Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


¿Los cumplidos te hacen temblar? He aquí por qué.

Actualiza tu relación con elogios.
¿Los cumplidos te hacen temblar? He aquí por qué.
Resumen.

Si recibir un cumplido te hace sentir incómodo, no estás solo. Alrededor del 70% de las personas encuestadas asociaron con elogios los sentimientos de vergüenza e incomodidad. ¿Por qué nos sentimos así?

  • Empieza con sorpresa. Las respuestas fisiológicas de nuestro cuerpo ante un acontecimiento inesperado siguen un patrón predecible. Nos congelamos momentáneamente, tratamos de encontrar una explicación de lo que está sucediendo, cambiamos nuestra perspectiva y compartimos nuestra experiencia con los demás.
  • A menudo, es difícil conciliar las opiniones positivas de los demás sobre nosotros con nuestras propias opiniones negativas de nosotros mismos. Esta interacción de sorpresa y autoimagen puede hacer que sea más difícil procesar las cosas bonitas que oímos de nosotros mismos.
  • Si bien es difícil cambiar nuestras respuestas condicionadas de la noche a la mañana, aquí hay tres formas de ayudar a transformar nuestra relación con elogios: 1) Sepa que se trata del que da, no de usted (el receptor) 2) Replantee la vulnerabilidad como apertura 3) Reconozca sus comportamientos aprendidos.


Regresas a tu escritorio después de tomar un café cuando tu jefe pasa por aquí y te felicita por tu trabajo en un proyecto. «Buen trabajo en ese informe», dice. «Me gustó especialmente la forma en que formateaste esos gráficos. Son muy fáciles de entender», añade.

¿Cuál es tu primera reacción?

A) Haces una broma: «Ja, ja, a veces hago el trabajo».

B) Juegas al ping-pong de cumplidos: «¡No, no, todo esto fuiste tú! ¡No habría sido posible sin tu guía!»

C) Cambias de tema rápidamente: *sonrisa incómoda* «Así que… um, ¿viste el partido anoche?»

D) Lo cancelas: «No fue nada, solo hacer mi trabajo».

E) Pasas el crédito: «Fue realmente un esfuerzo de equipo».

F) Los convences de que no eres tan bueno: «Realmente no creo haber hecho un buen trabajo, he aquí por qué…»

¿Alguna de estas respuestas te resulta familiar?

Si el reconocimiento a veces te hace sentir incómodo, no estás solo. Muchos de nosotros no podemos aceptar un cumplido, y nuestras respuestas suelen ser tan incómodas como los ejemplos anteriores. En un estudio de más de 400 personas que realicé en Boston hace unos años, casi el 70% de las personas asociaron sentimientos de vergüenza o incomodidad con el reconocimiento o el hecho de recibir un cumplido.

Sería fácil atribuir nuestra incomodidad con elogios a una baja autoestima, sin embargo, es un poco más complicado que eso. En palabras del psicólogo y autor Cabrestante tipo: «Las personas con baja autoestima suelen sentirse incómodas al recibir cumplidos, pero no todas las personas que se sienten incómodas recibiendo cumplidos necesariamente tienen baja autoestima».

Puedo dar fe personalmente de ello. A lo largo de mi carrera, he visto a algunos de los directores ejecutivos más confiados retorcerse en sus asientos cuando los elogios de alguien los sorprenden desprevenidos.

Entonces, ¿por qué tenemos estas reacciones?

Nuestra relación con el reconocimiento es complicada y no hay una respuesta sencilla a por qué respondemos de la manera en que lo hacemos. Sin embargo, observé que, en la mayoría de los casos, lo que nos incomoda es que los cumplidos nos cogen por sorpresa.

En su libro Sorpresa: abraza lo impredecible y diseña lo inesperado, las autoras Tania Luna y LeeAnne Renninger definen la sorpresa como «un acontecimiento u observación inesperada (¡no lo vi venir!) o mal esperado (eso no es lo que pensaba que iba a pasar)». Una situación inesperada, ya sea un cumplido agradable que no estabas preparado para recibir o un oso que te encuentras mientras caminas por el bosque, desencadena las mismas secuencias prehistóricas en nuestro cerebro moderno. Esto se llama «secuencia sorpresa» y tiene cuatro etapas.

En pocas palabras, cuando nos sorprendemos, nosotros:

  • Etapa 1: congelar momentáneamente
  • Etapa 2: Encuentra una explicación de lo que está sucediendo
  • Etapa 3: Cambia nuestra perspectiva
  • Etapa 4: Comparte nuestra experiencia con otros

Las sorpresas a menudo traen alegría o emoción, y para algunas personas, incluso las noticias emocionalmente agradables pueden ser cognitivamente intensas. (Etapa 1: congelación). Es posible que su corazón comience a acelerarse, que sus pupilas se dilaten y que las palmas de las manos suden a medida que aumentan sus niveles de dopamina. Entrevisté a Tania Luna y LeeAnn Renninger para entender qué sucede con nuestras emociones cuando se desencadenan estos cambios fisiológicos. Luna explicó: «Esta intensa experiencia emocional puede resultar incómoda y desestabilizadora. Y, como resultado, es posible que algunos de nosotros queramos apagarlo para que podamos sentirnos estables y volver a sentirnos cómodos». Desviar los elogios de los demás al soltar rápidamente una de las respuestas incómodas anteriores puede ser nuestra forma inconsciente de tratar de recuperar el control en lo que se siente como una situación emocionalmente vulnerable.

Tras la sorpresa inicial, empezamos a buscar respuestas. (Etapa 2: Buscar.) Podemos tratar de entender «por qué» alguien dijo lo que hizo, y puede resultar confuso conciliar si la visión positiva de otra persona entra en conflicto con nuestra propia visión (negativa) de nosotros mismos. Según Luna y Renninger, esto es un sesgo de confirmación: una tendencia a buscar información que confirme nuestros puntos de vista e ignorar los puntos de vista que los desafían. Así que, cuando alguien te felicita por una gran presentación que crees que has bombardeado, puede resultar descondante.

La interacción de la sorpresa y la autoimagen puede hacer que sea más difícil procesar las cosas bonitas que oímos de nosotros mismos. «La gente puede desviar los elogios como una forma de protegerse del fracaso futuro, la decepción o el rechazo de los demás», me dijo Denise Marigold, profesora asociada de desarrollo social de la Universidad de Waterloo, Canadá. «El temor es que si me permito hacer un cumplido, me siento bien al respecto y termino decepcionando a otros o a mí mismo en el futuro, me arriesgo a quitarle un mordisco más a mi autoestima».

Todo esto para decir, muchos de nosotros respondemos torpemente a los cumplidos como un acto inconsciente de autoprotección. Desafortunadamente, esta autoprotección inconsciente a menudo nos roba la conexión humana. Nos impide dejar entrar las amables palabras y la gratitud de los demás.

¿Podemos desencadenar alegría en lugar de ansiedad cuando nos felicitan?

¡Sí! Aquí es donde entran en escena las dos últimas etapas de la «secuencia sorpresa». Después de intentar encontrar una explicación para el cumplido que recibimos (Etapa 2: Buscar), comenzamos a cambiar nuestra perspectiva (Etapa 3: Cambio) para tratar de barajar esa nueva información en nuestro esquema existente sobre nosotros mismos. Para muchos de nosotros, esto significa dejar de lado el cumplido o reducir su valor. Pero con un poco de práctica, podemos aprender a procesar el cumplido de una manera saludable, incluso si inicialmente no nos identificamos con él. A menudo, compartir cómo nos sentimos (Etapa 4: Compartir) sobre una situación puede ayudarnos a salir de nuestras cabezas y hacernos sentir mejor.

Nadie (al menos hasta donde me he conocido) es capaz de cambiar sus respuestas condicionadas por cumplidos de la noche a la mañana. Requiere tiempo, esfuerzo y práctica. Si quieres transformar tu relación con elogios, aquí tienes algunas formas sencillas de comenzar.

Sepa que el cumplido es sobre el que lo hace, no sobre usted (el receptor)

Cuando alguien te reconoce, comparte la experiencia de lo que hiciste y cómo le impactó. Es posible que hayas juntado ese informe a última hora, te hayas perdido una sección clave de tu presentación o hayas cocinado demasiado el risotto. Pero cuando alguien dice que le encantó, comprenda que es su experiencia, no tuya. Te están contando cómo les hizo sentir. Simplemente acepta su perspectiva. Honra su sentimiento incluso si no estás totalmente de acuerdo con ello. Puedes empezar diciendo un simple «gracias».

Replantea tu vulnerabilidad

Es posible que no puedas detener tu respuesta fisiológica natural a un cumplido, pero puedes intentar replantear la experiencia. Luna y Renninger recomiendan pensar en tu vulnerabilidad no como una debilidad sino como apertura. Los elogios no siempre tienen que ser inesperados o aterradores. En cambio, considéralo como una oportunidad para conectar con otra persona o aprender cómo los demás te experimentan a ti o a tu trabajo.

La próxima vez que alguien te felicita, intenta decir esto: «Vaya, esa era una perspectiva muy diferente». Con el tiempo, la ansiedad desaparecerá y comenzarás a relacionarte con los cumplidos como sorpresas agradables y no amenazantes.

Siente curiosidad por tus comportamientos aprendidos

Muchas de nuestras reacciones arrodilladas a los cumplidos son comportamientos aprendidos. Nuestras reacciones a menudo están influenciadas por lo que vemos, observamos y experimentamos de quienes nos rodean. Por ejemplo, si tus padres respondieron al reconocimiento haciendo bromas, alabando a Dios o desviando los cumplidos de los demás, es posible que te encuentres haciendo lo mismo. Del mismo modo, si presenciaste cómo se burlaban o excluían a tus compañeros de clase después de recibir un reconocimiento positivo (también conocido como «mascota del maestro»), puedes evitar inconscientemente situaciones similares por temor a que te suceda lo mismo.

A continuación hay una serie de preguntas que te ayudarán a profundizar y explorar por qué los cumplidos pueden hacerte sentir incómodo. Anota tus reflexiones en un pedazo de papel y mira lo que aprendes.

1) En tu cultura o fe, ¿cuál fue la forma adecuada de responder a los elogios?¿Fue solo para dar las gracias, alabar a Dios o desviar el cumplido con los ojos hacia abajo? Ninguna de estas respuestas es errónea, solo observa lo que te enseñaron y cómo afecta la forma en que respondes hoy.

2) ¿Qué tan abundante o escaso fue el elogio o el reconocimiento en tu infancia? Si sacas una A en un examen, ¿la gente se emocionaría por ti? ¿O te preguntarían por qué no te sacaste un A+? ¿Cómo te hizo sentir eso? ¿Cómo crees que eso puede afectar tu experiencia de reconocimiento como adulto?

3) ¿Cuáles son las reglas tácitas sobre el reconocimiento en tu hogar? Un entrevistado de mi estudio compartió: «En mi casa, si no te dicen que estás haciendo algo mal, lo estás haciendo bien. Pero no esperes que te felicite». ¿Tenía tu familia reglas tácitas en torno al elogio y el reconocimiento cuando eras niño?

4) Al crecer, ¿las personas a tu alrededor usaban regularmente los elogios de manera inauténtica? ¿La gente usaría halagos justo antes de pedir algo? ¿Los maestros elogiarían regularmente a un alumno para hacer sentir celos a los demás? ¿Tus padres alabarían a la gente en sus caras y luego habrían chismeado sobre ellos después de que se fueran? Si alguna vez te das cuenta de que dudas de la autenticidad de los cumplidos de las personas, esta puede ser la razón.

5) ¿Puedes pensar en algún incidente de tu pasado, tal vez en la escuela o con la familia, cuando te reconocieron (o no) que te hicieron sentir incómodo? ¿Creciste escuchando declaraciones como: «No es tan importante» o «No dejes que se te suba a la cabeza?» Reflexionando sobre esas experiencias, ¿cómo cree que esos incidentes afectaron su experiencia actual? Como adulto más consciente de sí mismo, ¿cómo podría replantear esos incidentes para actualizar su experiencia pasada y, por lo tanto, la actual?

6) Cuando alguien te pilla desprevenido con un cumplido ahora, ¿cuáles son tus respuestas más comunes?¿Sueles hacer bromas? ¿Les devuelves un cumplido? ¿Explicas por qué lo que hiciste no fue tan bueno?

Gran parte de mi trabajo implica ralentizar estas respuestas condicionadas para que podamos empezar a sentir gratitud. Al igual que cualquier otro cambio de comportamiento, aprender a aceptar un cumplido comienza con la autoconciencia, un proceso que iniciaste leyendo este artículo. Cuanto más consciente seas de tus patrones de pensamiento y de cómo te impactan, más liberado te sentirás al poder transformarlos.

Incluso después de una década de entrenar a la gente sobre cómo dar y recibir reconocimiento, sigo haciendo un esfuerzo consciente para no desviar los elogios de los demás. Es a la vez desafiante y liberador bajar la guardia y aceptar realmente la gratitud de los demás, incluso cuando siento que no lo merezco. Espero que te sientas inspirado para probarlo.


Escrito por
Christopher Littlefield




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.