Los buenos líderes saben que no puedes luchar contra la realidad

No se puede lidiar con eficacia con un problema hasta que aceptes lo que te han entregado.
Los buenos líderes saben que no puedes luchar contra la realidad
Los buenos líderes saben que no puedes luchar contra la realidad
Resumen.

La aceptación se suele malinterpretar como aprobación o estar en contra del cambio, pero no lo es. La aceptación consiste en reconocer los hechos y dejar ir el tiempo, el esfuerzo y la energía desperdiciados en la lucha contra la realidad. Tu realidad puede ser que te estás quedando rezagado en cuanto a ingresos, un competidor te ha superado con un nuevo producto o que los efectos de la pandemia siguen perjudicando a tu negocio. Sea lo que sea lo que te enfrentes, no puedes emplear tus mejores habilidades para lidiar con ella hasta que detengas la lucha contra la realidad y aceptes lo que te han dado, listo para cambiar las cosas para mejor. El autor ofrece tres tipos de aceptación en los que los líderes deben centrarse: 1) Aceptar los resultados 2) Aceptar las circunstancias 3) Aceptar sus fallas y las de los demás.


La capacidad de aceptar la realidad es una de las habilidades más útiles e incomprendidas para un líder. Es un concepto que existe desde hace siglos en filosofía y más recientemente en psicología, y aplicarse correctamente puede ayudar a impulsar el cambio. Como escribió Carl Jung: «No podemos cambiar nada hasta que lo aceptemos. La condena no libera, oprime». Pero no veo que la aceptación aplicada lo suficiente por los líderes de hoy sea una herramienta valiosa para lograr mejores resultados.

La aceptación puede no sonar como una habilidad sumamente valiosa, especialmente porque oímos hablar mucho de líderes cuya fuerza de voluntad parece desafiar la realidad. El ejemplo más notable es Steve Jobs de Apple, cuya reputación de empujando a la gente a hacer lo imposible se ha convertido en materia de leyendas. Según los informes, Jobs distorsionó el sentido de escala de sus empleados, haciéndoles creer que era posible realizar una tarea inalcanzable, denominada» Campo de distorsión de la realidad» de sus colegas. Si bien esta fuerza de voluntad tiene un valor admirable, esta característica suele ser exagerada en los líderes que carecen del contrapeso equilibrante de aceptar también la realidad. Como dijo Jack Welch, el otro líder empresarial más escrito de nuestro tiempo: «Enfréntate a la realidad tal como es, no como era o como deseas que sea».

Como resultado, la mayor parte del mal comportamiento de liderazgo que he observado tiene sus raíces en la incapacidad de aceptar y trabajar dentro de los límites de lo que está sucediendo o de las circunstancias tal como están. El comportamiento innecesariamente duro, las rabietas, la agresividad, la evitación y el rechazo de las personas a menudo se remontan a líderes que están haciendo un mal trabajo de manejar la realidad en el momento. Hace unos años, vi al CEO de una empresa pública gritar: «¡No aceptaré este pronóstico!» al presidente de una de sus divisiones, atado con alguna iracunda blasfemia. En los días siguientes, el CEO y el presidente de la división iban y venían, revisando las proyecciones de ingresos al alza para obtener resultados más «aceptables», hasta que el CEO finalmente aceptó las previsiones del próximo trimestre. Si bien las cifras se veían mejor en papel, no se basaban en ningún progreso real con los clientes ni en ninguna realidad dentro de la empresa.

Avance rápido hasta el final del trimestre. El CEO estaba furioso porque las cifras de ingresos no coincidían con el pronóstico revisado y más aceptable (para él). Irónicamente, los resultados iban exactamente por buen camino con la previsión inicial. Como resultado, el CEO inició abruptamente una ronda de despidos y recortó importantes inversiones internas para ayudar a la empresa a operar de manera más eficiente con los clientes. Los números contaban la historia real desde el principio, pero el CEO no aceptaba ni actuaba sobre una realidad que no le gustaba. Esto creó una avalancha de problemas para empleados y clientes que afectaron negativamente al valor futuro del negocio.

Esta situación podría haber ocurrido de forma muy diferente. El CEO y el presidente de la división podrían haber colaborado en planes de contingencia para restaurar el crecimiento deseado y los gastos. Pero la renuencia del CEO a aceptar la realidad de la situación excluía cualquier discusión significativa o potencial de cambio.

Una versión de esta desconexión ocurre en empresas de todo el mundo todos los días. Es un ejemplo clásico de un líder que no está contento con una circunstancia, un resultado o incluso una persona, e insiste en que la realidad sea diferente. La cantidad de tiempo, esfuerzo y energía que veo desperdiciada por los líderes mientras discuten y luchan sobre la realidad es asombrosa. Se necesita valor para aceptar la realidad tal como es, y solo entonces tú y tu equipo podrán empezar a hacer cambios.

Aquí hay tres tipos de aceptación en los que los líderes deben centrarse:

Aceptación de resultados

Tal vez ha ocurrido lo peor, o el resultado es simplemente malo. Esto puede incluir una estrategia fallida, un rendimiento financiero deficiente, la pérdida de un empleo o cualquier otro revés. Los líderes pueden doblar y despotar, despotrica y delirar, pero hasta que no puedan aceptar adecuadamente lo que ha sucedido, no es probable que avancen ni lleven a nadie hacia adelante.

Esto no significa que tengas que ser «bueno» con los resultados. Se trata de no canalizar tu energía para desear sin parar que las cosas fueran diferentes, comportarte de manera poco profesional o discutir sobre el resultado. Incluso puede requerir que examines y aceptes tu papel en los resultados. Los líderes deben recordar que no aceptar o luchar deliberadamente un resultado no lo cambiará. Lo que es más importante, no te pone en una posición sólida para hacer cambios que eviten futuros fracasos.

Aceptación de circunstancias

Tal vez no se hayan cumplido plazos en proyectos importantes, o que la variante Delta haya rechazado su horario de regreso a la oficina, o que esté por encima del presupuesto y necesite hacer sacrificios importantes. Como líderes, a menudo nos enfrentamos a circunstancias que escapan a nuestro control. Susan David, autora de Agilidad emocional, señala la importancia de renunciar al control de aquello sobre lo que nunca tuviste control y dejar espacio para tu reacción emocional sin actuar sobre cada pensamiento o sentimiento negativo. Ella escribe: «Vemos que los líderes tropiezan no porque tener pensamientos y sentimientos indeseables, eso es inevitable, sino porque se enganchado por ellos, como peces capturados en una línea… En nuestra compleja y cambiante economía del conocimiento, [la] capacidad de gestionar los propios pensamientos y sentimientos es esencial para el éxito empresarial».

De nuevo, esto no significa que tengas que estar contento o aprobar una situación. Más bien, la aceptación te da el poder de avanzar de la manera más efectiva posible en lugar de librar una batalla inútil contra circunstancias que no puedes controlar. Nuestra respuesta emocional, especialmente cuando se trata de luchar contra algo que no está bajo nuestro control, no proporciona el comportamiento más productivo.

Aceptar tus fallas y las de los demás

Ningún empleado o colega es perfecto. Y la buena noticia es que todos somos capaces de hacer cambios y mejoras. Si bien retroalimentación y desarrollo los esfuerzos pueden crear fortalezas y abordar fallas fatales, el precursor crítico del cambio por parte de cualquier líder es la aceptación de que necesita cambiar. Una líder de C-Suite con la que trabajé había recibido años de comentarios en las revisiones anuales de que no colaboraba lo suficiente. Cuando revisamos estos comentarios juntos, ella dijo: «Está bien, lo entiendo. Así es como me está experimentando la gente. No quiero que sea así. ¿Qué puedo empezar a hacer?» Cuando un líder puede aceptar sus propios defectos, se libera para seguir creciendo y explorar nuevas formas de liderar para mejorar su eficacia.

También debemos aceptar a los demás tal como son y tomar decisiones basadas en la persona real, no en quién desearíamos que se convirtieran. Si tienes a alguien en tu equipo que, después de un esfuerzo adecuado en capacitación, entrenamiento y desarrollo, aún no cumple con tus expectativas, hay que tomar una decisión. Puedes aceptar que tienen valor para tu negocio exactamente como son, o puedes dejarlos ir. Donde veo que la mayor frustración y falta de esfuerzo productivo es invertir constantemente tiempo, dinero y energía en los empleados con la esperanza de que se conviertan en personas diferentes o desarrollen nuevas habilidades cuando hayan demostrado una y otra vez que ninguno de los dos está sucediendo.

Si eres como yo y estás muy centrado en los resultados, puedes sentir que la característica de la «aceptación» es demasiado pasiva. Es cualquier cosa menos. La aceptación se suele malinterpretar como aprobación o estar en contra del cambio, pero no lo es. La aceptación consiste en reconocer los hechos y dejar ir el tiempo, el esfuerzo y la energía desperdiciados en la lucha contra la realidad. Tu realidad puede ser que te estás quedando rezagado en cuanto a ingresos, un competidor te ha superado con un nuevo producto o que los efectos de la pandemia siguen perjudicando a tu negocio. Sea lo que sea lo que te enfrentes, no puedes emplear tus mejores habilidades para lidiar con ella hasta que detengas la lucha contra la realidad y aceptes lo que te han dado, listo para cambiar las cosas para mejor.


Escrito por
Scott Edinger



Related Posts
Cómo la diversidad puede impulsar la innovación

Cómo la diversidad puede impulsar la innovación

La mayoría de los gerentes aceptan que los empleadores se benefician de una fuerza laboral diversa, pero la noción puede ser difícil de probar o cuantificar, especialmente cuando se trata de medir cómo la diversidad afecta la capacidad de una empresa para innovar. Pero la nueva investigación proporciona evidencia convincente de que la diversidad desbloquea la innovación y impulsa el crecimiento del mercado, un hallazgo que debería intensificar los esfuerzos para garantizar [...]
Leer más
Pathbooks

Lee un
bestseller en

10 minutos

Cada viernes, recibe un libro de negocios y carrera resumido en 10 minutos.

(puedes darte de baja cuando quieras)