Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Los inconvenientes de ser muy emocionalmente inteligentes

Incluso el ecualizador es mejor con moderación.
Los inconvenientes de ser muy emocionalmente inteligentes
Resumen.

Aunque las definiciones varían, el EQ siempre comprende habilidades intrapersonales e interpersonales, en particular, un alto ajuste, sociabilidad, sensibilidad y prudencia. Sin embargo, hay desventajas en cualquier rasgo humano. Los inconvenientes de un mayor ecualizador incluyen niveles más bajos de creatividad y potencial de innovación. Las personas con un alto EQ tienden a ser grandes a la hora de construir relaciones y trabajar con otros, pero pueden carecer de los niveles necesarios de no conformidad e inconvencionalidad para desafiar el statu quo. Debido a su alta sensibilidad interpersonal, las personas con alto ecualizador luchan por dar retroalimentación negativa, y su frescura y positividad significa que también tienen dificultades para recibirla. Pueden ser reacios a relutir las plumas de la gente, lo que los pone en desventaja cuando necesitan tomar decisiones impopulares o provocar cambios. Los individuos de alto ecualizador también pueden tener una capacidad bien desarrollada para manipular a otros. Ellos corren el riesgo de sobreusar sus habilidades sociales al enfocarse fuertemente en los aspectos emocionales de la comunicación mientras descuidan los argumentos lógicos. Por último, estos empleados pueden tener mayores niveles de conciencia y, por lo tanto, son reacios al riesgo. Aunque el EQ es sin duda un rasgo deseable y altamente adaptativo, obsesionarse con él puede crear una fuerza laboral demasiado diplomática que no logra impulsar el cambio y la innovación.


Los inconvenientes de ser muy emocionalmente inteligentes

Gemma es extremadamente cariñosa y sensible. Ella presta mucha atención a las emociones de los demás y es amable y considerada. Gemma también es bastante optimista. Por lo general, es optimista y sigue siendo positiva incluso ante las malas noticias. A sus colegas les encanta trabajar con ella porque la ven como un faro de calma. No importa cuánto estrés y presión haya en el trabajo, Gemma es entusiasta y nunca pierde la calma.

La gerente de Gemma disfruta tratar con ella, ya que rara vez se queja de nada, es confiable y confiable, y muestra grandes niveles de ciudadanía organizacional. De hecho, Gemma es extremadamente confiable y ético. Además, la personalidad de Gemma también significa que generalmente está comprometida en el trabajo, incluso cuando su jefa no está haciendo un gran trabajo en su gestión.

¿Quién no querría contratar a Gemma? En muchos sentidos, parece ser la empleada ideal, alguien con un excelente potencial para una carrera en la dirección. Si estás de acuerdo, no estás solo: la mayoría de la gente encontraría la personalidad de Gemma un gran activo, y no solo en un contexto de trabajo. La razón principal de esto es la alta inteligencia emocional (EQ) de Gemma, que explica todas las cualidades descritas anteriormente.

Aunque las definiciones varían, el EQ siempre comprende habilidades intrapersonales e interpersonales, en particular un alto ajuste, sociabilidad, sensibilidad y prudencia. Miles de estudios científicos han puesto a prueba la importancia del EQ en varios dominios de la vida, proporcionando evidencia convincente de los beneficios de un EQ superior con respecto a trabajo, salud, y relaciones. Por ejemplo, EQ se correlaciona positivamente con liderazgo, rendimiento del trabajo, satisfacción en el trabajo, felicidad, y bienestar (tanto física como emocional). Además, el EQ se correlaciona negativamente con comportamientos laborales contraproducentes, psicopatía, y proclividad al estrés.

Pero, ¿es siempre beneficioso el mayor ecualizador? Aunque la desventaja de la ecualización superior sigue siendo en gran medida inexplorada, hay muchas razones para ser cautelosos con respecto a una toma de ecualización única que se ajuste a todos o más alto-siempre-siempre-mejor. La mayoría de las cosas son mejores en moderación, y hay un inconveniente para cada rasgo humano. Vamos a centrarnos de nuevo en Gemma y explorar algunas de las implicaciones menos favorables de su alto ecualizador.

Menores niveles de creatividad y potencial de innovación. Hay un correlación negativa entre el EQ y muchos de los rasgos que predisponen a los individuos hacia la creatividad y la innovación. La creatividad se ha asociado durante mucho tiempo con atributos que son característicos de bajo EQ: alteración artística, inconformismo, impulsividad hostil y una personalidad excitable («arriba-abajo»). Aunque, por supuesto, es posible que las personas creativas sean emocionalmente inteligentes, el patrón más común para personas como Gemma es ser grande en seguir los procesos, construir relaciones y trabajar con otros, pero carecer de los niveles necesarios de no conformidad e inconvencionalidad que los puedan conducir a desafiar el statu quo y reemplazarlo por algo nuevo.

Dificultad para dar y recibir comentarios negativos. A primera vista, los anotadores de alto ecualizador como Gemma pueden parecer estar bien cuando se trata de dar y recibir retroalimentación, ya que ambos implican interacción social. Sin embargo, rasca debajo de la superficie, y verás que la alta sensibilidad interpersonal y la preocupación empática de Gemma pueden hacerlo difícil para ella entregar comentarios críticos o negativos a otros. Además, los anotadores de alto ecualizador como Gemma pueden ser tan ajustados y fríos que pueden indiferente a cualquier valoración negativa ellos reciben. De hecho, las puntuaciones altas de ecualización pueden ser difíciles de sacudir, ya que generalmente son tan tranquilas, ajustadas y positivas.

Renuencia a colmar las plumas de la gente. Una de las principales razones para el atractivo de la personalidad de Gemma es que personifica muchas de las cualidades que buscamos en los seguidores. Aunque la gente como Gemma está psicológicamente bien dotada para el nivel de entrada o nivel medio empleos de gestión, los puestos de liderazgo sénior requerirán la capacidad de tomar decisiones impopulares a menudo, generar cambios y centrarse en impulsar resultados, incluso a expensas de sacrificar las relaciones con los empleados. Además, los altos directivos y ejecutivos sólo tendrán un impacto sustancial en sus organizaciones si pueden actuar con espíritu empresarial para promover la innovación y el crecimiento. Esto requiere decisiones impopulares, y personas como Gemma, que están más enfocadas en llevarse bien que salir adelante, tienen menos probabilidades de tomarlas.

Una capacidad bien desarrollada para manipular a los demás. El alto ecualizador de Gemma puede ayudarla a empatizar y transmitir un mensaje que se sienta bien a la audiencia, esto a menudo es algo bueno. Sin embargo, está demasiado lejos, puede pasar de influir en otros a participar en tácticas de manipulación. El riesgo de exagerar las habilidades sociales de uno es centrarse fuertemente en los aspectos emocionales de la comunicación, dejando de lado los argumentos lógicos y los aspectos más transaccionales de la comunicación. En ese sentido, el lado más oscuro del ecualizador está ayudando a las personas con malas intenciones a ser demasiado persuasivas y a ponerse a su manera. Al igual que con el carisma, tendemos a considerar el EQ como un rasgo positivo, pero se puede utilizar para alcanzar metas poco éticas y éticas.

Una aversión al riesgo. La mayoría de las empresas innovadoras requieren un equilibrio entre la toma de riesgos y el riesgo evitación. Gente como Gemma es mucho más propenso a jugar seguro y evitar decisiones audaces. Esto se debe a que el alto ecualizador se asocia con mayores niveles de conciencia. En otras palabras, cuanto mayor sea su ecualización, más probable es que resista sus impulsos y tome decisiones medidas. El ecualizador equivale a más autocontrol, pero los niveles extremos de autocontrol se traducirán en perfeccionismo contraproducente y evitación de riesgos.

Para ser claros, Gemma es sin duda una empleada muy deseable, pero su extremadamente alto ecualizador la hace más adecuada a roles donde regular sus propias emociones y ser capaz de sentir y adaptarse a las necesidades emocionales de los demás son fundamentales. Los vendedores, agentes inmobiliarios, representantes de atención al cliente, consejeros y psicólogos se benefician de ecualización como Gemma. Por el contrario, el perfil de Gemma puede no ser ventajoso, e incluso puede ser una desventaja, en empleos enfocados en la creatividad, la innovación, el liderazgo del cambio o la toma de riesgos. Eso no quiere decir que alguien como Gemma no pudiera aspirar a un puesto de liderazgo superior. Podría, pero requeriría una buena cantidad de autoentrenamiento. Por ejemplo, tendría que empezar a buscar retroalimentación negativa y tomarla en serio, dejar de preocuparse por evitar la confrontación y desafiar el statu quo (o reclutar a personas que lo hagan y presten atención a ellos).

No cabe duda de que el EQ es un rasgo deseable y altamente adaptativo, y es comprensible que generalmente preferimos que el EQ sea alto en lugar de bajo. Sin embargo, obsesionarse con un alto ecualizador creará una fuerza de trabajo de personas emocionalmente estables, felices y diplomáticas que siguen las reglas con entusiasmo en lugar de impulsar el cambio y la innovación. Serán grandes seguidores y buenos gerentes, pero no esperen que sean líderes visionarios o agentes de cambio.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.

Related Posts