La muerte de la gestión de la cadena de suministro

Si trabaja en el campo, es hora de actualizar su currículum.
La muerte de la gestión de la cadena de suministro
La muerte de la gestión de la cadena de suministro
por Allan Lyall, Pierre Mercier, y Stefan Gstettner
Resumen
A medida que más y más funciones de la cadena de suministro se automatizan, la gestión tradicional de la cadena de suministro se vuelve obsoleta rápidamente Para mantenerse a la vanguardia, las empresas deben invertir en herramientas digitales que proporcionen visibilidad de los datos de la cadena de suministro en tiempo real, automatizando los flujos de trabajo de extremo a extremo y reduciendo drásticamente la necesidad de intervención humana. A corto plazo, esto significa cambiar el enfoque de los empleados humanos de completar tareas de memoria a analizar datos y desarrollar flujos de información más eficaces. A largo plazo, las empresas deberán desarrollar una organización de la cadena de suministro impulsada por la tecnología que se cree para mejorar e integrar continuamente las nuevas tecnologías. Le guste o no, estos cambios se acercan y las empresas que se preparen hoy estarán preparadas para el éxito mañana

• • •

La cadena de suministro es el corazón de las operaciones de una empresa. Para tomar las mejores decisiones, los gerentes necesitan acceso a datos en tiempo real sobre su cadena de suministro, pero las limitaciones de las tecnologías heredadas pueden frustrar el objetivo de la transparencia de extremo a extremo. Sin embargo, esos días puede que pronto hayan quedado atrás. Las nuevas tecnologías digitales que tienen el potencial de hacerse cargo por completo de la gestión de la cadena de suministro están alterando las formas de trabajo tradicionales. En un plazo de 5 a 10 años, la función de la cadena de suministro puede quedar obsoleta y sustituirse por una empresa de servicios públicos autorregulada que gestione de manera óptima los flujos de trabajo de extremo a extremo y requiera muy poca intervención humana.

Con una base digital, las empresas pueden capturar, analizar, integrar, acceder fácilmente e interpretar datos de alta calidad en tiempo real, datos que alimentan la automatización de procesos, el análisis predictivo, la inteligencia artificial y la robótica, las tecnologías que pronto se harán cargo de la gestión de la cadena de suministro.

Las empresas líderes ya están explorando las posibilidades. Muchos han utilizado la robótica o la inteligencia artificial para digitalizar y automatizar tareas y procesos repetitivos y laboriosos como las compras, la facturación, las cuentas a pagar y las partes del servicio de atención al cliente. Los análisis predictivos ayudan a las empresas a mejorar la previsión de la demanda para que puedan reducir o gestionar mejor la volatilidad, aumentar la utilización de los activos y ofrecer comodidad al cliente con un coste optimizado.

Un concepto clave que muchas de estas empresas están explorando es la «torre de control digital», un centro de decisiones virtual que proporciona visibilidad integral y en tiempo real de las cadenas de suministro globales. Para un pequeño número de las principales empresas minoristas, las torres de control se han convertido en el centro neurálgico de sus operaciones. Una «torre» típica es en realidad una sala física con un equipo de analistas de datos que trabaja a tiempo completo, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, supervisando un muro de pantallas de alta definición. Las pantallas proporcionan información en tiempo real y gráficos 3D en cada paso de la cadena de suministro, desde el pedido hasta la entrega. Las alertas visuales advierten de los déficits de inventario o de los cuellos de botella en el proceso antes de que se produzcan, de modo que los equipos de primera línea puedan corregir rápidamente antes de que se produzcan los posibles problemas. Los datos en tiempo real, la precisión incuestionable, la incesante atención al cliente, la excelencia en los procesos y el liderazgo analítico subyacen a las operaciones de la torre de control de estas operaciones minoristas.

Las empresas industriales también están adoptando el concepto. La compleja red de un fabricante mueve más de un millón de piezas y componentes al día. La torre de control señala posibles problemas de suministro a medida que surgen, calcula los efectos del problema y lo corrige automáticamente mediante acciones predeterminadas o lo señala para el equipo de escalada. Del mismo modo, una empresa siderúrgica incorporó una herramienta de planificación de escenarios personalizada en la plataforma de su torre de control que aumenta la capacidad de respuesta y la resiliencia de la cadena de suministro. La herramienta simula cómo afectarán a la empresa averías importantes e inesperadas del equipo (los llamados «grandes éxitos») y señala las mejores medidas de reducción de riesgos.

Implicaciones de la reactivación

La tendencia es clara: la tecnología está sustituyendo a las personas en la gestión de la cadena de suministro y haciendo un mejor trabajo. No es difícil imaginar un futuro en el que los procesos automatizados, la gobernanza de datos, el análisis avanzado, los sensores, la robótica, la inteligencia artificial y un ciclo de aprendizaje continuo minimicen la necesidad de los humanos. Pero cuando la planificación, las compras, la fabricación, la gestión de pedidos y la logística se automatizan en gran medida, ¿qué les queda a los profesionales de la cadena de suministro?

A corto plazo, los ejecutivos de la cadena de suministro tendrán que cambiar su enfoque de la gestión de personas que realizan principalmente tareas repetitivas y transaccionales, a diseñar y gestionar los flujos de información y materiales con un grupo limitado de trabajadores altamente especializados. A corto plazo, los analistas de la cadena de suministro que puedan analizar datos, estructurar y validar conjuntos de datos, utilizar herramientas y algoritmos digitales y hacer previsiones de forma eficaz tendrán una gran demanda.

Mirando más lejos, se necesitarán unos cuantos especialistas para diseñar un motor de cadena de suministro impulsado por la tecnología que se adapte a la perfección a la estrategia, los requisitos y las prioridades cambiantes de la empresa. Para mantener ese motor en marcha, se debe contratar o formar a un pequeño número de personas en la intersección de las operaciones y la tecnología. Dado que las habilidades necesarias para estas nuevas funciones no están disponibles hoy en día, el mayor desafío para las empresas será crear una visión de futuro de la cadena de suministro y una estrategia para desempeñar esas funciones críticas.

Claramente, la muerte de la gestión de la cadena de suministro tal como la conocemos está en el horizonte. Los gerentes y las empresas que trabajan para actualizar sus habilidades y procesos hoy en día serán los primeros.

Escrito por
Allan Lyall,
Stefan Gstettner
Allan Lyall,

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio