Las grandes empresas están adoptando el análisis, pero la mayoría aún no tienen una cultura basada en datos

Según una nueva encuesta.
Resumen.

Durante seis años consecutivos NewVantage Partners ha llevado a cabo una encuesta anual sobre cómo los ejecutivos de las grandes corporaciones ven los datos. Este año, los resultados muestran que casi todas las empresas están invirtiendo en algún tipo de análisis, y la mayoría están viendo valor. Pero sólo un tercio dice que han logrado crear una cultura basada en datos. Y muchos temen la interrupción por parte de empresas mejor equipadas para usar IA. Casi cuatro de cada cinco encuestados dijeron que temían la interrupción o el desplazamiento de empresas como las del sector fintech o empresas especializadas en big data. La tecnología que se considera más disruptivo es la IA, de lejos. El 72% la eligió como la tecnología disruptivo con mayor impacto, mucho más que la informática en la nube (13%) o blockchain (7%).


Durante seis años consecutivos Socios de NewVantage ha llevado a cabo una encuesta anual sobre cómo los ejecutivos de grandes corporaciones ven los datos. Cada año aumenta la tasa de respuesta y aumenta también la urgencia comunicada de utilizar eficazmente los datos. Este año los resultados son más alentadores y más preocupantes que en el pasado.

Hace seis años, el enfoque principal de las preguntas y respuestas en la encuesta era el big data, que era relativamente nuevo en la escena empresarial. En la encuesta de 2018, la atención primaria se ha trasladado a la inteligencia artificial. La IA es ahora un enfoque bien establecido en estas grandes y sofisticadas empresas. Hay una sensación más fuerte de que los proyectos de big data y IA ofrecen valor y una mayor preocupación de que las empresas establecidas se verán perturbadas por las startups.

La encuesta incluye altos ejecutivos de 57 grandes corporaciones. El grupo industrial con más empresas representadas en la encuesta es uno de los más intensivos en datos: los servicios financieros. También participaron empresas de las industrias de ciencias de la vida, manufactura, telecomunicaciones y en línea. Los encuestados reales están cambiando algo desde las primeras encuestas: siempre ha involucrado a una alta proporción de ejecutivos de nivel C responsables de los datos, pero este año los directores de datos representan el 56% de los encuestados, frente al 32% del año pasado. Solo el 12% de las empresas de la encuesta de 2012 incluso habían nombrado a un director de datos.

Mientras que la IA recibe los titulares aquí y en otras partes del mundo, la encuesta aborda tanto los big data como la IA. La terminología viene y va, pero la constante es una explosión de datos y la necesidad de darle sentido. Los proyectos de big data y IA se han vuelto prácticamente indistinguibles, sobre todo teniendo en cuenta que el aprendizaje automático es una de las técnicas más populares para tratar grandes volúmenes de datos que se mueven rápidamente. También es el caso de que los enfoques estadísticos de la IA —el aprendizaje profundo, por ejemplo— son cada vez más populares. Por lo tanto, consideramos que el análisis de datos tradicionales, el big data y la IA están en un continuo. Prácticamente todos los encuestados (97%) dicen que están invirtiendo en este tipo de proyectos.

Tal vez la mejor noticia en esta encuesta es que las empresas siguen creyendo que están obteniendo valor de sus proyectos de big data e IA. El 73% de los encuestados dijo que ya han recibido un valor mensurable de estas iniciativas. Esa cifra es la mitad más alta que en la encuesta de 2017, lo que sugiere que se está logrando más valor a medida que las empresas se familiaricen con las tecnologías.

Los tipos de valor recibidos tal vez sean coherentes con otros tipos de tecnología anteriores. En consonancia con nuestra opinión de que los big data y la IA son extensiones de capacidades analíticas, los objetivos más comunes —y los que tienen más probabilidades de lograr éxitos— son «análisis avanzado/mejores decisiones». Treinta y seis por ciento tenía esa prioridad, y el 69% de ellos ya habían logrado el éxito con el objetivo. Un mejor servicio al cliente y la reducción de gastos también son objetivos comunes. Un poco más de una cuarta parte de las empresas (27%) están llevando a cabo alguna combinación de innovación e interrupción, velocidad de salida al mercado o iniciativas de monetización de datos. Los programas de monetización de datos tuvieron la prioridad más baja y el menor porcentaje de éxito (27%).

Uno de los principales problemas que suscitan preocupación en la encuesta para las grandes empresas es el riesgo de perturbaciones por parte de los nuevos participantes. Casi cuatro de cada cinco encuestados dijeron que temían la interrupción o el desplazamiento de empresas como las del sector fintech o empresas especializadas en big data. La tecnología que se considera más disruptivo es la IA, de lejos. El 72% la eligió como la tecnología disruptivo con mayor impacto, mucho más que la informática en la nube (13%) o blockchain (7%).

Otra cuestión importante y constante es la lentitud con que estas empresas establecidas pasan a una cultura basada en los datos. Prácticamente todos los encuestados (99%) dicen que sus empresas están tratando de avanzar en esa dirección, pero sólo alrededor de un tercio han logrado este objetivo. Esta brecha aparece cada año en las encuestas, y el nivel de éxito no ha mejorado mucho con el tiempo. Es evidente que las empresas necesitan programas más concertados para lograr el cambio cultural relacionado con los datos. Muchas startups han creado culturas basadas en datos desde sus inicios, lo cual es una razón clave por la que las grandes empresas establecidas temen que les perturben.

Uno de los enfoques que las empresas han establecido para hacer frente a la perturbación y el cambio impulsados por los datos es establecer nuevas funciones de gestión. Sin embargo, sigue habiendo una falta de claridad acerca de cómo se relacionan las diferentes funciones orientadas a los datos (director de información, director de datos, director digital, director de análisis, etc.).

Con respecto a la función de director de datos, hay un considerable desacuerdo sobre las principales responsabilidades de la función y qué tipos de antecedentes son apropiados para los puestos de CDO. El 39% dice que su CDO tiene la responsabilidad principal de la estrategia de datos y los resultados, pero el 37% asigna esa responsabilidad a otros ejecutivos de nivel C, y el 24% dice que no existe un único punto de rendición de cuentas para ello. En términos de antecedentes, el 34% de los encuestados cree que el CDO debería ser un agente de cambio de fuera de la empresa, mientras que el 32% cree que la persona debe ser un veterano de la empresa desde dentro de la empresa. La claridad de las funciones en las funciones de alto nivel relacionadas con los datos es fundamental tanto para liderar proyectos de I/Big Data como para lograr cambios culturales. Y aunque todos los encuestados lo consideraron importante, la mayoría de las empresas todavía carecen de una estrategia de datos empresariales.

Este aumento constante de la importancia y los desafíos del big data es una de las características más importantes de la economía y la sociedad contemporáneas. Los resultados de la encuesta a lo largo del tiempo proporcionan documentación interesante y útil de esta revolución. El aumento de la IA sólo está exacerbando esta tendencia. Las claves del éxito son determinar cómo debe responder su empresa, asignar responsabilidades claras para la estrategia de datos y los resultados, y luego avanzar para ejecutar los cambios necesarios de manera sistemática y efectiva.

Related Posts
Pathbooks

Lee un
bestseller en

10 minutos

Cada viernes, recibe un libro de negocios y carrera resumido en 10 minutos.

(puedes darte de baja cuando quieras)