Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Innovar en tiempos inciertos: Lecciones de 2022

Innovar en tiempos inciertos: Lecciones de 2022
Innovar en tiempos inciertos: Lecciones de 2022

Chris Howard

Demasiados líderes sucumben al miedo a perderse algo (FOMO) cuando surgen nuevas tendencias tecnológicas y exigen que se implemente inmediatamente algo -lo que sea- que utilice la nueva tecnología. Esto conduce al despilfarro de la inversión, a la pérdida de oportunidades y a la desilusión ante el nuevo panorama. Las tecnologías emergentes son críticas y exigen atención e inversión, pero los directivos deben tener paciencia y evitar ser víctimas del bombo publicitario. La exploración responsable es la clave. He aquí cinco lecciones que el mundo de la tecnología ha aprendido este año sobre la disrupción, la innovación y el cambio constante, y lo que los directivos deben aprender para impulsar el crecimiento mediante la transformación en el año que viene.

•••

La incertidumbre económica, el malestar social y político, las catástrofes medioambientales y las crisis sanitarias mundiales siguen afectando a personas y empresas de todo el mundo. Sin embargo, en medio de cada una de estas perturbaciones, los directivos deben mantener el impulso hacia adelante para garantizar que sus equipos alcancen el éxito.

Este último año hemos visto caer a gigantes de la tecnología por mala gestión, imprudencia, agitación económica, falta de innovación o alguna combinación de circunstancias imprevistas. Sin embargo, al mismo tiempo, han surgido nuevos líderes: empresas que han encontrado oportunidades en nuestro mundo de incertidumbre perpetua, aprovechando el momento y arriesgándose para avanzar.

El mundo digital de hoy exige vigilancia. Los líderes tecnológicos no sólo deben preparar a sus equipos y organizaciones para la disrupción, sino también asegurarse de que sus productos y servicios son lo suficientemente ágiles como para aceptar los cambios desconocidos que se avecinan. Las fuerzas globales y existenciales no son los únicos motores de la disrupción; los directores de tecnología también deben sortear las nuevas presiones normativas, las ciberamenazas desconocidas, el creciente déficit de cualificaciones informáticas, la exagerada propaganda de las tecnologías emergentes y mucho más.

He aquí cinco lecciones que el mundo de la tecnología ha aprendido este año sobre la disrupción, la innovación y el cambio constante, y lo que los directivos deben aprender para impulsar el crecimiento a través de la transformación en el próximo año.

La incertidumbre económica exige una inversión digital estratégica.

La inflación y las condiciones económicas recesivas suponen un reto para las empresas de todo el mundo. En una economía a la baja o en deterioro, la sabiduría convencional aconseja recortar gastos, incluido el gasto en tecnología. Sin embargo, los datos de Gartner muestran que el gasto en TI seguirá aumentando (aunque atenuado por la inflación), y se prevé que el gasto en tecnología crezca más de un 5% en 2023. La tecnología está profundamente integrada en la economía mundial y debe desempeñar un papel en las respuestas a las turbulencias económicas, la posible recesión y la recuperación. En los años 90, cuando la TI era estrictamenteback office”, era un coste que podía recortarse. Hoy en día, la TI genera tanto eficiencia como ingresos y no puede recortarse sin perjudicar el rendimiento empresarial.

Sin embargo, eso no quiere decir que los directivos deban regodearse en la red de seguridad de un presupuesto estable. La presión económica acentúa el deseo y la urgencia de rentabilizar las inversiones digitales, y los directivos siguen exigiendo mejores rendimientos del gasto en tecnología. Las condiciones económicas actuales brindan a las empresas la oportunidad de invertir estratégicamente recursos en soluciones tecnológicas. Como receptores de este gasto tecnológico, los directivos deben asegurarse de maximizar los beneficios para la empresa mediante implantaciones tecnológicas estratégicas.

Por ejemplo, automatizar los procesos financieros para facilitar un análisis rápido y preciso de los datos puede ayudar a la empresa a tomar decisiones financieras acertadas en tiempos de incertidumbre. La migración a servicios de infraestructura basados en la nube y a aplicaciones nativas de la nube puede mejorar los costes de TI y la eficiencia operativa. La expansión de las iniciativas de desarrollo ciudadano con herramientas sin código o de bajo código puede apoyar la agilidad y la velocidad en todos los departamentos. Dentro de todas las funciones empresariales, considera las oportunidades de utilizar la tecnología para remodelar los flujos de ingresos, cambiar el flujo de caja o crear nuevas propuestas de valor. Mediante la digitalización estratégica, los directivos pueden ayudar a su empresa a salir de la crisis económica más fuerte, más ágil y más innovadora.

La volatilidad del mercado laboral inhibe la innovación.

Los directivos tecnológicos no son ajenos a la volatilidad del mercado laboral. Desde la Gran Dimisión de 2021 y más allá, hasta los despidos masivos en los gigantes digitales que han dominado los titulares de las noticias en los últimos meses, parece que la mano de obra tecnológica se ve constantemente trastocada. Los empleados siguen abandonando sus puestos por agotamiento y escasa satisfacción laboral. Los directivos luchan por contratar talentos tecnológicos cruciales, pero cuando sus equipos por fin se completan, el aumento constante de las demandas salariales tecnológicas ejerce presión sobre los presupuestos y puede llevar a despidos. Este tipo de perturbación constante es incompatible con la innovación. Los analistas de Gartner han pronosticado que, para 2025, la volatilidad laboral hará que el 40% de las organizaciones informen de una pérdida material de negocio, lo que obligará a cambiar la estrategia de talento de la adquisición a la capacidad de recuperación. En otras palabras, la retención del talento se está volviendo tan crítica como los márgenes de beneficio o la retención de clientes en el balance.

Las organizaciones que vemos resolver el problema de la volatilidad del talento lo hacen buscando talentos técnicos que probablemente se queden, en lugar de seguir buscandounicornios”. En lugar de fijarse en la magia técnica, buscan personas con las habilidades básicas que necesitan, que se interesen por las operaciones empresariales. Los empleados que permanezcan en la organización cinco años (o más) generarán mucho más valor empresarial que las superestrellas de altos vuelos que podrían pasar a su siguiente trabajo en 18 meses. Contratar y retener el talento adecuado también crea un círculo virtuoso, ya que los mejores talentos desean trabajar para organizaciones que son innovadoras. En una encuesta reciente de Gartner, más del 50% de los empleados manifestaron su deseo de contribuir a un trabajo significativo que impulse el cambio.

En 2023, los directores de tecnología deben contratar para permanecer y aportar valor a largo plazo. Busca candidatos que quieran aprender cómo funciona el negocio y tener un impacto, que demuestren entusiasmo y aptitud para aprender nuevas habilidades, y que sean lo suficientemente resistentes y adaptables como para crecer con la organización y evolucionar su papel en respuesta a un entorno empresarial cambiante. Al mismo tiempo, ofrece una propuesta de valor que fomente la retención. Da prioridad a los factores que son importantes para los mejores talentos, como una retribución competitiva, la capacidad de contribuir a un trabajo significativo y la flexibilidad laboral.

La sostenibilidad debe ser una prioridad en la empresa.

La sostenibilidad debe ser una prioridad tecnológica.

En la COP27, el Secretario General de la ONU, António Guterres, afirmó queestamos en una autopista hacia el infierno climático”. Mientras las soluciones políticas al cambio climático siguen pareciendo turbias, la industria tecnológica desempeñará un papel clave para abordar la crisis climática mundial.

Las TI tienen un enorme impacto en la huella de carbono de las organizaciones. El carbono incorporado de los ordenadores portátiles, teléfonos móviles y otros innumerables dispositivos utilizados en las empresas contribuye significativamente a las emisiones de gases de efecto invernadero de las empresas. Tecnologías como la nube y la inteligencia artificial (IA) consumen cantidades colosales de energía, que no hacen sino aumentar a medida que dichas tecnologías ganan potencia de cálculo. De hecho, Gartner predice que para 2025, sin prácticas sostenibles de IA, ésta consumirá más energía que la mano de obra humana.

Sin embargo, paradójicamente, es la aplicación de estas tecnologías la que identificará las oportunidades de negocio sostenible e impulsará los esfuerzos de sostenibilidad de las empresas. La economía circular de las TI está creciendo, a medida que los ejecutivos muestran interés por reducir, reutilizar y reciclar PC, dispositivos móviles y otros equipos electrónicos. Han surgido prácticas sostenibles de IA, como el uso de hardware especializado para reducir el consumo de energía, la codificación energéticamente eficiente, el aprendizaje por transferencia, las técnicas de datos pequeños, el aprendizaje federado y otras. Los proveedores de servicios en la nube a hiperescala están liderando el sector informático en sostenibilidad medioambiental y gestionan sus instalaciones con una eficacia energética de primera clase y operaciones neutras en carbono, debido a la creciente demanda de los clientes, la reputación pública, la atracción de inversores, los costes energéticos y las políticas reguladoras.

Una encuesta reciente de Gartner reveló que el 87% de los líderes empresariales esperan aumentar la inversión de su organización en sostenibilidad en los próximos dos años. Esa misma encuesta reveló que el 86% de los líderes empresariales ven la sostenibilidad como una inversión que protege a su organización de las perturbaciones. Además, el 83% afirmó que las actividades de sostenibilidad han creado directamente valor a corto y largo plazo para su organización, y el 80% indicó que la sostenibilidad ha ayudado a su organización a optimizar y reducir costes. La inversión en sostenibilidad ofrece undos por uno” al apoyar el consumo responsable y beneficiar simultáneamente al negocio. La tecnología puede ser el motor de estos esfuerzos.

Las organizaciones necesitan un nuevo marco tecnológico sostenible que aumente la eficiencia energética y material de los servicios de TI, permita la sostenibilidad empresarial mediante tecnologías como la trazabilidad, la analítica, las energías renovables y la IA, y despliegue soluciones de TI para ayudar a los clientes a alcanzar sus propios objetivos de sostenibilidad. Los directivos deben liderar el cambio defendiendo soluciones y prácticas de sostenibilidad basadas en la tecnología dentro de sus equipos.

La ciberseguridad se vuelve cada vez más compleja en un entorno empresarial que evoluciona rápidamente.

La ciberseguridad se ha convertido en una prioridad empresarial de primer orden. En una encuesta reciente de Gartner, el 88% de los directores de consejos de administración afirmaron considerar la ciberseguridad como un riesgo empresarial, en contraposición a un riesgo tecnológico, lo que demuestra que la seguridad forma parte de la cadena de valor de la empresa. Dentro de las TI, la ciberseguridad también sigue siendo una de las principales preocupaciones; los CIO encuestados por Gartner clasificaron la ciberseguridad y la seguridad de la información como su principal área de mayor inversión para 2023, y se prevé que el gasto en seguridad de la información experimente un aumento de dos dígitos el próximo año.

Sin embargo, aunque las organizaciones aumenten su gasto y su atención a la ciberseguridad, el rápido ritmo de los negocios y la aceleración de la digitalización hacen que los errores sean cada vez más probables. Las superficies de ataque se amplían a medida que los riesgos asociados al uso de sistemas ciberfísicos e IoT, el código de fuente abierta, las aplicaciones en la nube, las complejas cadenas de suministro digitales, los medios sociales y otros complican la capacidad de proteger con éxito a la empresa. Y las organizaciones no están bien preparadas para gestionar los riesgos de las tecnologías emergentes como la IA: una encuesta de Gartner reveló que el 41% de las organizaciones han experimentado previamente una violación de la privacidad o un incidente de seguridad relacionado con la IA. Al mismo tiempo, los actores de las ciberamenazas evolucionan para ir un paso por delante. Las principales violaciones han puesto de relieve técnicas de ataque nuevas y emergentes, mientras que las amenazas conocidas, como Log4j, siguen acechando a las organizaciones durante meses y, potencialmente, años.

La conclusión clave para los líderes tecnológicos es que no es posible proporcionar una protección adecuada mediante el gasto de fuerza bruta. En lugar de intentar protegerse contra todas las amenazas, incluidas las nuevas y desconocidas, las empresas deben priorizar el gasto cibernético que proteja los resultados empresariales. Intentar vencer a los actores de las amenazas sin un enfoque estratégico de los acuerdos de nivel de protección es una batalla que las organizaciones perderán casi con toda seguridad.

Para los directivos de todas las funciones, la lección más amplia es que la seguridad es un problema de todos, no sólo de TI. La preparación para la seguridad se ve regularmente afectada por decisiones empresariales que no tienen nada que ver con la seguridad, y pocas organizaciones reconocen cuando esto ocurre. La ciberseguridad es una elección. Las organizaciones tienen que elegir sus niveles de protección y sus inversiones para lograr un equilibrio entre la necesidad de proteger y la necesidad de dirigir el negocio. Los directivos ajenos a TI deben comprender y aceptar la responsabilidad de que la seguridad es un contexto y una consecuencia de las decisiones que toman para sus equipos y el negocio cada día.

La inversión responsable en tecnologías emergentes dará sus frutos.

Las tecnologías emergentes siempre han generado revuelo. En el último año, el metaverso se ha colocado en un pedestal, pregonado tanto por los gigantes tecnológicos como por las startups como el próximo gran disruptor. La especulación de los medios de comunicación y la exageración de los vendedores han llevado a las empresas a un frenesí de expectación ante esta utopía digital inmersiva, con líderes del sector como Mark Zuckerberg, Eric Schmidt y Satya Nadella prometiendo una transformación completa de las experiencias digitales y oportunidades sin precedentes para quienes se suban a bordo. Pero… el metaverso aún no existe, al menos en su forma plenamente realizada.

En una reciente encuesta de Gartner, más de la mitad de los directores ejecutivos afirmaron que era muy poco probable que el metaverso fuera una tecnología clave para el desarrollo de su negocio. Además, el Gartner Hype Cycle for Emerging Technologies sitúa al metaverso en una fase embrionaria de desarrollo, proyectando que tardará más de una década en alcanzar la adopción generalizada. El metaverso no está solo en su posición de tecnología emergente prometedora, pero exagerada: La Web3, las NFT, las superapps, la IA generativa y muchas otras innovaciones tienen enormes implicaciones potenciales para la disrupción empresarial, pero todas se encuentran aún en fases tempranas de desarrollo. Este año, hemos visto el daño que puede causar el bombo publicitario: no hay más que ver la abrupta caída de stablecoin en abril o el reciente colapso y posterior quiebra de la criptobolsa FTX. Estas quiebras sacudieron un mercado ya en declive y erosionaron la confianza entre los participantes en el mercado, dejando a las criptomonedas en un estado delicado con un futuro incierto.

Sin embargo, el precipicio del bombo publicitario no impide que las tecnologías emergentes sean inversiones que merezcan la pena. Durante la burbuja de las puntocom, pets.com y otras similares fracasaron debido a modelos de negocio defectuosos, pero el comercio por Internet acabó prosperando. Del mismo modo, a pesar del bombo publicitario y de los fracasos del mercado, las tecnologías emergentes actuales siguen avanzando.

Volviendo al metaverso, las empresas han tenido éxito con tecnologías adyacentes al metaverso, como las plataformas de transmisión inmersiva, los cascos de RV y los guantes hápticos, centrándose en casos de uso específicos. Por ejemplo, los entornos inmersivos han ayudado a los departamentos de policía a formarse en técnicas de desescalada e intervención en crisis. Las organizaciones de fabricación han experimentado con la proyección de instrucciones de proceso no intrusivas en las lentes de las gafas de seguridad. Mientras el mercado resuelve cómo monetizar las ofertas públicas del metaverso, estos experimentos internos adyacentes al metaverso están proporcionando beneficios inmediatos y prácticos a la empresa.

Estas aplicaciones tecnológicas emergentes funcionan porque están orientadas, investigadas y, lo que es más importante, porque ofrecen mejor valor que la alternativa no digital. No se trata simplemente de una inversión en tecnología por su novedad. Estos casos de uso de alto valor aportan nuevas oportunidades de negocio e innovación que no serían posibles de otro modo. Demasiados líderes sucumben al miedo a perderse algo (FOMO) cuando surgen nuevas tendencias tecnológicas y exigen que se implemente inmediatamente algo –cualquier cosa– que utilice la nueva tecnología. Esto conduce al despilfarro de la inversión, a la pérdida de oportunidades y a la desilusión ante el nuevo panorama. Las tecnologías emergentes son fundamentales y exigen atención e inversión, pero los directivos deben tener paciencia y evitar ser víctimas del bombo publicitario. La exploración responsable es la clave.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.