La bomba del capacidad

La disponibilidad de abundante ancho de banda digital remodelará las industrias de medios y comunicaciones. La creación de contenido se separará de la entrega de contenido, abriendo oportunidades atractivas para las empresas nuevas y posando desafíos difíciles para los gigantes tradicionales de los medios.
La bomba del capacidad

Dices que quieres una revolución: una historia de política de la era de la información, Reed E. Hundt (Prensa de la Universidad de Yale, 2000).

Telecosmos: cómo el capacidad infinito revolucionará nuestro mundo, George Gilder (Prensa libre, 2000).

Este es un momento de agitación en las comunicaciones y los medios de comunicación, y por una buena razón: la tecnología digital socava la premisa misma sobre la que se construyeron estas industrias.

En el pasado analógico, el contenido y los servicios estaban vinculados a los mecanismos que los ofrecían. Era posible hablar de un medio como la televisión o la prensa o la telefonía sin distinguir entre el modo de entrega y lo que se estaba entregando. Esta vinculación coloca a los propietarios de los mecanismos de entrega en una posición privilegiada para proporcionar contenido y servicios. Los editores de periódicos podían escribir artículos, las emisoras de televisión podían producir programas y los propietarios de líneas telefónicas podían ofrecer servicios telefónicos. Debido a que esta posición ofrecía una ventaja tan abrumadora, el gobierno reguló cuidadosamente estas industrias.

Con la tecnología digital, ahora podemos convertir todos estos tipos de información en simples bits. Y los conductos digitales, como la fibra óptica, pueden entregar estos bits de forma indiscriminada, sin tener en cuenta si representan programas de televisión, artículos de periódicos o llamadas telefónicas. Todo puede fluir por la misma tubería.

En el epicentro de este terremoto se encuentra Internet. Diseñado originalmente como un sistema de comunicaciones militares, su objetivo formativo era evitar cuellos de botella y garantizar un acceso amplio. En otras palabras, su estructura misma es antitetica a cualquier industria basada en el acceso preferente. Internet funciona como un servicio de entrega polivalente, enviando paquetes de bits hacia su destino por cualquier medio disponible. Puede utilizar cables, fibra, satélites, enlaces de microondas, incluso tecnologías aún por inventar, en la obstinada búsqueda de este objetivo. Hoy en día, la capacidad de Internet sigue siendo bastante limitada, por lo que es más adecuada para transportar texto e imágenes que las llamadas telefónicas y los vídeos que requieren un uso intensivo de bits. Pero eventualmente llevará incluso los canales de información de mayor ancho de banda. Se convertirá en el sistema universal y de bajo costo para entregar información a todas las empresas, hogares y dispositivos inalámbricos.

Con el tiempo, Internet se convertirá en el sistema universal de bajo costo para entregar información a todas las empresas, hogares y dispositivos inalámbricos.

A medida que Internet se expande, las empresas organizadas según las antiguas reglas se enfrentan a un gran desafío. Sus ventajas tradicionales se están erosionando a medida que los consumidores aprovechan las nuevas formas en que pueden recibir contenidos y servicios. El modo dominante para la publicidad clasificada ya está cambiando de los periódicos a la Web. Editores como Encyclopædia Britannica están cambiando su enfoque de los libros tradicionales a los sitios web interactivos que ofrecen actualizaciones al minuto, capacidades de búsqueda y comercio electrónico. Gigantes como Time Warner y Bell Atlantic se enfrentan a un triple desafío, ya que deben lidiar simultáneamente con nuevas tecnologías, nuevos competidores y un conjunto de restricciones reglamentarias sobrantes.

Sin embargo, a corto plazo, estas empresas tienen un gran poder financiero, de mercado y político con el que defender sus posiciones. Los consumidores siguen aprendiendo sobre las nuevas tecnologías, y algunas de las regulaciones restantes ayudarán, en lugar de obstaculizar, intereses arraigados. Se puede esperar que aquellos que actualmente tienen la ventaja de un acceso especial a los clientes luchen para mantener esa ventaja el mayor tiempo posible. La próxima década será una batalla, y como el Congreso es más fácil de engañar que el mercado, gran parte de esa batalla se librará por las regulaciones.

Rompiendo las barreras

El libro de Reed Hundt, Dices que quieres una revolución, proporciona valiosos antecedentes para la próxima pelea. Describe los primeros intentos serios de conciliar la regulación tradicional de las telecomunicaciones con las posibilidades de la tecnología digital. Hundt fue presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones de 1993 a 1997, y dirigió los esfuerzos de la agencia para derribar las barreras entre los diferentes medios de entrega. Hundt y su equipo entendieron que la revolución digital había cambiado las reglas del juego, y sus esfuerzos por responder a estos cambios generaron mucha controversia. Rompiendo el patrón habitual del libro de memorias de Washington, Hundt escribe tanto sobre sus errores como sobre sus éxitos, lo que hace que el libro sea útil y divertido de leer.

Gran parte del libro se centra en la aprobación e implementación de la Ley de Telecomunicaciones de 1996, que permitió que las compañías locales de telefonía, larga distancia y cable comenzaran a competir entre sí. A medida que caían las barreras del monopolio, también intervino nuevos emprendedores digitales.

En principio, la FCC simplemente aplica las leyes aprobadas por el Congreso. Pero el libro de Hundt otorga una visión privilegiada de la compleja mezcla de política, lealtad personal, presión de intereses especiales e idealismo que determina cómo la agencia realmente establece las reglas. En este caso, la falta de voluntad del Congreso de precisar los detalles dejó a la FCC en una posición de poder inusual. En palabras de Hundt, «Cuanto más estudiaba la ley mi equipo, más nos dábamos cuenta de que nuestras decisiones podrían determinar los ganadores y los perdedores de la nueva economía». El libro describe cómo Hundt y su equipo encontraron un compromiso viable equilibrando las demandas de la industria, la política de Washington y su propio sentido de la misión.

Al final, el compromiso reflejó los sentimientos encontrados de Hundt sobre la desregulación. Por un lado, argumentó a favor de eliminar las restricciones a la competencia, dejar que la industria decida los estándares tecnológicos y subastar nuevos trozos del espectro de transmisión a los mejores postores. Por otro lado, consideraba que las emisoras existentes, a las que se les había dado su espectro de forma gratuita, deberían estar sujetas a una regulación antigua: quería que las emisoras de televisión llevaran media hora al día de televisión educativa y publicidad política gratuita.

La misma tensión entre el mercado libre y el interés público se trasladó a Internet. Históricamente, la FCC se ha mantenido alejada de la regulación de los servicios de información, lo que ha ayudado a que la red prospere. Por ejemplo, en 1984 la FCC decidió eximir las llamadas de datos de los cargos de acceso local que se aplican a todas las llamadas de voz a través de cables telefónicos. Esta norma poco notada hizo que el acceso telefónico sea económico y, finalmente, permitió la explosión de Internet. Hundt, que creía en poner un muro desregulatorio en torno a Internet, continuó esta tradición ayudando a derrotar los intentos de Baby Bell de volver a aplicar estos cargos de acceso. Al mismo tiempo, sin embargo, también impulsó con éxito reglas que obligaran a la industria de las comunicaciones a ayudar a pagar por conectar las aulas a la red. En efecto, Hundt interpretó el papel de Robin Hood, gravando a los ricos para ayudar a los que veía necesitados. Dependiendo de tu lealtad, Hundt puede ser un villano o un héroe, pero sin duda ha sido un agente de cambio.

Una visión del futuro

George Gilder, por el contrario, no tiene sentimientos encontrados. Hace una aparición temprano en el libro de Hundt argumentando, como dice Hundt, para «derogar todas las reglas de la FCC y cerrar la agencia». En su nuevo libro, Telecosmos, Gilder no se dedica a la regulación sino a la tecnología emergente y al negocio de la entrega de información. Con la capacidad de la fibra óptica y los transmisores inalámbricos en rápida expansión, Gilder declara que «la era informática ha terminado». La tecnología de las comunicaciones se hará cargo de gran parte del procesamiento de la información que ahora realizan las computadoras, y el futuro se definirá por «la visión telecósmica de un ancho de banda de onda casi infinito».

Por desgracia, Telecosmos es una extraña combinación de información genuina e información incorrecta. El estilo de Gilder es más poético que erudito, y su libro debe leerse más por la gestalt que por los detalles. Por ejemplo, aquí está la introducción de Gilder al espectro electromagnético, al que denomina «Maxwell’s Rainbow» en honor al científico James Clerk Maxwell.

«Al llegar a la profunda y sorprendente percepción de que todos los fenómenos físicos, desde las imágenes y las energías hasta los cuerpos químicos y sólidos, se basan en la oscilación, Maxwell se embarcó en la ciencia del temblor… Otra palabra para oscilación es la temperatura. Sin las oscilaciones, la materia casi vacía del universo se derrumbaría sobre sí misma. En teoría, puedes detener el temblor, pero solo enfriando las cosas: 273 grados bajo cero Celsius o cero Kelvin. Hasta ahora inalcanzable incluso en los laboratorios, es la temperatura de la muerte térmica del universo. Cuando las cosas oscilan, hacen olas, y en ese momento mágico nace la posibilidad del telecosmos».

Esta explicación suena plausible e incluso hermosa, pero en un solo párrafo confunde el movimiento mecánico con el electromagnetismo, la oscilación con el estado cuántico y la muerte por calor con cero absoluto. De semejante confusión lírica, Telecosmos nace.

Gilder no solo predice que el ancho de banda será abundante y casi gratuito, sino que también promueve las empresas que ofrecen ancho de banda como buenas inversiones. Esto puede parecer un poco paradójico, ya que los inversores suelen mantenerse alejados de las empresas que proporcionan un producto económico. Si los programas de televisión pueden viajar prácticamente por nada en las líneas de fibra de nadie, ¿por qué querrías invertir en fibra óptica?

Pero la industria de los semiconductores ya nos ha demostrado que las empresas de productos básicos de alta tecnología pueden ser enormemente rentables. La potencia de procesamiento informático ha disminuido enormemente en costo y, a pesar de los esfuerzos de Intel por crear una marca, la base de la rentabilidad de esa empresa es más fabricación de bajo costo que potencia especial en el mercado. «Intel Inside» no se traduce en un beneficio real para el consumidor, pero la informática de bajo costo sí. La mayoría de los compradores se fijan en dos números simples: precio y velocidad. Sin embargo, Intel sigue floreciendo. Como señala Gilder, la simple reducción del costo de producción de estos productos complejos puede ser un logro tecnológico enorme y rentable.

Dividir el negocio en dos

Tanto Gilder como Hundt coinciden en que a medida que surja un ancho de banda abundante, el gobierno debería regular menos. Agencias como la FCC van a tener que retirarse de los intentos de supervisar el despliegue de tecnologías muy complicadas y de rápido movimiento. No tiene sentido que los políticos elijan los estándares televisivos de próxima generación o que los reguladores decidan las tarifas telefónicas. Cuando la tecnología era bastante estable, los reguladores podían supervisar las operaciones comerciales, calcular modelos de costos y asegurarse de que las empresas no ganaran demasiado dinero con el público. Ahora, solo el mercado puede hacerlo de manera eficaz.

Lamentablemente, las grandes empresas de comunicación y medios de comunicación se han adaptado tanto a las restricciones reglamentarias que tendrán que ser retiradas de ellas gradualmente. La FCC no cerrará ni debe cerrar sus puertas, pero con el tiempo será más un coordinador neutral que un líder benévolo. En el futuro, casi todo el espectro de radio y televisión debería subastarse, no concederse. Una parte del espectro debería reservarse para la radiodifusión pública y administrarse a la antigua usabilidad, pero, en general, la donación de este recurso público a las empresas con fines de lucro debería terminar. Esto es, por supuesto, una herejía para los radiodifusores actuales. Lucharán con uñas y dientes, pero en última instancia, la industria en su conjunto se beneficiará de este cambio porque el espectro de transmisión se utilizará de manera más eficiente.

Atrapado en su ensoñación sobre el telecosmos, Gilder no entra en muchos detalles sobre la estructura futura real de este negocio, pero la analogía con los semiconductores puede ayudarnos a entender hacia dónde se dirigen las cosas. Al principio de la historia de la industria informática, la misma empresa se encargaría de diseñar los procesadores, escribir el software y ensamblar la máquina. Pero cuando las interfaces entre estos componentes se estandarizaron, la industria se desintegró, ya que diferentes empresas comenzaron a controlar las diferentes funciones. A medida que la infraestructura de telecomunicaciones desarrolla estándares similares, lo que permite una fácil transmisión de bits de diferentes medios, es probable que estas industrias se dividan y se reorganicen de manera similar. En lugar de que las grandes compañías telefónicas intenten ofrecer servicios telefónicos y gestionar los cables, o de que los conglomerados de medios ofrezcan tanto contenido como canales, contaremos con una variedad de especialistas eficientes e independientes.

Las empresas tecnológicas de Gilder entregarán los bits. Construirán la infraestructura digital, cableada e inalámbrica, para una transmisión óptima de la información. Se trata de un negocio de hojas de cálculo. Todo es cuestión de ahorro de costes, tasa de rentabilidad interna y pura eficiencia. Los clientes elegirán proveedores de acuerdo con unos pocos parámetros simples, como la velocidad y el costo. Los clientes de gran volumen, como la WebTV, ya utilizan programas informáticos para redirigir su tráfico de acuerdo con los cambios instantáneos en los precios. El capacidad se está convirtiendo en un producto.

La parte de contenido y servicios del negocio tiene que ver con el gusto. Los supervivientes tendrán marcas fuertes y productos de moda.

La parte de contenido y servicios del negocio se basa en el gusto, no en los números. A los clientes les será mucho más difícil elegir entre los proveedores, por lo que los supervivientes tenderán a tener marcas fuertes y productos de moda. En lugar de reducir los costos minuciosamente, se dedicarán a todo tipo de experimentación creativa destinada a descubrir qué les gusta a las audiencias. Grandes historias, reportajes reveladores, efectos especiales deslumbrantes y personajes famosos serán los atractivos. En un mundo en el que cualquier información puede llegar a través de cualquier canal, los clientes necesitarán ayuda para encontrar contenido de alta calidad de varios tipos. Marcas como CNN, ESPN y Disney se volverán aún más valiosas a medida que señalan al consumidor a través de todo el desorden hacia las noticias, los deportes o el entretenimiento familiar.

La última milla

Aunque esta reorganización beneficiará en última instancia a los clientes, es casi seguro que muchos de los titulares se resistirán a ella. Los gigantes de los medios basan gran parte de sus ganancias actuales en vincular contenido con conducto o servicio con infraestructura. No es probable que abandonen ese modelo sin luchar. Una de las batallas clave se librará en la última milla de acceso a Internet, las tuberías que entran en el hogar.

Como explica Hundt, si una tubería transporta la mayor parte del contenido y los servicios buenos, es probable que quien sea el propietario de esa tubería también intente controlar el contenido. En un escenario tan único, acabaríamos con monopolios naturales, donde la innovación es lenta y el gobierno tiene que regular fuertemente para garantizar que se atienda el interés público. Una posibilidad más atractiva es que una serie de proveedores alternativos compitan por la última milla. En el servicio telefónico, por ejemplo, los consumidores elegirían entre proveedores de cable, satélite y líneas telefónicas tradicionales.

En el libro de Hundt, describe cómo la FCC consideró por primera vez este tema en 1993, cuando Bell Atlantic planeó fusionarse con el gigante del cable Tele-Communications, Incorporated. Los organizadores de la fusión prometieron una inversión masiva en tecnología para conectar a todos los consumidores con la autopista de la información. Pero proveedores de programación como Barry Diller, entonces de QVC, entendieron el peligroso monopolio que se podía crear. Le pidió a Hundt que le diera «una opción cuando negocie quién llevará mi contenido». En última instancia, la fusión fracasó, en parte debido a las preocupaciones de la FCC.

Desde entonces, los Baby Bells han retrocedido tras las fusiones con compañías de cable, pero la tendencia general de la industria sigue siendo hacia la conglomeración. Incluso algunas empresas basadas en Internet se están uniendo a la fiesta. AT&T terminó comprando TCI, combinando eficazmente los servicios con la infraestructura, mientras que el portal Excite combinado con el cable @Home, y Time Warner se une ahora a AOL. A medida que se desmorona el antiguo modelo de una industria altamente regulada, los actores arraigados se están reorganizando en torno a un nuevo tipo de integración vertical, pero con relativamente pocas restricciones reglamentarias. Los propietarios actuales de las canalizaciones principales hacia los hogares (las compañías de telefonía y cable) desean controlar qué proveedores de contenido tienen acceso a sus líneas.

Si bien este acuerdo resulta atractivo para las empresas tradicionales, en última instancia es inestable. Incluso si unos pocos gigantes de los medios logran mantener posiciones privilegiadas, los rivales especializados seguramente encontrarán vías tecnológicas alrededor de sus peaje. Las empresas que producen contenido simplemente no tendrán la eficiencia tecnológica para ser proveedores de bajo costo de ancho de banda mercantilizado, y los expertos en ancho de banda no tendrán las habilidades ni los márgenes para producir contenido. Internet se convertirá en el sistema universal de entrega de información, y todas las empresas de comunicación y medios de comunicación, así como todas las agencias gubernamentales, tendrán que adaptarse a la nueva realidad digital: toda la información puede hacerse en pedazos y los bits van a llegar a los consumidores que la quieren.


Escrito por
Danny Hillis



Related Posts

Donde Napster lleva el mundo editorial

La distribución gratuita a través de Internet revolucionará no solo a la industria musical sino toda la publicación. ¿Malas noticias? Tal vez no, el resultado final podría ser más ingresos, no menos, para las empresas con el coraje de enfocarse en el desarrollo del talento en lugar de al empujar unidades.
Leer más
El trabajo de la vida: una entrevista con Salman Khan

El trabajo de la vida: una entrevista con Salman Khan

Fotografía: Jonathan Sprague Salman Khan estaba trabajando como analista de fondos de cobertura cuando comenzó a usar herramientas en línea para tutor a sus primos en matemáticas. Nueve años después, su organización sin fines de lucro, la Academia de Khan, se basa en el mismo enfoque para ofrecer más de 5,000 lecciones de video gratuitas y basadas en la web a millones de estudiantes en todo el mundo, interrumpiendo [...]
Leer más
Productos reales en mundos imaginarios

Productos reales en mundos imaginarios

Los mundos sintéticos ofrecen a los vendedores un atractivo terreno de caza atractiva. Mientras que la visualización de TV disminuye, los consumidores, especialmente de 18 a 34 años, gastan cientos de millones de horas en estos entornos sociales compartidos generados por servidores potentes y accesibles a cualquier persona conectada a Internet. Estos mundos son una especie de videojuegos que millones de personas pueden jugar en el [...]
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio