Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Investigación: Cuándo la atención plena ayuda -y cuándo no- en el trabajo

Investigación: Cuándo la atención plena ayuda -y cuándo no- en el trabajo
Investigación: Cuándo la atención plena ayuda -y cuándo no- en el trabajo

Lindsey Cameron

Las prácticas de meditación de atención plena pueden ser una forma eficaz de reducir el estrés y mejorar el bienestar en determinados contextos. Pero a medida que aumenta el número de empresas que ofrecen algún tipo de formación en atención plena a sus empleados, no siempre está claro si estos programas dan realmente resultados. Para explorar el impacto de la atención plena en el lugar de trabajo, los autores realizaron una serie de estudios de campo en entornos laborales reales, y descubrieron que, si bien la atención plena puede ser beneficiosa en algunas situaciones, puede ser menos eficaz (o incluso contraproducente) en otras. Concretamente, descubrieron que tanto la meditación basada en la respiración como la meditación de bondad amorosa pueden ayudar a reducir el estrés asociado a las interacciones sociales cargadas emocionalmente, pero que la meditación centrada en la respiración puede, en realidad, hacer que las personas sean menos útiles en situaciones que requieran que asuman responsabilidades. Por ello, especialmente para los programas dirigidos a directivos o ejecutivos (cuyas funciones suelen requerir la capacidad de asumir la responsabilidad de errores pasados y abordar los problemas de forma proactiva), los autores sugieren que la meditación basada en la respiración puede no ser el mejor enfoque. A continuación ofrecen tres estrategias para ayudar a las organizaciones a poner en práctica los programas de atención plena específicos que resulten más beneficiosos para todos, sugiriendo en última instancia que es fundamental que todos identifiquemos las prácticas de atención plena que resulten más eficaces para nuestras funciones, rutinas y mentes particulares.

•••

Más de la mitad de las empresas estadounidenses ofrecen algún tipo de formación en mindfulness a sus trabajadores, contribuyendo a un mercado global de bienestar corporativo valorado en más de 50.000 millones de dólares. Pero, ¿realmente dan resultado estas inversiones?

Aunque los beneficios generales de la atención plena -es decir, un estado de conciencia y presencia en el momento que puede cultivarse mediante diversas prácticas de meditación- son bien conocidos, la eficacia de estos programas en el lugar de trabajo no está tan establecida como cabría pensar. La inmensa mayoría de las investigaciones académicas que examinan el impacto de las prácticas de mindfulness se han llevado a cabo en laboratorios y consultas de terapeutas, dos entornos muy distintos de aquellos en los que suelen tener lugar los programas de bienestar corporativo. Por ello, para colmar esta laguna, realizamos una serie de estudios de campo que exploraban los efectos de distintas prácticas de meditación centradas en la atención plena en entornos laborales reales. Y en pocas palabras, descubrimos que la atención plena puede ser beneficiosa para determinados tipos de empleados y situaciones… pero puede ser menos eficaz, o incluso contraproducente, para otros.

En nuestro primer estudio, con Gretchen Spreitzer, Chen Zhang, Laura Noval y Samah Shaffakat, trabajamos con consultores informáticos en la India y con representantes de centros de atención telefónica en EE.UU. En ambos entornos, descubrimos que los trabajadores que meditaban por la mañana se mostraban más atentos y serviciales con sus compañeros y clientes a lo largo del día. Curiosamente, aunque los trabajadores que realizaban cualquier tipo de meditación eran más serviciales, la razón por la que se volvían más serviciales dependía del tipo de práctica de meditación que utilizaban: La meditación basada en la respiración (en la que te centras en tu respiración) ayudó a las personas a comprender mejor las perspectivas de los demás cognitivamente, mientras que la meditación de bondad amorosa (en la que imaginas que envías bondad y buena voluntad a los demás) hizo que las personas fueran más capaces de sentir lo que los demás estaban experimentando, lo que potenció la empatía y la conexión con los demás.

Sin embargo, nuestro segundo estudio, con Matthew LaPalme e Isabelle Solal, identificó una limitación clave de estas prácticas de mindfulness. Pedimos a más de 1.400 trabajadores autónomos en línea que reflexionaran sobre alguna ocasión en la que hubieran agraviado a alguien, y luego les hicimos participar en una meditación de respiración o de bondad amorosa. Esta vez, descubrimos que los trabajadores que hacían una meditación de respiración tenían menos probabilidades de querer ayudar a la persona a la que habían perjudicado que los que hacían una meditación de bondad amorosa y los que no meditaban en absoluto. En otras palabras, cuando se trata de asumir la culpa y enmendar un error pasado, las prácticas de meditación centradas en la respiración pueden hacer más mal que bien. Esto se debe a que, mientras que las prácticas de bondad amorosa desplazan tu atención hacia otras personas y, por tanto, aumentan los sentimientos de empatía hacia los demás, la meditación centrada en la respiración consiste en centrarse en uno mismo. Esto significa que reduce eficazmente la culpa, disminuyendo así la motivación para enmendar las malas acciones del pasado.

Por supuesto, cuando la culpa se vuelve debilitante, reducirla puede ayudar a las personas a seguir adelante. Pero investigaciones anteriores han demostrado que, en muchos casos, desconectar de un reto profesional o de un dilema ético y retirarse a una mentalidad meditativa puede obstaculizar la necesaria resolución de problemas. Así pues, para sacar el máximo provecho de los programas de meditación en el lugar de trabajo, los directivos deben evitar un enfoque único para todos y, en su lugar, considerar cuidadosamente qué tipo de prácticas serán más útiles (y cuáles pueden ser perjudiciales) para los trabajadores en diferentes funciones.

Concretamente, hemos desarrollado tres estrategias para ayudar a empresarios y empleados a poner en práctica los programas de mindfulness específicos que resulten más beneficiosos para todos:

Priorizar la atención plena (mindfulness).

Da prioridad al mindfulness en las funciones que exigen interacción social y autenticidad

Las investigaciones han demostrado que tanto la meditación basada en la respiración como la meditación de bondad amorosa pueden ayudar a reducir el estrés asociado a las interacciones sociales emocionalmente cargadas. Por ello, estas prácticas pueden ser especialmente útiles para funciones como las de representantes de atención al cliente, asesores, médicos, agentes de centros de llamadas, profesores y otras personas cuyo trabajo diario exige una interacción interpersonal sustancial. Por ejemplo, se ha demostrado que el mindfulness mejora el rendimiento del personal militar que participa con frecuencia en interacciones muy estresantes, y en nuestra vida personal y profesional hemos descubierto que una breve meditación de bondad amorosa antes de entrar en una interacción potencialmente cargada con un estudiante o colega puede ser un recordatorio útil para escuchar profundamente y responder con bondad.

Sin embargo, para funciones que no requieren una interacción social tan intensa y auténtica, la atención plena puede ser contraproducente. Concretamente, cuando el trabajo de los trabajadores les obliga a expresar emociones que no coinciden con su estado psicológico interno, las investigaciones demuestran que ser más consciente puede hacer que sean menos eficaces.

Para potenciar la responsabilidad, elige las prácticas de meditación adecuadas

Nuestros estudios han demostrado que tanto la respiración concentrada como la meditación de bondad amorosa pueden potenciar la ayuda en determinados contextos laborales. Pero para funciones o situaciones en las que la responsabilidad es más importante, puede ser mejor centrarse más en las prácticas de bondad amorosa, ya que las prácticas basadas en la respiración pueden hacer que las personas se sientan menos responsables de sus actos. Especialmente en el caso de los líderes o directivos que necesitan responsabilizarse de sus errores y abordar los problemas del pasado para ser eficaces, reducir su capacidad de sentir remordimientos puede crear problemas. Teniendo en cuenta este riesgo, las organizaciones deberían considerar la posibilidad de invertir en programas que fomenten la meditación de bondad amorosa u otros enfoques centrados en la compasión, especialmente para directivos o ejecutivos, junto con prácticas de meditación más tradicionales centradas en la respiración.

Integra estratégicamente la atención plena en tu jornada laboral

Por último, la investigación demuestra que cuándo practicas mindfulness puede ser tan importante como realizar las prácticas adecuadas. Aunque puedas pensar que necesitas practicar la atención plena a la misma hora todos los días, la atención plena específica en los momentos en que más la necesitas puede ser más eficaz. Especialmente cuando se trata de intervenciones en el lugar de trabajo, es importante que cualquier práctica que recomienden los empresarios se adapte sin problemas al flujo normal de trabajo de los empleados.

Por ejemplo, en nuestro estudio, se invitó a los agentes de los centros de atención telefónica a respirar tranquilamente mientras sonaba el teléfono, inmediatamente antes de contestar. Del mismo modo, a los médicos les puede resultar muy útil visualizar rápidamente que irradian buena voluntad a los demás mientras caminan entre las habitaciones de los pacientes. Esto es algo que también hacemos nosotros mismos: Lindsey se pregunta:¿Cómo puedo acoger a todos y cada uno de los alumnos?” justo antes de empezar a dar clase, para recordarse a sí misma que debe escuchar profundamente a los alumnos, mientras que Andrew medita antes de las reuniones que sabe que pueden suponer un reto, para que le ayuden a permanecer tranquilo, compasivo e intencionado con lo que dice.

Para determinar cuál es el mejor momento para integrar la atención plena en tu propia jornada laboral, fíjate en cuándo sueles estar más estresado. Una vez que hayas identificado el momento, el lugar o incluso la persona que se asocia a menudo con tu estrés, empieza a crear un hábito de atención plena para abordar estratégicamente esos momentos de tu día.

Además, más allá de estos desencadenantes predecibles del estrés, también hay acontecimientos puntuales en los que la atención plena puede resultar especialmente útil. La investigación ha demostrado que la atención plena puede ayudarte a innovar y proporcionarte un impulso cognitivo adicional que puede darte una ventaja antes de un gran examen, el lanzamiento de un proyecto desafiante o acontecimientos importantes como presentaciones para recaudar fondos, grandes llamadas de ventas o juicios. En lugar de seguir un horario genérico y arbitrario, desplegar estratégicamente la atención plena en momentos cruciales como éstos puede ser increíblemente poderoso.

Por supuesto, una práctica diaria de mindfulness más estándar también puede ser muy eficaz. La leyenda del baloncesto Kobe Bryant, por ejemplo, habló abiertamente de cómo su rutina de dedicar unos minutos a la meditación de atención plena cada mañana le ayudaba a asentarse antes de empezar el día. Pero, sobre todo si ya estás abrumado por tener que hacer malabarismos con múltiples exigencias en el trabajo y en casa, puede que te resulte más fácil empezar con prácticas concretas y específicas -aplicando lamedicina” de la atención plena directamente donde y cuando más se necesita- que encontrar tiempo para un enfoque más tradicional y diario.

Lo más importante de todo es que la atención plena es una forma de vida.

Y lo que es más importante, tanto los empleados como los directivos deben recordar que la atención plena es una experiencia profundamente personal. Todos reaccionamos de forma diferente a estas prácticas, por lo que es importante dejar espacio para experimentar y adaptarte a lo que mejor te funcione. Tanto si prefieres simplemente respirar, concentrarte en sentir los pies en el suelo, visualizar una intención positiva o participar en cualquier otro tipo de actividad meditativa, es fundamental que tú y tu equipo identifiquéis y practiquéis las estrategias de atención plena que resulten más eficaces para vuestro papel, rutina y mente únicos.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.