La fatiga por compasión es real y puede que lo esté agobiando

A veces hay un costo para cuidar.
La fatiga por compasión es real y puede que lo esté agobiando

Si se siente agotado emocionalmente por cuidar a sus empleados, sepa que no está solo. Sus sentimientos (o la falta de ellos) son válidos. Muchos gerentes descubren que su empatía va y viene. Esto se conoce como fatiga compasiva: un profundo agotamiento físico y emocional acompañado de dolor emocional. Pero hay intervenciones disponibles para ayudarlo a mitigar los riesgos de fatiga por compasión.

  • Haga del cuidado personal una rutina: eso significa dormir lo suficiente, comer bien, pasar tiempo con las personas que le importan, hacer las cosas que ama y tomarse vacaciones ocasionales. Si se ignora a sí mismo, compromete su capacidad para gestionar sus reacciones, estar presente para su equipo y empatizar con los demás.
  • Practique la autocompasión: Muchas personas evitan por error la autocompasión, les preocupa volverse complacientes y socavar su éxito. Las investigaciones muestran que la autocompasión lo convierte en un mejor líder y puede equiparlo para manejar las crecientes demandas emocionales.
  • Proteja su estado emocional: cuando otros compartan su dolor y problemas con usted, concéntrese en buscar activamente información adicional para comprender la situación. Esto puede protegerlo de algunos de los efectos dañinos de la fatiga por compasión, ya que conduce a la empatía cognitiva, más que a la empatía emocional.

Como gerente, ¿alguna vez le parece que su empatía va y viene? En algunos momentos es capaz de apoyar a su equipo en momentos emocionalmente difíciles, mientras que en otros, simplemente hace los movimientos, en secreto entumecido ante los obstáculos a los que se enfrentan.

Si esto es cierto para usted, no se avergüence. Sus sentimientos (o la falta de ellos) son válidos. Ayudar a otros que sufren dolor es una respuesta prosocial, pero puede resultar agotador y, con el tiempo, provocar fatiga por compasión.

A veces se confunde con agotamiento, la fatiga por compasión es utilizado para describir los impactos físicos, emocionales y psicológicos de ayudar a los demás. La experimentan la mayoría de las veces los profesionales encargados de ayudar a las personas durante el estrés y los traumas, como médicos o terapeutas, la afección se caracteriza por el agotamiento, las emociones negativas y la pérdida de empatía. En el campo de la medicina, la psicóloga Heidi Allespach dice que «los cuidadores pueden volverse tan empáticos que se entumecen cada vez más ante el sufrimiento de sus pacientes».

Durante los últimos dos años, también hemos visto más de esto en el lugar de trabajo. Se ha pedido a los líderes y directores que redoblen su empatía para apoyar a los miembros del equipo que se recuperan del dolor, la pérdida y los fallos en la salud mental. Se les ha pedido que sean más sensibles, que asuman nuevos hombros cargas emocionales mientras se navega por niveles excepcionales de incertidumbre y se hace más con menos. Si bien este ha estado a la orden del día y la mayoría de los líderes han respondido a la llamada, ha tenido un coste.

La pandemia ha disminuido en ciertas partes del mundo, pero las demandas emocionales de los líderes siguen siendo grandes. Empleados esperar gerentes compasivos y lugares de trabajo sostenibles y mentalmente sanos, y están dispuestos a renunciar cuando no se cumplan estas expectativas.

Tanto si es gerente primerizo como si es un líder experimentado, para cumplir con estos estándares y salvaguardar su propio bienestar, debe tomar medidas para protegerse de la fatiga por compasión. Estas son algunas estrategias que pueden ayudar.

Haga una rutina de autocuidado.

Como dice el refrán, no puede servir de un vaso vacío. Si descuida llenar su proverbial taza con un cuidado personal adecuado, compromete su capacidad para gestionar sus reacciones, estar presente para su equipo y escuchar y empatizar con los demás. Cuidados personales aumenta la resiliencia, y cuando lidera un equipo en este mundo incierto y estresante, es fundamental para la misión.

A un nivel macro, el autocuidado consiste en dormir lo suficiente, comer bien, pasar tiempo con las personas que le importan, hacer las cosas que le gustan y tomarse vacaciones ocasionales. Por ejemplo, si sabe que podría beneficiarse de dormir un poco más, ¿qué es una pequeña acción que podría realizar de inmediato? ¿Podría ser apagar la luz 15 minutos antes o mover el teléfono de su mesita de noche a otra habitación para que no tenga la tentación de comprobarlo?

A nivel micro, hay pequeñas formas en que puede cuidarse a sí mismo incluso en los días más ajetreados. Por ejemplo, uno de mis clientes reserva tiempo para dar un paseo rápido fuera a la hora del almuerzo. Otro comienza sus reuniones 10 minutos después de la hora para asegurarse de que tiene un descanso entre ellas. Estas desviaciones cortas pueden darle un impulso significativo.

De manera análoga a depositar depósitos en una cuenta bancaria, el cuidado personal aumenta su resiliencia y un umbral para gestionar el estrés. Estos depósitos garantizan que no se vaya a la quiebra cuando las cosas van mal.

Practique la autocompasión.

La autocompasión es simplemente tratarse a sí mismo como un amigo cuando se enfrenta a un revés o un desafío. Es una habilidad simple, pero notablemente difícil para la mayoría de nosotros.

Mucha gente evita por error la autocompasión, le preocupa volverse complaciente y socavar su éxito. Sin embargo, las investigaciones demuestran que este no es el caso. La autocompasión lo convierte en un mejor líder, parada dura. También le prepara mejor para manejar las crecientes demandas emocionales de liderar en tiempos como los que estamos hoy en día.

La investigación muestra que las personas que practican la autocompasión tienen más resiliencia y los niveles de inteligencia emocional y mantente más tranquilo bajo presión. La autocompasión también se asocia consistentemente con bienestar emocional y redujo el estrés, la ansiedad y depresión.

Por último, la autocompasión y la compasión por los demás son vinculado. Cuando practica ser más amable consigo mismo primero, aumenta su capacidad de tratar a los demás con compasión.

Para aprovechar los beneficios de la autocompasión, la investigadora pionera Kristin Neff sugiere que debe incluir tres componentes. Intente moverse secuencialmente por estas fases:

  • Atención plena. Sintonice lo que siente en el presente. En los momentos difíciles, haga una pausa y piense en las emociones que le muestran. Entonces etiquételos. Estudios demuestre que poner sus sentimientos en palabras reduce rápidamente su agarre sobre usted y reduce la angustia fisiológica. Podría decirse a sí mismo: «Me preocupa porque no sé qué hacer» o «Me entristece porque estoy demasiado cansado para apoyar a mis empleados». El etiquetado emocional le ayudará a adquirir mayor conciencia y claridad.
  • Humanidad común. Reconozca que su lucha la comparten muchos. Dígase a sí mismo: «Sé que otros líderes también están lidiando con estas demandas». Basándome en mi trabajo con numerosos directivos y equipos, puedo dar fe de la veracidad de esta declaración. Hay un alivio palpable en los grupos que dirijo cuando los líderes ven que sus compañeros tienen desafíos similares; no están solos.
  • Bondad con uno mismo. Por último, responda amablemente. Di: «Por supuesto que estoy agotado. Mire todo lo que se me pide» o «Por supuesto que es difícil; nunca me entrenaron para esto». De nuevo, estas afirmaciones probablemente sean fácticas para usted. Ser autocompasivo es simplemente otorgarse a sí mismo la misma gracia y amabilidad que le gustaría a un amigo.

Puede practicar esto de forma rápida y discreta; con la repetición, obtendrá los beneficios.

Proteja su estado emocional.

Escuchar y presenciar el dolor y las dificultades de los demás puede ser difícil, especialmente si es empático por naturaleza. Si bien la empatía le ayuda a conectarse con los demás, también lo hace propenso a absorber las emociones y los estados de ánimo de quienes lo rodean.

El contagio de las emociones ha estado bien establecido durante años. Sin embargo, un reciente estudio demostró que escuchar a otros desahogarse en el trabajo no solo provocaba emociones negativas en los líderes del lado receptor, sino que también aumentaba la probabilidad de que maltrataran a los demás más adelante en el día. Y lo que es más importante, la investigación mostró que los líderes podían mitigar estos efectos adversos. ¿Cómo?

Cuando otros compartan su dolor y problemas con usted, concéntrese en buscar activamente información adicional para comprender mejor la situación. Esta respuesta puede protegerlo de algunos de los efectos perjudiciales, ya que conduce a la empatía cognitiva, en lugar de a la empatía emocional. La empatía cognitiva es entender cómo se siente una persona y lo que puede estar pensando. La empatía emocional se trata de sentir lo que sienten los demás y, si no se controlan, puede provocar fatiga por compasión y dañar su salud.

Cuando los colegas comparten su dolor y sus problemas, el profesor y experto en trabajo emocional Alicia Grandey aconseja a los líderes que consideren su papel de «buscador de información» en lugar de «manipuladores de toxinas». Las emociones negativas pueden proporcionar información valiosa sobre cómo liderar de manera eficaz, siempre que se proteja del daño colateral potencial.

Además, para evitar maltratar inadvertidamente a alguien más tarde durante el día, asegúrese de reparar su estado emocional después de escuchar a los miembros de su equipo o colegas. Actividades de respiro corto como dar un paseo, participar en atención plena ejercicios u otras formas de microcuidado personal ayudarán.

No descarte la sustancial carga emocional que soporta hoy como líder. Las exigencias emocionales de su función pueden ser agotadoras y requieren que tome medidas para protegerse. Haciendo una rutina de autocuidado, practicando la autocompasión y salvaguardando su estado mental, podrá afrontar con éxito las demandas emocionales de liderar a su equipo a través del estrés del mundo actual.

Dina Smith
Related Posts
La lista de lectura: 2005 en libros

La lista de lectura: 2005 en libros

En 2004, los libros de negocios nos dijeron cómo poner el drama en reuniones, predicen qué país sería el próximo Juggernaut económico, tratar a las promociones como contratiempos y aprovechar nuestros piratas interiores. Esto es lo que los editores tienen en la tienda para el próximo año. Huellas de carrera: crear líderes a través de una industria Monica C. Higgins (Jossey-Bass, marzo) dibujando en su [...]
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio