Mantener la esperanza en tiempos de incertidumbre

Técnicas para ayudarte a imaginar un futuro mejor.
Mantener la esperanza en tiempos de incertidumbre
Mantener la esperanza en tiempos de incertidumbre

Es fácil perder la esperanza en estos tiempos difíciles e inciertos. Pero permitirte hundirte en un funk puede afectar tu vida profesional y personal. Además, hay una alternativa: un proceso que implica imaginar un futuro positivo plausible, identificar los pasos para lograrlo y ver los contratiempos inevitables como puntos de inflexión cuando puede restablecer su rumbo.

La esperanza es crucial para el florecimiento humano, pero es un tema que rara vez se aborda en los negocios hasta que la pandemia lo hizo inevitable. En tiempos de grandes turbulencias, la esperanza puede parecer ingenua, o peor aún, como una preparación para una decepción futura. Y, sin embargo, la esperanza es esencial para nuestra satisfacción, motivación, salud y desempeño. Cuando las cosas parecen sombrías, mantener la esperanza es una de nuestras tareas de autogestión más difíciles y esenciales. Es difícil porque requiere un delicado equilibrio entre aceptar que no podemos conocer el futuro, mientras creemos que las cosas van a ser mejores que el presente. Es esencial porque cuando se pierde la esperanza, también lo es nuestra voluntad de perdurar y, en última instancia, prevalecer.

Con una pandemia que se aproxima a su tercer año, la guerra en curso en Ucrania, la evidencia casi diaria de un desastre climático inminente, la interrupción de la cadena de suministro mundial y la inflación, entre otros problemas, mantener la esperanza se ha vuelto más importante que nunca. Lo necesitamos tanto en nuestro trabajo como en nuestra vida personal. La buena noticia es que puede tomar medidas para mantener la esperanza y lograr los muchos beneficios documentados que confiere la esperanza.

Comienza con la comprensión de la naturaleza de la esperanza. Shane Lopez, que ha estudiado la esperanza extensamente tanto como académico como científico sénior en Gallup, define la esperanza como «la creencia de que el futuro será mejor que el presente, junto con la creencia de que tienes el poder de hacerlo así». Es esta combinación de optimismo y agencia personal lo que diferencia la esperanza de sus primos menores, como la bravuconería o las ilusiones. Cuando jugamos a la lotería, nos dedicamos a la ilusión. Cuando elaboramos un plan de negocios y lo llevamos al banco para obtener un préstamo, estamos en el dominio de la esperanza.

En todas las etapas de la vida, la esperanza produce inmensos beneficios. Los estudiantes esperanzados tienen mejores resultados académicos, reportan adultos esperanzados mayor satisfacción con la vida, y las personas mayores esperanzadas han tasas de mortalidad más bajas. Y en mi experiencia como entrenador de líderes en organizaciones de todos los tamaños, he descubierto que la esperanza es un rasgo esencial de las personas de alto rendimiento.

Llevar disciplina a la esperanza comienza con un trabajo consciente para imaginar un futuro mejor, continúa con una planificación que respalde ese futuro y se hace resiliente a través de la capacidad de aceptar que, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, el futuro es desconocido e incognoscible. Esto es lo que puede hacer para crear y mantener la esperanza, no solo en este momento de gran incertidumbre y tristeza.

Imagine un futuro plausible y positivo

Hace tres años, uno de los mejores abogados ambientales del mundo participó en un seminario sobre resiliencia que dirigía. En preparación, la clase había completado una evaluación en la que se pedía a los participantes que calificaran su acuerdo con la declaración «el futuro probablemente será mejor de lo que es ahora». Mientras hablábamos del valor de la esperanza para fomentar la resiliencia, dijo: «Puedo mostrarles datos que demuestran más allá de una sombra de duda que el futuro será peor que el presente». Con lágrimas en los ojos, habló de su lucha por mantenerse esperanzada en un mundo que se mueve irreversiblemente hacia la catástrofe climática.

Si no puedes imaginar un futuro mejor, la esperanza es imposible. Lo que imaginamos nos impacta emocional y físicamente. Experiencia de atletas beneficios significativos para su rendimiento físico de imaginarse repetida y vívidamente a sí mismos desempeñándose bien. Por el contrario, cuando imaginamos repetida y vívidamente un futuro sombrío, esto afecta nuestro rendimiento, estado de ánimo e incluso fisiología. La falta de imágenes futuras positivas es asociado con la depresión, y la intrusión de imágenes negativas fuertes se asocia con el TEPT. Pagamos un precio emocional y físico por un futuro que puede que ni siquiera llegue.

Así que en lugar de fijarte en un futuro sombrío, imagina conscientemente futuros alternativos plausibles para ti que te traigan energía y motivación en lugar de temor y ansiedad.

Primero, escribe lo que estás imaginando actualmente sobre el futuro y las emociones que provocan estas imágenes. Describe exactamente lo que te estás imaginando (por ejemplo, «sigo trabajando desde mi habitación el año que viene») en lugar de generalidades (como «trabajar desde casa»). Las imágenes específicas, no las ideas generales, tienen el mayor impacto en nuestro estado interno. A menudo, no somos totalmente conscientes de las imágenes que tenemos o del impacto que están creando internamente. Hacerlas concretas y tangibles es el primer paso, similar a la práctica estoica de visualización negativa, en el que imaginar vívidamente los peores escenarios les priva de su poder.

En segundo lugar, imagine que las cosas le han ido bien en los próximos dos años y escríbase una postal desde ese futuro. Describe tu vida. ¿Qué pasa en tu mundo laboral? ¿Mundo personal? La pregunta clave es: «¿Dónde estaré si las cosas me han ido bien?» Tiene que sentirse optimista pero realista.

En tercer lugar, mantente en ese futuro. Imagínese vívidamente a sí mismo en el futuro que ha descrito. Imagina las conversaciones que tienes con las personas que te rodean. Imagínese cómo se siente. Intente involucrar tantos sentidos como pueda en sus imágenes: las sensaciones táctiles de abrazar a un ser querido, la sensación de un apretón de manos para sellar su ascenso. Investigación muestra que cuanto más vívidas son nuestras imágenes, más directamente afectan nuestro estado interno.

Identifique la próxima mejor acción

La esperanza también requiere la formación de lo que los investigadores llaman «pensamientos de vías» que fomenten la creencia de que podemos hacer realidad el futuro imaginado. La imaginación hace posible la esperanza; la planificación la hace realidad.

Cuando el legendario entrenador de rendimiento mental Peter Jensen, que ha trabajado con más de 100 medallistas olímpicos, comienza a trabajar con un nuevo atleta, saca una hoja de papel en blanco. En la esquina superior derecha, escribe su objetivo, por ejemplo, «calificar para los Juegos Olímpicos de 2024″. En la esquina inferior izquierda, escribe su estado actual, por ejemplo, «quinto en los Nacionales». Luego dibuja una línea diagonal desde la esquina inferior izquierda hasta la esquina superior derecha y, trabajando con el atleta, comienza a trazar su camino en la línea de tiempo. Los marcadores críticos como las «pruebas olímpicas» y los «campeonatos nacionales» van primero. Siguen trabajando hacia atrás, hasta que llegan a una pregunta simple: «¿Cuál es el siguiente mejor paso?»

Puedes adoptar el mismo enfoque en tu camino en el trabajo y más allá. ¿Cuál es el camino hacia el futuro que has imaginado? ¿Cuáles son los marcadores críticos? Y, lo más importante, ¿cuál es el siguiente paso? Si tiene problemas para identificar su siguiente paso, trabaje en las siguientes áreas de acción potenciales:

Conductas— ¿Hay algo que deba hacer más, menos o con mayor consistencia?

Relaciones— ¿Hay alguna relación que necesite construir, fortalecer o desechar?

Aprendizaje— ¿Hay alguna habilidad o habilidad en la que deba invertir en desarrollar?

Creencias¿Hay alguna creencia que deba dejar de lado o cultivar?

Ve los reveses como puntos de inflexión, no como derrotas

El componente final de la esperanza, y el que la hace resiliente, es la capacidad de hacer las paces con el hecho de que no podemos controlar o predecir el futuro a pesar de nuestra imaginación vívida y nuestros planes mejor trazados. Cuando las cosas no salgan según lo planeado, cultive la capacidad de ver la adversidad como un punto de inflexión en lugar de una razón para abandonar la esperanza.

En el juego de improvisación Afortunadamente, lamentablemente, un actor comienza una historia con la palabra afortunadamente. Podrían decir algo como: «Afortunadamente, encontré un billete de 100 dólares en el suelo». Otro actor continúa la historia con lamentablemente: «Desafortunadamente, cuando se inclinó para recuperarlo, sufrió una hernia». Y así sucesivamente, de ida y vuelta.

El juego es un recordatorio útil de la oportunidad que se esconde en la adversidad. Muchas de las personas más exitosas con las que he trabajado a lo largo de los años señalan los momentos de fracaso como catalizadores críticos para su éxito final.

A medida que avanza en su propio juego de Afortunadamente, Desafortunadamente, debe anticipar que las cosas no se moverán de manera ordenada a lo largo del plan que ha identificado. Cuando llegue la adversidad, pregúntese cómo podría ser un punto de inflexión para usted y qué puede hacer para cambiar lamentablemente a afortunadamente. También pregunte qué está aprendiendo de la adversidad que le servirá bien en el futuro. Luego, deja de lado tu plan original y comienza a reimaginar un futuro alternativo.

Cuando puedes imaginar un futuro plausible que es mejor que el presente, identificar el camino hacia ese futuro y aceptar que las cosas rara vez salen exactamente de acuerdo con lo planeado, cultivarás una esperanza que es útil y resistente.

Dane Jensen
Related Posts
3 maneras de humanizar la experiencia virtual del cuidado de la salud

3 maneras de humanizar la experiencia virtual del cuidado de la salud

Para que la telesalud siga siendo una fuerza significativa en la atención de la salud después de que la pandemia disminuya, las herramientas digitales tendrán que tener en cuenta las emociones humanas en la forma en que apoyan a los pacientes y a los proveedores de atención. Una creciente variedad de ofertas están haciendo precisamente eso. Su objetivo es ayudar a ambas partes a construir relaciones de confianza.

Leer más
China Mañana

China Mañana

Cuando Marco Polo, empresario, regresó a casa a Venecia de China, fue llamado "Marco de los Millones". Obtuvo el apodo, no por el tamaño de su fortuna, sino por el número de mentiras, la gente pensó que había contado sobre sus viajes a los tribunales de los Khans. Dada una oportunidad de lecho de muerte para recantarse y [...]
Leer más
Gestiona tu energía

Gestiona tu energía, no tu tiempo

La ciencia de la resistencia ha avanzado hasta el punto en que los individuos, equipos y organizaciones enteras pueden, con algunas intervenciones directas, aumentar significativamente su capacidad para hacer las cosas.
Leer más
2004 Guía del lector

2004 Guía del lector

Índice de artículos, por índice de artículos, por tema, resúmenes ejecutivos enero febrero marzo abril mayo junio julio-agosto septiembre octubre noviembre de 2004 Índice de artículos, por autor, Bharat, cómo los inteligentes de mercado pueden proteger los derechos de propiedad de diciembre reimpresión R0412D Anderson, Steven R. Costo basado en la actividad impulsado por el tiempo en la reimpresión de noviembre R0411J Apgar, Mahlon, IV nuevo [...]
Leer más
Pathbooks

Lee un
bestseller en

10 minutos

Cada viernes, recibe un libro de negocios y carrera resumido en 10 minutos.

(puedes darte de baja cuando quieras)