Las plataformas tienen que trabajar con sus usuarios, no en su contra

A medida que las plataformas online se han vuelto dominantes, muchas han aprovechado su poder aumentando las comisiones y cambiando las reglas.
Las plataformas tienen que trabajar con sus usuarios, no en su contra

Resumen

A corto plazo, esto perjudica a los productores con los que trabajan: desarrolladores de software, pequeños minoristas, diseñadores de juegos, creadores de contenido. Sin embargo, a la larga, también perjudica a las propias plataformas, porque los productores no seguirán invirtiendo en plataformas que no reflejen sus intereses. Pero hay una manera de resolver este problema: utilizar la cadena de bloques para conceder tokens de gobernanza a los productores. Estas fichas les garantizarían el derecho a votar en las decisiones clave y les darían la propiedad y las garantías que necesitan para dar rienda suelta a su innovación, en beneficio de todos los involucrados.

• • •

Mientras escribimos, miles de comunidades en línea creadas con una amplia variedad de propósitos (desde la prestación de servicios criptofinancieros hasta la contratación colectiva de colecciones de arte) están creando nuevas democracias, sistemas de debate, debate, votación y representación en rápida evolución. Este movimiento, a menudo conocido como Web3, ha creado una explosión de interés en dar poder de propiedad y toma de decisiones a los participantes de la comunidad en lugar de a un pequeño número de ejecutivos empresariales.

Este fenómeno pone de relieve un desafío fundamental para las plataformas tradicionales como Amazon, Meta, la Play Store de Google y la tienda de aplicaciones de Apple, las plataformas de juego como Roblox o Steam, e incluso para las nuevas plataformas de cifrado centralizadas como Coinbase y OpenSea. Históricamente, a medida que las plataformas se hicieron dominantes en su dominio, aumentaron las tarifas y cambiaron las reglas en beneficio propio y en perjuicio de sus productores. Podrían hacerlo porque esos productores, ya fueran desarrolladores de software, pequeños minoristas, diseñadores de juegos o creadores de contenido, no tenían otro lugar a donde ir. Pero una vez aprendido, dos veces tonto: ¿Cómo pueden las plataformas hacer que los productores hagan nuevas inversiones en la construcción para entornos cuyos sistemas de gobernanza antidemocráticos no pueden prometer de manera creíble reflejar sus intereses a largo plazo?

Hay una manera. Al conceder fichas de gobierno a los productores que les den el derecho inquebrantable a votar en decisiones clave sobre tarifas y normas, las plataformas pueden ofrecer a los productores la propiedad y las garantías que necesitan para dar rienda suelta a su innovación, en beneficio de la plataforma, sus usuarios y sus socios creativos.

Somos académicos que estudiamos los sistemas democráticos de gobierno y también somos asesores en el sector tecnológico que piensan en el futuro de la gobernanza descentralizada. En este ensayo, explicaremos el desafío al que se enfrentan las plataformas para maximizar los esfuerzos de sus productores, mostraremos cómo pueden ayudar los conocimientos de la gobernanza de la cadena de bloques y discutiremos algunos detalles sobre cómo implementar un sistema de tokens de gobierno que evite los errores comunes a los que se han enfrentado las democracias con durante miles de años.

El problema del bloqueo

A principios de la Web 2.0, el movimiento que nos dio megaplataformas como Amazon, Facebook y Uber, los productores acudieron en masa para crear nuevas plataformas porque ahí era donde estaban los usuarios y, por lo tanto, las ganancias. Pero a medida que algunas plataformas fallaron y otras se volvieron dominantes en sus espacios, las opciones externas de los productores disminuyeron y también su poder de mercado.

Hoy en día, es casi imposible que un desarrollador de aplicaciones tenga éxito sin vender a usuarios de iPhone. Una empresa de artesanía que no cotiza en Etsy pierde el acceso a un enorme grupo de compradores potenciales. Una persona que se especializa en crear contenido que genere una gran cantidad de seguidores en Instagram no puede replicar fácilmente su éxito en otra plataforma de redes sociales. Y así sucesivamente.

En todos estos casos, la posición de negociación de los creadores frente a la plataforma es sustancialmente más débil de lo que solía ser. Y las plataformas aprovecharon esta debilidad, subiendo las comisiones y cambiando las reglas de manera que beneficiaban a las plataformas a expensas de los productores que les ayudaron a convertirse en dominantes. Esto es lo que los economistas llaman «el problema de los retrasos»: cuando los creadores se quedan atrapados en las plataformas dominantes, esas plataformas dominantes pueden retrasarlos.

A corto plazo, el problema de los retrasos perjudica a los productores. Pero a la larga, también perjudica a los propietarios de las plataformas. Como los productores anticipan que los propietarios de plataformas explotarán el creciente poder de mercado, están menos dispuestos a invertir en la fabricación de los productos que llevan a los usuarios a la plataforma en primer lugar. Y eso hace que las plataformas en sí mismas sean menos valiosas.

Cómo puede ayudar la gobernanza descentralizada

Los modelos de gobernanza descentralizada pioneros en el criptoespacio pueden garantizar a los productores que pueden invertir sus esfuerzos sin temor a futuras expropiaciones. Estos modelos son muy prometedores y sustentan la forma en que Bitcoin y Ethereum gestionan sus cadenas de bloques, así como la forma en que las organizaciones autónomas descentralizadas (o DAO) con compromisos por valor de miles de millones de dólares, como MakerDAO o Uniswap, operan sus protocolos.

Aplicar la gobernanza descentralizada a las principales plataformas es sencillo desde el punto de vista conceptual. Si el propietario de una plataforma importante se comprometiera creíblemente a que su estructura de tarifas no podía cambiarse sin el voto de los productores de la plataforma, esos productores estarían seguros de que sus beneficios no se erosionarían en el futuro, incluso cuando la plataforma tuviera más éxito y aumentara su poder de mercado. Por lo tanto, los productores estarían más dispuestos a invertir, atraer usuarios y beneficiar tanto a ellos como al propietario de la plataforma.

¿Cómo funcionaría esto en la práctica?

Inspirándose en la gobernanza de la cadena de bloques, las plataformas pueden crear un sistema de gobernanza democrática basado en un token de gobernanza que asigne derechos de voto a los productores. En este modelo, cada ficha que posea una persona le garantiza un voto en las decisiones clave que se rigen por este sistema descentralizado. Para que estas votaciones sean especialmente seguras y estén protegidas de manera creíble de las interferencias de la plataforma, el propio token podría vivir en una cadena de bloques importante de capa 1, como Ethereum, lo que haría imposible que la plataforma alterara indebidamente la propiedad del token o interfiriera en los resultados de las votaciones en cadena.

Algunos detalles son importantes. En primer lugar, se conceden tokens para la creación de valor, por lo que cuanto más valor haya aportado un productor a la plataforma, más poder tendrá sobre las decisiones de gobierno. En segundo lugar, los tokens son transferibles, es decir, un titular de ficha puede dar a algún agente su poder o vender su voto (quizás dentro de ciertos límites). En tercer lugar, hay muchos sistemas de votación posibles (entre ellos, regla de la mayoría, regla de la supermayoría y votación de aprobación) con varios costes y beneficios. El propio sistema de votación tendría que especificarse por adelantado, aunque también podría permitir un procedimiento para considerar cambios en la propia regla de votación. Por último, el propietario de la plataforma seguiría teniendo poder de propuesta: aunque los titulares de los tokens tendrían derecho a aceptar o rechazar propuestas, las propias propuestas provendrían de los propietarios de la plataforma. Los propietarios de la plataforma sabrán, pues, que no se les puede imponer cambios.

Riesgos y desafíos

Un sistema de este tipo ofrece ventajas sustanciales, pero también plantea preguntas. Nos centramos en cuatro que han surgido tanto en la gobernanza de la cadena de bloques como en la democracia en el mundo físico.

¿Dar a los productores el poder de voto resolverá el problema de los atrasos mejor que otros enfoques?

Quizás el enfoque más obvio para resolver el problema de los atrasos sea un contrato tradicional entre propietarios de plataformas y productores que bloquee las estructuras de honorarios o los derechos de veto. Pero ese contrato solo resuelve el problema de los retrasos en la medida en que los productores creen que pueden permitirse el lujo de hacer cumplir ese contrato contra plataformas más grandes y con más recursos.

Por el contrario, un contrato inteligente implementado en la cadena de bloques puede hacer imposible que los propietarios de la plataforma implementen un cambio de reglas para los negocios en la plataforma a menos que un número suficiente de titulares de tokens haya aprobado ese cambio. Por lo tanto, el gobierno tokenizado crea el compromiso necesario para resolver el problema de los atrasos incluso si las dos partes no coinciden por igual en los tribunales.

Incluso con un gobierno tokenizado, una plataforma podría optar por cerrar todo el sistema de votación en el futuro. Si bien este riesgo nunca se puede mitigar por completo, un incumplimiento contractual público y a gran escala podría litigarse más fácilmente que los detalles de los honorarios y las normas. Y la naturaleza pública del sistema de votación también haría que hacerlo fuera costoso para la reputación, especialmente para las plataformas orientadas al público.

¿Y si los productores votan por su propio interés propio y, como resultado, perjudican la plataforma?

Dar a los productores poder de veto sobre los cambios en las normas de comercio de la plataforma crea el riesgo de que la plataforma no pueda realizar cambios críticos en su modelo de negocio. Hacer un compromiso creíble con los productores implica necesariamente al menos algún riesgo empresarial.

Pero la gobernanza tokenizada ofrece salvaguardias contra las desventajas más preocupantes por dos razones. En primer lugar, como hemos señalado, los productores que tengan más en juego en el éxito de la plataforma tendrán el mayor poder de voto. En segundo lugar, los tokens de gobierno se pueden intercambiar. Esto significa que si la plataforma necesita hacer un cambio al que se oponen los productores, puede comprar los votos necesarios de esos productores. De esta forma, el sistema de gobierno proporciona exactamente el tipo correcto de salvaguardia: permite a las plataformas realizar cambios críticos que podrían perjudicar a los productores, pero solo si esos cambios son tan importantes que la plataforma está dispuesta a compensar a los productores por sus pérdidas comprando sus votos.

Por supuesto, no todos los productores que se oponen a la nueva norma recibirán una compensación, ya que la plataforma solo necesita comprar el mínimo de votos necesario para obtener la aprobación. Según la regla de la mayoría simple, la plataforma solo tiene que comprar la mitad del total de votos. Según normas de supermayoría más estrictas, la plataforma debe comprar un mayor porcentaje de votos. Por lo tanto, una consideración importante a la hora de elegir una regla de votación es cómo equilibrar la compensación entre un sistema que ofrezca una amplia compensación a los productores que se vean perjudicados por los cambios en las reglas y un sistema que proporcione suficiente flexibilidad para que los propietarios de la plataforma no se vean obstaculizados a la hora de realizar los cambios necesarios en la modelo de negocio.

¿Y si la participación en la gobernanza es demasiado baja?

Dar poder de gobernanza a los productores no funcionará si no lo utilizan. Hacer que la gente participe en la democracia es un problema antiguo y, como era de esperar, ha surgido en la gobernanza de la cadena de bloques.

Un token bien diseñado para el gobierno de la plataforma puede abordar este problema de varias maneras. Por ejemplo, los grandes titulares de fichas, que poseen el mayor poder de voto, se preocuparán mucho por las decisiones políticas por las que voten y, por lo tanto, tendrán grandes incentivos para participar. La propia ficha también puede ofrecer incentivos directos para la participación, proporcionando a los titulares dividendos a cambio de participar o revocando («quemando») sus fichas si no participan demasiadas veces. Todavía hay otras formas de fomentar la participación: mediante la creación de sistemas sencillos de votación electrónica que reduzcan los costes cognitivos y de tiempo de la votación, mediante la divulgación en torno a los votos importantes y la creación de normas que alienten a los titulares de fichas a participar.

Además de trabajar para fomentar la participación, el sistema también podría tener medidas de seguridad integradas, como reglas de quórum, que signifiquen que los votos de los titulares de fichas solo son vinculantes en la plataforma cuando se alcanza un nivel de participación suficiente.

¿Y si el proceso de votación se corrompe por soborno u otros medios?

Instituir votaciones sobre decisiones con intereses económicos reales suscita inmediatamente la preocupación por los ataques a la gobernanza. La gobernanza de la blockchain ha visto muchos problemas como este. Actores malintencionados han comprado el poder de voto y lo han utilizado para llenar sus propios bolsillos, e incluso han pirateado contratos inteligentes inseguros para hacerse cargo de los protocolos.

Sería particularmente preocupante un ataque a la gobernanza por parte de una plataforma competidora que comprara derechos de voto para bloquear cambios importantes de política. Se requiere un diseño bien pensado para mitigar estos riesgos.

Una estrategia sería restringir la transferibilidad de los tokens para que los votos solo pudieran emitirlos productores verificados o la propia plataforma. Por supuesto, esto no impediría una compra de votos más estándar por parte de actores malintencionados. Pero aumentaría sustancialmente los costes de un ataque a la gobernanza al exigir que actores malintencionados hicieran acuerdos por separado con muchos votantes descentralizados y resolvieran su propio problema de compromiso con esos votantes.

Una segunda estrategia, que no requiere una transferibilidad restringida, consiste en imponer un período de bloqueo antes de la votación durante el cual no se puedan transferir los tokens de gobierno. Un período de bloqueo de este tipo garantizaría que las plataformas no se tomen por sorpresa por un ataque a la gobernanza.

Conclusión

El espacio blockchain/cripto está espumoso en este momento, y no hay duda de que muchos experimentos para democratizar las plataformas online resultarán ser callejones sin salida. Pero la Web3 tiene impulso: la gente quiere más control sobre las comunidades en línea a las que pertenece y de las que a menudo dependen para su sustento económico. En los próximos años, será crucial entender dónde y cómo tiene sentido democratizar la gobernanza de una amplia variedad de empresas comerciales. Las principales plataformas tienen la oportunidad de liderar el camino, beneficiándose tanto a sí mismas como a quienes operan en los ecosistemas que crean.

por Ethan Bueno de Mesquita y Andrew Hall

Related Posts
Fat Chance

Fat Chance

SID ha puesto su sombrero en el anillo para una posición de servicio de cliente. Tiene las habilidades y el conocimiento: el problema es que también es obeso. ¿Puede su peso un factor en la decisión?
Leer más

Más allá del PIB, cómo se acumulan las economías del mundo

En estos días, muchas personas están de acuerdo en que, así como la plena medida de un hombre no puede ser tomada por el banquero, la medida completa de una nación no se refleja en su PIB. Pero lo que debe tomar el lugar de que el alfa métrica como un mejor indicador de la salud económica? ¿Hay una mejor manera de tamaño [...]
Leer más

Las reglas de conflicto de intereses están frenando los avances médicos

Pocos temas son más fundamentales para impulsar mejoras en la salud humana que para crear relaciones productivas y progresivas entre la medicina clínica y la industria biofarmacéutica. Los grandes problemas de salud pública que enfrenta la humanidad hoy en día —incluyendo la enfermedad de Alzheimer, el cáncer y las enfermedades metabólicas e infecciosas— no serán resueltos por ninguno de los sectores que trabajan en un silo. Pero la interfaz entre los dos nunca ha sido tan tensa. Las preocupaciones legítimas por los conflictos de intereses que han dado lugar a políticas preventivas excesivamente extremas son una causa central. Ha llegado el momento de que todas las partes revisaran esas políticas y las sustituyan por normas que reconozcan tanto los verdaderos conflictos como las verdaderas confluencias de intereses. Son esenciales para forjar fuertes colaboraciones que merecen la confianza de la sociedad. Nuestras experiencias en ambos sectores nos han llevado a esta conclusión. Durante nuestras carreras, hemos trabajado en la industria, la academia, la medicina clínica y el gobierno y hemos gestionado colaboraciones exitosas entre academia-industria. A partir de estas experiencias, creemos que las políticas de conflicto de intereses que rigen las interacciones en tres áreas deben ser renovadas: investigación; educación, sociedades profesionales y revistas; y la relación de la industria con los médicos prescriptores.

Leer más
Energizar a los empleados con una estrategia ecológica

Energizar a los empleados con una estrategia ecológica

En tiempos de alta tensión económica y despidos, puede ser difícil mantener la moral de los empleados. Generar su negocio e involucrar a todos en el proceso, puede mantener a las personas motivadas y ayudar a su compañía a salir a salir de la tormenta. Responderán aún más con entusiasmo si la organización se está poniendo más magra y verde para los propósitos duales [...]
Leer más
Los Sorprendentes Ganadores de la Crisis Financiera

Los Sorprendentes Ganadores de la Crisis Financiera

El comentario que se detuvo conmigo lo más vívido después de una discusión de panel de Harvard de alta potencia (RealPlayer requerido) en la crisis financiera ayer fue un comentario extraviado que podría tener implicaciones interesantes para las empresas a largo plazo. Llegó al final de una breve sesión de preguntas y respuestas que siguieron presentaciones informales por seis conocidas [...]
Leer más
¿Quién debe pagar en una primera cita?

¿Quién debe pagar en una primera cita?

Al igual que otros elementos que pueden crear o romper una relación romántica, la forma en que manejas y hablas de dinero con tu pareja debe establecerse lentamente, y considerar a medida que las cosas crecen.

  • La primera discusión «financiera» que la mayoría de las parejas tienen es a menudo en su primera cita: ¿Quién pagará la cena? En lugar de dejar que las suposiciones obsoletas acechen en segundo plano, sea abierto sobre el dinero desde el principio, y tome una decisión con la que ambos se sientan cómodos.
  • A medida que las cosas se ponen más serias, recuerde que casi todo el mundo tiene un presupuesto diferente para las citas. Por lo tanto, es importante establecer límites claros sobre cuánto va a gastar en fechas, regalos y comidas compartidas.
  • Por último, antes de tomar decisiones que cambien la vida, usted y su pareja deben llegar a una comprensión compartida de sus objetivos financieros y cómo alcanzarlos.
  • Encuentre oportunidades para discutir sus finanzas con frecuencia y comparta sus antecedentes financieros, como la forma en que sus padres lo criaron para pensar en el dinero, para que puedan desarrollar empatía unos con otros.
  • Estas conversaciones también pueden ayudarle a detectar posibles banderas rojas antes de dar los siguientes pasos importantes.
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio