Las historias de terror «Safe For Work» más cortas del mundo

Quince historias escalofriantes para la columna vertebral para ayudarte a celebrar la temporada espeluznante.
Las historias de terror «Safe For Work» más cortas del mundo
Las historias de terror «Safe For Work» más cortas del mundo

A algunas personas les ENCANTA consumir horror. De programas populares como American Horror Story y Los muertos vivientes a parques temáticos embrujados y novelas aterradoras de Steven King, anhelamos todo tipo de experiencias aterradoras.

Al mismo tiempo, el miedo no es exactamente una emoción positiva. Acostado en la cama y atracones Lo y Es el capítulo dos, temblando cuando la oscuridad nos rodea, no es un sentimiento que describiéramos como agradable. Entonces, ¿qué tiene el horror que atrae tanto a los humanos? Además, ¿por qué algunos de nosotros estamos dispuestos a gastar el dinero que tanto nos costó ganar en un susto mientras que otros hacen todo lo posible para evitarlo?

Estas son las preguntas que nos llevaron a investigar la floreciente industria mundial del terror. ¿Qué mejor momento para compartir nuestros hallazgos que ahora, la época más espeluznante del año?

¿Por qué consumimos horror en primer lugar?

Una de las razones por las que consumimos horror es para experimentar estimulación. Exposición a actos aterradores, o incluso al previsión de esos actos, puede estimularnos, tanto mental como físicamente, de formas opuestas: negativamente (en forma de miedo o ansiedad) o positivamente (en forma de excitación o alegría). Por ejemplo, ver un vídeo de terror simultáneamente activa ambos tipos de estimulación, con el mayor placer experimentado en el momento más temible. La bioquímica dentro de nuestro cuerpo también cambia cuando consumimos horror. El susto puede desencadenar la liberación de adrenalina, lo que resulta en sensaciones elevadas y una energía creciente.

Otra razón por la que buscamos el horror es ganar experiencias novedosas. Las películas de terror Apocalypse, por ejemplo, nos permiten vivir realidades alternativas, desde brotes zombis hasta infestaciones alienígenas. Algunas experiencias novedosas pueden incluso contribuir a nuestro sentido de logro, como visitar una famosa casa embrujada. Ser aventureros de esta manera nos hace sentir más mundanos o atrevidos (sin mencionar que nos otorga el derecho a presumir).

Por último, el arrastre del horror puede ayudarnos (de forma segura) a satisfacer nuestra curiosidad por el lado oscuro de la psique humana. Después de todo, en la vida real, es posible que no tengamos la oportunidad de conocer a un Hannibal Lecter o pasear por las calles durante La purga. Como especie intrínsecamente curiosa, muchos de nosotros estamos fascinados por lo que nuestra propia especie es capaz de hacer. Observar argumentos en los que los actores deben enfrentarse a las peores partes de sí mismos sirve como un pseudo estudio de personajes de las partes más oscuras de la condición humana. 

¿Cuándo podemos obtener placer de consumir horror?

Las investigaciones sugieren que debemos poseer un marco protector» para poder obtener placer de estar horrorizado. Hay tres categorías diferentes de tales marcos.

1) Tenemos que creer que estamos físicamente seguros: un marco de seguridad. Por ejemplo, aunque la entidad malvada de una película pueda estar cometiendo actos aterradores frente a nuestros ojos, podemos obtener placer del horror siempre y cuando creamos que la entidad maligna está físicamente distante de nosotros y, por lo tanto, no puede hacernos daño. Sin embargo, si empezamos a creer que la entidad maligna sale de la pantalla para hacernos daño, entonces la experiencia ya no será divertida.

2) La segunda categoría de marco protector implica desapego — si podemos separarnos psicológicamente de una experiencia de terror. Cuando vemos a un asesino psicótico persiguiendo a una víctima ensangrentada en una película, podemos activar el desapego psicológico recordándonos a nosotros mismos que son solo actores y que lo que está sucediendo en la pantalla es una buena actuación.

3) La tercera categoría de marco de protección implica nuestra confianza en el control y la gestión de los peligros que encontramos. Si visitamos una casa encantada, por ejemplo, y un zombi de aspecto realista y sediento de sangre nos carga, aún podemos obtener placer del encuentro si nos sentimos seguros de superar el peligro. («¡Podemos huir fácilmente de ese zombi lento!»)

Investigación sugiere que la ausencia de cualquiera de estos marcos de protección psicológica en el momento reduce la preferencia por el consumo de terror, lo que puede explicar por qué algunas personas se mantienen alejadas de películas, libros o eventos espeluznantes.

¿A quién le gusta más el horror? 

Hay diferencias individuales notables en cuanto a cuánto nos atrae consumir horror.

Algunas investigaciones indican que las personas con búsqueda de sensaciones rasgo (es decir, una necesidad más fuerte de experimentar emoción y emoción) tienden a buscar y disfrutar más de las experiencias relacionadas con el terror. Aquellos con un rasgo de búsqueda de sensaciones más bajo pueden encontrar esas experiencias desagradables y evitarlas. Relacionadamente, el rasgo de apertura a la experiencia (o la necesidad de participar en actividades imaginativas) también es un predictor del consumo de terror: un rasgo de apertura más fuerte a la experiencia se asocia con una mayor afinidad hacia el horror.

Además, las diferencias individuales en empatía se asocian con el disfrute del horror. Aquellos que no son tan empáticos pueden disfrutar más del horror. Esto se debe a que aquellos con un mayor nivel de empatía tienden a sentirse más negativamente sobre las situaciones de angustia que otros experimentan, como las personas que son atormentadas por un asesino astuto en una película.

El sexo y la edad también parecen ser importantes. Una encuesta descubrió que, en promedio, los individuos más jóvenes tienden a sentirse más atraídos por este género aterrador; los hombres son más propensos a ser fanáticos del terror que las mujeres; y a las mujeres frente a los hombres les pueden gustar diferentes aspectos de una experiencia de terror. Es decir, las mujeres pueden disfrutar más de una película de terror cuando ofrece un final feliz (por ejemplo, la entidad malvada acaba destruida), mientras que los hombres pueden disfrutar más de una película de terror cuando está cargada de actos intensamente aterradores.

Por último, a través de nuestra investigación , que analizó los datos de taquilla de 82 países, descubrimos que la preferencia por consumir horror puede variar según las etapas del desarrollo económico. Descubrimos que individuos de países con un PIB per cápita más alto consumían películas de terror en mayor medida, pero no se observó el mismo patrón para otros géneros cinematográficos como el romance. Los resultados de nuestra subsiguiente estudios sugieren que este patrón se produjo porque la falta de recursos financieros puede degradar el marco de protección psicológica necesario para disfrutar del horror.

¿Hay algún beneficio en consumir horror?

Más allá del placer que obtenemos del entretenimiento aterrador, consumir horror puede producir algunos beneficios ocultos:

Catalizador para enamorarse: Las investigaciones sugieren que consumir terror (por ejemplo, ver una película de terror, visitar un parque temático de terror) junto con una cita puede facilitar sentimientos de romance. ¿Por qué? Experimentar el horror en conjunto (como un corazón que late sin parar evocado por escenas de miedo) puede aumentar la emoción que sentimos el uno hacia el otro.

Conducto para la vinculación social: Consumir horror en grupo es una excelente manera de establecer vínculos y conectar con nuestros amigos y familiares. Las investigaciones sugieren que esta vinculación está vinculada a oxitocina , que a menudo se libera cuando nos encontramos en situaciones aterradoras. Esta hormona facilita la sensación de cercanía y afinidad entre los miembros del grupo. (¡Quizás sea hora de probar esto con una noche de terror con tus compañeros de equipo!)

Relajación post-horror: Si bien nos sentimos muy estimulados durante una experiencia de terror, una sensación de alivio llega después de una conclusión positiva de la experiencia (por ejemplo, la entidad maligna se borre), lo que desencadena la liberación de endorfinas en nuestro cerebro. Este grupo de péptidos puede hacernos sentir relajados y refrescados.

Comprender la psicología del consumo de terror nos permite disfrutar más del género. Como mínimo, deberíamos preparar nuestro «marco protector» psicológico antes de sumergirnos en todo el horror.

Feliz Halloween


  • Haiyang Yang is an associate professor at the Johns Hopkins Carey Business School, Johns Hopkins University. His research focuses on decision-making. His work has appeared in premier journals such as the Journal of Marketing Research, Journal of Consumer Research, Journal of Consumer Psychology, and Psychological Science.

  • Kuangjie Zhang is an assistant professor at Nanyang Business School, Nanyang Technological University, Singapore. His research focuses on marketing. His work has appeared in premier journals such as the Journal of Marketing, Journal of Consumer Research, Journal of Consumer Psychology, and Journal of Experimental Psychology: General.
  • Related Posts