demás. Establecer límites saludables en torno a su tiempo y energía es lo que le permitirá ofrecer la mejor atención a sus pacientes.

Los siguientes escenarios ilustran la dinámica de establecer límites más saludables y son reglas que me he fijado para ofrecer a los pacientes una mejor atención:

  • Cuando los pacientes lleven una lista de 10 quejas a una visita, aborde solo las dos principales. Pues programe una cita de seguimiento para ocuparse del resto. Es necesario limitar los problemas de salud que puede abordar de manera realista en una sola cita para su bienestar a largo plazo y también para ofrecer al paciente la mejor atención posible. A la mayoría de los médicos solo se les asignan 10 o 15 minutos por paciente. Si intenta abordar todas las necesidades de una vez, los retrasos se reducirán rápidamente y limitarán su tiempo con otras personas que también necesitan su ayuda.
  • Cuando un miembro del personal presenta una tarea que va más allá del ámbito de su función como médico, es decir, enviar por fax solicitudes de autorización previa a las compañías de seguros, es perfectamente aceptable delegar esa tarea en la persona adecuada. No tenemos que ocuparnos personalmente de todos los problemas.
  • Cuando un equipo clínico tiene poco personal, los médicos no tienen que cubrir todas las funciones de forma predeterminada. En cambio, podemos permitir que otros también ayuden. No es su responsabilidad «arreglar» todo.

El sueño es fundamental.

Los médicos están capacitados para vivir sin dormir. Antes de la institución de restricciones actuales de horas de trabajo, los médicos trabajaron de guardia durante más de 40 horas consecutivas e incluso podían trabajar más de 120 horas a la semana.

Una gran cantidad de investigaciones refuerza el papel fundamental que desempeña el sueño del médico en el paciente seguridad y resultados para los pacientes. La falta de sueño adecuado también está fuertemente asociada con la mayor riesgo de depresión, ansiedad e ideación suicida del médico. Sin embargo, aunque las restricciones de las horas de trabajo ahora limitan el número de horas que los alumnos pueden trabajar, la cultura de la medicina sigue sin hacer hincapié en el valor del sueño.

Los hábitos de sueño que es fundamental implementar al principio de su carrera incluyen:

  • Hacer que el sueño sea la máxima prioridad: Intente un mínimo de siete u ocho horas por la noche.
  • Limitar el consumo de alcohol para favorecer un sueño lo más profundo y de la más alta calidad posible.
  • Elegir intencionadamente un puesto con demandas limitadas de trabajo nocturno y de guardia

Si trabaja en una institución u organización en la que la cultura es competitiva y fomenta el exceso de trabajo, el agotamiento y la falta de sueño, puede que sea el momento de volver a evaluar su lugar de trabajo. Ningún trabajo vale la pena sacrificar su bienestar.

Invierta en su bienestar total.

Como médicos, nuestras identidades están ligadas a nuestra profesión, pero primero somos los seres humanos. Nuestro bienestar se mide en cinco áreas clave: emocional, física, social, laboral y social. Nuestro trabajo es solo un componente de los cinco. Tener una vida personal y una comunidad satisfactorias fuera del trabajo también le permitirá estar más presente cuando esté en el trabajo.

Para implementar el bienestar total, intente realizar lo siguiente:

  • Haga un esfuerzo intencional por atender cada una de las cinco áreas de su vida, no solo una.
  • Invierta en actividades que le ayuden a gestionar el estrés y la salud mental (emocional), hacer ejercicio y comer bien (físico), sacar tiempo para construir una comunidad fuerte y solidaria fuera del trabajo (social) y aumentar su pertenencia a una causa o actividad mayor que usted (social), además de hacer el trabajo eso se siente significativo (lugar de trabajo).
  • Haga que las amistades y las conexiones tanto dentro como fuera del trabajo sean una prioridad, aunque eso signifique tomarse unos 10 minutos de su ajetreado día para ponerse al día con un ser querido. Evidencia significativa indica que el apoyo social y el hecho de estar conectado con los demás pueden ayudar a mejorar nuestra salud física y a mejorar nuestra salud mental en general.
  • Involúcrese en su comunidad fuera de la medicina. Sea voluntario en su comunidad local, escuela, organizaciones benéficas o grupos sin ánimo de lucro. Ser parte de algo más grande que su propia vida inmediata no solo le da más cumplimiento y propósito, pero también es esencial para su bienestar. Elija conscientemente actividades que le den un significado más allá de su identidad laboral como médico.

Hacer estos cambios ha transformado mi vida y mi carrera como oncólogo pediátrico y director médico de bienestar de los proveedores de mi sistema de atención médica. No solo he empezado a enamorarme de mi trabajo, sino que también soy mejor médico, líder, esposa, amiga y ser humano. Si hay alguna lección que espero que aprenda de mi experiencia, es esta: En su propia vida, los pacientes no son lo primero, usted sí. Si la médica no se encuentra bien, no puede brindar una buena atención a los pacientes ni a nadie más. Concédase la gracia y la compasión que se esfuerza por dar a sus pacientes y colegas. Cuando nos defendemos hoy, modelamos la fuerza y el liderazgo para los médicos del mañana.

Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos de suicidio, utilice los siguientes recursos para buscar ayuda.
Tammie Chang, MD
Related Posts

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio