Investigación: Hacer una broma en el trabajo puede hacerte parecer más competente

Mientras no sea inapropiado.
Investigación: Hacer una broma en el trabajo puede hacerte parecer más competente

Investigación: Hacer una broma en el trabajo puede hacerte parecer más competente

Como sociedad, a menudo hacemos juicios sobre las personas basadas en pequeños fragmentos de su comportamiento. Por ejemplo, podemos juzgar la confianza, competencia y estatus de una persona sobre el éxito de una sola broma. Cuentarle una broma a un público desconocido es arriesgado: ¿Se reirán? ¿Se ofenderán? Incluso si se ríen, realmente¿Crees que la broma es graciosa? Toma estos dos tuits:

«Primer día completo como COO de Twitter mañana. Tarea #1: socavar al CEO, consolidar el poder».
—Dick Costolo, la noche antes de unirse a Twitter como jefe de operaciones

«Voy a África. Espero no tener SIDA. Sólo bromeaba. ¡Soy blanco!»
—Justine Sacco, antes de abordar un vuelo a Sudáfrica

Estos chistes tuvieron resultados muy diferentes. Un año después de que Costolo tuiteara su «plan maestro», en realidad se convirtió en CEO de Twitter. Un día después de que Sacco publicara su tuit, fue despedida de su trabajo como representante de relaciones públicas del IAC. La historia de Costolo muestra los beneficios del humor para escalar la escalafones corporativos, mientras que la de Sacco revela los riesgos. ¿Por qué algunas personas lo hacen bien y otros fracasan tan miserablemente? ¿El humor vale la pena el riesgo? En un serie de estudios experimentales, mis coautores — T. Bradford Bitterly y Maurice Schweitzer — y examiné cuándo y cómo el humor incurre en costos y confiere beneficios.

En nuestra investigación, planteamos la hipótesis de que un cajero de bromas es percibido como más seguro que las personas que no cuentan chistes. Además, planteamos la hipótesis de que un individuo que cuenta una broma fallida puede ser visto como menos competente, especialmente si la broma es ofensiva. Finalmente, planteamos la hipótesis de que si un narrador de bromas exitoso experimenta un impulso en la confianza percibida y la competencia, probablemente mejoraría la percepción de los demás sobre el estado del narrador de bromas.

Realizamos una serie de estudios para investigar estas predicciones. Primero, reclutamos a 166 participantes para escribir y presentar testimonios para FastScoop, un servicio ficticio de eliminación de residuos que limpia los patios de los dueños de mascotas. Sin que los participantes lo supieran, los dos primeros individuos en presentar sus testimonios fueron asistentes de investigación con testimonios preparados. El primer presentador siempre leía un testimonio serio, pero el segundo alternaba entre un testimonio serio y lo siguiente: «Muy profesional. Después de limpiar la cuna, ni siquiera se molestaron cuando se enteraron de que no tengo una mascota!»

Se pidió a los participantes que calificaran los testimonios y los presentadores. Encontramos que el segundo presentador fue percibido como más competente, más confiado y más alto en estatus al presentar el testimonio de broma. Replicamos estos hallazgos en un experimento similar con testimonios para VisitSwitzerland («La bandera es un gran plus»). En este experimento también encontramos que los participantes eran más propensos a elegir al divertido presentador como líder de grupo para una tarea posterior, simplemente basado en su única broma.

A pesar de estos hallazgos, uno podría imaginar un escenario en el que una broma cae plana. ¿Los chistes malos también aumentan el estado? Para responder a esta pregunta, pedimos a 274 participantes que leyeran una transcripción de la respuesta de un entrevistado de trabajo a la pregunta: «¿Dónde se ve usted en cinco años?» Algunos de los participantes leían que el entrevistado respondió seriamente, mientras que otros leían que él respondió con: «Celebrando el quinto aniversario de que usted me hizo esta pregunta». La condición de broma se subdividió aún más por si el entrevistador se rió (broma exitosa) o no se rió (broma fallida). Replicando nuestros resultados anteriores, los individuos que contaron una broma exitosa fueron percibidos como más competentes, más confiados y más altos que los individuos serios. En un giro interesante, los participantes que contaron una broma fallida no fueron percibidos como peores que los participantes que dieron una respuesta seria, y contar una broma fallida en realidad aumentó la percepción de la confianza del entrevistado.

A partir de la controversia de Justine Sacco, investigamos un escenario en el que una broma podría ser poco graciosa e inapropiada. Nos preguntábamos si contar un chiste inapropiado reduciría la percepción del estatus y si el éxito de la broma atenuaría este efecto. En dos experimentos, pedimos a los participantes que leyeran una transcripción de una entrevista de trabajo en la que un candidato a empleo responde seriamente (sin broma), responde con una broma exitosa pero inapropiada, o responde con una broma fallida e inapropiada. Encontramos que los cajeros de bromas inapropiados eran percibidos como más confiados que los respondedores serios. Sin embargo, este impulso de confianza no se tradujo en estatus. Los cajeros de bromas inapropiados se percibían como menos competentes y menos estatus que los respondedores serios, incluso cuando la broma era graciosa. Estos resultados demuestran el riesgo inherente al humor: contar un chiste malo está bien, pero contar un chiste malo inapropiado es bastante costoso.

En nuestro estudio final, queríamos desenredar los efectos del éxito de la broma y la idoneidad de la broma. Creamos escenarios que representan cinco respuestas a la pregunta de un entrevistador de trabajo: respuesta seria, broma exitosa inapropiada, broma inapropiada sin éxito, chiste exitoso apropiado y chiste sin éxito apropiado. Encontramos que contar una broma apropiada y exitosa aumenta el estado, pero contar un chiste inapropiado disminuye el estado. Este cambio de estatus se explica completamente por las diferencias de competencia y confianza percibidas. Todos los contadores bromas experimentaron un impulso en la confianza percibida, pero sólo los entrevistados que dijeron éxito y los chistes apropiados fueron percibidos como más competentes.

Nuestros hallazgos tienen tres implicaciones amplias para los posibles contadores de bromas:

Primero, no tengas miedo de un fracaso. Los chistes malos, siempre y cuando sean apropiados, no dañarán tu posición social ni afectarán a la gente competente que crees que eres. Incluso pueden aumentar lo confiado que pareces.

En segundo lugar, casi siempre es aconsejable contar una broma apropiada. Una broma apropiada bien ejecutada hace que parezca más seguro, más competente y un estatus superior. Un fracaso solo te hace parecer tan inepto como una respuesta seria.

Por último, no hagas chistes inapropiados con audiencias desconocidas. Incluso cuando se ejecutan con éxito, no confieren un impulso a su estatus o competencia percibidos, y cuando no tienen éxito pueden hacerte daño grave a ti y a tu carrera.


Escrito por
Alison Wood Brooks



Related Posts
Cómo BMW convierte el arte en ganancias

Cómo BMW convierte el arte en ganancias

Muchas empresas se posicionan en la intersección del arte y el comercio, pero pocos tan con éxito como el famoso Carmaker BMW. No es un accidente. El ejecutivo que administra las relaciones entre diseñadores, ingenieros y gerentes corporativos dice que tres principios operativos se guían su camino.
Leer más
Cómo la competencia fortalece las start-ups

Cómo la competencia fortalece las start-ups

La sabiduría aceptada sostiene que la menor competencia enfrenta un negocio, más prospera. Este concepto está en el núcleo de la estrategia de Ocean Blue Ocean, el mejor vendedor de 2005 por W. Chan Kim y Renée Mauborgne, que aboga por lanzamiento en mercados incontestados para evitar el dolor de ir de cabeza a cabeza con los rivales en el "rojo [ ...]
Leer más
Cómo el sexo duele al lugar de trabajo, especialmente a las mujeres

Cómo el sexo duele al lugar de trabajo, especialmente a las mujeres

El sexo en el lugar de trabajo no solo lastima que esas partes involucradas. Claro, el escándalo reciente de Mark Hurd produjo tres víctimas obvias: Mark Hurd, Hewlett Packard y sus accionistas, e incluso, hasta cierto punto, Jodie Fisher. Pero en el aluvión de la prensa de la prensa, ya que la noticia se rompió, se ha hecho poca mención de un grupo grande de otros [...]
Leer más
Más allá de los productos: estrategia basada en servicios

Más allá de los productos: estrategia basada en servicios

Cuando la comunicación se limitó a teléfonos y letras, y el transporte tomó semanas o meses en lugar de horas o días, concentrándose en unos pocos productos, y la integración vertical que permiten a los gerentes controlar cada paso de sus procesos de producción, hechos real. Ahora, tales fórmulas estratégicas tradicionales ya no se sostienen. Gracias a las nuevas tecnologías, los ejecutivos pueden dividir [...]
Leer más
En alabanza de la moderación extrema

En alabanza de la moderación extrema

No se puede lanzar un avión de papel en algunas oficinas sin golpear a una persona que está entrenando para una maratón, planear un retiro de meditación silenciosa de 10 días o intentar escalar el Kilimanjaro. La adicción al trabajo es una insignia de honor, y el extremismo se está convirtiendo en la norma no sólo en nuestra vida profesional sino cada vez más en nuestra vida personal. Los padres extremos invertir en exceso en la construcción de niños competitivos. La gente practica deportes para encontrar un poco de equilibrio en sus vidas y se pone al día convirtiéndose en triatletas. ¿Y si, en cambio, adoptamos la moderación extrema, el equilibrio extremo? ¿Y si en lugar de dar el 110% a todo, le damos sólo el 80%? Muchos de nosotros decimos que queremos el equilibrio, pero tal vez no somos lo suficientemente extremos en nuestra devoción a este ideal.

Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio