Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


La necesidad, no la escasez, es la madre de la invención

¡Bravo para las empresas que comienzan a centrarse en la innovación nuevamente! Ya es hora. Pero incluso con esta presencia renovada a la innovación, algunos gerentes mantienen a los proyectos de hambre de recursos, en la creencia de que la escasez conduce la invención creativa. Aunque el ingenio a veces puede surgir cuando los medios son escasos, los gerentes deben tener cuidado: es un error de cálculo peligroso para pensar que […]
La necesidad, no la escasez, es la madre de la invención

¡Bravo para las empresas que están empezando a centrarse de nuevo en la innovación! Ya era hora. Pero incluso con esta renovada atención a la innovación, algunos gerentes mantienen los proyectos carentes de recursos, en la creencia de que escasez impulsa la invención creativa. Aunque el ingenio puede surgirse a veces cuando los medios son escasos, los gerentes deben tener cuidado: es un error de cálculo peligroso pensar que los innovadores hambrientos alimentarán la innovación.

Consideremos el caso de la tinta electrónica. Un porcentaje considerable de las personas que leen este artículo han usado un Kindle de Amazon u otro lector basado en tinta electrónica en las últimas 24 horas. La historia de creación de e-ink habría resonado con Platón, quien dijo que la necesidad es la madre de la invención. Aquí, la chispa de la idea no vino de la escasez sino de una necesidad insatisfecha que golpea a una mente fértil. El inventor, el físico Joe Jacobson, estaba descansando en la playa un día, cuando terminó el libro que estaba leyendo y se dio cuenta de que no había traído otro. Queda mucho sol durante el día, pero no más prosa para llenar la tarde. En ese momento, Jacobson imaginó un libro electrónico con páginas ligeras y delgadas que, con solo tocar un botón, podían recibir las palabras de un libro o periódico entero a través de las ondas. Y, con solo tocar un botón, aparecería otro libro o periódico. Sin retroiluminación, legible bajo el sol directo y en cualquier ángulo, la imagen no consumiría energía una vez aparecida, lo que permite que el dispositivo evite las baterías pesadas. Incluso ahora, años después de que esa idea se convirtiera en un producto real, casi suena a magia.

Lo notable de este invento que cambió la vida es que nadie impuso ninguna escasez artificial ni límites a Jacobson. No se trataba de un proyecto de hombre en un garaje con cinta adhesiva, sino que requería los recursos del Laboratorio multimedia del MIT y más de 150 millones de dólares en financiación para la puesta en marcha, Tinta E.

La tinta E no es un ejemplo aislado. Dos de las empresas tecnológicas más ricas del planeta en este momento, Apple y Google, siguen presentando productos asombrosos. Recientemente fueron clasificadas como una de las cinco empresas más innovadoras del mundo por ambas Semana empresarial y Empresa rápida. Moderno China parece estar dando pasos innovadores, impulsado por su auge económico candente y apoyo gubernamental.

Entonces, ¿significa esto que, cuando se trata de innovación, cuantos más recursos, mejor? No, eso tampoco está bien. Al presentar el primer PDA exitoso, el mucho más pequeño y delgado Computación Palm tuvo éxito donde Apple había fracasado con su Newton.

Pero el despilfarro que tienen que hacer las empresas emprendedoras con escasos recursos como Palm tampoco fomenta necesariamente su creatividad. Tienen éxito a pesar de ello, o (más a menudo) fracasan por ello. Además, ese tipo de escrúpulos es muy diferente de lo que los aspirantes a innovadores en empresas establecidas tienen que pasar por el aro para obtener los recursos para proyectos prometedores. Esta escasez artificial puede hacer que las personas sean creativas, pero las hace creativas para encontrar recursos, no para resolver el problema central o inventar la próxima gran novedad. Además, mata su motivación haciéndoles sentir que ellos y su trabajo están devaluados. La innovación es la implementación exitosa de ideas o invenciones creativas. Sin al menos recursos suficientes para desarrollar esas ideas e invenciones, la innovación se vuelve imposible.

Esta es la clave del enigma para los gerentes que quieren avivar el fuego de la innovación: ese primo cercano de la escasez, la restricción, puede fomentar la creatividad, al proporcionar el estímulo para la invención, al igual que la necesidad insatisfecha de Jacobson le ayudó a definir los parámetros para la tinta electrónica. Muchas personas se congelan si se les da una hoja de papel en blanco y se les dice que dibujen algo creativo. Pero si se les da una hoja de papel en blanco con una línea ondulada y se les pide que expliquen ese garabato, a menudo se divierten resultando algo bastante interesante. La mente humana requiere estímulos —insumos para responder— y ciertas formas de restricción sirven como estímulos para las respuestas creativas. Es por eso que el Proceso creativo de resolución de problemas (CPS), uno de los métodos más antiguos y validados empíricamente para mejorar la creatividad, incluye técnicas como la presentación de imágenes generadas aleatoriamente para provocar nuevas soluciones a un problema determinado.

Las limitaciones favorables a la creatividad incluyen (1) una definición clara del problema con objetivos claros, como los desafíos específicos de las competiciones de innovación en línea, o las restricciones de «ingrediente secreto» de Iron Chef; y (2) una necesidad verdaderamente urgente y desafiante, como traer la astronautas del Apollo 13 de vuelta a la tierra de forma segura. Pero intencionalmente recursos estranguladores por debajo de un nivel suficiente, en un esfuerzo equivocado por estimular nuevas ideas, probablemente solo genero intentos de innovación abortados. Lo mismo ocurre con las limitaciones que enderezan la autonomía necesaria para buscar apasionadamente nuevas soluciones.

japonés haiku, una forma de arte encantadora y tradicional, está llena de restricciones; el clásico poema de tres líneas debe tener cinco sílabas, luego siete sílabas y cinco más. Pero, debido a que la forma ofrece un conjunto de parámetros claros y desafiantes, y porque no hay escasez de palabras en ningún idioma, la creatividad puede florecer. Lo que lleva a una pregunta… con disculpas a los grandes maestros del haiku…

Innovación Haiku #1
Mor de hambre o avivamiento,
Herramientas de scrounging o brandishing,
¿Cómo creas?

Teresa Amabile es profesora Edsel Bryant Ford de Administración de Empresas en Harvard Business School. Investiga qué hace que las personas sean creativas, productivas, felices y motivadas en el trabajo. Steven Kramer es psicólogo e investigador independiente. Son los autores del próximo libro El principio del progreso.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.