Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Filántropo de riesgo

Internet Entrepreneur Martin Varsavsky está aplicando lo que hace las mejores empresas de alta tecnología, para mejorar la educación en Argentina.
Filántropo de riesgo

La era de la información abre un nuevo mundo de posibilidades económicas, pero no para todos. Los que no tienen acceso a los ordenadores y a Internet se quedan atrás. A menos que los países y las comunidades encuentren una manera de salvar la brecha digital —reducir la brecha entre los que tienen y los que no tienen información—, es probable que las disparidades económicas entre ricos y pobres empeoren.

Pero arrojar dólares al problema no será suficiente. Como escribió recientemente la gurú de la tecnología Esther Dyson: «Al igual que en las finanzas de riesgo, el dinero por sí solo no es suficiente si se utiliza de manera ineficiente y los sistemas de apoyo no existen… Las habilidades necesarias para construir empresas deben traducirse en la tarea de construir una sociedad mejor».

Entra Martin Varsavsky. Emprendedor de 40 años radicado en Madrid, España, ha fundado seis empresas en las últimas dos décadas, entre las que se encuentran las Startups de telecomunicaciones e Internet Einsteinet, Internet Factory, Jazztel, Ya.com y Viatel. Habiendo hecho fortuna en alta tecnología, ahora está aplicando su experiencia empresarial al trabajo filantrópico de cerrar la brecha digital. «Las motivaciones de un empresario de Internet y de un filántropo son esencialmente las mismas», dice. «Ambos señalan problemas, económicos o sociales, y se proponen resolverlos de una manera nueva. En el mejor de los casos, ambos tienen en cuenta los intereses de las personas».

Un portal educativo

El foco de la filantropía de riesgo de Varsavsky es su Argentina natal. Él está donando$ 11,2 millones para ayudar al Ministerio de Educación del país a lanzar un portal de Internet que dará a los 10 millones de estudiantes argentinos de gramática, secundaria y universidad acceso a herramientas de aprendizaje, textos en línea, correo electrónico, salas de chat, foros e investigación. También está ayudando al ministerio a establecer una empresa, Educar SA, para operar el portal. La compañía venderá publicidad en línea y capacidades de comercio electrónico, generando fondos para comprar computadoras y hardware de red para las 40.000 escuelas del país. Con el tiempo, la empresa se privatizará, proporcionando aún más dinero para mejorar la infraestructura tecnológica de las escuelas.

Para los educadores y funcionarios del gobierno argentinos, la propuesta de Varsavsky debe parecer un sueño hecho realidad: según el plan actual, todas las escuelas del país estarán conectadas dentro de cuatro años. Además de sus beneficios educativos, el proyecto también tiene sentido desde el punto de vista empresarial. «Los estudiantes, maestros y trabajadores escolares representan uno de cada tres argentinos», dice Varsavsky. «Es un mercado enorme, que representa$ 50 000 millones en gastos anuales, y las empresas pagarán generosamente para alcanzarlo». En cuanto a cualquier crítica sobre la mezcla de comercio y educación, Varsavsky tiene una respuesta contundente: «Lo ideal, por supuesto, sería tener un portal sin publicidad, pero necesitamos los anuncios para generar el dinero para que los ordenadores lleguen a las escuelas. Sin anuncios, sin acceso».

Conseguir personal

Varsavsky tiene una gran participación personal en la empresa. En 1977, cuando tenía apenas 17 años, su familia se vio obligada a huir de Argentina, que en ese momento estaba gobernada por una dictadura militar.

«Vengo de una familia de intelectuales judíos», dice, «y nos echaron de nuestra casa por negarnos a abrocharnos bajo el gobierno fascista. Nos negábamos a irnos, pero cuando los militares secuestraron y mataron a mi primo David Varsavsky, mi padre se dio cuenta de que teníamos que irnos para protegernos».

La experiencia dejó a Varsavsky con sentimientos profundamente divididos sobre su antigua casa. «Hay una parte de mí que nunca perdonará a Argentina por hacer pasar tanto dolor a mi familia y a muchos otros», explica. «Pero cuando vi que los argentinos estaban quedando fuera de la nueva economía, que la revolución de Internet pasaba por alto a toda la nación, sentí que tenía que hacer algo. Cuanto mejor educados estén los argentinos, menos probable será que vuelva a ocurrir un terror como el que viví».

En última instancia, el esfuerzo de Varsavsky en Argentina puede proporcionar un modelo para otros empresarios exitosos que desean devolver algo a la sociedad. Cuando se trata de cerrar la brecha digital, las habilidades para desarrollar negocios pueden ser más valiosas que el efectivo, y prestar esas habilidades puede ser más satisfactorio que simplemente emitir cheques. «Cuando donas dinero, te sientes feliz de haber contribuido», dice Varsavsky, «pero la sensación no es tan profunda como cuando dedicas tu tiempo y energía a ayudar a crear algo de la nada».


Escrito por
Margaret Hanshaw




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.