Los mayores obstáculos a los que se enfrentan los recién graduados para ingresar a la fuerza laboral

Comentarios, responsabilidad y relaciones, según 54 entrevistas.
Los mayores obstáculos a los que se enfrentan los recién graduados para ingresar a la fuerza laboral
Resumen.

«Agotado». «Perdido». «Ansioso». «Todo es una lucha». Estas son solo algunas de las formas en que 54 recién graduados universitarios entrevistados por investigadores describieron su experiencia de transición de la universidad al mundo profesional. A pesar de que se les aconsejó que se iniciaran, muchos jóvenes se sintieron desorientados, confundidos, insatisfechos y, en muchos casos, abrumados por el «mundo real». Algunos han atribuido estas luchas a los millennials — que los jóvenes de esta generación son particularmente propensos a luchar por lo ensimismada y con derecho que tienen. Sin embargo, los investigadores sostienen que la razón principal por la que los jóvenes luchan no es generacional, sino cultural. En particular: la transición cultural muy significativa, pero típicamente poco enfatizada, entre la universidad y el mundo profesional. Este cambio de cultura se desarrolla al menos en tres dimensiones clave: retroalimentación, relaciones y responsabilidad. Las empresas inteligentes deben dirigirse a las tres cosas, y los empleados jóvenes inteligentes deben estar dispuestos a dedicar el tiempo y el esfuerzo necesarios para dominar las habilidades necesarias para mejorar en cada una de ellas.


«Agotado». «Perdido». «Ansioso». «Todo es una lucha».

Estas son solo algunas de las formas en que 54 recién graduados universitarios entrevistado describió su experiencia en la transición de la universidad al mundo profesional. A pesar de que se les aconsejó que se iniciaran, muchos jóvenes con los que hablamos se sintieron desorientados, confundidos, insatisfechos y, en muchos casos, abrumados por el «mundo real». Además de afectar a los propios jóvenes y a su bienestar, esta experiencia intensa y desafiante afecta a las empresas, que dedican tiempo y dinero a reclutar y formar a jóvenes para que se unan a sus filas y contribuyan inmediatamente a la organización.

Algunos han atribuido estas luchas para los millennials: que los jóvenes de esta generación son particularmente propensos a luchar por lo ensimismada y con derecho que tienen. Sin embargo, nuestra sensación, de entrevistar a los recién graduados y trabajar estrechamente con ellos en su transición de la universidad al mundo profesional, es que hay algo más en juego.

En nuestra opinión, la razón principal por la que los jóvenes luchan no es generacional, sino cultural. En particular: la transición cultural muy significativa, pero típicamente poco enfatizada, entre la universidad y el mundo profesional. En nuestra investigación encontramos que este cambio cultural se desarrolla en al menos tres dimensiones clave: retroalimentación, relaciones y responsabilidad.

Retroalimentación

«Durante toda mi vida, desde el comienzo de la escuela, todo fue evaluado. Podrías recibir comentarios inmediatos sobre tu rendimiento. Pero en el trabajo, no estás recibiendo esa retroalimentación inmediata… y creo que fue uno de los mayores desafíos a lo largo de esa transición». -Candra, asistente de investigación sanitaria de 23 años

En la universidad, los comentarios son claros y consistentes. Tienes un plan de estudios que detalla los requisitos para el semestre y los estándares según los cuales te calificarán. Y luego, por cada tarea que envíes, recibes comentarios de tu profesor. No es necesario que pidas el feedback, ya que se te proporciona directamente y, por lo general, sin demasiadas explicaciones personales. Además, debido a que las calificaciones están estandarizadas, es bastante fácil entender tu nivel de desempeño personal en relación con los demás, o en relación a ti mismo en clases o semestres anteriores.

Como puedes imaginar, el paradigma de la retroalimentación cambia por completo una vez que un estudiante ingresa al mundo profesional. Para empezar, la retroalimentación que recibes en el trabajo suele ser menos consistente y menos fácil de descifrar que en la universidad. Dependiendo de tu manager y de tu organización, es posible que recibas comentarios muy claros, detallados y coherentes sobre las tareas; o puedes recibir comentarios de forma intermitente y difícil de descifrar, a través de un comentario rápido aquí o allá hasta que tengas esa rara revisión oficial de rendimiento. En cualquier caso, sin embargo, la retroalimentación que recibes suele ser más cualitativa que cuantitativa, lo que puede resultar confuso para los estudiantes obsesionados con cuál fue su calificación específica y si caen en la curva general de clase.

Como resultado de estas diferencias culturales, los jóvenes profesionales pueden experimentar un vacío de retroalimentación en el mundo profesional, preguntándose cómo mejorar, si necesitan mejorar y cómo pueden desarrollar las habilidades necesarias para mejorar en su empresa y en su carrera.

Los recién graduados también necesitan aprender una nueva habilidad en torno a la retroalimentación en el mundo laboral que no era una parte común del paradigma universitario: cómo recibir comentarios tanto positivos como negativos de una manera equilibrada y profesional. Por supuesto, en ciertas clases raras, como el teatro o la escritura creativa, los estudiantes pueden obtener una experiencia útil aprendiendo a dar y recibir retroalimentación con profesionalismo. Pero esto simplemente no es el caso de la gran mayoría de las clases en la universidad, donde la retroalimentación a menudo se entrega de manera impersonal, por escrito y sin muchas oportunidades para dar y recibir o interactuar y discutir cara a cara.

Relaciones

«Así que, de repente, estás saliendo con gente de todos los rangos y tipos de orígenes. Y en realidad no sabes nada de ellos». -David, consultor de estrategia empresarial de 26 años

Las relaciones en el mundo profesional también son muy diferentes a las de la universidad. En la universidad, estableces relaciones con las personas que quieres y, en su mayor parte, con personas de tu misma edad. Las relaciones evolucionan naturalmente a través de interacciones en clase, desde actividades extracurriculares en el campus hasta amigos de amigos. Y normalmente hay muy poca presión para mantener relaciones que no disfrutas.

Sin embargo, una vez que los estudiantes ingresan al mundo profesional, se encuentran enredados en una experiencia muy diferente de construcción de relaciones. Ya no se trata solo de crear un grupo de gente divertida y agradable con quien congregarse; ahora es más estratégico. La construcción de relaciones en un entorno profesional consiste en desarrollar amistades, claro, pero también se trata de construir una sólida red de colegas que puedan ayudarte a tener éxito en tu trabajo y avanzar en tu carrera. Esto significa interactuar regularmente con personas de diferentes edades, orígenes e intereses. También significa desarrollar una conexión con tu jefe, una nueva figura de autoridad que no solo le dice a alguien qué hacer, sino que también tiene mucho poder sobre el futuro desarrollo profesional.

Y, a veces, en el mundo profesional, la construcción de relaciones ocurre con personas que ni siquiera te gustan o de las que no quieres ser amigo. A diferencia de la universidad, donde simplemente puedes evitar a las personas que no te gustan, como los profesores cuyas clases puedes elegir no tomar, no ocurre lo mismo en el mundo profesional. Necesitas encontrar formas de gestionar relaciones difíciles de una manera productiva y profesional.

Por último, la forma en que te comportas con un profesor en una clase tiene poco o ningún impacto en tu experiencia, rendimiento o reputación en otra clase o departamento. Pero, por supuesto, en el trabajo, las interacciones con tu jefe pueden tener importantes implicaciones en tu éxito en tu empresa actual. Si tu jefe se queja de tu desempeño o ética de trabajo a otros líderes, por ejemplo, puede que te resulte difícil ascender en la escalera.

Responsabilidad

«Cuando eres joven al salir de la universidad, no te das cuenta de lo que te estás metiendo. O actúas o no, y podrías perder tu trabajo cualquier día. Los estudiantes piensan que es fácil de llevar como en la escuela, pero no es nada de eso. Es mucha más responsabilidad». -Michael, gerente regional de cuentas de 27 años

El objetivo de la universidad, al menos desde el punto de vista del aprendizaje, es desarrollar tu base de conocimientos y tu capacidad de pensamiento crítico. En la escuela, eres responsable principalmente ante ti mismo. Sí, de vez en cuando estás en equipos de proyecto o puedes asociarte con alguien para completar un proyecto. Pero al final, aunque el desempeño del grupo es importante, la máxima responsabilidad es contigo mismo, tus logros, tu éxito y tu aprendizaje.

En un entorno profesional, por el contrario, suele haber mucho más en juego y los errores pueden tener graves consecuencias. No solo eres responsable ante ti mismo; eres responsable ante tu equipo, tus colegas, tu jefe, tu división y tu organización. Si no aprueba una asignación clave, daña la relación con un cliente, gestiona mal una interacción con un proveedor, no puede compensarlo ni pedir crédito adicional. Los errores no son necesariamente ni exclusivamente oportunidades de aprendizaje, sino que pueden tener graves consecuencias para tu reputación y tu carrera, lo que añade un nuevo nivel de presión y responsabilidad personal a un joven profesional.

Estos tres temas muestran que, mientras algunos jóvenes profesionales hacen la transición de la universidad al lugar de trabajo con facilidad, otros tienen dificultades bastante. Entonces, ¿qué pueden hacer las empresas y los directivos para ayudar a facilitar esta transición cultural de los nuevos profesionales?

Nuestra recomendación principal es tratar esta transición como lo harías con cualquier otra transición cultural significativa, y aplicar las mejores prácticas de adaptación cultural a la adaptación de la universidad al mundo profesional. Esto significa enseñarles sobre las normas, las reglas y explícitamente cómo y por qué estas reglas y expectativas son diferentes de las de la universidad.

Pero las empresas inteligentes también promoverán activamente una mentalidad positiva y alentadora entre los empleados más experimentados. Los líderes deben comunicar el hecho de que todos eran jóvenes en algún momento y que también pueden haber experimentado transiciones culturales desafiantes. Si los empleados experimentados pueden sentir empatía por lo que enfrentan los recién graduados, pueden ser más propuestos a atribuir su comportamiento a transiciones culturales que a algún tipo de «mentalidad titulada», o al menos más abiertos a esta explicación alternativa.

La tutoría es, por supuesto, una parte fundamental de este proceso, pero recuerde que mentores más experimentados no son necesariamente mejores. Lo esencial es encontrar mentores que tengan experiencia en ambos lados de la transición, que recuerden cómo eran los desafíos y que los hayan abordado y superado. También es útil que los mentores tengan amigos y colegas que también hayan tenido experiencias similares. De esta manera, pueden ofrecer a los nuevos profesionales una gama de opciones y caminos para alcanzar el éxito.

Por último, para tener éxito, los propios profesionales jóvenes deben estar dispuestos a dedicar el tiempo y el esfuerzo necesarios para dominar la transición de la escuela al trabajo. Esto podría significar ponerse en contacto con otros amigos o familiares con más experiencia para saber qué les ayudó a gestionar su transición. También podría significar reconocer qué habilidades blandas carecen de ellas y están desarrollando un plan para mejorarlas. Porque al final, lo que encontramos en nuestro trabajo es que los libros inteligentes que los estudiantes han recibido de su educación universitaria solo los llevarán hasta cierto punto.

Related Posts
Satyam y la empresa familiar india

Satyam y la empresa familiar india

Después de que todas las investigaciones en el escándalo de Satyam hayan terminado, una pregunta seguirá siendo: ¿por qué su fundador, B Ramalinga Raju, se sumergió en fraude? Cuatro de cada diez emprendedores fallan en los primeros cinco años, pero en los primeros años emprendidos de Raju, tuvo una ventaja familiar. Su padre, Satyanarayana Raju, construyó una uva creciente [...]
Leer más
No todo el mundo debería ser emprendedor social

No todo el mundo debería ser emprendedor social

"Quiero ser un empresario social". Lo escucho casi todos los días. No solo de aquellos que solicitan la beca de emprendimiento social de Echoing Green, sino de estudiantes de secundaria, estudiantes universitarios y jóvenes profesionales. Me dijeron con entusiasmo que quieren lanzar organizaciones para mejorar la educación en África, para mejorar el sustento de las mujeres [...]
Leer más
Cómo planifica BMW para una fuerza laboral que envejece

Cómo planifica BMW para una fuerza laboral que envejece

Si su empresa opera en países desarrollados, es probable que se preocupe por los efectos del envejecimiento en su fuerza laboral. En su mayoría, el debate público se centra en el impacto de cambiar demográficos en la seguridad social. Pero el problema no se trata solo de posibles escasez en la fuerza laboral. También se trata del tipo de fuerza laboral que tendrás que administrar. [...]
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio