Jordi Greenham: Como liderar durante una crisis

Ser un líder nunca es fácil, pero ser un buen líder durante tiempos de incertidumbre lo es aún más. Seguramente tus responsabilidades cambiaron de manera radical en los últimos meses así que, también debería cambiar la forma en la que diriges a tu equipo. Te presentamos 4 consejos para hacer que tu liderazgo sea más óptimo en tiempos de crisis. 

Los retos que se han presentado para las organizaciones desde el comienzo de la pandemia son diversos. Cambiar el formato físico por el trabajo remoto, ajustar las comunicaciones, pivotar los modelos de negocio, e incluso, tener que despedirse de miembros del equipo y reducir sueldos, por enumerar algunos. A esto, hay que sumarle la carga emocional con la que cada uno de los miembros del staff está lidiando. 

En tiempos oscuros, es difícil ser una figura de liderazgo convincente y confiable. A final de cuentas, un líder es aquel que inspira. ¿Cómo hacerlo cuando el mundo parece estar al revés? Comienza con estos 4 consejos para mejorar tus habilidades como líder en una crisis, sobre todo si tu equipo es parte de una startup internacional.

Sé empático

Un jefe que muestra interés por sus empleados, más allá de lo laboral, siempre se agradece. No decimos que te conviertas en su mejor amigo de la noche a la mañana, pero mostrar que te importan puede llevar a que estén más comprometidos, se sientan más satisfechos y sean más productivos. 

En ocasiones, sentimos que poner demasiado en práctica las soft skills –aquellas relacionadas con las habilidades sociales y de comunicación– nos hace parecer débiles o inseguros. Sin embargo, ponerse en sus zapatos y entender las situaciones familiares por las que están pasando podría darte un golpe de realidad para ajustar lo necesario y diseñar políticas laborales más adecuadas.  

Construye una comunidad de apoyo

Seguramente ya detectaste a los miembros de tu equipo que se han adaptado con mayor facilidad al trabajo remoto y quienes no. Si bien, tú eres un pilar importante dentro de tu organización no olvides pensar en horizontal, es decir, olvida los organigramas y fomenta relaciones colaborativas entre todo tu personal. 

Una manera de lograrlo es fomentar reuniones que se alejen del trabajo y tengan como objetivo crear redes de apoyo. Eventos virtuales, dinámicas divertidas o presentaciones personales pueden ser un incentivo para ayudar a tu equipo a conectar. 

Una idea que puedes hacer sin mucho esfuerzo es organizar fiestas de PowerPoint. Haz que tu personal prepare una minipresentación sobre un tema que les apasione y lo presente frente a todos. Las posibilidades son infinitas y la libertad hará que el ambiente sea mucho más relajado. ¡No olvides preparar la tuya!

Cede un poco el control

Es posible que con tanta incertidumbre que nos rodea, tu forma de manejar las turbulentas aguas sea a través del control. Recuerda que cada integrante de tu equipo, sobre todo si eres una startup internacional va a tener que pasar por una curva de aprendizaje y adaptación. Ten paciencia, no intentes supervisar cada paso con lupa y sobre todo, no reacciones sin antes haber tomado un momento para entender de dónde vienen las cosas. Intenta tomar las cosas con calma y brinda a tu equipo una figura ecuánime y abierta al diálogo. 

Modifica tus metas

El mundo es tan distinto al que conocimos a inicios del 2020 que sería absurdo perseguir los mismo objetivos. En vez de verlo como un fracaso, visualiza esto como una gran oportunidad. Es momento de demostrar tu habilidad de adaptación, de dejar ir y de encontrar nuevos caminos hacia el éxito. 

Planea una junta con tus socios donde planteen posibles soluciones a los problemas a los que se están enfrentando como compañía. No olvides ver el escenario de manera macroscópica piensa en tu negocio, tus empleados, tus clientes, tus inversionistas y por supuesto, en ti mismo.