Lo que los empleadores deben saber sobre la viruela símica

Resumen.   

Si bien abundan las incertidumbres sobre la viruela símica y cómo contenerla, los empleadores pueden tomar medidas ahora para mantener a salvo a sus trabajadores y proteger las comunidades en las que operan. Seis consideraciones que les ayudarán a elaborar políticas.

Lo que los empleadores deben saber sobre la viruela símica

Más de 50,000 líderes se mantienen al día con el futuro de los negocios.

Reportes radicalmente breves que ahorran 2,000+ horas de investigación

Estás aprendiendo en buena compañía

logo amazon
logo salesforce
logo mercadolibre
logo google
logo femsa
logo aeromexico

Por Jeff Levin-Scherz,

Ya cansados por la pandemia de Covid-19, los gobiernos y las empresas se enfrentan ahora a un nuevo desafío de salud pública. La viruela del simio es extendiéndose rápidamente en los Estados Unidos y en todo el mundo. Aunque esta enfermedad infecciosa presenta un riesgo significativamente menor que el Covid-19, los empleadores deben estar preparados para abordar las posibles infecciones en sus fuerzas laborales y comunidades.

El virus de la viruela símica es pariente de la viruela y causa síntomas sistémicos, que incluyen fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos, dolores musculares y una erupción característica que progresa de ampollas a pústulas. La Jynneos , diseñada inicialmente para proteger contra la viruela, puede reducir el riesgo de infecciones y disminuir los síntomas si se administra dentro de las dos semanas posteriores a la exposición. Ha escaseado en los Estados Unidos, pero los suministros son se espera que aumente en los próximos meses. Las pruebas de viruela símica ya están disponibles a través de los departamentos de salud y los laboratorios públicos.

Estas son algunas consideraciones clave para los empleadores:

1. El riesgo de transmisión en la mayoría de los entornos laborales es pequeño.

La viruela símica se transmite principalmente por el contacto directo piel a piel con personas que tienen llagas en la piel. En la actualidad, la gran mayoría de los casos notificados se dan en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, pero contacto cutáneo no sexual o exposición a tos o estornudos por parte de alguien con una erupción de viruela símica también puede propagar la enfermedad. La transmisión también puede ocurrir por exposición a ropa o ropa de cama que ha estado en contacto con lesiones cutáneas y el virus se puede transmitir al feto durante embarazo. El virus de la viruela símica se puede encontrar en la superficies de objetos, pero no parece ser una causa importante de transmisión. Las personas con viruela símica son contagioso desde que tienen los primeros síntomas hasta que sus últimas lesiones se forman costras, lo que dura aproximadamente de dos a cuatro semanas

Los empleadores pueden tomar medidas concretas para reducir el riesgo de transmisión de la viruela símica en el lugar de trabajo. Pueden promocionar saludos sin contacto y seguir fomentando el lavado de manos y proporcionar desinfectante de manos. Las personas cuyo trabajo requiera que toquen la piel o los materiales que estuvieron en contacto con la piel, como toallas o sábanas sucias, deben considerar el uso de guantes de forma rutinaria. Esto incluye al personal sanitario, personal del hotel, estilistas, técnicos de uñas y trabajadores de guarderías. Las máscaras de alta calidad y bien ajustadas pueden proporcionar protección contra el bajo riesgo de transmisión respiratoria.

Las personas embarazadas e inmunocomprometidas corren un mayor riesgo de transmisión y enfermedad grave, por lo que cualquier protocolo que se desarrolle debe abordar la mejor manera de proteger a las personas de alto riesgo.

2. Los empleadores deben estar preparados para las exposiciones en el lugar de trabajo y tener una política vigente.

Los gerentes deben tener acceso a los protocolos para mantener a los empleados seguros con una interrupción mínima del lugar de trabajo. Una política de respuesta a la viruela símica puede ayudar a abordar la seguridad de los empleados, así como las necesidades de continuidad empresarial y privacidad.

Los que están expuesto a la viruela símica pueden ir a trabajar de forma segura, pero deben controlarse solos 21 días después de la exposición para los síntomas, incluida fiebre de más de 100,4 grados Fahrenheit, escalofríos, inflamación de los ganglios linfáticos, dolores musculares y lesiones en la piel. Si desarrollan alguno de estos síntomas, deben someterse a una evaluación médica antes de regresar al lugar de trabajo.

Las personas diagnosticadas de viruela símica deben buscar atención médica y debe aislarse en casa hasta que las autoridades de salud pública lo autoricen. Pueden trabajar a distancia si su trabajo no requiere su presencia física en el lugar de trabajo, pero algunos pacientes tendrán un dolor intenso u otros síntomas que les impedirán trabajar durante el aislamiento.

Los empleadores deberán desinfectar espacios que fueron ocupadas recientemente por un empleado con viruela símica y deberían prestar especial atención a las manijas de las puertas, las manijas y los asientos de los inodoros, los grifos, los interruptores de luz y el suelo. Las empresas deben usar Aprobado por la EPA limpiadores. Las superficies porosas pueden requerir limpieza con vapor y los que realizan dicha limpieza debe usar ropa protectora, incluidas máscaras, y seguir las normas estatales para la eliminación de residuos peligrosos.

3. Los departamentos de salud estatales y locales liderarán los esfuerzos de prevención y tratamiento.

Los proveedores de tratamiento y los laboratorios deben informar de los casos de viruela símica a los departamentos de salud pública estatales. Las autoridades de salud pública intentarán identificar y notificar a las personas que hayan estado expuestas para que puedan vacunarse, controlar los síntomas y, si es necesario, buscar tratamiento. Los empleadores no están obligados a denunciar casos, pero los departamentos de salud pública locales y estatales pueden ser un recurso si hay una exposición en el lugar de trabajo.

La gobierno federal está trabajando con los departamentos de salud estatales para difundir la vacuna de Jynneos, que actualmente solo está disponible para personas que han estado expuestas a la viruela símica o están en riesgo muy alto de infección, en gran parte aquellos con exposiciones recientes y trabajadores de laboratorio. Exibir la vacunación de los empleados no es práctico ni posible en este momento. Esta vacuna y medicamentos antivirales como tecovirimat (también conocido como TPOXX), lo proporciona el gobierno federal sin coste alguno, aunque los planes de seguro de salud patrocinados por el empleador pueden pagar tasas de administración.

4. La viruela símica puede provocar interrupciones en la fuerza laboral y pérdida de ingresos de los empleados.

El tiempo libre remunerado, incluida la licencia por enfermedad, anima a las personas enfermas a quedarse en casa cuando podrían contagiar, pero las semanas de aislamiento por viruela símica superarán el tiempo libre remunerado para muchos empleados. Los empleados pueden ser elegibles para tomarse una licencia sin goce de sueldo y protegida por el trabajo en virtud del Ley de licencia familiar y médica. Algunos empleados con viruela símica pueden ser elegibles para la sustitución de ingresos del seguro de discapacidad a corto plazo o de los programas estatales de discapacidad tras un período de espera.

Los empleadores pueden ayudar ofreciendo licencia por enfermedad complementaria a las personas que se aíslan, aunque esto requiere que los empleados informen sus diagnósticos, lo que plantea problemas de privacidad. También lo hacen los programas que permiten a los empleados transferir tiempo libre remunerado a colegas que tengan una enfermedad prolongada. Además, es posible que los empleadores quieran considerar cómo los empleados pueden aislarse de forma segura hasta cuatro semanas si se les diagnostica mientras viajan por trabajo.

Los cuidadores adultos de niños también pueden verse afectados. Hay un un puñado de casos de niños pequeños en los Estados Unidos con viruela símica, y si esto se propaga en las guarderías, más cuidadores podrían faltar al trabajo debido a las necesidades del cuidado de los niños. Las opciones de trabajo remoto y flexible pueden ayudar a abordar estos problemas.

5. Evite estigmatizar a las personas y aumente la confianza de los empleados mediante una comunicación prompt, precisa y sensible.

Los empleadores son un fuente confiable de información de salud y pueden demostrar su preocupación por el bienestar de los empleados ofreciendo una comunicación precisa sobre la viruela símica. Los empleadores deben comunicarse con prontitud si hay una exposición en el lugar de trabajo, manteniendo la total confidencialidad de cualquier empleado que esté infectado. Los empleados deben dirigir preguntas médicas individuales a sus médicos o a un médico virtual.

Comunicación basada en hechos y sin prejuicios que sea inclusiva y no estigmatiza ayudará a que la gente se sienta cómoda denunciando la viruela del simio y evitará crear una sensación de falsa seguridad entre los que no son hombres homosexuales o bisexuales. Las recomendaciones deben ser concisas y prácticas.

6. Nuestro conocimiento de la viruela símica avanzará rápidamente.

La transmisión de persona a persona de la viruela del simio se ha producido fuera de las zonas endémicas durante unos meses y hay muchas cosas que desconocemos. Es probable que nuestra comprensión de la transmisión y las mejores medidas para reducir la propagación y tratar las enfermedades cambie en los próximos meses. El acceso a las vacunas mejorará y habrá más agentes antivirales disponibles. El virus también podría desarrollar mutaciones que alteren su gravedad o transmisibilidad.

En consecuencia, los empleadores deben esperar un cambio en las recomendaciones y orientaciones a medida que se disponga de datos más sólidos. Deberían supervisar las actualizaciones de virus de fuentes acreditadas como la Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y el Organización Mundial de la Salud.

Dado que la viruela símica es menos contagiosa y menos mortal que el Covid-19, no causará el nivel de dislocación económica observado en la pandemia de Covid-19. Sin embargo, tiene el potencial de generar disrupción los lugares de trabajo y los empleadores deben estar preparados para tomar medidas para reducir su propagación y aliviar las preocupaciones de los empleados diagnosticados o expuestos. Los empleadores pueden demostrar su preocupación por el bienestar de los empleados fomentando prácticas seguras, comunicándose con claridad y ofreciendo bajas por enfermedad a los que están aislados. Al tomar estas y otras medidas, los empleadores pueden minimizar los riesgos para la salud y proteger a sus trabajadores y empresas de otra enfermedad infecciosa.