Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Llevar la fabricación de vuelta a los Estados Unidos es más fácil decirlo que hacerlo

¿Qué se necesitará para revertir un cambio de décadas a larga distancia a las cadenas de suministro globales?
Llevar la fabricación de vuelta a los Estados Unidos es más fácil decirlo que hacerlo
Resumen.

La escasez de suministros médicos críticos y artículos cotidianos que experimenta Estados Unidos durante la pandemia se debe a un cambio fundamental hacia la fabricación mundial que será difícil de revertir. El resultado es la dependencia de proveedores especializados, la pérdida de experiencia para ampliar la producción y centrarse en maximizar la utilización de la planta y el equipo y minimizar las inversiones de capital. Este sistema actual se puede renovar fácilmente, pero los fabricantes deberían empezar a pensar en cómo pueden estar mejor preparados para afrontar la próxima gran disrupción.


La pregunta, «Oye, ¿cómo estás?» a menudo se le pregunta como reflejo en el trabajo. Y la respuesta típica: «Estoy bien, ¿tú?» también se ha convertido en la respuesta estándar. Preguntamos, respondemos, y luego seguimos nuestro día. Y cuando eso sucede, perdemos la oportunidad de crear un entorno en el que las personas puedan aportar todo su auténtico yo para trabajar — incluidos los malos, los locos y los tristes.

¿Por qué importa si la gente dice la verdad sobre si están o no? realmente ¿bien? La investigación muestra que cuando los empleados sienten niveles más altos de autenticidad en el trabajo, reportan una mayor satisfacción laboral, compromiso y niveles más altos de desempeño.

Puede que estés pensando para ti mismo: «Pero, ¿qué pasa si alguien no es ‘bien’ — entonces, ¿qué se supone que debo hacer?» No tienes que ser entrenador profesional o terapeuta para ser un compañero de trabajo que te apoye. En nuestro libro, Superar el pensamiento excesivo: 36 formas de controlar la ansiedad en el trabajo, la escuela y la vida», la coautora Sophie Riegel y yo escribimos que «ser emocionalmente solidario puede aparecer como escuchar bien, demostrar comprensión, no juzgar… [y] solo ofrecer consejos si se lo piden».

Más allá de eso, aquí hay seis sencillos pasos para ayudar a alguien que tal vez no se sienta «bien» a tener más probabilidades de compartir sus verdaderos sentimientos:

1. Pregunta más de una vez.

Estás ocupado, estoy ocupado, estamos todos ocupado. Pero tomarse el tiempo de preguntarle a alguien cómo está más de una vez, especialmente si tiene la idea de que tal vez no lo esté haciendo tan bien como dice, puede marcar la diferencia. Puede ser tan simple como: «Sé que dijiste que estabas bien cuando te pregunté cómo estabas esta mañana, pero sentí que tal vez algo estaba mal, y solo quería preguntar de nuevo. ¿Cómo estás r Realmente ¿hacer hoy?» Y luego sigue su ejemplo para saber cuánto (o qué poco) podrían querer compartir.

2. Pregunta algo además de «¿Cómo estás?»

Después de que alguien responda con: «Estoy bien», podrías presionar para algo como: «¿Qué fue lo bueno de tu fin de semana?» o «¿Qué hiciste anoche?» También podrías intentar: «¿Me dirías si estás y cuándo estás no¿bien? Porque estoy disponible para hablar». Es útil hacerle saber a alguien que no vas a dejar la conversación a un nivel superficial. (Y también hay un beneficio adicional: las investigaciones demuestran que cuando hacemos preguntas de seguimiento, le agradamos más a la gente.)

3. Recuerda detalles sobre la vida de alguien y compruébalo.

Cuando alguien responde con: «Estoy bien», tal vez quieras decir: «Me alegro de oír eso. También recuerdo que mencionaste que tu padre iba a ser operado. ¿Cómo está?» Entonces escucha realmente la respuesta. El objetivo no es entrometirse, sino hacerle saber a alguien que estás prestando atención y que te preocupas lo suficiente como para hacer un seguimiento. Si alguien quiere hablar, te lo hará saber. Y si no lo hacen, te lo harán saber también. Y si no estás seguro, pregunta: «¿Está bien que te lo pregunte?» o «¿Quieres hablar de ello?»

4. Observe el lenguaje corporal y pregunte suavemente.

Cada comunicación tiene tres elementos: verbal (las palabras), vocal (tono de voz) y visual (lenguaje corporal). Cuando alguien diga: «Estoy bien», presta atención a algo más que a las palabras. Observe las expresiones faciales, la posición del cuerpo, el contacto visual,. «Estoy bien» con el ceño fruncido o los hombros caídos poder significan algo que no sea lo que dicen las palabras. Considera decir: «Sé que dijiste que estás bien, y también veo que te estás frotando las sienes. ¿Está pasando algo más que quieras compartir?» Y de nuevo, ofrézcales a escuchar sin presionar.

5. Modele la vulnerabilidad compartiendo cuando estás no está bien.

Si siempre respondes «Estoy bien», incluso cuando no lo estás, estás perdiendo la oportunidad de ser honesto, abierto y de liderar el camino para que otros se sinceren. Cuando alguien te pregunte cómo te va, ten la voluntad de decir la verdad. «Debo admitir que no estoy teniendo el mejor día» o «Me gustaría poder decir que estoy bien, pero tengo muchas cosas en la cabeza», es compartir sin compartir demasiado. Esto también te dará la oportunidad de ver cómo responde la otra persona. Si dicen: «Lo siento por eso. Así que, ¿qué tal esa loca reunión de ayer, eh?» podrías considerar que no son todavía sentirse cómodo siendo abierto contigo, o que tengan otras cosas su mente, o que en realidad no estaban escuchando. Pero no los descarte como indignos o distantes. Es posible que estés modelando una nueva habilidad (ser vulnerable) y aprender nuevas habilidades lleva tiempo.

6. Crea condiciones seguras para que otros se abran.

Una cosa es pedirle a alguien que se abra a ti. Otra cosa es crear las condiciones que apoyen la apertura. ¿Qué puedes hacer para reforzar que eres una persona a la que acudir y que no acude a los demás? Primero, respeta la confidencialidad y no compartas lo que nadie te diga, ni siquiera en conversaciones casuales. En segundo lugar, si realmente te preocupa el bienestar de alguien, abordalo con ellos directamente. Tercero, no ofrezcas consejos a menos que te lo pidan. Incluso cuando dar consejos se siente útil, puede quitarle sentido de agencia y autonomía de los demás. En cuarto lugar, crea límites en torno a situaciones en las que alguien comparta se sienta como si te hubiera pasado por encima de tu cabeza. Puedes decir algo como: «Lamento escuchar que estás lidiando con eso. ¿Con quién más puedes hablar que puede ser un buen recurso para ti aquí?» Por último, puedes crear una condición segura respetando la decisión de alguien no para abrirme a ti también. Eso puede sonar como: «Respeto tu privacidad. Estoy aquí si quieres hablar, y no voy a entrometir si no lo haces». Y luego, honra tu compromiso sin curiosear (tanto como quieras).

«Estoy bien» puede ser precisamente eso, está bien, o puede ser una entrada a la construcción de un entorno más abierto y de confianza para que las personas (incluido tú) compartan cómo se sienten realmente, sin vergüenza ni estigma.


Escrito por
Deborah Grayson Riegel




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.