Investigación: ¿Qué opinan los trabajadores de los almacenes sobre la automatización?

Entrevistas con trabajadores de todo el mundo arrojan luz sobre sus esperanzas y preocupaciones.
Investigación: ¿Qué opinan los trabajadores de los almacenes sobre la automatización?
Investigación: ¿Qué opinan los trabajadores de los almacenes sobre la automatización?
Resumen.   

Las herramientas automatizadas que ayudan a levantar, clasificar y mover mercancías por los almacenes pueden mejorar sustancialmente la eficiencia y la calidad. Pero, ¿cómo se sienten los millones de trabajadores empleados en los almacenes de todo el mundo con respecto a estos cambios? Los autores llevaron a cabo una serie de entrevistas con trabajadores sobre el terreno e identificaron varias esperanzas e inquietudes comunes. Con base en estas tendencias, ofrecen tres estrategias para ayudar a los empleadores a abordar los temores de los trabajadores y aprovechar su optimismo: enfatizar las oportunidades de crecimiento para los trabajadores de nivel inicial, brindar capacitación efectiva para ayudar a los trabajadores a aprender a usar herramientas automatizadas e invertir en sistemas para garantizar la salud de los trabajadores y seguridad.


A partir de 2019, el mercado global de automatización de almacenes, es decir, las máquinas programables que recogen, clasifican y devuelven productos a sus estantes, así como las herramientas basadas en sensores e IA que simplifican las tareas para los trabajadores del almacén, valía la pena$15 mil millones. Se espera que ese número se duplique en los próximos cuatro años, y los líderes de la cadena de suministro en una encuesta interna de Accenture citan la automatización de almacenes como una de sus tres prioridades principales para la inversión digital. Es evidente que la industria tiene un enorme potencial de crecimiento. Pero, ¿qué significa esto para los millones de trabajadores que actualmente trabajan en almacenes de todo el mundo?

Solo en los EE. UU., algunos 1.5 millones de trabajadores trabajan en el sector de almacenes y almacenamiento. El sector de transporte y almacenamiento del Reino Unido emplea 1.8 millones, y millones más trabajan en almacenes de todo el mundo. Mientras algunos trabajos anteriores ha explorado el impacto de la automatización en estos trabajadores, todavía hay una comprensión limitada de cómo las tecnologías automatizadas están cambiando la vida cotidiana de estos empleados. Para tener una mejor idea de las perspectivas de los trabajadores, nos basamos en investigaciones recientes en la automatización de almacenes con una serie de entrevistas en video en profundidad con 34 trabajadores de almacenes y 33 supervisores de primera línea en los EE. UU., Reino Unido, Francia, España y China (las entrevistas se realizaron en los idiomas nativos de los trabajadores y luego se tradujeron al inglés para su análisis).

Teníamos tres preguntas para los trabajadores:

  1. ¿Cómo le ayudan las tecnologías de automatización a hacer su trabajo actual?
  2. ¿Qué te parece trabajar codo a codo con un robot? ¿Qué es lo que te gusta y qué no te gusta?
  3. ¿A qué desafíos de seguridad se enfrenta en el almacén?

Y dos preguntas para los supervisores:

  1. ¿Cómo ha afectado la automatización a las operaciones y a su función en el almacén?
  2. ¿Cuáles son algunos de los nuevos desafíos que han surgido desde la implementación de la automatización?

A continuación, realizamos un análisis de sentimientos y estándar apalancado técnicas de ciencia de datos para extraer los temas clave de las respuestas. Descubrimos que, en general, el sentimiento era aproximadamente un 40% negativo y un 60% positivo, y además identificamos una serie de preocupaciones y esperanzas recurrentes: en el lado negativo, los trabajadores estaban preocupados por perder sus trabajos, tener recursos de capacitación inadecuados y lidiar con el tiempo de inactividad o los errores causados por la tecnología mal funcionamiento. En el lado positivo, los trabajadores expresaron su optimismo de que la automatización haría que sus trabajos fueran más seguros, aumentaría la productividad y mejoraría la calidad de su trabajo.

Los trabajadores tienen algunas preocupaciones relacionadas con la automatización…

1. Miedo a perder el trabajo

En nuestro análisis, el 42% de las respuestas clasificadas por nuestros modelos como «sentimiento negativo» se relacionaron con temores en torno a la pérdida del empleo. Dos encuestados de China (Xin, empacador de almacenes y Chensi, supervisor de almacén) usaron exactamente la misma frase para expresar sus temores, diciendo: «esta elección [de usar robots] puede hacer que enfrentemos el desempleo». Heather, empleada de almacén en una empresa de logística global con sede en el Reino Unido, se preguntó sobre su futuro, comentando: «No me importa trabajar codo a codo con un robot, pero siento que a veces mi trabajo está siendo empujado a los robots».

Incluso para aquellos que no estaban necesariamente preocupados por sus propios trabajos, muchas de las personas con las que hablamos expresaron su preocupación por la pérdida de sus medios de vida. Como explicó Sami, un empacador de almacenes francés: «Me preocupa para las generaciones siguientes, porque ya no nos necesitarán… Todo lo harán los robots, porque [una máquina] no se rompe la espalda, es todo automático, no se queja y no golpea». Del mismo modo, el supervisor con sede en el Reino Unido, Ramsay, consideró que «lo negativo es el hecho de que elimina puestos de trabajo para las personas en este momento tan difícil».

2. Capacitación inadecuada

La siguiente preocupación más común, que representa el 35% de todas las respuestas negativas, fue el temor de que los recursos de capacitación inadecuados redujeran la capacidad de los trabajadores para tener éxito en un nuevo lugar de trabajo digital. Ricardo, un supervisor de almacén de Madrid, tenía sentimientos encontrados sobre la automatización y explicó: «Creo que cuanto más automatizado esté el almacén, mejor nos desempeñaremos todos. Los robots disminuirán en gran medida nuestras cargas de trabajo, reducirán los riesgos y aumentarán la productividad. Pero si no sabemos cómo manejarlos, difícilmente van a hacer nada bueno». Del mismo modo, un supervisor de una empresa de tecnologías de red en China, Kexin, señaló que la composición demográfica de su fuerza laboral planteaba un desafío a la hora de aprender a usar nuevas herramientas: «Nuestros técnicos de clasificación actuales son personas mayores», señaló. «Es un proceso de ajuste para que aprendan a operar nuevos equipos inteligentes».

Los trabajadores en funciones no supervisoras expresaron temores similares: Montserrat, un trabajador de almacén en España, compartió que para él, «el mayor desafío es entender cómo funciona todo este asunto de la computadora y cómo manejar correctamente los robots y usar los comandos del programa». Un empacador de una empresa estadounidense de artículos deportivos expresó un sentimiento similar, y compartió: «Creo que me sentiría un poco incómodo al principio trabajar con robots solo porque es nuevo… Al principio sería un poco estresante, [pero] una vez que tenga la capacitación adecuada sobre cómo interactuar con ellos y las medidas de seguridad como las paradas y cosas así, me sentiría más seguro y cómodo». Algunos trabajadores también señalaron que, si bien los líderes pueden asumir que la mayoría de las personas tienen cierto nivel de familiaridad con las herramientas automatizadas, no es necesariamente el caso. Como explica Axelle, trabajadora de un almacén francés: «Tenemos que aprender a usar estos robots correctamente, a maniobrarlos, porque no necesariamente sabemos nada más que cómo conducir un automóvil».

3. Tecnología poco confiable

Finalmente, las preocupaciones restantes expresadas en nuestras entrevistas estaban relacionadas con el temor de que si las herramientas automatizadas se averiaban, los trabajadores no tendrían forma de solucionar el problema y, por lo tanto, no podrían hacer su trabajo de manera efectiva. Especialmente cuando los recursos de capacitación son limitados, los trabajadores pueden sentirse impotentes cuando las cosas van mal, incapaces de abordar o incluso diagnosticar el problema. Por ejemplo, Eva, supervisora de un fabricante mundial de automóviles en España, describió cómo «mientras trabajamos con los robots automatizados, nos enfrentamos a desafíos cuando una pieza se atasca o cuando no se puede mover. Aprendemos sobre muchos códigos solo cuando ocurre el error». Como dijo sucintamente Connor, supervisor de una gran empresa minorista con sede en el Reino Unido, cuando el sistema deja de funcionar y el trabajo debe hacerse manualmente, es «una molestia absoluta».

Del mismo modo, Dave, un manipulador de materiales para un fabricante de equipos de construcción en el Reino Unido, consideró que las tecnologías automatizadas «definitivamente han ayudado», pero cuando hay problemas, «generalmente termina siendo un gran colapso», lo que altera significativamente su día de trabajo. Cuando las herramientas automatizadas no funcionan correctamente, los trabajadores a menudo se ven obligados a realizar trabajos manuales adicionales o a perder el tiempo esperando a que un experto técnico resuelva el problema.

… Pero también hay motivos para el optimismo

1. Mayor seguridad

El factor número uno que impulsó el optimismo de los trabajadores en torno a la automatización (mencionado en el 42% de las respuestas positivas) fue su potencial para mejorar la seguridad. En muchos casos, la seguridad se refería a reducir el desgaste del cuerpo: Por ejemplo, Yanis, operador de montacargas de un proveedor de logística global en Francia, nos dijo: «Solía estar de baja por enfermedad varias veces debido a un dolor de espalda intenso. La carretilla elevadora automática ha mejorado el aspecto más importante de mi salud física».

Además, las herramientas automatizadas diseñadas para desinfectar los espacios de trabajo se han vuelto especialmente críticas durante la pandemia, evitando la propagación del coronavirus entre los trabajadores cuyos trabajos tenían que hacerse en persona. Lanisha, asociada de almacenamiento en una cadena minorista en Michigan, destacó que su almacén era más seguro porque «con solo presionar un botón, los robots de limpieza conducen limpiando los pisos y limpiando todo toda la noche».

2. Aumento de la velocidad y la eficiencia

Si bien los ejecutivos a menudo promocionan las ganancias de eficiencia de alto nivel de la automatización, nos alentó ver que los trabajadores y supervisores en el terreno eran igualmente positivos con respecto a la velocidad y la eficiencia que se hacen posibles mediante la implementación de herramientas automatizadas. El treinta y ocho por ciento de las respuestas positivas cayeron en esta categoría, y los trabajadores expresaron su entusiasmo por las tecnologías que los ayudaron a hacer su trabajo de manera más rápida y eficiente.

Steve, un trabajador de almacén de un fabricante de alimentos multinacional en el Reino Unido, comentó que «los robots han hecho que el almacén sea mucho más eficiente». Alain, manipulador de materiales en un mayorista francés de comestibles, señaló que «hemos ganado unas diez veces en términos de productividad», mientras que Lilin, empacadora de un fabricante de equipos de fundición en China, explicó: «Los robots levantan fácilmente varias toneladas de carga… [liberando] a la gente para que haga tareas menos extenuantes, como controlar las máquinas y el inventario». Los supervisores estaban igualmente entusiasmados con las posibles ganancias en eficiencia: por ejemplo, el supervisor de almacén con sede en el Reino Unido, Ian comentó que «el software automatizado me facilita hacer mi trabajo, ya que es más eficiente usar robots que usar humanos [para algunas tareas]».

3. Trabajo de mayor calidad

Por último, el 20% restante de las respuestas positivas se centraron en cómo el apoyo de las herramientas automatizadas permitió a los trabajadores hacer mejor su trabajo. Un área en la que vimos optimismo de que la automatización mejoraría la calidad del trabajo fue en la experiencia del cliente. Un supervisor de un almacén en China que aún no había invertido en automatización lamentó haber recibido muchas quejas de los clientes sobre «errores de clasificación y envío de alimentos caducados». Expresó la esperanza de que su empresa invierta pronto en equipos automatizados, para evitar este tipo de quejas en el futuro. Del mismo modo, Aryona, operadora de almacenes con sede en Florida en un minorista multinacional de electrónica de consumo, describió cómo la automatización redujo los errores en el proceso de pago: «Muchas veces puede haber errores humanos en los sistemas», explicó. «Contar con tecnologías que ayudan a mejorar la calidad es fantástico».

Además, muchos trabajadores consideraron que las herramientas automatizadas no solo les ayudaban a hacer un mejor trabajo en tareas discretas, sino que también les liberaban tiempo para trabajos más interesantes, ayudándoles a mantenerse motivados y comprometidos. Por ejemplo, un supervisor en Francia, Thierry, expresó la diferencia que la automatización hizo para él: «[Ahora,] solo intervengo si hay un problema técnico. Hace que mi papel sea más interesante y menos repetitivo». Para Andrew, un supervisor en el Reino Unido, la automatización significaba que tenía «menos supervisión que llevar a cabo para [poder] centrarse en otras tareas». Del mismo modo, el trabajador de almacén francés Fabien apreció cómo «trabajar con robots hace que el trabajo sea más interesante. Te ahorra tiempo, porque tienes que buscar información… todo ya está integrado y digerido por los robots».

Conclusiones para empresas

Claramente, la automatización de las operaciones de almacén tiene el potencial de tener un impacto real y positivo en los trabajadores, pero no está exenta de inconvenientes. Dadas las esperanzas y preocupaciones que revelaron nuestros análisis, hemos identificado algunas estrategias para ayudar a los empleadores a apoyar mejor a sus trabajadores mientras cosechan los beneficios de la automatización.

Enfatice las oportunidades

El temor número uno expresado por los trabajadores en nuestro estudio fue que la automatización podría costarles sus puestos de trabajo. Por supuesto, la otra cara de ese miedo es la esperanza de que la automatización pueda hacer que los trabajos de los trabajadores sean más seguros y significativos. Tanto para abordar este temor como para enfatizar su contraparte positiva, los empleadores deben ampliar de manera proactiva las oportunidades de crecimiento (y asegurarse de que los trabajadores tengan las herramientas y la información que necesitan para aprovechar esas oportunidades).

Por ejemplo, algunas empresas han puesto en marcha centros de capacitación para ayudar a los trabajadores de almacenes de nivel inicial a tener éxito en sus funciones actuales y ofrecer caminos para el crecimiento profesional. Es importante destacar que estos programas de capacitación no se limitan a poner a disposición recursos, sino que se trata de demostrar que el crecimiento real es posible. Eso significa no solo alentar a los empleados a participar, sino también garantizar que una proporción sustancial de los trabajadores de nivel inicial terminen ascendiendo en los puestos de dirección, ayudando a los trabajadores actuales a imaginar cómo una trayectoria similar podría estar a su alcance.

Recibe la formación correcta

Nuestras entrevistas también destacaron las preocupaciones de los trabajadores en cuanto a recibir la capacitación que necesitan para trabajar de manera segura y solucionar los problemas con las herramientas automatizadas cuando surgen. Desafortunadamente, muchos empleadores bien intencionados luchan por brindar una capacitación que realmente funcione, especialmente para los trabajadores que comienzan sus trabajos con poca o ninguna experiencia técnica en la operación de los tipos de sistemas robóticos que son comunes en los almacenes automatizados.

Para que los trabajadores y supervisores se sientan cómodos con las tecnologías automatizadas, los programas de capacitación deben ir más allá de simples videos instructivos o sesiones en el aula y, en cambio, ofrecer prácticas y simulaciones sobre cómo operar estas máquinas, así como también cómo restablecerlas cuando no funcionan correctamente. Por ejemplo, FedEx usa Simulaciones de realidad virtual y programas de capacitación gamificados para capacitar a sus miles de empleados de almacén, lo que les permite practicar tareas difíciles incluso antes de poner un pie en los muelles de carga. Estos programas están diseñados para mejorar tanto la seguridad como la confianza de los trabajadores, y han reducido sustancialmente la rotación entre los manipuladores de paquetes.

Siga invirtiendo en seguridad

La mayor ventaja de la automatización que identificaron los trabajadores de nuestro estudio fue su capacidad para aumentar la seguridad. Pero si bien estas nuevas herramientas pueden permitir un lugar de trabajo más seguro, eso no significa que los empleadores deban dejar de invertir en nuevas mejoras. Los asistentes robóticos pueden ahorrar una gran cantidad de desgaste en el cuerpo humano, pero no lo resuelven todo. En muchos casos, se espera que los trabajadores humanos realicen muchas tareas extenuantes de levantar objetos u otras tareas extenuantes, y depende de los empleadores proporcionar un lugar de trabajo lo más seguro y saludable posible.

Una opción es buscar soluciones tecnológicas adicionales. Algunos almacenes e instalaciones de fabricación han comenzado a proporcionar a los trabajadores exoesqueletos para asistencia de movimiento, lo que reduce el riesgo de lesiones físicas o fatiga excesiva. Exoesqueletos robóticos más nuevos incluso usar inteligencia artificial para adaptarse a la persona que los usa, proporcionando otro nivel de apoyo para los trabajadores. Las empresas también han empezado a utilizar sensores portátiles para capturar los datos de movimiento de los trabajadores, que luego utilizan para evaluar el riesgo de lesiones a nivel individual y proporcionar comentarios y capacitación para mejorar la seguridad. Se adaptaron herramientas similares durante la pandemia para apoyar el distanciamiento social al alertar a los trabajadores cuando los sensores indicaban que estaban demasiado juntos.

Pero incluso sin tecnologías avanzadas, los empleadores pueden hacer muchas cosas para mejorar la salud y la seguridad de los trabajadores. Las estrategias más simples pueden tener un impacto similar, como asignar suficiente personal de limpieza al piso del almacén para garantizar un espacio de trabajo consistentemente higiénico, proporcionar señalización clara alrededor de la maquinaria peligrosa o instituir sistemas que alienten a los líderes a trabajar de manera proactiva con los trabajadores en el terreno para identificar y abordar los problemas de seguridad.

***

Ahora más que nunca, el trabajo en almacenes es la columna vertebral de nuestra economía global. Es un trabajo esencial, pero puede resultar difícil para los trabajadores, especialmente porque la implementación de tecnologías automatizadas trae nuevos desafíos e incertidumbres. Nuestra investigación destacó cómo estas tecnologías pueden tener un impacto positivo importante, lo que permite a los empleadores ofrecer una experiencia laboral más segura, productiva y significativa. Al mismo tiempo, los trabajadores tienen serias preocupaciones sobre cómo estas nuevas herramientas podrían dañar la seguridad de su trabajo, así como sobre si recibirán la capacitación que necesitan para trabajar de manera efectiva y segura junto a sus colegas robóticos. A medida que las organizaciones miran hacia el futuro, deben abordar los temores de los trabajadores y aprovechar su optimismo trabajando para proporcionar lugares de trabajo seguros y productivos y oportunidades reales de crecimiento.


Por Raghav Narsalay, Rushda Afzal, Ida Nair Sharma, Dave Light Joe Lui, Raghav Narsalay, Rushda Afzal, Ida Nair Sharma, Dave Light
Related Posts
Mitología, mercados y la Europa emergente

Mitología, mercados y la Europa emergente

Los Estados Unidos y el Reino Unido pueden ser, como dijo Churchill, dos países separados por el mismo idioma. Sin embargo, igualmente, el Reino Unido puede ser la mejor ventana, los estadounidenses tienen en el paisaje deliberadamente opaco de la Comunidad Europea. Sentado aquí en Londres, espiritualmente más cerca de Boston que a Bruselas, es fácil para mí [...]
Leer más
El alto costo de un conocimiento preciso

El alto costo de un conocimiento preciso

¿Un poco de conocimiento es algo peligroso? No necesariamente. Los nuevos datos revelan que la forma en que los ejecutivos principales interpretan su entorno empresarial es más importante para el desempeño que con la precisión que conocen su entorno.
Leer más
Cuando los consumidores ganan, ¿quién pierde?

Cuando los consumidores ganan, ¿quién pierde?

Para la mayoría de las empresas, hacer lo que es mejor para los consumidores tiene sentido. Pero para las economías, puede ser peligroso. Para entender por qué, comience pensando en una economía como simplemente dos grupos: productores y consumidores. Las políticas gubernamentales pueden favorecer a los productores a través de las restricciones de importación, los bajos impuestos corporativos, la baja regulación y el crédito comercial fácil. Alternativamente, pueden favorecer a los consumidores [...]
Leer más
¿Sus encuestas valen el tiempo de sus clientes?

¿Sus encuestas valen el tiempo de sus clientes?

Mi bandeja de entrada personal de correo electrónico tiene actualmente solicitudes de comentarios de doce compañías diferentes: un par de hoteles, dos minoristas basados en la web, una compañía de tarjetas de crédito, una firma de gestión de inversiones, etc. Como experta en experiencias de clientes, a menudo aconsejo a las empresas. En la recopilación y el uso de comentarios de los clientes, por lo que podría pensar que me interesaría estas encuestas. Pero yo tengo […]
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio