Está trabajando más. He aquí cómo hablar con su pareja al respecto.

por Mark C. Bolino, Thomas K. Kelemen, Marisa L. Flores, y Ryan S. Bisel

Resumen

Los autores realizaron una serie de estudios con más de 1000 empleados para explorar cómo las personas afrontan estos desafíos e identificaron cinco estrategias de comunicación comunes. Algunas de estas estrategias son más eficaces a la hora de reducir los conflictos entre el trabajo y la vida personal y aumentar la satisfacción de la pareja, mientras que otras maximizan las posibilidades de que termine haciendo un trabajo adicional.

En función de estos hallazgos, los autores ofrecen cuatro estrategias para ayudar a los empleados a equilibrar los imperativos, a veces conflictivos, de ir más allá en el trabajo y ser un buen socio en casa: aclarar si realmente se necesita trabajo adicional, participar en la elaboración de la ciudadanía, reconocer el poder de la comunicación y alinear su estrategia de comunicación con sus objetivos.

• • •

Hacer un esfuerzo adicional puede ser una excelente manera de salir adelante en el trabajo. Estudios han demostrado que los empleados que tienen más «comportamientos de ciudadanía organizacional», es decir, actividades que beneficiar a la organización como trabajar fuera del horario comercial normal o durante las vacaciones, asistir a funciones relacionadas con el trabajo en tiempo personal, asumir proyectos especiales y reorganizar los planes personales debido al trabajo; tienden a recibir evaluaciones de rendimiento más altas y más recompensas, como reconocimiento público, aumentos salariales, promociones, y proyectos de alto perfil.

Pero, por supuesto, ir más allá de esta manera también puede ser estresante, agotador y potencialmente insostenible; de hecho, el impacto de ir más allá en los niveles de estrés individuales es bien documentado. Sin embargo, sus implicaciones para conflicto trabajo-familia (y, en particular, para las relaciones de los empleados con sus socios) siguen siendo en gran medida desconocidas.

Para explorar cómo los empleados afrontan los desafíos que surgen al intentar equilibrar las responsabilidades en casa con hacer un esfuerzo adicional en el trabajo, llevamos a cabo una serie de estudios cuantitativos y cualitativos con más de 1000 empleados en EE. UU.

En nuestros dos primeros estudios, realizamos entrevistas en profundidad con 28 parejas que trabajaban, así como encuestas a 192 empleados adicionales y sus socios. Les preguntamos cómo se comunicaban con sus socios sobre demandas de trabajo adicionales e inesperadas e identificamos cinco estrategias de comunicación distintas (en orden de más a menos utilizadas):

  1. Proporcionar aviso anticipado: Los empleados avisaron a sus socios por adelantado de que tendrían que hacer algún trabajo adicional en un futuro próximo.
  2. Buscando permiso: Los empleados pidieron permiso a sus socios para asumir el proyecto de trabajo adicional.
  3. Negociar la logística: Los empleados ayudaron a sus socios a lidiar con la carga potencial que el trabajo adicional podría crear al satisfacer las necesidades logísticas (por ejemplo, organizar una niñera, entrega de comida, etc.).
  4. Proyección de pagos: Los empleados explicaron cómo hacer un esfuerzo adicional en el trabajo ayudaría a su carrera y, en última instancia, beneficiaría a toda la familia.
  5. Invocar conversaciones previas: Los empleados recordaron a sus socios que habían acordado previamente que a veces tendrían que priorizar el trabajo del empleado.

Una vez que trazamos estas estrategias, queríamos entender cómo influían tanto en la dinámica del hogar como en las decisiones finales de los empleados en cuanto a si hacer el trabajo adicional. Nos interesaba especialmente cómo estas estrategias se relacionaban con el conflicto trabajo-familia (es decir, la medida en que la pareja sentía que el trabajo del empleado interfería con sus obligaciones en el hogar) y la satisfacción de la pareja (es decir, la medida en que la pareja sentía que tenía una experiencia satisfactoria, sólida y relación estable con el empleado).

Como era de esperar, las tres primeras estrategias (que están más orientadas a los socios) las recibieron de forma más positiva los socios de los empleados, y los socios reaccionaron muy mal a las dos últimas estrategias (que están más orientadas a los empleados). Esto se vio respaldado por un experimento de seguimiento con más de 900 participantes en el que descubrimos que las personas estaban más satisfechas cuando sus parejas lo notificaban con antelación y pedían permiso para hacer un trabajo adicional, y menos satisfechas cuando invocaban conversaciones previas. Del mismo modo, descubrimos que cuanto más denunciaba un empleado haber invocado conversaciones previas, más probabilidades había de que la pareja experimentara un conflicto trabajo-familia.

Sin embargo, aunque solicitar permiso podría ser un buen enfoque en lo que respecta a la satisfacción de los socios, descubrimos que los empleados que adoptaron este enfoque tenían menos probabilidades de terminar haciendo el trabajo adicional (quizás porque no siempre se concede el permiso o porque el acto de pedir disuade empleados para que se hagan el trabajo adicional). Por el contrario, aquellos que proyectaban pagos e invocaban conversaciones previas tenían más probabilidades de ir más allá para sus organizaciones (tal vez porque pensaban que los beneficios de asumir el trabajo superaban los costes, o porque pensaban que ya tenían un permiso tácito).

Por supuesto, hay muchos factores que pueden influir tanto en la decisión de un empleado de hacer un esfuerzo adicional en el trabajo como en la reacción de su pareja a esa decisión. Pero controlamos muchos de estos factores en nuestros estudios: por ejemplo, controlamos las habilidades de comunicación para asegurarnos de que nuestras conclusiones reflejaban el impacto de la estrategia de comunicación específica que utilizaba un empleado, no solo lo buenos que eran comunicándose en general. También controlamos el tipo y la cantidad de trabajo adicional que se estaba discutiendo, de nuevo para asegurarnos de que estábamos midiendo el impacto de la forma en que la gente se comunicaba sobre un comportamiento determinado (en lugar del comportamiento en sí). Y, por último, al pedir a los participantes que describieran cómo reaccionarían a las diferentes estrategias de comunicación, describimos escenarios que eran a la vez agotadores de energía para el empleado (por ejemplo, quedarse hasta tarde en el trabajo para completar una tarea importante) y enriquecedores (por ejemplo, asistir a una cena con un cliente, junto con su pareja, en su restaurante favorito). Como es lógico, la gente generalmente decía que reaccionarían de forma más positiva ante el escenario más enriquecedor, pero sus niveles de satisfacción seguían estando significativamente influenciados por la estrategia de comunicación del empleado, independientemente del escenario que describieran.

Entonces, ¿qué debe hacer si su jefe le pide que se quede hasta tarde para un proyecto especial o que llame a un cliente durante las vacaciones? No hay respuestas fáciles, pero hemos identificado cuatro estrategias para ayudarlo a equilibrar los imperativos, a veces conflictivos, de hacer un esfuerzo adicional en el trabajo y ser un buen socio en casa:

1. Aclare si realmente se necesita trabajo adicional.

Los empleados a menudo sienten que el trabajo adicional no es realmente opcional. Incluso cuando les dijimos a los participantes en nuestros estudios que «no se necesitaba» un proyecto adicional, muchos asumieron que se esperaba que lo hicieran. Además, muchos de los socios con los que hablamos se hicieron eco de este sentimiento y asumieron que su pareja tenía que hacer un esfuerzo adicional para cumplir los objetivos familiares y estar a la altura de los valores e ideales compartidos de la pareja.

Pero en muchos casos, hacer un esfuerzo adicional realmente es adicional. Especialmente si realizar trabajos adicionales pudiera causar problemas en casa, los empleados deben aclarar si su organización realmente necesita su ayuda, si la tarea es realmente tan urgente como pueda parecer y si alguien más podría cubrirla. Por ejemplo, si su jefe le pide que vaya a cenar con un cliente en su día libre, vale la pena comprobar si realmente lo necesitan allí o si simplemente le están haciendo una oferta. En lugar de aprovechar cada oportunidad para trabajar más, los empleados deberían pedir a sus gerentes que aclaren qué tareas son las más importantes, cuáles son agradables y cuáles son totalmente opcionales.

2. Participar en la elaboración de la ciudadanía.

Hacer un esfuerzo adicional no tiene por qué significar decir sí a todas las peticiones especiales y, de hecho, probablemente no debería. En lugar de sentirse presionado por asumir cualquier trabajo adicional que su jefe le ponga, los empleados deberían dedicarse a lo que se llama»elaboración de ciudadanía »: encontrar de forma proactiva formas de ir más allá del deber que coincidan con sus intereses, fortalezas y necesidades personales. Para los empleados, equilibrar el trabajo con las obligaciones familiares, eso significa encontrar formas de hacer crecer su carrera y apoyar a su organización que no creen problemas excesivos en casa.

Por ejemplo, si entretener a un cliente fuera del horario laboral interfiere con los planes para cenar de su pareja, considere ofrecerse como voluntario para ayudar a abordar a un nuevo colega o ayudar con un proyecto adicional durante el horario laboral habitual. Configuraciónlímites saludables y adoptar un enfoque activo para hacer crecer su carrera en sus propios términos puede ayudarlo a alcanzar sus objetivos profesionales de una manera coherente tanto con sus necesidades como con las de los más importantes para usted.

3. Reconozca el poder de la comunicación.

Puede pensar que hacer un trabajo adicional seguramente molestará a su pareja, pero nuestras investigaciones demuestran que la forma en que se comunica puede tener un gran impacto en la forma en que reaccionan. Incluso si no se considera un gran comunicador, el solo uso de la estrategia correcta puede marcar una gran diferencia. En concreto, para reducir las posibilidades de conflicto, trate de evitar centrarse en las discusiones previas y, en su lugar, haga todo lo posible por avisar con antelación y enmarcar la conversación en torno a la solicitud de permiso para realizar las tareas laborales adicionales (en lugar de simplemente informar a su pareja).

Sin duda, nadie debería sentir que tiene que pedir permiso a su pareja para hacer crecer su carrera. Y, de hecho, nuestro estudio demostró que solicitar permiso se correlaciona con asumir menos trabajo adicional, por lo que para los empleados que priorizan el crecimiento profesional, este enfoque puede no ser el óptimo. Sin embargo, cuando se trata de mitigar conflictos, las estrategias de comunicación que demuestren su respeto y aprecio por su pareja (que puede estar asumiendo tareas adicionales en el hogar o el cuidado de los niños como resultado de su decisión de seguir un trabajo adicional) pueden marcar una gran diferencia.

4. Alinee su estrategia de comunicación con sus objetivos.

Todos pasamos por fases en las que nos centramos más en nuestra vida personal o profesional. La clave es adaptar nuestro comportamiento para que se ajuste a nuestros objetivos actuales. Cuando su carrera sea su principal prioridad, puede tener sentido utilizar estrategias de comunicación que maximicen sus posibilidades de hacer un trabajo adicional (potencialmente a costa de sembrar algo de descontento en casa): haga hincapié en las recompensas asociadas con hacer un esfuerzo adicional o invoque conversaciones previas con su pareja. Por el contrario, si lo que más le preocupa es mantener feliz a su pareja, puede que tenga más sentido centrarse en pedir permiso y avisar con antelación (aunque lo primero puede hacer que haga menos trabajo adicional en la oficina). Y si intenta equilibrar la vida laboral y familiar, nuestros estudios descubrieron que avisar con antelación ayudaba a mejorar la satisfacción de la pareja, pero no tenía ningún impacto en si las personas terminaban asumiendo tareas adicionales, por lo que este enfoque puede estar más cerca de equilibrar los dos objetivos. En última instancia, el éxito es relativo: las estrategias que facilitan el éxito en el trabajo pueden tener menos éxito en casa, y viceversa, por lo que es importante determinar qué es importante para usted y elegir la mejor estrategia de comunicación en consecuencia.

No hay forma de evitarlo: ser un buen ciudadano en el trabajo a veces puede tener un coste tanto para los empleados como para sus socios. Sin embargo, la forma en que se comunica con su pareja cuando surgen tales situaciones puede tener implicaciones importantes tanto para el conflicto trabajo-familia que experimenta como para la satisfacción de su pareja, así como para la probabilidad de que termine haciendo el trabajo adicional. Así que la próxima vez que se le pida que vaya más allá del llamado del deber en el trabajo, tómese un momento para aclarar las necesidades de su organización, busque formas creativas de apoyar a su empleador sin causar problemas en casa y, antes de darle la noticia a su pareja, tómese un momento para elegir la mejor estrategia de comunicación para coincidan con su contexto y objetivos únicos.

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio