La atención médica equitativa requiere un lenguaje inclusivo

Las palabras que los médicos usan con sus pacientes marcan la diferencia.

La atención médica equitativa requiere un lenguaje inclusivo

por Nkem Chukwumerije

Pueden ayudar o dificultar los esfuerzos para reducir las disparidades en la atención de la salud. Por lo tanto, es importante que los médicos se esfuercen por utilizar un lenguaje inclusivo y eviten etiquetar a las personas. Con ese fin, este artículo ofrece seis principios de comunicaciones inclusivas que los médicos deben tener en cuenta.

• • •

Durante mis rondas matutinas, la paciente, una mujer de 29 años, me hizo saber de inmediato que no quería que la llamaran «hipertensa».

«Me hace sonar hiperactiva, tensa o ambas cosas», dijo. «Prefiero que la gente diga que soy una persona con antecedentes de hipertensión».

Cuando los pacientes son tan francos con sus preferencias, escucho con atención y hago una anotación en su historial para que los demás cuidadores y yo podamos cumplir sus deseos. Las conexiones más sólidas con los pacientes conducen a mejores resultados.

Para los médicos, estas notas sirven como recordatorio de que la persona que tenemos ante nosotros es una persona con deseos y necesidades únicos que van mucho más allá de sus condiciones médicas. Usar un lenguaje inclusivo y evitar etiquetas que equiparen a las personas con sus afecciones, como «hipertenso» o «diabético», también reduce los prejuicios y las disparidades. Otros ejemplos incluyen usar «persona con una discapacidad» en lugar de «persona discapacitada» y «persona que vive con diabetes» en lugar de «paciente con diabetes» y evitar «padece» cuando se refiere a personas con enfermedades crónicas.

El médico griego Hipócrates enseñó: «Primero, no haga daño», un principio muy citado de la profesión médica. Si bien los médicos han jurado mantener este valor durante milenios, solo en los últimos años hemos empezado a entender completamente cómo las palabras que usamos con nuestros pacientes pueden ayudarlos y perjudicarlos.

Numerosos estudios han demostrado que la forma en que los profesionales de la salud hablan con los pacientes (y sobre ellos) puede afectar a su salud mental y física tanto como a la atención médica que reciben. Un análisis reciente de más de 18 000 pacientes descubrió que los descriptores negativos como «resistente» o «no conforme» tenían 2,5 veces más probabilidades de aparecer en los registros médicos electrónicos de los pacientes negros que de los pacientes blancos, lo que suscitaba preocupación por la estigmatización del lenguaje y su potencial para exacerbar la salud racial y étnica disparidades. Si bien este sesgo claramente puede conducir a la discriminación en la atención de la salud, las investigaciones también muestran que cuando los médicos proporcionan información social, cultural y tecnológicamente apropiada, los resultados a menudo mejoran.

Mientras los médicos se esfuerzan por abordar las disparidades en la atención médica de EE. UU. que reveló la pandemia de Covid-19, deben centrarse no solo en la calidad clínica, la gestión de la salud de la población y la tecnología adecuada, sino también en la atención culturalmente sensible, incluida la forma en que se comunican con los pacientes. Estos son seis principios de las comunicaciones inclusivas que debemos tener en cuenta.

1. Considere los impactos de la discriminación.

Evite perpetuar las desigualdades en salud teniendo en cuenta cómo el racismo y la discriminación perjudican injustamente a las personas; evite dar a entender que una persona, comunidad o población es responsable de su mayor riesgo. En lugar de adjetivos como «vulnerable» y «alto riesgo», considere descriptores como «marginado» o «con pocos recursos». En lugar de palabras codificadas racialmente como «centro de la ciudad» o «urbano», describa la propia zona («centro de la ciudad» o «centro»).

2. Abordar las desigualdades en salud sistémica.

Interactuar con las comunidades para desarrollar estrategias de comunicación imparciales y culturalmente relevantes que promuevan la buena salud y generen confianza escuchando y tomando decisiones compartidas. En lugar de utilizar palabras con connotaciones violentas como «objetivo», «abordar» o «combatir» para hacer referencia a problemas de salud en personas, grupos o comunidades específicos, considere palabras como «dirección», «tratar» o «gestionar», que funcionan igual de bien.

3. Recuerde la interseccionalidad.

Muchas personas pertenecen a más de un grupo y pueden tener desigualdades sociales y sanitarias superpuestas; del mismo modo, existe diversidad dentro de los grupos y no todos los miembros son iguales. Investigación de Kaiser Permanente descubrió que las personas de diferentes partes de Asia tenían una prevalencia significativamente diferente de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y enfermedades cardíacas. Por ejemplo, las personas de ascendencia filipina tenían el doble de probabilidades de tener diabetes que las de ascendencia china.

4. Reconocer la diversidad.

Utilice un lenguaje que sea accesible y significativo para la comunidad a la que intenta llegar y adapte las intervenciones en función de sus circunstancias únicas. Haga hincapié en las soluciones positivas que destaquen las fortalezas de la comunidad y reconozca que algunas pueden no seguir las recomendaciones de salud pública debido a normas, creencias o prácticas culturales.

5. Promover la alfabetización sanitaria.

Proporcione materiales de salud en un lenguaje sencillo en los idiomas que hablen los pacientes, capacite a los profesionales de la salud en las mejores prácticas y revise los materiales de salud, como los formularios del seguro y las instrucciones de medicación, con los miembros de la comunidad para asegurarse de que entienden la información y las medidas que deben Para ayudar a comunicarse con los pacientes de manera respetuosa, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades presentaron principios rectores de equidad en salud para una comunicación inclusiva, que la Asociación Médica Estadounidense utilizó como marco para su análisis integral, guía basada en pruebas a un lenguaje equitativo e inclusivo.

6. Tenga en cuenta que el contexto importa.

El idioma evoluciona constantemente y el contexto siempre importa: lo que funciona para un médico y su paciente puede no funcionar para otros, y lo que funciona para un grupo de personas puede cambiar con el tiempo.

Siempre debemos respetar las preferencias de nuestros pacientes. Esto incluye el uso de sus pronombres personales, como «ellos/ellos», al hablar con y sobre pacientes no binarios, y proporcionar contexto para dicho uso en materiales escritos.

En mi propia organización sanitaria, revisamos y revisamos continuamente nuestros protocolos editoriales para las comunicaciones internas y externas, basándonos en guías de estilo actualizadas y en las preferencias de las personas y comunidades a las que servimos. Algunos ejemplos de términos que hemos cambiado recientemente son «Negro» (ahora siempre en mayúscula) y «Latino/Latinx» (use «Latinx» solo si lo prefiere una persona específica). Para promover un lenguaje neutral en cuanto al género, también hemos abordado los términos que utilizamos en nuestras funciones administrativas, por ejemplo, «presidente del consejo» en lugar de «presidente».

A medida que entendemos y abordamos las desigualdades, el racismo estructural y las injusticias que sufren las poblaciones marginadas a las que servimos, la equidad en salud se ha convertido en una consigna de la atención médica moderna. Con eso viene el compromiso de proporcionar una atención médica equitativa, de alta calidad y accesible, y la responsabilidad de elegir cuidadosamente nuestras palabras al comunicarnos con nuestros pacientes. Al hacerlo, damos pasos de gigante para ayudarlos, en lugar de hacerles daño.

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio