Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Gestionar sus emociones después de que lo despidan

Es habitual sentirse avergonzado, culpable, frustrado o enfadado tras la pérdida de un empleo. Pero un despido rara vez es culpa tuya.
Gestionar sus emociones después de que lo despidan
Gestionar sus emociones después de que lo despidan

por Susan Peppercorn

Es fácil sentirse avergonzado, culpable, frustrado o enfadado cuando se pierde su trabajo. Pero si reconoce que muchos despidos no son ni un ápice personales, puede ayudarlo a centrarse en el futuro, no en el pasado. Rodéese de personas positivas, piense en los obstáculos que ha superado y recuerde todo lo que ya ha conseguido. En lugar de culparse a sí mismo, aumente su confianza y los posibles empleadores se darán cuenta.

•••

Como entrenador ejecutivo, he ayudado a miles de personas a encontrar un nuevo trabajo tras un despido. En más de una década de este trabajo, he visto que más del 95% de esos clientes fueron despedidos no por su mal desempeño, sino por motivos comerciales, como una fusión o adquisición, el aumento de la competencia en el sector, el debilitamiento de la economía o la reestructuración de la empresa que llevó a una reducción de personal.

Investigación de Zippia demuestra lo común que es la experiencia de despido en las empresas estadounidenses. Solo en 2021, hubo 17 millones de despidos. Los estudios también revelaron que:

  • El 40% de los estadounidenses han sido despedidos o despedidos de un trabajo al menos una vez.
  • Casi la mitad (48%) de los estadounidenses tienen ansiedad por despido.
  • El 28% de los estadounidenses han sido despedidos en los últimos dos años.

En una encuesta de 2022 realizada a más de 1300 directores ejecutivos de grandes empresas de todo el mundo, incluidos 400 en EE. UU.,KPMG descubrió que el 91% de los encuestados cree que habrá una recesión el año que viene, lo que probablemente implique nuevas reducciones generalizadas de personal.

A pesar de la realidad de que factores que escapan al control de cualquier empleado causan la mayoría de los despidos, la mayoría de las personas a las que entreno asumen erróneamente ellos debería asumir la culpa. A medida que su apremiante trabajo se detiene repentinamente, asumen que los colegas que mantuvieron sus puestos eran valorados cuando ellos no lo eran. Es fácil empezar a reflexionar sobre posibles explicaciones como: «Debo haber hecho algo para causar esto», «Si hubiera sido más dedicado, no habría sido yo el afectado» o «Debería haber prestado más atención a la gestión».

Que lo despidan puede resultar devastadoramente personal y duro para su salud mental. Además de los múltiples efectos de la pérdida de ingresos, estatus, estructura diaria, apoyo social, autoestima e identidad, también está la incertidumbre inherente a la hora de planificar su próximo paso profesional. Para agravar el problema, muchas organizaciones no comunique sus planes de reducción de personal con el cuidado y el respeto que los empleados se merecen.

Para hacer frente al enorme estrés y la presión de un despido sin tomárselo como algo personal, pruebe estas cinco estrategias:

Diga sus sentimientos.

Según la entrenadora ejecutiva Deborah Grayson Riegel, cuando ocurre algo amenazante o estresante, es común culparse a sí mismo, reflexionar o hacer una catástrofe; sin embargo, estas respuestas no son útiles ni productivas. «Por el contrario, darse cuenta y nombrar lo que siente en un lenguaje neutro, ponerlo en perspectiva, centrarse en lo positivo y elaborar un plan son cosas más útiles y adaptables», afirma Riegel.

Identificar sus emociones crea un espacio entre usted y esa sensación, lo que lo ayuda a sentirse más tranquilo. Cuando reduce su nivel de estrés, la amígdala (la parte del cerebro que participa en el modo «luchar, huir y congelarse») le da espacio para dar una respuesta más reflexiva. Con esto en mente, tómese un tiempo para reconocer lo sucedido, pensar en la pérdida y reconocer sus sentimientos específicos, ya sea ansiedad, enfado, estrés, vergüenza o dolor. El duelo es una parte natural de la curación ante cualquier tipo de pérdida, razón por la cual las personas suelen experimentar las reacciones típicas ante el duelo, como la negación, el enfado y la depresión, después de ser despedidas.

Pida a sus colegas que reflexionen sobre sus puntos fuertes.

Tras la pérdida de un trabajo, puede que se sienta muy consciente de sus debilidades, pero déjese llevar, necesita articular sus puntos fuertescuando dé el siguiente paso en su carrera. Para centrarse mejor en sus capacidades, pida a sus antiguos compañeros de trabajo que reflexionen sobre estas preguntas:

  • Cuando me vio en mi mejor momento, ¿qué hacía?
  • ¿Qué fue lo que significó para usted esta experiencia?
  • ¿Qué impacto tuve?
  • ¿Qué puntos fuertes ha notado?

Cuando reciba sus respuestas, organícelas por temas como la formación de equipos, la integridad, la perseverancia y la curiosidad. Por último, escriba una descripción suya que resuma la información. Este ejercicio puede ayudarlo no solo a recordar sus puntos fuertes, sino también a elaborar un plan viable para aprovecharlos durante su búsqueda de trabajo.

Priorice sus próximos pasos.

Si bien su confianza aún puede estar debilitada, tiene que ir más allá de cualquier duda y tomar medidas a lo largo de su trayectoria profesional. Si se marca un objetivo profesional y persiste en los desafíos, puede empezar a creer de nuevo en su capacidad para triunfar.

La clave es simplemente comprometerse a hacer algo que promueva sus intenciones profesionales, por ejemplo, catalogar sus logros, actualizar su currículum, pedir comentarios a personas de confianza de su red y ponerse en contacto estratégicamente con los contactos de la red que puedan proporcionarle información sobre las posibles áreas profesionales. Otras acciones podrían incluir revisar su perfil de LinkedIn y elaborar una lista de las organizaciones objetivo.

Considere la posibilidad de iniciar una actividad secundaria.

Como siguiente paso adicional, considere la posibilidad de generar algunos ingresos a través de una empresa empresarial, por ejemplo, diversificando su cartera de proyectos de consultoría/asesoramiento durante su búsqueda de empleo o creando una idea de negocio que quiera llevar a cabo. C director de recursos humanos y el consultor Yuri Kruman aconsejó a su cliente, que había sido despedido de una empresa emergente de tecnología financiera, que diversificara su cartera de proyectos de consultoría y asesoramiento además de su nuevo trabajo a tiempo completo. Cuando despidieron a otro de sus clientes de un bufete de abogados, Yurman la entrenó para que centrara su tiempo en desarrollar su consultorio de consultoría de bienestar, que quería hacer crecer, pero nunca tenía tiempo cuando trabajaba a tiempo completo como abogada.

Empezar una actividad secundaria es una buena manera de ver lo que puede hacer por su cuenta y ofrece un campo de pruebas perfecto para probar una nueva trayectoria profesional o convertir talentos y pasatiempos en generadores de dinero.

Si tiene tiempo libre debido a un despido, este puede ser el momento ideal para aprovechar un ajetreo secundario para complementar su búsqueda de trabajo. Algunas actividades paralelas tienen la ventaja adicional de generar tantos ingresos como un trabajo a tiempo completo, o más. También es una excelente manera de crear un «seguro profesional» como opción alternativa durante el desempleo o la incertidumbre económica.

Cambie su perspectiva.

La periodista de negocios Natasha D’Souza ha sido despedida dos veces. D’Souza señala que «tomarse las cosas como algo personal le impide crear espacio mental y energía emocional para reorientarse hacia una nueva identidad y navegar en esta nueva fase exploratoria de su carrera». Ella sugiere que «en lugar de acumular las emociones que conlleva hacerlo personal», es más productivo aplicar esa fuerza emocional para abrir vías de crecimiento futuro.

«Un despido suele ser lo mejor», añade el entrenador de liderazgo Rashmir Balasubramaniam. «Puede ser un catalizador del crecimiento personal y una oportunidad de avanzar hacia algo más decidido, alegre y satisfactorio. Cuando esté preparado para adoptar esa mentalidad, puede convertirse en un regalo, una oportunidad de tomar medidas que quizás no haya tenido el coraje de tomar».

Es fácil sentirse avergonzado, culpable, frustrado o enfadado cuando se pierde su trabajo. Pero si reconoce que muchos despidos no son ni un ápice personales, puede ayudarlo a centrarse en el futuro, no en el pasado. Rodéese de personas positivas, piense en los obstáculos que ha superado y recuerde todo lo que ya ha conseguido. En lugar de culparse a sí mismo, aumente su confianza y los posibles empleadores se darán cuenta.

_


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.